ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Sala de entrenamiento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38, 39, 40  Siguiente
AutorMensaje
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Miér Mayo 28, 2014 10:54 pm

Parece que va dando menos pena. Por supuesto, es todo gracias a mi destreza. No en vano soy la puta ama, ¿no? Hay que ser muy buen profesor para saber enseñar sin frustrarse. Y como tengo un día relajadito, pues suerte...

-Así mejor. Aunque tendrás que repetir periódicamente para que el cuerpo se te acostumbre y te salgan los callos en los pies -explico, riendo entre dientes, mostrando las plantas de los míos, que son un jodido mapa.

Como parece rendirse pronto, yo misma me pongo a estirar, también. Al final he estado más de lo esperado.

-¿Luchabas con los brazos? Pero necesitarás moverte, ¿no? -inquiero, burlona-. ¿Y cómo luchas? -. Enarco las cejas, recibiendo su pregunta-. Oh... Bueno, haré un año en agosto... Ni mucho ni poco, supongo -. Me encojo de hombros, presunciosa-. ¿Cuándo te largaste tú? Es la primera vez que escucho tu nombre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Jue Mayo 29, 2014 2:30 am

Es agradable que sea habladora. Los guerreros que tenía conocido antes de irme solían ser bastante reservados. Sin duda es una compañía agradable. Hasta se ha molestado en ayudarme a hacerlo bien, pudiendo limitarse a ignorarme y seguir con lo suyo.

Parece interesada en mi forma de pelear así que asiento sonriente.

La verdad es que prefiero no pelear, pero si tengo que hacerlo, utilizo las tonfas —Me llevo la mano al cinto y saco una, colocándomela en la mano, con la porra contra el brazo —Son muy defensivas, así que lo prefiero. Claro que utilizo las piernas, pero es más fluido, no sé, más así —Me muevo hacia un lado y hacia el otro, como esquivando. Los movimientos son las sueltos, no tan rígidos como su forma de caminar. Me guardo la tonfa.

Sigo estirando mientras le presto atención. Así que ya hace un año, wow.

Pues si te digo la verdad, pensé que sólo habían pasado algunos meses, pero si tú ya hace casi un año que estás aquí... Buf, sí que debe de haber pasado tiempo... —Reflexiono un momento. Se me ha hecho tan corto estar con mi familia. —Pues entonces conocerás a los chicos de siempre. A Alehyss, Inger, Rick... No sé si Lyam sigue por aquí... O a Massen, que debe de ser de tu edad. O Corbin, creo que se llamaba así, un claritas algo callado. No sé, hay bastante gente, la mayoría son muy buenos chicos. Silvanus ahora está, no sé si llegaste a conocerle. Es un chico encantador, pero lo ha pasado muy mal... —Comento, haciendo un repaso de gente. Seguro que siendo así de agradable conocerá a unos cuantos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Jue Mayo 29, 2014 2:50 am

Me dedico a mirar sus armas con desinterés. A ver, no es que sean cutres... Bueno, un poco sí. Ni cortan ni hostias. Yo no me puedo basar en la fuerza, así que la contundencia no me va demasiado bien, la verdad. Antes que hostias, prefiero cortar. Es más seguro.

Enseguida se pone a divagar más. Parece un jodido abuelo, de verdad, con tanta batallita. Yo vine aquí a entrenar, no a que me cuentes tu vida, señor.

-Bueno, aún faltan tres meses para eso -contemplo, ladeando la cabeza. Buf... ¿Tanto ya? Si tiene razón y todo. Enseguida comienza a echar una retahíla de nombres, y no puedo sino asentir, algo animada según me cuadre-. Los conozco a todos -comento, risueña, asintiendo con ganas-. Al que menos, a Lyam. Y luego está Corbin, que es un puto -comento, conteniendo un gruñido, recordando nuestros últimos encuentros-. Massen y yo somos amigas -. Así lo considero yo, al menos-. Estoy intentando educar a su novio para que se porte mejor con ella, porque es algo gilí -comento, riendo entre dientes-. Y bueno... La tal Alehyss se me presentó hace poco en los dormitorios. Es más siesa que una suela de zapato. Y Dehnel... Lo conocí en unas circunstancias un poco perjudiciales para él, pero ya es agua pasada. Tiene mala suerte, el cabrón, eh -zanjo, torciendo el gesto, burlona.

Me encojo de hombros. La verdad es que sí que me siento sola, que aether que llega, aether al que le cuento mi vida.

-Ah. ¿Se ha marchado Silvanus? No lo sabía... Ya decía yo que llevaba tiempo sin verlo -comento, más para mí que para él.

Termino de estirar las piernas y roto un poco los hombros. Lo que se dice entrenar, llega por hoy, que no voy a hacer solo esto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Jue Mayo 29, 2014 3:00 am

Cuando me empieza a decir que los conoce sonrío encantado. Ya decía yo que una chica así tenía que ser abierta y conocerlos. No me sorprende lo de Lyam, más que nada porque el último recuerdo que tengo de él tenía un comportamiento arisco, aunque posiblemente se viese acrecentado por su rencor hacia a mí. Parecía que no fuese a superar nunca lo de Alehyss.
A medida que habla mi sonrisa se vuelve un poco comprometida. Parece una chica más habladora de lo que había pensado... Y algo mal hablada. No es que eso me parezca bien ni mal, pero es un poco desconcertante... Pero rápidamente mi atención se centra en otra cosa. ¿Qué? ¿Massen? ¿Novio? ¿¿Novio?? La miro muy sorprendido.

Alto, alto, alto... ¿Massen? ¿La pequeña Massen Dew tiene novio? ¿En serio? Tengo que hablar con ella, madre mía. Y la muy cabrita no me dijo nada en su carta... Tendré que cantarle las cuarenta. ¿Y cómo que educarlo? ¿Gilí? Será un buen chico, ¿no? Espero que no haya topado con ningún impresentable... Pobre Massen —Comento, hablando muy rápido y bastante alterado. Entonces me percato de que ha preguntado por Silvanus.

¿Tú tampoco lo sabías? Vaya, pues igual ni siquiera se ha ido... No sé, su cama era la que está al lado de la mía y sus cosas no estaban por ninguna parte. No lo he visto desde que he llegado y creo que los demás tampoco, pero es que parece que nadie sabía que se había ido... —Se me pasa por la cabeza que pudieran habérselo llevado de nuevo... No, no, Heylel, no pienses esas cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Jue Mayo 29, 2014 3:07 am

Enarco las cejas, extrañada. Bueno, bien pensado, quizás he dicho lo que no debía...
Y una mierda. Si Massen siempre ha sido puto reservada con esas cosas. Mejor se lo cuento yo al tipo este y así ella se lo ahorra, ¿no? Hasta me tendrá que dar las gracias.
Bueno, o no... Porque como le cuenta algo de Gerald... Aunque no es lo mismo... Vaya tesitura más complicada. Pero de perdidos al río.

-Pues eso parece, huh... Es un piscis más raro que un parvus de metro ochenta. Llámalo Buscador. Bueno, no... La gente lo llama Follow. Yo Buscador -. Me encojo de hombros-. No digas que te lo he dicho yo -. Que tengo un nombre que mantener-, pero es un buen tío... Pero, eso sí, me da que como novio es un desastre. Es de una tribu rara y hay que pillarle un poco la onda, que se le va la cabeza que es una pasada... A mí me cae bien. No tengo queja.

Niego un momento cuando se corrige.

-Eh, no, si tú crees que se ha ido, se habrá ido. No es que fuéramos íntimos, y llevo sin verlo meses, diría... Ya si lo vuelvo a ver le daré un capón por no avisar, o así -comento, encogiéndome de hombros con una sonrisa burlona.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Jue Mayo 29, 2014 3:19 am

Parece que se suelta hablando de Massen y si antes me parecía una chica seria creo que ahora se acerca más a una chica joven de esas que hablan así como ella y van en pandilla y te roban la cartera... Pero parece "legal" o como dicen ellos. Vamos, que no parece que me vaya a robar nada, pese a como habla. Supongo que no debería juzgarla por las apariencias, parece una buena chica.

Así que Massen tiene un novio raro... Cuando me dice que es de una tribu me asusta bastante.

¿Entonces es un buen tipo? Bueno, menos mal... Pero raro ¿por qué? Es que de una tribu... Espero que no sea de esos que son muy agradables con las chicas y tratan de llevárselas a sus tribus y adaptarlas a sus costumbres para tener hijos y no dejar que se vayan ni se relacionen nunca más con su familia... Oh, perdona, me he puesto a divagar en alto... Es que no te entiendo bien. ¿Es raro pro sus costumbres entonces? Pero la trata bien, ¿no? ¿No ha tratado de llevársela nunca? Espero que no le haya impedido hablar con sus amigos... —Esto me pone un poco paranoico, la verdad. Massen es tan pequeña todavía... Seguro que se cree cualquier cosa...

Oh, bueno, pues espero que esté bien de todas formas —Añado a lo de Silvanus.

Frikka se dispone a contarme cosas acerca del tal novio de Massen, pero como es un tema que me interesa demasiado y ya llevamos mucho tiempo parados, le propongo dirigirnos a donde quiera que tenga pensado ir ella y mientras que me cuente por el pasillo. Ya pondré yo verde a esa piscis cuando la vea, hum...

*se van*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jun

avatar

Edad : 19
Mensajes : 1350

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Mar Jun 03, 2014 3:35 pm

Bueno... Venga... Todavía tengo magullado el cuerpo de la caída de ayer: tengo rasguños en las manos, una herida en la rodilla y algunos cortes en la mejilla izquierda, además de los pertinentes moratones... Sí, soy un torpe, pero... Vamos, Jun... No puede ser que una caída acabe contigo...

Hoy voy a practicar puntería. Solo un rato, que me duelen las manos, pero voy a hacerlo. Porque no me viene mal, y porque es divertido tirar con arco. Debería proponer a Lluvia que viniésemos juntos otro día, la verdad, ahora que está mejor. Seguro que eso la animaría un poco. Siempre parece algo aburrida y no puedo evitar pensar que podría hacer más por ella...

Tomo el arco y el carcaj con flechas nada más disponer tres de las dianas, a diferentes distancias de mí. Ya he estado practicando la velocidad, las últimas veces, así que hoy voy a practicar la capacidad de apuntar a objetivos diferentes en poco tiempo. Todo es importante, aunque crea que no voy a ser capaz... Bueno... Es que si fuesen personas, no...

Me alejo de todas las dianas y comienzo apuntando a la del centro, que tengo casi en frente. me duele algo la mano al tirar por culpa de la piel levantada, así que tras un par de tiros decido ponerme unos guantes finos para evitar el roce. Pero nada de detenerse, no...

Hago diferentes patrones de tiro, intentando que sean lo más aleatorios posible, aunque para eso sería mejor otra persona que diese las órdenes... Como sea... La verdad es que aún acierto bastantes tiros, aunque al disparar rápido la mayoría quedan lejos del centro, y también hay los que evitan la diana y terminan en el suelo, o chocando contra la pared.

Practico un buen rato. Al principio estoy inmóvil, pero luego me permito, incluso, moverme yo un poco también, mientras tenso el arco y lanzo nuevas flechas. Quizás eso ha sido excesivo, porque cada vez más se van fuera, y sin munición ilimitada es un peligro. Pero... Bueno, tengo algo así como munición ilimitada, ¿no? Si se me acaban las flechas, siempre puedo usar magia, en un momento de emergencia...

Tras un buen rato, estoy bastante cansado: no estoy acostumbrado a tirar tanto tiempo seguido. Sin embargo, me encuentro bastante bien. El ejercicio suele hacerme sentir bien, aunque cansado. Más activo que estar estudiando, desde luego.

Recojo las flechas que han quedado clavadas, o por el suelo, y luego las guardo. Ya es hora de hacer otra cosa.

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Jue Jun 05, 2014 11:50 pm

Tenía todo listo para su viaje. Rápidamente se pondría en marcha pero antes necesitaría mejorar un poco sus habilidades.
Desde que había tenido a su hijo Lyo no había tocado a Korvas. Sin embargo su mano había cogido algo de peso (al igual que todo su cuerpo) y parecía que su florete se sentía reacio a su mano. Sus callos habían desaparecido y ya no se ajustaba de la misma manera. Era como si aquella antigualla asesina que había pertenecido a su fugitiva madre fuese reacia a volver a aquellas manos que habían cambiado de rumbo.

Cassandra lo notaba y su sonrisa había dejado paso a un ceño fruncido desde que había entrado a la sala de entrenamiento para practicar fintas y movimientos que tenía perfectamente aprendidos en su memoria pero que sus músculos, su vestido hasta los pies y junto con sus desarrolladas mamas, le impedían moverse de nuevo con la naturalidad de antes.

-Me cago en la leche.- Refunfuñó mientras se hacía un churro con la parte de delante del vestido, dejando sus piernas al aire.

*se queda*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 12:09 am

Con el paso del tiempo había logrado hacerme a un horario más correcto, a una monotonía agradable, pero he terminado por despertarme tarde un solo día, y ni el ejercicio del lago ha bastado para que me coja el sueño a estas horas, de modo que decido desgastarme un poco más. Es la forma perfecta de cansarse, y de hacer algo de provecho a la vez.

Nada más entrar, me detengo un instante, sorprendiéndome por quien encuentro en la sala. Alzo las cejas, extrañada.

-Cassandra -llamo, aproximándome a ella tras un segundo de duda-. Llevaba sin verte bastante tiempo.

Desde que nos despedimos en las mazmorras. Es un recuerdo desagradable que traer a colación, de modo que prefiero no pronunciar esa palabra y dejarlo, simplemente, en una casualidad.

-¿Cómo te encuentras? -inquiero, acercándome a las armas, echando un ojo por la zona.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 12:15 am

Alzó la vista con una sonrisa mientra se sacaba un mechón rojo de delante de la cara.- ¡Alehyss!- Dijo enfundando a Korvas y apurando el paso hacia ella, dejando caer el vestido que había recogido con anterioridad, de modo que volvió a cubrir sus piernas.
Cogió sus manos.-¿Cómo estás?- A continuación se colocó a su lado y y le pasó un brazo por los hombros y le dio un par de palmaditas.- ¿Todo bien?- Mantenía una sonrisa de reencuentro, sin embargo sabía perfectamente las sombras que oculataba aquel momento. Sin embargo, como cuando te encuentras con alguien al que la última vez viste en un funeral, no removería el pasado para evitar heridas por parte de ambas, si hubiese alguna.
-¿Cómo tú por aquí? ¿No tienes sueño?- Rió.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 12:23 am

Ella parece más animada que yo al verme. Es una buena señal. Recuerdo cuando la conocí, hace ya tiempo: era una mujer malhablada e impulsiva. No parece que haya cambiado demasiado a ese respecto, pero sí la noto cambiada. Fue en las mazmorras, aquel día que se hizo llamar Cassandra en vez de Bocanegra.

Esbozo una leve sonrisa, asintiendo, correspondiendo a su contacto con una leve palmadita en el hombro.

-Estoy bien, estoy bien -. Asiento de nuevo, reafirmando mis palabras-. Mejor de lo que parece por mi sequedad usual -prometo, acentuando un poco la sonrisa.

Roto los hombros hacia atrás: primero uno, luego el otro. Echo un nuevo vistazo a las armas y luego a ella, curiosa.

-Lo cierto es que estoy desvelada. Aunque no soy la única de por aquí que está a deshora. ¿Entrenas mucho por la noche? -inquiero, contemplando el arma que lleva en la mano.

Es la misma ahora que aquel día, que el día que recogimos a Madame Desmarais en aquel lugar... Lo poco que sabía entonces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 12:32 am

-Ajajá hay que "humedecerse" entonces, Alehyss~- canturreó alejándose de ella moviendo los dedos de las manos de arriba abajo de forma grotesca, acompañando su gesto con una gran carcajada final.- Disculpa mi humor.- Dijo apretándole un pecho y dándose media vuelta camino al centro de la sala, volviendo a desenfundar a Korvas, que seguía áspera a su dueña.


-Sólo los débiles entrenan de día. Si eres capaz de matar a un tío por la noche, eres capaz de matar a tres bajo la luz del sol.- Dijo estirando los brazos por encima de su cabeza.
Rotó sobre sus pies y la señaló con su arma.- Entreno porque pronto partiré en una misión y necesito estar al día.

Levantó una pierna y mandó a volar uno de sus zapatitos para luego hacer lo mismo con el otro.- Por Mithos qué tortura.- Rió, echándose el pelo hacia atrás.
-¿Te animas, guapita?- Dijo guiñándole un ojo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 12:51 am

Tuerzo la sonrisa ante su comentario, pero la disculpo de todos modos, negando suavemente. Hubo un momento en el que incluso me hubiese enfadado, alzando el mentón, superior, pero ahora mismo puedo tomármelo con humor.

-No te preocupes -comento, escogiendo, finalmente, una espada normal y corriente.

La miro, girándola en la mano, primero por un lado y luego por el otro.

-Es cierto que saber matar de noche te hace más perspicaz, pero no olvides que existe una raza a la que no pillarás desprevenida de esta forma. Quizás llegue a deslumbrarte la luz incluso a ti, si te desacostumbras-comento, con una sonrisa mordaz-. Nunca me acostumbre a estas armas tan burdas -murmuro, refiriéndome a la espada.

Una misión. Recientemente, parece que todo el mundo hace algo como eso. Yo fui hace poco, pero echo en menos un poco más de actividad, sinceramente.

-¿Te vas muy lejos? -inquiero, alzando las cejas, curiosa, serena-. ¿No tenías un hijo a tu cargo?

Qué innecesaria carga...

Enseguida esbozo una sonrisa, interesada, con un brillo de interés en los ojos. ¿Hay mejor forma de entrenar?

-Por supuesto -. Asiento, tomando distancia.

Una espada... Ahora me arrepiento. Podía haber escogido un arma mejor. Pero está bien así.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 1:13 am

-No iba a hacerlo.- Concluyó a su disculpa de forma mordaz pero amable.

-Aabababá. Paparruchas de viejos.- Sonrió señalándose a sí misma con el pulgar.- Alehyss, la experiencia no es lo que te sucede. Sino lo que haces con lo que te sucede.- Dijo algo más seria.- Y tengo demasiada experiencia con luchas al amanecer como para deslumbrarme con el solete.- Rió.

-Bueno, la verdad es que no sé muy bien cuan lejos me voy...- Se rascó la cabeza.- Espero que los astros estén de mi parte y no tenga que ausentarme mucho. ¿Ah, el piojo? Se lo he dejado a Rick Dehnel, ¿le conoces? Le he dicho que así ligaría más y bueno... así Lyo también tiene un poco de educación masculina. Y mis cervicales, descanso.- Comentó viéndola coger la espada.

Recordaba su arma de ya hace mucho tiempo, cuando habían ido a buscar a aquella mujer. No era una espada. Quizá estuviese intentando cambiar de aires en cuanto a armamento o quizá simplemente quisiera igualar el terreno.

Sin decir nada, Cassandra se colocó de medio lado, con su izquierda en la cadera atrasada y la diestra extendida con Korvas lamiendo el acero de su compañera, catándolo por la derecha, por la izquierda... tanteando su filo y su corte.
Avanzó un paso hacia delante y lo retrocedió.- ¿Qué harás contra mi exquisita formación?- Se chuleó, tan de broma como en serio. Y entonces dio su primera y pequeña estocada hacia delante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 1:28 am

Desde luego, se jacta. No sé si con razón o no. Parece, por un lado, la típica mujer arrogante, altanera, de más incluso, que aprovecha cualquier instante para alardear de lo que tiene o ha hecho. No tiende a gustarme la gente así. No obstante, compartimos mazmorras durante meses, y eso hace que haya desarrollado una simpatía especial por ella.

-La experiencia es el estudio añadido a la suerte -zanjo, sin más, encogiéndome de hombros con suavidad, y soltando luego el cuerpo, relajando los hombros.

Enarco las cejas cuando sale un nombre a colación: Rick Dehnel. No puedo evitar un resoplido que oculta una ligera risa de burla. Desde luego, no puedo decir que sea el menos apropiado para cuidarlo, así deja de molestar. Pero, al mismo tiempo...

-¿Sabrá ese cabeza de chorlito hacer el trabajo? -inquiero, jocosa, mordaz, fijándome en cómo empieza a prepararse para el combate.

Afianzo la derecha, con cuidado, sintiendo cómo examina mi arma con la suya. El florete es más rápido, liviano y versátil. Desde luego, diría que estoy en desventaja. La espada es más contundente, pero no cuento con experiencia a mi favor. Como mucho, suerte. La mitad.

Veo venir su estocada y retrocedo velozmente, empujando su arma hacia la derecha con la mía, tratando de apartarla para avanzar luego, tanteando, lanzando un corte hacia su muñeca. Solo es una comprobación: tengo que calibrar sus habilidades.
La desventaja resulta frustrante, pero estimulante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 1:52 am

-Oh, venga. Si es un cielo de niño.-Dijo quitándole peso al asunto con la mano.- Mientras no me llegue una noticia de defunción, su trabajo está bien hecho. Además Lyo ya sabe cuidarse. Es un bebé muy listo. Tendrá a Rick comiendo de su mano en un par de días más.- Rió despreocupadamente. Ahora su hijo le importaba más bien poco.

La chica es, cuanto menos, rápida. Aunque si la llego a pinchar con aquel simple golpe me habría defraudado mucho.- ¿Serás capaz de mantener una conversación mientras luchamos?- Dijo esquivando con cuidado el golpe de la chrysos.- Uops~ Eso estuvo cerca, preciosa.- Se mordió con ansia el labio inferior. Sus sentidos estaban a flor de piel y su cerebro trabajaba a toda potencia.

Korvas decidió esta vez envolver la espada enemiga entre sus brazos con un giro de muñeca y apartarla hacia la derecha, mientras que sus piernas avanzaban poco a poco.
Su objetivo era la pared. - ¿Qué me cuentas, Alehyss?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Jun 06, 2014 2:09 am

Resoplo un instante, moviendo la cabeza de un lado a otro, poco convencida. No es que dude de las facultades de Dehnel... No. Es precisamente eso. No querría un niño por nada del mundo,pero, pese a todo, no daría ese niño no deseado a Rick Dehnel por nada del mundo.
Bueno... Quizás esté exagerando ligeramente.

-Es deber tuyo cerrarme la boca, si no quieres que hable -respondo a su provocación, alzando la barbilla con orgullo. Aún en desventaja, no le tengo miedo.

Ella juega con habilidad. Desde luego... Hasta me dejo guiar por sus movimientos, interesada, tratando de aprender de ello, de alguna forma. Retroceder, de todas formas, no es adecuado, por lo que tras ir algunos pasos hacia atrás comienzo a desplazarme también lateralmente, de forma que mi retroceso se vuelve diagonal: quiero reencaminar mi dirección hacia el centro de la sala para tener un espacio abierto en el que moverme con más libertad.

-Chrysantae -invoco, una de las veces que nuestras armas se tocan, mientras ella me envuelve.

No es una magia poderosa, pero espero que baste para poder generar un hueco, atravesando los metales de las dos armas, y poder lanzarme a punzar su vientre. Se hace así, ¿no?
Debo mantener, siempre, la distancia necesaria para retroceder si reacciona.

Me ha hecho callar un instante, desde luego.

-Nada particular -murmuro entre dientes-. Tengo una existencia tranquila. Estuve en Aqua, hace poco.

Es de allí, ¿no?

El combate se prolonga un poco más, aunque nada serio, acompañado de una charla bastante insulsa que resulta agradable, debido a lo que representa: ambas estuvimos en una situación similar, pero ahora parecemos haber ascendido de posición, de alguna forma.
Finalmente, tras demostrar que hay cosas que domino mejor que la espada, sin embargo, nos despedimos, dada la hora. Al fin y al cabo, solo vine a terminar de cansarme.

*se van*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Mar Jul 01, 2014 2:55 pm

Ropa ceñida, flexible, cómoda. Calzado similar, con una suela que permita palpar ligeramente el suelo, aunque no tan fina como para ser atravesada por cualquier elemento. El pelo recogido en una pequeña coleta, que es a lo que puedo aspirar. En resumen, estoy preparada para ejercicios de agilidad sin ningún inconveniente. Y, con la pierna en perfecto estado, no tengo reparos en hacerlo al máximo.

Primero el calentamiento: un trote ligero, ejercicios de articulaciones de abajo hacia arriba, luego un trote algo más rápido, intercalando breves sprints, pero sin llevarme al límite. Tras eso, comienzo con varias series de saltos diferentes: saltos con las piernas juntas, en el sitio, cada vez llegando más alto; saltos abriendo y cerrando las piernas hacia los lados, y luego adelante y atrás.

Lo siguiente es hacer algunas prácticas sencillas. Me dedico a repetir un único ejercicio, consistente en correr hacia una dirección y, en un momento determinado, impulsarme ligeramente para rodar por el suelo, en una voltereta simple, y aprovechar la inercia del movimiento para levantarme enseguida, de nuevo. Es fácil, nada especial, pero hecho a tiempo puede librarte de muchos ataques que apunten por encima de la cintura. He de hacer, como siempre, diversas repeticiones de cada tipo de voltereta: saltando hacia adelante o rodando sobre el hombro derecho o el izquierdo en función de la dirección que quiero seguir.

En el siguiente ejercicio voy a usar las manos, por lo que antes hago una breve serie de flexiones y realizo rotaciones de brazos y muñecas. No me puedo permitir el más mínimo esguince o torsión.

Comienzo haciendo un pino puente y manteniéndolo durante varios segundos, impidiendo cualquier temblor o movimiento del cuerpo, pero sin tensarlo tampoco. No debe representar un esfuerzo muscular; el cuerpo debe permanecer relajado para evitar contracturas.
Pasar de esa posición al pino, alzando simplemente las piernas, resulta sencillo, y debo mantenerme entonces, vertical, solo sobre las manos, evitando desequilibrios y, de nuevo, tensar en exceso los hombros o el cuello. Puede parecer sencillo, pero mantener el equilibrio en estático es más complicado que en movimiento.

Tras repetir cinco veces ese ejercicio, me siento preparada para mezclar, por fin, saltos con brazos.
La voltereta hacia atrás, con apoyo en los brazos para impulsarme de nuevo, es la más sencilla, por lo que puedo, incluso, llegar a encadenar varias. Es una forma habitual para alejarse repentinamente de un enemigo, y además es muy visual. Y con mantener una inercia en el impulso, es sencillo llegar a encadenar tres o cuatro sin problemas, y más si uno es capaz de mantener una velocidad constante y de no deformar el cuerpo con cada salto.

Tras unas veinte repeticiones, algo cansada, paso al mismo ejercicio, pero esta vez hacia adelante. El proceso es similar, aunque hay que cambiar la posición del cuerpo. De todas formas, esto tiende a dar menos impulso por lo que lo utilizo menos. Sin embargo, tras las mismas repeticiones, sí me permito la mezcla de este con el anterior. Primero realizo el impulso, pero en vez de colocar las manos paralelas entre sí, y con los hombros, adelanto una y atraso otra, de forma que, aunque el salto sea hacia adelante, en medio del arco mi cuerpo gire, adoptando primero una posición perpendicular a la del principio. Al caer, de este modo, haciendo una leve torsión, ya consigo estar de espaldas, por lo que simplemente hay que hacer el siguiente salto hacia atrás, normal, arqueando la espalda e impulsándose con las manos.
También queda muy visual, y más impresionante que un salto simple, pero no es especialmente complicado si sabes cómo hacerlo.

Me detengo, secándome el sudor de la cara, el cuello y las manos con una toalla, y hago estiramientos concienzudos. Iba a entretenerme menos con estos ejercicios y pasar directamente a los mortales, pero al final no ha sido así. La próxima vez comenzaré con ellos.

Tras asegurarme de que todos los músculos estén flexibles y estirados, abandono la sala en dirección a los baños.

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Jul 14, 2014 1:37 pm

El chrysos, reprimiendo un bostezo, entró en la sala de entrenamiento. Por increíble que pareciese, llevaba un par de días yendo a entrenar y estaba acostumbrándose a practicar algo por las mañanas (que en su diccionario particular era ese periodo indefinido que iba desde el desayuno hasta la hora en la que decidía comer, así que bien podía hablar de la mañana de las tres de la tarde como de la mañana de la una de la tarde). Al principio, durante los primeros días tras la apuesta con Alehyss, pensó en limitar su entrenamiento a correr con ella, pero al final había optado por hacer algo por su cuenta. Los motivos de su decisión él nunca los admitiría porque su orgullo no se lo permitía, pero prestando un poco de atención uno podía sacar varias teorías, como, por ejemplo, que le avergonzaba el hecho de que la chrysos estuviese en mejor forma física que él, o que sentía que durante ese año en el que prácticamente no había hecho nada había perdido buena parte de sus capacidades. Antes, hacía unos años, no acaba medio muerto después de correr, y ahora cada vez que entrenaba con la muchacha terminaba resollando, medio muerto, con las manos en las rodillas y el corazón galopándole. Y a pesar de que nunca había sido un gran deportista, y de que sus hábitos de vida jamás habían sido especialmente sanos, no podía permitirse ese nivel tan bajo de todo. O acabaría sin brazos.
O sin piernas.
Tal vez incluso muerto.

Lyam se acercó al armario de armas, y observó el interior, curioso. Otro motivo por el que probablemente acabaría quedándose sin sus extremidades o convertido en cadáver era su falta de arma. Hacía ya casi un año que estaba desarmado, y si bien cogía armas cada vez que iba de misión o cuando atacaban Brontë, cada vez estaba más convencido de que necesitaba algo. Algo propio, no algo prestado. Uno nunca sabía en qué momento podían atacarle, y no querría verse frente a un bicho de esos que vagan por el mundo sin nada más que esos brazos que tenía: el combate cuerpo a cuerpo estaba muy bien, de hecho, a él le gustaba, pero contra un, qué sabía él, ¿karniflash? dudaba que pudiese hacer algo así. Suspiró y se apartó del armario. También sería interesante que aprendiese a manejar del todo algo que no fuese una daga o puñal: ya había comprobado lo inútiles que podían resultar contra las bestias. El problema era que él no era un ducho en eso de las relaciones sociales, y a ver a quién demonios le pedía ayuda. Negó con la cabeza. Ya encontraría alguna solución.

El chrysos cogió un par de muñecos y los colocó en el centro de la sala, formando una especie de círculo con ellos. De momento, mientras no sabía exactamente qué quería hacer (¿aprender a usar un arma nueva o seguir con su estilo?), se limitaba a hacer ejercicios de combate cuerpo a cuerpo, probado diferentes series que incluían patadas y puñetazos, buscando atacar diferentes partes de los muñecos (cuello, cabeza, rodilla, pecho, etc). Al principio, sus entrenamientos apenas incluían patadas, pero él mismo era consciente de que su estilo se basaba mucho en los puños, así que tras unas sesiones había aumentado las series de patadas y reducido las de puños. Ahora mismo se centraba en ellas.

*se queda*
fdr. xops demostrando mi grandísimo vocabulario en el último párrafo (periodista de pacotilla)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jun

avatar

Edad : 19
Mensajes : 1350

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Jul 14, 2014 1:47 pm

Abro los ojos de pronto. Me encuentro en la puerta de la sala de entrenamiento y, frente a mí, Lyam, el chrysos, uno de los que me salvó... Hace tiempo que no me lo encuentro. Está haciendo ejercicios. Está entrenando. Está...

Yo estoy...

...

Miro a mi alrededor, inmóvil, con el cuerpo algo tenso. Me vuelvo. La puerta está abierta, a mi espalda. Luego, de nuevo, me giro hacia el chrysos, pestañeando rápido un par de veces, confuso. Y, una vez más, recorro la sala con la mirada, pero no hay nada más. Solo él, yo, las armas, los muñecos...

Lo miro por tercera vez, confuso.
¿Y yo? No tenía pensado entrenar hoy.
¿Por qué estoy aquí?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Jul 14, 2014 2:09 pm

Por el rabillo del ojo, el chrysos vio entrar a Jun, pero no le dio demasiada importancia. Sin cesar su entrenamiento, lo saludó con un simple gesto de cabeza, esbozando una pequeña sonrisa, y después volvió a centrarse plenamente en golpear a los muñecos que lo rodeaban. A pesar de que hacía mucho que no veía al claritas, ahora mismo no se sentía con el ánimo de iniciar una conversación. Además, el muchacho también debía tener cosas más importantes que hacer que ponerse a hablar; no en vano, la sala de entrenamiento no era ese lugar donde la gente se reunía para charlar.

Cuando volvió a mirar al claritas, de nuevo de soslayo y por azar más que por voluntad, el muchacho seguía en el umbral de la sala. Lyam frunció ligeramente el ceño, preguntándose por qué no se movía, y,  aunque en un primer momento decidió ignorarlo, el aspecto confuso del claritas le hizo detenerse. Parecía sorprendido por algo.

El chrysos observó a su alrededor, buscando algo extraño en el lugar, pero no encontró nada. Ahora mismo, lo más raro en la sala era él mismo entrenando, y dudaba que aquello fuese suficiente como para que el claritas lo mirase tan pasmado.

Parpadeó.

—¿Te encuentras bien? —preguntó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jun

avatar

Edad : 19
Mensajes : 1350

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Jul 14, 2014 2:44 pm

La voz de Lyam me hace volver un poco en mí. Lo miro, algo más alarmado, pero termino por asentir con lentitud. Hurgo en mis bolsillos, sacando un trozo de carboncillo y un trozo de papel, y garabateo rápido, acercándoselo cuando termino para que pueda leerlo y tendiéndoselo.

"Siento haberte molestado. Creo que estaba tan distraído que ni me he dado cuenta de a dónde iba. ¿Llevo mucho ahí parado?"

Dibujo una sonrisa, algo tensa y nerviosa, mirándolo. Él, como guerrero de verdad, no debe verme asustado por alguna tontería... Aunque cuando me doy cuenta me estoy frotando el brazo izquierdo con la mano contraria, algo incómodo. Enseguida recupero la posición.
Mithos...

Sacudo la cabeza. Sigo algo adormilado. Hoy he dormido bastante mal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Jul 14, 2014 2:56 pm

El chrysos lo observó en silencio, atento a sus movimientos. En un primer momento, el claritas pareció alarmado, más que antes, pero aquello solo duró un segundo; después, simplemente asintió y rebuscó algo en los bolsillos.
Lo que el muchacho escribió explicaba por qué se había mostrado tan sorprendido antes, aunque no dejaba de resultar extraño. Raro. ¿En qué estaría pensando como para distraerse tanto?

—Tranquilo, no me molestas —aseguró, acercándose al muchacho. Frunció ligeramente el ceño, pensativo. Luego negó—. No demasiado. Un par de minutos, más o menos.

Se fijó en que el claritas se frotaba el brazo izquierdo con la mano derecha. Lyam ladeó la cabeza. Parecía incómodo, tal vez algo asustado.

—¿Seguro que estás bien?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jun

avatar

Edad : 19
Mensajes : 1350

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Jul 14, 2014 3:06 pm

Asiento. Dos minutos... Bueno, contando el tiempo que llevaba en la puerta mirando alrededor, no es tanto, realmente. Es un alivio. Por un instante llegué a asustarme... Aunque, de todos modos, no soy capaz de recordar el momento exacto en que me dirigí a la sala de entrenamiento.

Su pregunta me hace mirarlo, y pronto estoy escribiendo de nuevo.

"Verás, estaba yendo al baño. Puse la mano en el picaporte para abrir la puerta y de pronto estabas frente a mí. Creo que simplemente no estaba concentrado en lo que hacía. Quizás sea cansancio."

Le cedo el papel. Luego suspiro, llevándome la mano a la cabeza, apartándome el pelo un momento. No suena demasiado convincente para mí, aunque tampoco es que sea la primera vez que me distraigo y camino sin rumbo. Supongo que no resulta imposible. Siempre he sido algo torpe, y es el tipo de cosas que me pegan...

Me vuelvo hacia la puerta de nuevo, mirándola un momento. Luego a Lyam, frente a mí.
Pese a todo, debería descansar, supongo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Jul 14, 2014 3:21 pm

Lyam tomó el papel que el claritas le tendió y lo leyó con atención, sorprendiéndose por lo que había escrito. De nuevo, frunció el ceño, más extrañado que antes. Por distraído que estuvieses, confundir el camino a los baños del camino a la sala de entrenamiento era complicado. Él mismo era bastante despistado, y a pesar de que había veces en las que caminaba sin rumbo, nunca se había visto en una situación semejante a la que proponía el muchacho.

Lo miró, devolviéndole el papel. La única explicación que se le ocurría era que fuese sonámbulo.

—¿Estabas durmiendo o algo? —inquirió. Esbozó una suave sonrisa—. ¿O te ha pasado antes? Ya sabes, a lo mejor es un caso de sonambu... —Arrugó el ceño—. Lismo —concluyó, pasados unos segundos.

Aquello se le daba bastante mal. Seguro que había muchas más explicaciones que la de ser sonámbulo, pero a él no se le ocurría ninguna mejor. Se sentía algo estúpido.

—A lo mejor deberías contarle esto al médico de Brontë —sugirió. Un médico probablemente encontraría explicaciones mejores que las suyas—. No porque sea grave ni nada, no te creas. Pero seguro que te puede ayudar más que yo. —Sonrió—. Mis teorías no son demasiado buenas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   

Volver arriba Ir abajo
 
Sala de entrenamiento
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 37 de 40.Ir a la página : Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38, 39, 40  Siguiente
 Temas similares
-
» Sala de entrenamiento
» ¿Como calculais la posicion de vustros altavoces en la sala?
» Relacion cajas/sala...pegada...
» AYUDA CON GRÁFICA DE MI SALA
» CAJAS POCO EXIGENTES CON LA SALA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Palacio de Brontë :: Interiores del Palacio-
Cambiar a: