ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Sala de baile

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 15 ... 26  Siguiente
AutorMensaje
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Nov 22, 2011 3:02 am

Sus ojos vacíos me atravesaron, pero me daba igual Estaba temblando de rabia. Ya no me importaba nada.

No respondí a sus preguntas.

Niego con la cabeza con sus dos ultimas frases. Te odio maldito. Mira por lo que estoy pasando por tu maldita culpa. Rata embustera. Venderías a tu madre por un par de putas.

Cabrón

Me acerco a el y lo arrimo contra el piano. Lentamente, con los ojos entornados, con el dolor de cada uno de los moratones de mi cuerpo. Entonces saco a Altheda y me acerco muchísimo a su oido.
-Pon tus manos boca arriba... ahora.- hago una pausa- hazlo o no respondo.

Dije las palabras con miedo, no por lo que iba a hacer, sino por que mis palabras fueran oídas por mi señor... podía estar en cualquier lado y yo vivía bajo ese estrés continuo.


_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Nov 22, 2011 3:31 am

Torció la cabeza hacia la derecha. Observó el piano. Lo tenía detrás. Justo detrás. Casi podía notar la madera del instrumento contra su espalda. Casi. Las palabras del piscis resonaron en su cabeza. Volvió la vista al frente. Clavó sus ojos en Kettleburn. Le estaba apuntando con su arma, la daga que él había usado durante la batalla contra las bestias. Le apuntaba al estómago.

Alzó los ojos de nuevo. Miró al piscis. Suspiró.

- De acuerdo...

Alzó las manos, mostrandole las palmas al piscis. Como siempre, llevaba los mitones puestos, por lo que Kettleburn no podía ver los cortes que tenía en las manos. Clavó sus ojos en los del piscis.

- Vamos, Kettleburn... ¿Por qué estás haciendo esto? No tiene sentido. - susurró, apenado -. Yo no voy a hacerte nada. No voy a hacerte daño. - Tragó saliva -. Reconozco que no debí hablarte así. Lo siento. Lo siento mucho. Y siento lo de tus cortes.[/color]

Calló durante unos segundos. Desvió la mirada. Bajó un poco las manos. Sólo un poco.

- Reconozco mi culpa con tus heridas. Lo siento. No sabía lo que hacía. No sabía que pensaba. No pensé que fuese tan grave. Lo siento mucho, Silvanus. - Volvió a clavar sus ojos en los del piscis -. Lo siento. - Esbozó una expresión de pena. Apoyó ambas manos en los hombros del piscis -. ¿Me perdonas? Solucionaré tus heridas. Aún no sé cómo, pero lo solucionaré. Pagaré por lo que... Pagaré por mis malas acciones.

Contempló al piscis en silencio, durante unos segundos. Esbozó una pequeña sonrisa, aún sin borrar la expresión apenada de su rostro.

- Chrysantae - susurró.

Se alejó del piano, desviándose hacia la derecha. Se llevó una mano al la funda de la daga. Si era necesario, la sacaría.

Observó al piscis.

FdR. Silvanus y yo nos hemos dado toda la libertad para hacer los posts (por eso él me pegó el puñetazo y por eso yo le ataqué (y después me escapé) en el post)
Embarassed espero que no haya problema.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Nov 22, 2011 3:42 am

Creí que Lyam accedería ante mi amenaza. Pero en vez de ello y de un montón de palabras que ya no me creía, me soltó una descarga eléctrica que hizo que cayera de rodillas al suelo. Pude contener el grito, por poco... me había acostumbrado a sufrir en silencio; ya rara vez gritaba.

Intenté incorporarme, pero el hechizo me había recorrido el cuerpo de arriba abajo y estaba molido. Por lo que me dejé caer contra el piano, y dejando a Altheda ya sin fuerzas en el suelo.

Le vi a los ojos: esos ojos falsos y llenos de bruma que nunca te dejaban ver lo que había detras. Me quedé viéndole. Simplemente. No me moví - no porque no quisiera, tampoco, sino porque tampoco podía moverme mucho- Entonces lloré de rabia, tapándome la cara con el dolorido brazo. Lloré en silencio.



Mi vida era una mierda... Solo quería a Aren. solo quería estar con el y olvidarme del mundo. Nada mas. Solo con el, en su habitación, como aquella vez... no podía parar de llorar. Quería morirme...



_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Adela Ungilde

avatar

Mensajes : 165

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Nov 22, 2011 3:54 am

Aquella noche tenía el sueño ligero y no se dormía nada bien con el dolor del reuma, decidí dar unos paseos por el pasillo, con el fin de cansarme y que me entrara el sueño.


Entonces oí unos ruidos extraños de una sala a la que nunca había ido antes.


Me asomo y veo a un malandrin de pelo verdoso en pié y al pequeño rubito que ya no me acuerdo de como se llama.

Del del pelo extraño me acuerdo un poco... había luchado contra las bestias...

¿Lyguan? si, eso... era Lyguan.

-TU! MOCUELO! dije cogiéndole de la espalda a Lyguam y dándole la vuelta- ¿que le haces al niño a estas horas de la madrugada?- entonces lo levanté en peso y lo agité- CONTESTA MALNDRÍN! QUE LE HACES AL POBRE NIÑO? ¿porqué está llorando entonces? EXPLÍCAMELO porque la gente no llora así porque así.

Entonces lo volví a posar en el suelo.

Lyguan, pidele perdon ahora mismo- dije tirándole de una oreja. VENGA! dale un abrazo y un beso en la mejilla. quiero que quedéis como amigos.

Cierto era que el rubito era el chico que había echo sufrir a mi Lepiwa, pero al fin y al cabo: no aguantaba a los abusones - aunque yo fuera una de ellos- así que hoy, haría justicia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Nov 22, 2011 4:13 am

Pero el piscis no se movió. Cayó al suelo, sin más. Lyam lo observó, desde arriba. Clavó sus ojos en los del piscis, con el ceño fruncido. Apartó su mano de la funda de la daga; no iba a necesitarla. Se acercó un poco al piscis. Sólo un poco. No quería que Kettleburn volviese a amenazarle. Esperó a que se levantase. No podía haberle hecho mucho daño, así que el piscis tendría que ponerse en pie de un momento a otro.

O eso creía.

Al ver cómo no se levantaba, empezó a preocuparse (no demasiado; sólo un poco). Su preocupación no iba por el piscis, sino por él mismo. ¿Y si entraba alguien y malinterpretaba la escena? Tal y como estaba la situación (Kettleburn en el suelo, llorando, y con la daga a su lado; él de pie, sin un rasguño visible) parecía que había sido él quién había iniciado la pelea.

Negó varias veces. Podría explicarlo. ¿Y por qué no iban a creerle? Además, era tarde. Nadie pasaría por allí a aquellas horas.

O eso pensaba.

La voz de una mujer le hizo ver que se equivocaba. Torció la cabeza, con el ceño fruncido, y clavó su vista en la anciana chrysos. Adela (no recordaba su apellido. Ni tan siquiera sabía si se lo habían dicho o no). Nada más ver cómo le gritaba, entreabrió los labios, dispuesto a explicarse. Pero, antes de que pudiese pronunciar una mísera palabra, la anciana lo levantó en peso y lo agitó. Frunció aún más el ceño, crispado, molesto. Empequeñeció los ojos. Apretó la mandíbula. ¿Qué cojones le pasaba a esa vieja? ¿No podía dejar que se explicase? ¿Qué demonios hacía ahí?

Cuando lo volvió a dejar en el suelo, la miró de reojo. Iba a responder a sus preguntas, a explicarle la situación, cuando la vieja le tiró de la oreja. Tuvo el deseo de empujarla, de golpearla. Pero no hizo nada (no quería que le acusasen de atacar a una anciana. A saber lo que pasaría. ¿Aparecería un líder o un alumno con la misma fuerza que la vieja y repetiría las acciones de esta?).
Lo único que hizo fue apartar el brazo de la chrysos, con algo de fuerza (aunque no demasiada). Se pasó una mano por la oreja. Clavó sus ojos opacos en los de la chrysos y dejó escapar una ligera risa.

- Primero, no voy a pedirle perdón. No voy a abrazarle y mucho menos a besarle. - Siseó -. Y segundo, antes de pedirle a alguien que haga algo, o de llamarle maladrín, asegúrese de saber la historia al completo, señora. Porque si él está en el suelo es porque me amenazó con su arma. No está ahí por mi placer a abusar de la gente, como igual se cree.

Se dio la vuelta. Comenzó a andar hasta la puerta de la sala.

- Y la pregunta no es qué le hago yo a ese niño, sino qué pretendía hacerme él. Aunque supongo que negará que él empezó y que usted no me creerá. Pero, en fin, podré soportarlo.

Y dicho esto, se fue.

*se va*


Última edición por Lyam el Mar Nov 22, 2011 4:25 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Nov 22, 2011 4:21 am

Adela apareció, pero ay me daba igual. Estaba deprimido, cansado de vivir. Ya no me interesaba nada de lo que pasara alrededor. Al final Lyam se fue asqueado, diciendo aquello.

Adela me cogió del brazo y me levantó y nos fuimos. Ninguno de los dos dijimos ni una sola palabra.

Yo tenía la cara hundida y no tenía fuerzas. Creí que enfrentarme a Lyam podría calmar todo lo qeu arde en mi interior... pero ahora mi vida tiene demasiados cabos sueltos y muy pocas manos para atarlos.
Slo me apetecía una cosa: Morir.

*se van*



FdR: Ya es oficial: Alexander, Lyam, Aren... toda esta panda de cabrones han echo que mi personaje caiga en una depresión. muy bien... os aplaudo maldita panda de degenerados.

_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Nov 23, 2011 10:17 pm

Llegó a la sala de baile. Había decidido acudir allí por dos motivos: primero, porque quería comprobar que nada se había roto; segundo, porque, simplemente, le gustaba el sitio. Nada más llegar, observó los diferentes instrumentos, buscando algún rasguño en ellos. Prestó especial interés al piano, pues había sido cerca de él donde se había producido el enfrentamiento.

Al comprobar que ninguno de los instrumentos había sido dañado, suspiró con alivio. No quería ni imaginarse lo que podría haberles pasado si alguno hubiese sufrido las consecuencias de su pelea.

Miró a los lados. Estaba solo; no había nadie en la sala. Sonrió. Y comenzó a cantar (aunque en voz baja) una canción bastante animada. Por alguna razón, su humor con respecto al día anterior había mejorado.

* se queda*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Nov 23, 2011 10:25 pm

El líder entró a la sala de baile abriendo ambas puerta con cierto estrépito y haciendo resonar el tacón de sus botines en el suelo de forma que inundasen la sala con el eco. El chrysos había vuelto a la sala de baile así como el ladrón vuelve a la escena del crimen. El líder caeruleus sostenía una sonrisa realmente personal.

- Mi querido amigo sin padre...- Habló arrastrando bastante las palabras y frenando a pocos metros del muchacho. -Me alegra encontrarte de nuevo en este lugar. Al parecer ya tenemos dos cosas en común -.Indicó, divertido, girando ligeramente la cabeza.

- Me han comentado un par de cosas sobre ti y, como buen juez y vecino, he pensado que podrías ilustrarme con tu versión -.Llevaba días deseoso de hacer pagar a alguien por cualquiera de los errores cometidos y, si había atizado a Dehnel por una casi pelea dentro del palacio, ¿por qué iba a ser el chrysos diferente?

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Nov 23, 2011 10:59 pm

Al escuchar el ruido de las puertas, calló (y notó cómo sus mejillas se sonrojaban levemente. No le gustaba cantar en público y, mucho menos, que alguien lo sorprendiese mientras realizaba dicha acción). Se giró, para comprobar quién había entrado, y alzó la vista (había clavado sus ojos en el suelo). Sus ojos se encontraron con el líder caeruleus, y él maldijo su mala suerte en silencio. ¿No podía haber aparecido Alehyss Lester o Hewina Astaldë? ¿O, simplemente, alguien que no le fuese a besar (o castigar o sabe Mithos qué) así porque sí?

Sin embargo, se esforzó por mostrar una expresión seria (a pesar del rubor y de todo lo que pensaba) y no desvió la vista durante todo el discurso del líder. Se permitió esbozar una pequeña sonrisa con el primer comentario, pero, por lo general, mantuvo su gesto inicial.

Cuando el líder caeruleus terminó de hablar, casi frunció el ceño. Por lo que el líder decía, parecía que había acertado con su razonamiento de ayer: alguien (la vieja o Kettleburn) se había ido de la lengua y le había comentado el percance de la sala de baile a Aren Darvenwish. Quiso suspirar. ¿Qué le habrían dicho? ¿Quién se lo habría dicho? ¿Habían contado que Kettleburn había iniciado la contienda o, por el contrario, habían dicho que había sido él?

Tragó saliva y clavó sus ojos en los del caeruleus.

- Buenas noches, señor - dijo, con tono monocorde. Lo primero eran los modales -. Si mi razonamiento no es equivocado, usted está haciendo referencia al incidente que ocurrió hace dos días en esta sala de baile. En caso contrario, me gustaría anunciar que no sé a qué se refiere.

Calló durante unos segundos. Luego comenzó a relatar la pelea que habían tenido él y el piscis.

- Deduzco que ya sabe quiénes participamos en el suceso, pero, por si acaso, lo diré igualmente: Silvanus Kettleburn y yo fuimos los que nos enfrentamos hace dos días aquí. Sin embargo, y a pesar de que haya utilizado el plural, he de decir que yo no quise, en ningún momento, enfrentarme con el piscis. Si intervine en el combate, fue porque no tuve otra opción.

>> Hace dos días, por la noche, yo me había acercado a la sala de baile. Me gusta el sitio, como imagino que ya habrá podido comprobar, así que suelo venir a menudo. Cuando llegué, la sala estaba vacía. Kettleburn llegó después (unos minutos más tarde; nada de horas). Al llegar, no me dirigió la palabra, cosa que, en cierto modo, me extrañó. Por tanto, decidí saludarle yo.

>> Nada más escuchar mi saludo, Kettleburn se acercó a mí y me enseñó las diferentes heridas de su cuerpo. Sin pronunciar palabra, vocalizó que todas sus lesiones eran mías y que me odiaba. A lo segundo no le di importancia, puesto que no soy quién para decidir quién me odia o deja de hacerlo, pero lo primero reconozco que me molestó. Nunca le había puesto la mano encima, ni había ordenado que le pegasen, por lo que le expliqué que aquellas heridas no eran mi problema. Como respuesta a esta explicación, el piscis me asestó un puñetazo en la mejilla derecha.

>> Puede pensar que ahí comenzó mi intervención, pero yo no le ataqué. Reconozco que le agarré de la camisa, gesto que igual no debí realizar, pero no le asesté ningún golpe o chrysantae. Me limité a preguntarle qué hacía (literalmente, le dije ¿de qué vas?) y luego lo alejé de mí. Le dije que no volviese a pegarme. Y, como respuesta, el piscis, aún no me explico cómo, me arrinconó contra el piano y me amenazó con su arma, apuntándome al estómago con ella. Me dijo, además, que pusiese las manos en alto.

Tragó saliva. Tomó aire.

- Fue ahí donde sí que intervine, pero sólo porque me tenía arrinconado y porque no sabía qué iba a hacerme. Sin embargo, mi ataque (o defensa) consistió en un chrysantae. No soy un buen mago, por lo que no pude hacerle mucho daño. No me explico cómo no se levantó de inmediato.

Calló durante unos instantes. Suspiró.

- Después apareció la anciana chrysos: Adela, y yo me fui. No espero que me crea así porque sí. De hecho, no sé si yo mismo me creería, así que aceptaré lo que me diga, señor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Nov 23, 2011 11:23 pm

El líder caeruleus escuchó al chrysos mientras relataba lo sucedido según él con muy poca paciencia. Esta se le había ido agotando con los días. Un trato cordial, una explicación concisa, un par de aclaraciones que insultaban su inteligencia... El chrysos parecía bastante seguro en su discurso y posiblemente le creyese más que a la vieja de su misma raza. Chrysos... siempre con rompederos de cabeza.

Igualmente, depurando el discurso, el líder Darvenwish se quedó con algunos datos de interés. Silvanus ya tenía contusiones antes de llegar con lo que Alexander necesitaba golpearle cada día más continuamente. Resultaba inútil tratarle así, lo había comprobado. Atendió a que la magia no era el fuerte del muchacho y sonrió apra sí recordando a Lester. Otra curiosidad fue que Ketteburn acusaba a Lyam de recibir castigos. Menudo cirio estaban montando. Mengano decía a Cipriano que por culpa de Benito le habían pegado en el trasero. Patético. Eran un conjunto de críos y, sobre todo, habían llevado sus rellertas al palacio, concretamente a la sala de baile, lugar de civilizado y elegante ocio y esparcimiento.

El líder lo miró fijamente durante unos segundos ya con la sonrisa borrada y desapareció de la vista del joven para aparecer frente a él y agarrarlo por la quijada con una mano.

- Escúchame atentamente, mocoso. Me importa bien poco quien haya empezado o acabado que clase de estúpido encuentro, pero no pienso tolerar vayáis por ahí armando cualquier escándalo barriobajero -.Indicó con fijeza sin perder de vista la pupila vacía del muchacho. -Si tenéis diferencias tratadlas como caballeros y mataos a gusto en algún lugar fuera de aquí, pero no ensuciéis el nombre de este ejército, mentecatos -. Añadió sin soltar al muchacho. A los pocos segundo abrió la mano de golpe para soltar con cierto desprecio al chrysos y lo miró alzando una ceja.

- Te creí mejor solventando los problemas -. Indicó, ya más calmado, mientrasse colocaba la chaqueta.

Volvió a mirar al muchacho y recuperó la sonrisa maleficente.

- Antes estabas haciendo algo...- Comentó, indicando que no había perdido punto de lo que entonaba antes de su entrada. Mirando de reojo al muchacho pasó por su lado y se desplazó hasta el piano. Se sentó apartando hacia atrás su chaqueta y puso las manos sobre el instrumento tocando un par de notas salteadas. Después tocó un ritmo de unas siete notas en picado y miró al muchacho.- Canta -. Ordenó mejorando su sonrisa hacia una casi ruin.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Nov 23, 2011 11:38 pm

Asintió cuando el líder le soltó. Maldijo a Kettleburn, a Alexander y, especialmente, a sí mismo (aunque, evidentemente, no pronunció ninguna de esas maldiciones). Por Mithos, ¡él mismo también se creía mejor solventando los problemas!

Tragó saliva.

- Lamento lo ocurrido, señor. - murmuró -. No volverá a ocurrir...

Observó en silencio los movimientos del líder. El caeruleus se había acercado al piano y se había sentado. Lyam lo miró con curiosidad, girándose para poder mirar la espalda del líder. Escuchó cómo el jefe de raza tocaba algunas notas y casi sonrió (probablemente hubiese sonreído si el pianista hubiese sido otro). Le gustaba ver a la gente tocar el piano.

Cuando le pidió que cantase, torció una sonrisa. No se esperaba que el líder le pidiese eso y, por supuesto, no le gustaba que se lo hubiese pedido. Sin embargo, asintió. No iba a ponerse en contra del líder después de lo que acababa de decirle. Si quería que cantase, cantaría (a pesar de que no le hiciese ninguna gracia).

Comenzó a entonar la misma canción alegre que había cantado antes (a pesar de que ahora no estaba contento, era la única canción que tenía en mente. De hecho, llevaba todo el día entonandola en su cabeza)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Nov 23, 2011 11:54 pm

El líder giró la cabeza para mirar al muchacho cuando empezó a cantar y, una vez apreciado el ritmo, acompañó la voz del muchacho con una melodía. En picado la prefirió pues la canción era alegre y resultona. El líder tocó con calma. No era de las cosas que mejor se le daba, ni tampoco una de sus actividades predilectas, pero el daba la base y disfrutaba de la voz del muchacho que, realmente, no era mala.

Llegado un momento, ya más calmado y aburrido de tocar, dejó las notas y miró al muchacho indicando que continuase la canción sin él. Escuchó su voz con calma mientras el chico remataba el canto. Estaba seguro de que, con lo reservado que era, la situación llegaba a avergonzarle y eso divertía al líder y lo alejaba un poco de sed de desahogo.

En cuanto la canción terminó el líder se levantó del asiento.

- Bonita voz. Podrías haber tenido éxito. Aunque la farándula es una carrera enormemente aleatoria -. Dijo pasando la mano sobre la tapa del piano. Recordó a Barthemius. Si no hubiese sido por su vida seguramente habría logrado ser un gran músico. No miró al muchacho mientras hablaba sino que se sumió en sus enrejados pensamientos.

- Haz el favor, muchacho, y colócate en frente del piano -. Indicó dando la espalda al chrysos.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Jue Nov 24, 2011 12:02 am

Cuando terminó de cantar, no pudo evitar bajar la cabeza (ruborizado). Escuchó lo que el líder le dijo y esbozó una sonrisa sesgada, torcida. Se hubiese sentido mucho mejor si el líder le hubiese dicho que su voz era mala y que jamás hubiese podido tener éxito. Reprimió un suspiro. Alzó la cabeza.

- Gracias, señor... - balbuceó.

Observó al líder en silencio, esperando una nueva orden (o una despedida). No dijo nada cuando le pidió que se acercase al piano (a pesar de que la orden le sorprendió) y obedeció. Caminó dando largas zancadas hasta el piano y, una vez allí, miró al líder (que le daba la espalda). Esperó, en silencio, una nueva orden.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Sala de baile   Jue Nov 24, 2011 12:15 am

El muchacho agradeció el cumplido y obedeció la orden de líder. Este, cuando el chrysos estuve frente al piano, se acercó con calma al lugar sin pronunciar palabra y quedó a la espalda del muchacho separado aproximadamente un metro a mayores de la silla del piano.

El líder subió la cabeza y tomó aire, llevándose una mano al cinturón. Un escalofrío llegó directo a hipotálamo y dejó que el cuero cayese provocando apenas un leve aleteo. Disfrutó del silencio, volvió a tomar aire y dedicó un golpe de su derecha a la espalda del muchacho, soltando casi todo el aire al acabar de bajar violentamente el brazo al tiempo que escuchaba el quejido del chrysos. Una sonrisa lasciva se dibujó en su rostro y notó como la tensión de sus hombros disminuía como si la carga estuviese siendo pasada al muchacho.

Esperó unos segundos y dedicó otro golpe que arrancó un nuevo bramido del muchacho y luego otro golpe más. Llegados a tres ataques dilatados, contundentes y, sobre todo, bien saboreados, el líder se recolocó la chaqueta y tomó aire. La respiración se le había agitado un poco.

- En efecto... Una voz magnífica -. Comunicó. Después simplemente caminó determinante en dirección a la puerta y desapareció a la altura de media sala.

*Se va*

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Jue Nov 24, 2011 12:53 am

Notó cómo las piernas le fallaban. Sus rodillas tocaron el suelo. Apoyó las manos (las palmas de estas) en él, para evitar darse un buen golpe en la cara. Le dolía. Mucho. Los cortes de su espalda le quemaban la piel. Apretó la mandíbula. Empequeñeció los ojos. Soltó un quejido lastimero. Parpadeó varias veces. No sabía si el líder se había ido o no, pero le daba igual.

Sollozó. No sabía si por el dolor de los latigazos o por el golpe que le había dado emocionalmente. Una voz magnífica, eso decían todos. ¿Y qué hacía con ella? Nada. Absolutamente nada. Se dedicaba a actividades mucho menos legales, que nada tenían que ver con sus deseos de juventud, y que no le reportaban ninguna clase de felicidad. Y lo mejor era que no podía dejarlo (a pesar de que quisiese hacerlo).

Golpeó el suelo con el puño derecho con fuerza e, inmediatamente, soltó un quejido.

- ¡Mierda...!

Frunció el ceño. Volvió a parpadear. Permaneció un rato más allí, en el suelo, sin hacer o decir nada. Luego, cuando notó que, a lo mejor podía levantarse, se incorporó. Se apoyó durante unos segundos en el piano. Se pasó una mano por ambas mejillas. Se desprendió de la camiseta y la observó. Apretó los puños. Gruñó.

- Genial. Más cicatrices, menos ropa. ¡Fantástico!

Pensó que ya la tiraría en algún lugar (ya no servía para nada). Observó la puerta de la habitación. Estaba a unos metros de él. Volvió a gruñir. Comenzó a caminar, con bastante esfuerzo. Esperaba no encontrarse con nadie en su camino.

*se va *
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Feb 28, 2012 9:14 pm

Entro en la sala de baile por hacer algo. Hace tiempo que no me paso y estoy cansado de los sitios comunes, siempre atestados de gente.

Me veo reflejado en las pulidas baldosas del silencioso lugar y camino despacito ante la inmensidad de la sala.

Llego a los laterales y me siento en una silla cualquiera de los laterales. Rompiendo la simetría del lugar al aparecer un nuevo cuerpo sentado en uno de los muebles.

Mañana es mi cumple.

Pienso en ello mientras hago círculos en mis sienes con dos de mis dedos.

Diecinueve ya. Y para el otro... veinte. Ufff... que rápido se pasa el tiempo. Que asco, que mal... con lo bien que estoy yo así, ahora.

Chasqueo la lengua. Es raro que lo haga, ya que no me agrada mucho el sonido que produce en mi boca, pero bueno, una vez al año, no hace daño, al igual que los cumpleaños.

Anda leches, una rima.

Sonrío para mis adentros y me quedo pensando en mis cosas.

_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Feb 28, 2012 10:46 pm

Tras haber dado un paseo por los interiores del Palacio, decidió ir a la sala de baile. Le gustaba ese sitio, a pesar de que siempre que iba allí se encontraba con alguien y acababa metido en problemas.

Cuando llegó, se encontró con Kettleburn. La última vez que lo había visto le había convencido de que no quería tener (ni quiso en ningún momento) tener algún tipo de relación de cualquier tipo con el líder caeruleus, así que no debería tener problemas en verle. O al menos eso creía él. El piscis era completamente impredecible: lo mismo podía sonreírte un día como intentar clavarte una daga el siguiente.

Pese a que no sabía cómo reaccionaría Kettleburn al verle, decidió acercarse a él. Una vez estuvo a escasos metros del muchacho, esbozó una sonrisa seca y alzó la voz:

—Buenas noches, Kettleburn. ¿Cómo estás?

No era que el piscis le cayese bien de pronto o algo así. Simplemente quería hablar con alguien. Y entablar conversación con alguien como Kettleburn de vez en cuando no iba a matarle. O al menos en principio...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Feb 28, 2012 10:54 pm

-Me estoy consumiendo- sentencio ante su pregunta al oírle acercarse. Tengo un deje de desesperación en la voz. -Lyam, ¿a ti te gusta cumplir años?- pregunto curioso.

Le veo. Sigue como siempre. Le sonrío, pero es una sonrisa de preocupación, como si su respuesta me fuera a dar el camino de la salvación.
Me froto las manos un poco nervioso. -Es que... yo me quiero quedar así, no quiero cumplir años... ¿crees que podría preparar una poción rejuvenecedora? he leido sobre ellas... son de las más complejas, creo... es que me gustan las pociones- digo casi sin voz. - y no lo digo porque ahora tenga miedo a hacerme viejo, ya que aún soy joven... pero dicen que a partir de los veinticinco... el cuerpo comienza a degenerar... ¿tu que crees?- digo ansioso por conocer la opinión de alguien, esperando a que me suba un poco el ánimo.

_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Feb 28, 2012 11:20 pm

Escuchó las preguntas del piscis con un interés (cosa que le sorprendió hasta a él. Nunca se habría imaginado a él mismo interesado en un tema que le preocupase al piscis). El paso del tiempo le... llamaba la atención. O, mejor dicho, le preocupaba. A pesar de lo infantil y absurdo que pudiese sonar, no le gustaba cumplir años. Si por él fuese, se quedaría por siempre en los veinte, por ejemplo. Pero, claro, no podía parar el tiempo, así que dentro de catorce días tendría veintiuno, sería un año más mayor, tendría, en teoría, más responsabilidades, y debería pensar en qué demonios hacer con su vida. Y luego, un año más tarde, cumpliría los veintidós y se encontraría con un yo que poco deferiría de su yo actual, y volvería a pensar que tiene que ponerse a recapacitar sobre qué hacer o qué dejar de hacer. Y un año después repetiría el mismo patrón, y así sucesivamente hasta que, un día, se despertaría el día de su cumpleaños (u otro cualquiera) y se encontraría con un yo viejo y demacrado que habría perdido el tiempo pensando en lugar de actuando.
(fdr. paranoico lol)

Suspiró, y desvió su mirada del suelo (la había clavado ahí antes de ponerse a divagar mentalmente). Miró de reojo a Kettleburn y chasqueó la lengua.

—No, no me gusta — respondió. Suspiró de nuevo —. Sé que puede parecer absurdo (o no. Me pregunto si habrá gente a la que le verdad le gustará hacerse vieja), pero no me gusta. No sé cuándo empieza a degenerar el cuerpo o cuando deja de degenerar o cuando le pasa lo que le tiene que pasarle, pero a mí no me gusta cumplir años. Si por mi fuera, me quedaría en, por ejemplo, los veinte eternamente. Aunque, bueno, volver a ser niño no estaría mal... — Esbozó una corta sonrisa —. Quiero decir... No tienes ningún tipo de responsabilidad, y eso está bien, a pesar de que tampoco es que tengas toda la libertad del mundo...

Se encogió de hombros y se pasó una mano por la nuca. Luego guardó ambas manos en los bolsillos y se volvió para mirar a Kettleburn a la cara.

—Pero bueno... Supongo que no se le puede hacer nada. ¿Por qué preguntas, a todo esto?

FdR. Ignoro lo de las pociones para rejuvenecer porque no tengo ni zorra de si existen o no lol
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Mar Feb 28, 2012 11:36 pm


-Supongo que a nadie le gusta pasar a convertirse en una cosa oxidada y vieja que solo sirve para morir.-aunque... bueno, hay viejecitos que viven contentos, pero es que de viejo ya no puedes hacer nada... es horrible. Pero es que si no nos morimos... estaríamos muy apretados todos. No. Hay que morirse.

La conversación esta degenerando mucho a un tema bastante tabú, por lo menos para mí. La muerte.

Agito la cabeza. Pero no pensemos en eso. Que llegue cuando tenga que llegar, ¿verdad? total... no podemos hacer nada para impedirlo.- digo sonriente.

-Bueno, yo lo decía porque mañana estoy de cumple y eso... una cosa lleva a pensar en la otra y al final hemos acabado halando de estas cosas...- digo esbozando una rápida y fugaz sonrisa.

Tristán sale de su bolsa y se pone a revolotear por el lugar, para luego posarse en mi hombro y lamerme.

Encojo la cabeza entre los hombros porque me hace cosquillas mientras le hecho a Lyam la lengua y sonrío.

-Bueno... que sepas que estás invitado a mi cumple.- sentencio con una sonrisa.


_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Feb 29, 2012 12:07 am

Permaneció en silencio mientras el piscis hablaba. No tenía nada qué decirle. Tenían más o menos la misma opinión, y, por otro lado, a él no le agradaba hablar del tema. La muerte, el paso del tiempo... Todas esas cosas no entraban dentro de sus temas de conversación. De hecho, intentaba esquivar esos temas de conversación. Y, en caso de no poder hacerlo, trataba de que las conversaciones que versasen sobre ellos durasen poco.

Por suerte, el piscis parecía tener la misma opinión porque, tras su primera intervención, no tardó mucho en cambiar el tema. El chrysos observó a Kettleburn con ambas cejas alzadas y esbozó una corta sonrisa al ver cómo el piscis le sacaba la lengua.

—Vaya, vaya... Así que no te has vuelto de pronto existencialista, sino que estás preocupado porque mañana es tu cumpleaños — dijo, con un tono socarrón inyectado en su voz. Cruzó los brazos tras su nuca, y continuó —: ¿Y cómo se supone que vas a celebrar tamaño acontecimiento?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Feb 29, 2012 12:15 am

Guardo a Tristán en mi bolsa para que deje de hacer el payaso y le respondo.- Bueno, había pensado en pasar una velada agradable con Heylel, si quisiese... aún no le he dicho nada, es mi amigo y eso, pero si quieres venir tu, estás invitado también. Diecinueve años no se cumplen todos los días- digo rascándome la nuca. y menos yo, que los celebro propiamente cada cuatro años.

(FdR: su cumple es en febrero, y aquí aún estamos en antes de navidad, por lo que tengo entendido, por lo que esta conversación, supuestamente se está realizando en febrero. #medaigualloquedigáis #adminpontelaspilas)

-Si, he tenido mala suerte con la fecha de cumple- digo divertido.- uno se acostumbra a eso, pero de pequeño joroba mucho. Bueno, ¿te apuntas mañana para charlar con Heylel y yo?- pregunto poniéndome de pié.

FdR: cutrepost, lo siento.



_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Feb 29, 2012 12:17 am

Camino contento y tranquilo por uno de los largos y amplios pasillos del palacio. Hace fresco, pero estoy bien. Llevo las alas bastante abiertas aprovechando que no hay nadie por el pasillo, es de noche y voy a mi aire. Me encuentro muy bien, sí señor. Voy con el pecho hinchado y una sonrisa. He escrito a Gabrielle y me ha respondido muy rápido, además mis últimos entrenamientos han estado muy bien y siento que no tengo nada que hacer. Estoy demasiado activo para estas horas.

Al pasar por las enormes puestas de la sala de baile veo que están entreabiertas y escucho unas voces familiares. Decido acercarme a ver de quién se trata. quiero algo de conversación ya que no tengo ninguna gana de irme a la cama.

Entro a la estancia sin llamar -la puerta es tan gruesa y la sala tan grande que no se habría escuchado nada- y, al ver a Lyam y a silvanus allí, sonrío más que antes y saludo levantando una mano.

-Hola a los dos, que bien encontraros por aquí - Digo, contento de verles y algo agradado y sorprendido por verles hablar amigablemente. Lo último que sabía era que estaban peleados, pero al parecer ya no y eso es maravilloso.

-¿Qué tal todo, chicos? Espero no molestaros. Es que, de verdad, no tengo ni pizca de sueño y necesito entretenerme -Los miro, contento, a ambos y luego mi gesto cambia a uno curioso. -Aunque, eso, si estais con algo pues yo ya me busco un libro o algo así...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Feb 29, 2012 12:36 am

Ensanchó la sonrisa al escuchar la respuesta del piscis y descruzó los brazos. Se pasó ambas manos por el pelo, echándose, al hacerlo, el flequillo hacia atrás, y dejó escapar una suave risa.

—Me hace gracia que me invites a algo que no sabes si se producirá o no — apuntó, jocoso. Luego se encogió de hombros — Pero bueno... Supongo que, si no molesto, no podré negarme a tu invitación. ¿No piensas invitar a nadie más? Como tú mismo dices, no se cumplen diecinueve todos los días... ¡Y menos si has nacido el 29 de febrero!

Alzó ambas cejas y rió. Luego movió el cuello, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda, y clavó su vista en la puerta al escuchar la voz de Heylel. Aún con la sonrisa en la cara, se acercó al aether y rodeó sus hombros con un brazo.

—¡Claro que no molestas, hombre! — Ensanchó su sonrisa, volviéndola más jocosa y pícara, y alzó ambas cejas. Bajó el tono de voz antes de pronunciar sus siguientes frases —. De hecho, creo que Kettleburn quería hacerte una proposición indecente... — Miró al piscis, y soltó al aether. Cruzó, de nuevo, los brazos tras la nuca y se acercó a su posición original. Todavía sonreía —. ¿Me equivoco, Kettleburn?

FdR. ¿Y me explicas ahora de dónde salió tu buen humor, filliño ê__e?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silvio
Moderador
avatar

Edad : 24
Mensajes : 1991

MensajeTema: Re: Sala de baile   Miér Feb 29, 2012 12:48 am


Sonrío enseñando todos los dientes y me llevo las manos a la nuca ante sus palabras. Si, tienes razon, pero no me apetece invitar a Alexander... ¿no crees que nos cortaría un poco el royo? Será una fiesta de chicos, no quiero que vengan chicas- digo un poco sonrojado. Los chicos tienen amigotes y esas cosas... las chicas no cuadran en un cumple de varones, ¿no?... ¿o si?- pregunto un poco rojo.

Entonces entre Heyl por la puerta y una enorme sonrisa se dibuja en mi rostro.

-HEEEEYLL!! -digo saludándolo con una mano.- Ven ven, no molestas- digo un poco sonrojado. Solo un poco.

Pero Lyam no atrapa entre sus brazos y le susurra algo al oído que casi no puedo entender, pero soy capaz de oír las sutiles palabras y le levanto rápido de la silla.-Ee... etto... bueno, LYAM ERES TONTO.- digo centrando mi vista en el llena de furia, para luego cambiarla a la de Heylel por una más amable.- Yo solo quería pedirte si te gustaría venir a mi cumple... es que es mañana y eso... ¿te... te apuntas?

_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sala de baile   

Volver arriba Ir abajo
 
Sala de baile
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 26.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 15 ... 26  Siguiente
 Temas similares
-
» insonorización y acústica para una sala de clases de baile
» Sala de baile
» ¿Como calculais la posicion de vustros altavoces en la sala?
» baile nocturno
» Relacion cajas/sala...pegada...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Palacio de Brontë :: Interiores del Palacio-
Cambiar a: