ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Cuartos de los líderes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
AutorMensaje
Fera
Jefe de Raza
avatar

Edad : 29
Mensajes : 222

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Dom Mar 29, 2015 1:18 am

La mano que recorría la piel bajo la cara llega entonces a su nuca, a su pelo, y se introduce en él con un gesto tan delicado como seguro, enredándose en la oscura melena y acariciando la piel bajo ella. La acompaña la boca, sobre los labios, o quizás bajo ellos, confundida en movimientos que atraen tanto como reclaman, permitiendo y siguiendo un juego que no es más que un débil intento de lo que vendrá más tarde, pero que no deja de servir para introducirlo.

Más abajo, la mano derecha se mantiene firme en un principio, segura en su posición, pero la tentación de ascender no se calma hasta que cede al capricho. Recorre entonces la espalda con suavidad, hacia arriba, rozando sutilmente el costado, siguiéndolo con las uñas hasta que las yemas alcanzan y se acomodan en el pecho, tanteándolo de forma provocativa, dejando siempre al margen el pezón.

Presiona suavemente con la boca, señalando que el juego debe aumentar ligeramente el tempo.

Fdr- Pausa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Dom Mar 29, 2015 9:16 pm

Los movimientos de su boca resultan cómodos, sencillos de seguir, porque es fácil dejarse arrastrar por ellos, por las reacciones que provocan, y también por el propio cuerpo que busca que intensifique los míos, que esté a la altura.
Mi mano izquierda, ya en su hombro, también termina por acceder a su cuello, encontrando el espeso pelo envolviéndola a medida que asciende, y la piel caliente contra las yemas de los dedos. No llego a alcanzar la nuca, pero sí algunos mechones que nacen de ella, que atrapo, de los que tiro con firme suavidad, crispando los dedos mientras me centro sin quererlo en la otra mano que ha rebasado ya mi costado y termina alcanzando el pecho.

La respiración se acelera levemente. No contenta por completo, termino por llevar la diestra sobre su mano, espirando algo más fuerte por la nariz un instante mientras la presiono contra el pecho, guiándola algo más arriba, donde quiero sentirla, correspondiendo al empuje con mi propio avance, dejando que el aura que emana me envuelva, sin escapar de ella, buscándola yo misma.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fera
Jefe de Raza
avatar

Edad : 29
Mensajes : 222

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Dom Mar 29, 2015 9:31 pm

Parece que sabe responder, que quiere responder. Fera marca su acuerdo con el ansia de la morena mordiendo con algo más de fuerza el labio, sin llegar en ningún momento a dañarla. Responde también a su urgencia en el pecho, con diligencia pero con calma, asegurándose, aún al complacerla, de ser ella quien marca el cómo y el cuándo. La mano, segura y experimentada, no encuentra problemas en dar con los puntos exactos que más hacer reaccionar el cuerpo, que más la harán pedir que continúe.

La boca deja la suya, pero no abandona el juego. Afianzando el agarre en el pelo, la invita a dejar espacio para acceder al cuello, que recorre en roces, en besos, saboreándolo, llegando a morder con suavidad, acercándose al cuello y poseyéndolo con seguridad. Asciende hasta la oreja, dejando en ella el aliento y una mínima risa, apenas un susurro, suficiente para hacer reaccionar la piel de ella de forma evidente.

-Creo que necesitas ponerte cómoda, amor -murmura en su oído, antes de morder el lóbulo, tan depredadora como entretenida.

No tarda más de un momento en cumplirlo, y antes de poder darse cuenta, Alehyss se encuentra con que ha pasado a ocupar la cama bajo ella, perfectamente acomodada. No tiene mucho tiempo de pensar en el cambio, de todas formas. Fera no espera, como no lo hacen las sensaciones que en su cuerpo provoca. Es hora de que el juego se ponga más serio.

*Fin de escena*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Madame

avatar

Mensajes : 242

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Mar Mayo 19, 2015 6:25 pm

SALA DE TÉ – 19 DE MAYO


Los últimos días he estado algo más cansada de lo habitual. Haber mantenido todo este tiempo el hechizo que mantiene mi apariencia real oculta de cara al exterior ha llegado a hacérseme imposible, y al final he tenido que ir alejándome de la vida pública, reduciendo el tiempo que paso acompañada para ahorrar toda la energía posible. Muchas personas lo saben, como los más poderosos de Brontë, pero no me siento cómoda, de todos modos, con el nuevo cuerpo que ostento. Desprecio el aspecto que me refleja el espejo cuando me planto frente a él sin cubrir de ninguna forma. Por suerte, acabará pronto, y eso me llevo repitiendo las últimas dos semanas. Y, sin embargo, hay además una sensación inquietante en todo ello.

Tomo un sorbo de té, completamente seria, sentada enhiesta en la mullida butaca frente a Aren. El olor a narcisio violeta me inunda la nariz en cuanto me lo acerco, y lo inspiro con deleite. Hace tiempo que apenas aprecio un par de perfumes, y he tenido que dejar de aderezar mis entradas con las características fragancias vaporosas que me rodeaban. Estoy deseando, no obstante, recuperarlas.
También me cubro a sus ojos. Para mí es como los demás. No ha de verme desmejorada, así que protejo mi apariencia, aunque frente a su poder la capa mágica que puedo tejer es mínima.

-Tengo la información que me pediste -comento, refiriéndome al tema que hablamos. Esta vez se trata de trabajo. Nunca ha dejado de tratarse de trabajo, a fin de cuentas-. Mis colaboradores han podido infiltrarse exitosamente en...-. Frunzo un momento el ceño, llevándome la mano al vientre de forma casi inconsciente. Tras la breve pausa retomo el tema- Han podido infiltrarse el lugar. Me han enviado el informe sellado y lacrado, como pediste-. Hago aparecer un sobre ante ambos-. Nadie lo ha leído. Ni siquiera yo misma. Para que...

De nuevo, una sensación desagradable me recorre, descentrándome. Frunzo los labios, incómoda, y esta vez ya no retomo la charla. Esbozo una sonrisa, pesa a todo, y no me sale todo lo segura que quiero, pero hay cierta satisfacción en ella.

-No sé si me estaré precipitando, pero es posible que lo que me pediste ya esté listo -aventuro, mordaz.

Espero que así sea, de hecho. Estoy harta de esta carga que roba la energía a mi cuerpo. En lo que a mi respecta, puede llevar al ser que tengo dentro al infierno. Quiero librarme de una vez por todas de este favor.
No podrá decir, desde luego, que no he colaborado suficiente. Pero estoy cansada y tengo cosas más importantes a las que atender que a un crío insoportable. Si tenemos suerte, si mi cuerpo está listo ya para expulsarlo, seré libre en cuestión de horas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Mar Mayo 19, 2015 6:56 pm

El líder Darvenwish reposaba en la butaca junto a la mujer, con su propia taza de té en las manos y una pierna cruzada cuidadosamente sobre la otra. Pese a que ambos estaban a solas y se conocían lo suficiente, las formas se mantenían, impolutas y distantes, como si compartiesen habitación a través de un escaparate.

A pesar de que mantenía la mirada al frente, hacia el balcón abierto, no dejaba de mirar de reojo a la mujer, de forma semiautómatica. Observaba sus piernas y observaba su vientre y tomaba algo de té para tornar la vista al frente.

Iba a asentir con la información que le brindaba, pero le dedicó una mirada silenciosa y severa en cuanto se detuvo con un gesto incómodo.

¿No vas a descubrirte ni frente a su padre? ¿Te vergonzoso es llevar a mi hijo? —Pronunció removiendo el té en cuanto la mujer dejó de hablar mostrando la carta. La miró de nuevo a los ojos por un momento, luego aceptó el sobre que le tendía para observar que efectivamente estaba en las condiciones que esperaba, pero no le dio tiempo a revisar mucho más, pues la mujer volvió a mostrar síntomas de malestar.

La miró un momento, atento a lo que sucedía y en cuanto la mujer informó de la situación su gesto se crispó un poco y sintió un apremio extraño que lo hizo guardar el sobre en su chaqueta y levantarse para ir frente a la mujer.

Supongo que tu mal gusto no será tanto como para tomarme el pelo. ¿Va a nacer aquí? ¿En este palacio mugriento? —Replicó con desagrado, observando a la mujer. Un hijo suyo nacido en tierra de nadie. Ni eso podría haber salido bien. Y eso que él querría habérsela llevado a Caligo. Allí habría estado atendida, habría podido dar a luz en su tierra y el niño habría nacido donde sus antepasados. Pero ella tenía que negarse, tenía que dejarlo todo a la suerte. Ni siquiera eso podía haber salido bien.

Se llevó la mano a la boca, indignado.

Si es cierto lo que dices, tentado estoy de lanzarte de cabeza al maldito cáliz aunque tengas que tenerlo en medio de la plaza mayor —Sentenció, algo más alterado.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Madame

avatar

Mensajes : 242

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Mar Mayo 19, 2015 8:19 pm

Cuando me dice que me descubra, aunque no sea una orden directa, llego a alzar una ceja, orgullosa, elevando el mentón lo suficiente como para que mi mirada caiga en picado, de alguna forma, sobre él. No es un reto, y lo haré si me lo ordena. No soy menos poderosa, no me avergüenzo, exactamente, pero no es algo que me agrade.

-Si quieres ver mujeres gordas, pequeño Aren, ve a buscarlas más indicadas. Puedes oír sus latidos, si así lo deseas, y si da patadas descuida, que te avisaré para que las sientas. Que las da, te lo aseguro, y diría que hasta con odio. Pero en lo que al cuerpo respecta, es el mío del que hablamos. Y empiezo a no comprender la crueldad de la naturaleza que hace que la madre pierda atractivo y el hombre, mientras tanto, se mantenga inmutable. ¿Será para evitar que se busque otro macho? -siseo, con cierto desagrado. Es verdad que mi humor ha llegado a ser algo incómodo de vez en cuando, aunque suelo poder contenerlo.

No obstante, las quejas no duran mucho más. Porque pronto llega ese malestar. Ese malestar que podría ser el fin del malestar. Y que ojalá lo sea. Tanta mujer con miedo a parir y yo con miedo a no hacerlo nunca. Cada día es una eternidad.
Dejo ir una risa cínica, mirándolo de reojo.

-¿Y no llevas la cuenta? Nueve meses, hizo ayer. Se nota que sabe hacerse de rogar, pero conoce la puntualidad -bromeo, mordaz-. Si querías que naciese en tu palacio deberías haberlo pensado unos días antes. Te informé de los avances en su momento. Aunque si deseas viajar hasta allí quizás tengamos tiempo -añado, sin interés-. No puedo asegurarlo-. Porque si por mi fuese sería un parto de dos minutos, así me parta en dos. Ya me regeneraré yo misma si es necesario. Y que busque una buena matrona la criatura, por su bien, porque, en lo que a mí respecta, ya le he dado materia y energía suficientes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Mar Mayo 19, 2015 8:48 pm

La respuesta desagradable de la mujer le hizo fruncir el ceño y mirar a otro lado con desaire. Sin duda lo que creciese ahí dentro estaba sacando lo peor de su género. Quejas, reproches y malos gestos como si su estado actual fuese culpa suya. Obviamente, el líder caeruleus estaba seguro de que así era -por la salud de ella que fuese cierto-, pero él no tenía culpa de que el cuerpo femenino fuese tan inútil como para incordiarla tanto.

Todas las mujeres presumiendo enloquecidas de poner al fin un huevo y tú quejándose como si estuvieras bajo tortura. Así de harpía tenías que ser. Calla, me estás recordando a mi madre y me estoy poniendo enfermo —Replicó con desagrado y el inicio del nerviosismo.


Por supuesto, ¿quién era la mujer quién era la mujer que no podía posponer unos días su trabajo para acomodarse en Caligo a la espera de un alumbramiento en condiciones? Espero por tu bien que salga un niño sano o te esperarán otros nueve meses iguales, pero encerrada en un torreón —Caminaba de un lado a otro de la sala, tratando de pensar con apremio, pero sólo podía fijarse en como la mujer estaba cada vez más incómoda, sin clarificarse.

Ella afirmó que tenían tiempo y él se detuvo, algo receloso. Se tomó un momento para pensar. Tuviera la edad que tuviera era una madre primeriza. Resopló con sorna ante aquel pensamiento. A esas alturas con aquellas faenas. Pero era cierto, tendrían tiempo. Recordaba el parto de su sobrino, había durado día y medio. La miró a los ojos para encontrar la respuesta que buscaba. Si ella lo miraba de aquella forma confidencial entonces querría decir que podrían hacerlo.

Con determinación se acercó para ayudarla a ponerse en pie.

Si de verdad es hijo nuestro, sabrá esperar el momento oportuno —Y con aquella sentencia desaparecieron de la sala mientras el té seguía tibio.

*Desaparecen*

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Lun Ago 24, 2015 9:11 pm

El líder permanecía en sus aposentos, mirando por las ventanas. Una nueva misión peligrosa, una nueva orda de heridos, una nueva oleada de caos. Había tanta gente en movimiento, tantos líderes, tantos soldados... No quería acercarse a ellos, sumirse en el caos y el desasosiego y ver como una vez más los guerreros lloriqueaban por vidas que no habían podido mantener a salvo por su propia incapacidad.

Lanzó su copa contra la pared, con rabia. ¿Qué pensaban hacer si ninguno de los líderes estuviese presente en el palacio? ¿Acaso estaba obligado a permanecer en este agujero decadente por el resto de su vida?

Tomó aire y trató de relajarse. No podía dejarse llevar por los acontecimientos que había estado sucediendo. El nacimiento de la niña lo había vuelto demasiado irascible y eso siempre le impedía pensar con claridad. Demasiadas ideas y demasiados argumentos tratando de desmentirlas, demasiado ruido ahí dentro.

Un dragón, un espléndido dragón los había traído a todos. El líder guardaba la oreja en uno de sus arcones desde hacía un tiempo. Desde poco antes del nacimiento de la pequeña, pero no pensaba ir por ella en ese momento. Silvanus no había permanecido en el palacio como él había ordenado y con todo aquello no le habrían venido mal los halagos y arrumacos del muchacho.
Barthemius ya casi nunca estaba a su lado, pues debía vigilar a la niña en su ausencia. Se apoyó en la ventana, a la espera. Sabía que pronto llegaría algo.

*a lo suyo*

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PNJ
PNJ


Mensajes : 204

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Lun Ago 24, 2015 11:40 pm



Saltez apareció en los aposentos del líder, tras obtener un permiso telepático por su parte. Su gesto era angosto y mantenía la cabeza gacha. Pese a todo se mantenía firme, sosteniendo el cuerpo envuelto con esmero, como si sostuviese el elemento más frágil e importante del mundo.

Mi señor... —Su voz sonó apagada y casi rota, tratando de mantener la compostura como uno de sus mejores caballeros. Se hincó ante el hombre, mostrando el cuerpo que llevaba.

El hombre estaba realmente afectado. Ama a su líder y había aprendido a querer a aquel muchacho durante el tiempo que estuvo a su cargo. Sabía lo que significaba su pérdida y eso le dolía, acompañando a su propio dolor.

El mestizo sintió como el líder se giraba al completo y hacía amago de acercarse, pero no se movió un milímetro de su posición. El temor que podría sentir al darle una noticia de aquel calibre se veía opacado por lo mal que se sentía frente a todo aquello. Al cabo de un rato, tuvo la fuerza para hablar.

Fuimos sorprendidos por una fuerza que superaba nuestras expectativas. La líder flamma estaba de su lado junto a Errald. Ni siquiera yo pude dar cuenta de su presencia cuando... —Guardó silencio. La rabia y la desazón lo ahogaban sumándose al peso de la presencia del hombre. Trataba de no aferrarse con fuerza al muchacho, sabía que no tenía aquel privilegio frente a su líder, por grande que fuese su tristeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Mar Ago 25, 2015 12:44 am

El líder sintió la llamada de Saltez y dio permiso para su entrada. Aquello que estaba esperando había llegado.

En cuanto el mestizo apareció en sus aposentos supo que aquello que le esperaba no era ninguna buena noticia. Se tomó un momento de aplomo mientras su siervo tomaba aire y en cuando escuchó su voz miró sobre su hombro con desconfianza.

Lo que advirtió lo petrificó durante unos segundos, atravesando su retina como un puñal helado, pero no por ello dejó de moverse para poder mirar de frente aquella escena. Aunque el cuerpo estaba totalmente cubierto, supo enseguida de qué se trataba y su mente no pudo dar crédito a que aquello fuese real.

Se adelantó un paso, acercando la mano a la tela y entonces escuchó las palabras de su siervo, como si le tragesen de nuevo a la realidad.

Su vista mostraba incredulidad, pero un segundo despues su mano se crispaba y su gesto se oscurecía de forma grotesca. Al igual que un rayo de luz, aquel comentario había iluminado todos los cabos sueltos de su mente, dándole una respuesta obvia a aquello que acababa de decir el hombre. Dándole sentido a todo. Las chicas, el parvus, la mujer de ignis... El líder apretó el piuño y lo trajo hacia sí, preparando el peor de sus conjuros para lanzar a la imagen que tenía frente a sí, al hombre que le estaba mintiendo, a aquella ficción que le mostraban sus ojos.

Sus ojos centellearon un par de veces y contuvo toda aquella rabia en su interior. NO por el hombre, NO por la sala, sino por la imagen de aquel cuerpo frágil sufriendo aquella rabia insana.

Respiró profundamente y trató de dominarse. Sacó de su cabeza todo aquello que lo consumía y volvió a acercar la mano a la tela. Saltez miró el gesto y lo advirtió de que lo hiciese con cuidado. El líder lo observó interrogante, preocupado, luego se decidió a abrir la tela.

Allí encontró su cara pálida, tan pálida que parecía una figura de cera. Acercó la mano a su pelo, que parecía más suave que de costumbre y luego tocó sus párpados, su cara, sus labios. Se fijó enseguida en por qué Saltez le había advertido y hacerlo consciente le hizo imaginar la sensación del muchacho al sufrir aquel ataque. Por alguna razón le afectó en mayor medida pensar que el muchacho estuviese en ese estado, como si aquello pudiese empeorar su situación o pudiese hacerle sentir mal.
Le acarició la cara y acercó su frente a la fría e inerte frente del muchacho. ¿Por qué le habían arrebatado aquello? ¿Por qué algo tan insignificante? ¿Por qué no había podido aquella sombra oscura que parecía perseguir al muchacho dejarlo en paz ahora que estaba bajo su tutela? Apretó la tela que subría el pecho del muchacho y se separó un poco de él.

Sal de aquí —Ordenó con voz fría y apagada. Su sirviente no dudó un instante y desapareció de la habitación dejando allí al hombre con el cuerpo cubierto del muchacho.

Allí se quedó con él, en la intimidad de su cuarto y hasta que tuvo a bien permitir que se lo llevasen.

*fin*

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gwendoline
Jefe de Raza
avatar

Edad : 32
Mensajes : 24

MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   Sáb Nov 07, 2015 2:41 am

El tiempo que la líder llevaba allí no terminaba de convencerla. Esperaba encontrar otra clase de lugar, pero lo que había hallado había sido una especie de caos encubierto. Los guerreros entrenaban, aunque no todos de la misma forma, y el fracaso de una misión (o de una serie de eventos) habían minado la moral de muchos. Comprendía que la traición era dura, pero Gwendoline sabía que en los peores momentos era en los que un líder debía mostrarse férreo y seguro.
Ella, por su parte, había comenzado a moverse en solitario. Haber aceptado a Aloe Mion como guerrera solo había sido el primero de los pasos. La líder tenía más ideas para mejorar el rendimiento de los guerreros y para terminar de conocerlos. Observar en las sombras no servía para mucho, y estaba segura de que más de uno guardaba alguna sorpresa.
Pero en aquel momento la ahogaba el papeleo, y aunque aquello no le gustaba también debía hacerlo.

Y luego estaba Majid.

*fin de escena*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuartos de los líderes   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuartos de los líderes
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
 Temas similares
-
» 3 cuartos de Fernando VII (Barcelona, 1823 d.c)
» Garganta de cuartos
» 2 cuartos de Felipe II (Segovia, 1585-1588)
» 4 Cuartos de José Napoleon I (Barcelona, 1810) Fundida [WM n° 7211]
» 1841. Barcelona 6 Cuartos. Isabel II

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Palacio de Brontë :: Interiores del Palacio-
Cambiar a: