ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Capilla

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Blues
Jefe de Raza
avatar

Edad : 36
Mensajes : 734

MensajeTema: Capilla   Vie Abr 12, 2013 12:51 am



Ubicada cerca del cementerio, en esta pequeña capilla los guerreros más devotos podrán rezar sus oraciones a su dios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Miér Abr 24, 2013 9:57 pm

Cabizbajo y sin ganas de nada, recorro las afueras del castillo, solo, hasta que doy con una pequeña capilla bastante atacada por el verde natural. Levanto levemente la cabeza para verla, no la había visto antes. Ni siquiera me había planteado la idea de que Brontë tuviese una capilla, pero siendo un palacio familiar supongo que tiene sentido...

Con el retrato de Gabrielle apretado contra el pecho me siento en una de los pequeños escalones que dan paso a la puerta de madera y me quedo allí. Seguramente no viene nadie por esta zona y los lugares de culto siempre traen tranquilidad. No sé si el equilibrio místico de Mithos tiene algo que ver con nuestras acciones, pero prefiero no pensar en ello o me sentiré repudiado por la energía del planeta.

Suspiro profundamente y miro el retrato, sujetándolo con ambas manos y pensando en el terrible encuentro con el líder caeruleus. No sé si me siento peor por el miedo que había pasado o por haberme comportado como un servil y arrastrado traidor. Los ojos se me llenan de lágrimas y se me hace un nudo en la garganta de forma que me llevo las manos a la cara. No puedo con esto, Gabrielle. Pensaba que podría pero, en situaciones así, me doy cuenta de que no puedo. ¿Qué hago en Brontë, Gabrielle? Sí, sé lo que hago pero, cada vez me duele y cuesta más permanecer en este lugar.

*se queda*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Miér Abr 24, 2013 10:29 pm

Lyam paseaba por los exteriores de Palacio cuando vio algo que le llamó la atención: a lo lejos, a un par de metros de donde él estaba, había una pequeña capilla que no recordaba haber visto antes. Movido por la curiosidad, el chrysos se acercó hasta el lugar.

Al llegar, se encontró con Heylel: el aether estaba sentado en uno de los escalones que daban paso a la puerta principal, con la cabeza entre las manos. El chrysos no sabía si estaba llorando o no, pero a primera vista lo parecía. Lyam se preguntó qué le había pasado. No recordaba haberlo visto nunca con un aspecto tan decaído.

—Eh... Buenas noches.


Última edición por Lyam el Jue Abr 25, 2013 12:15 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Miér Abr 24, 2013 11:06 pm

Cuando escucho la voz de Lyam levanto la cabeza rápidamente, como si me hubiese asustado y todavía con el ceño entre fruncido y caído y las mejillas húmedas. Mi cara pasó de una sorpresa momentánea a una mueca triste de nuevo pero, al verme acompañado, en lugar de apoyar de nuevo la cara entre las manos me paso la manga de la camiseta por la nariz, para limpiarme un poco y miro hacia otro lado.

Hola... —Digo, con la voz pastosa y entrecortada por la llorera. No sé si quiero que esté aquí o no, ni tampoco si Lyam es la persona a la que esperaba ver primero tras el desafortunado encuentro con el líder. Pero tampoco se me ocurría nadie mejor. Con el nudo en la garganta no quise decir nada más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Miér Abr 24, 2013 11:26 pm

Cuando el aether alzó la cabeza, el chrysos comprobó que sí estaba llorando. Lyam frunció ligeramente el ceño, confuso, y volvió a preguntarse qué le había pasado a Heylel. Pese a que no tenía una gran relación con el aether, se imaginaba que debía haber sido algo grave: era incapaz de ver a un tipo tan serio como Heylel llorando por cualquier tontería.

—E... Ey, ¿qué te pasa...? —inquirió mientras se acercaba a las escaleras con cierta preocupación—. ¿Te... eh... Te encuentras...?

Se pasó una mano por la nuca. Nunca se le había dado especialmente bien animar a la gente: en momentos como el de ahora no sabía qué decir, ni si la gente prefería su compañía o estar sola.

—Quiero decir... Es evidente que no, pero... Si te encuentras mal o algo... Y quieres hablar, pues...

Se encogió de hombros. Se sentía un poco inútil siendo incapaz de hilar las frases.


Última edición por Lyam el Jue Abr 25, 2013 12:10 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Miér Abr 24, 2013 11:33 pm

Lyam se sorprende un poco, o eso parece. La verdad es que todo el mundo se sorprende cuando ve a alguien llorar o en mal estado, supongo. Yo lo hago y me da pena y me acerco y Lyam dice si necesito hablar así que supongo que le daré pena o se preocupará un poco por la gente porque es una persona decente. Así que supongo que eso me hace sentirme algo mejor. Sorbo los mocos y me froto un ojo con la manga de la camiseta. Me quedo mirando hacia abajo.

Pues... No sé... —Me entra la llorera de nuevo, pero consigo controlarme respirando fuerte. —Es que... No me encuentro bien... Quiero decir, no... —Vuelvo a sorber y a frotarme los ojos. —¡Es que yo no soy un guerrero! —Digo en un tono más exaltado, haciendo un fuerte gesto con las manos y tosiendo un poco por lo pastosa que tengo la garganta. —Yo no soy valiente, ni fuerte, ni nada... Y entonces no sirvo para nada porque la gente me cae bien y... —Se me anuda la garganta y vuelvo a sentir las lágrimas caerse. —¡Es que no tengo la culpa! Pero es que no soy capaz de nada... —Digo, envolviéndome en ese remolino de exaltación y llorera de nuevo y echándome a llorar otra vez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Jue Abr 25, 2013 12:00 am

Lyam escuchó a Heylel con atención y luego permaneció en silencio unos segundos, tratando de buscar las palabras adecuadas para animarle. No sabía qué decirle. Tampoco entendía muy bien por qué estaba así ni qué le pasaba realmente, así que eso complicaba bastante la situación.

Volvió a pasarse una mano por el cuello. Luego se sentó en la primera escalera, a la izquierda de los pies del aether, y lo miró.

—Venga ya... Claro que eres capaz de hacer cosas, Heylel. —Esbozó una corta sonrisa—. Y claro que eres valiente. Si no fueses valiente, no estarías aquí y estarías en casa con tu esposa. —Se humedeció los labios y parpadeó. Sonrió—. Mírate, ¿cuántos años tienes? ¿Veintidós, veintitrés ya? —Lo miró de reojo—. El caso, tienes más o menos mi edad y ya tienes una familia, un trabajo y un hogar y, bueno, alguien que no sirve para nada no conseguiría esas cosas siendo tan... Joven. —Suspiró—. Y, bueno, a lo mejor no eres un gran guerrero, que yo no lo sé, pero tienes otras cualidades importantes que van más allá de pelear y que también son importantes. Un buen guerrero no es el que sólo... El que sólo se dedica a dar golpes aquí y allá. O al menos yo creo que un buen guerrero es capaz de trabajar en equipo y, bueno, yo creo que tú puedes y... Eh. —Volvió a pasarse la mano por la nuca. Resopló—. No sé si me estoy explicando, que creo que no, pero lo que quiero decir es que yo sí que creo que eres valiente y que, eh, vales para muchas cosas.

Miró al aether. Definitivamente, aquello se le daba fatal.

fdr. roleo pausado uvu
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Sáb Abr 27, 2013 11:55 pm

Lyam me habla tratando de ayudarme y consolarme, pero lo que dice, a pesar de que hay cosas que sí me animan levemente, solo me hacen pensar en que no sabe nada de nada.

Niego con la cabeza y continúo pasándome las manos por la cara para limpiármela tras cada goterón que me cae desde los ojos.

Estoy aquí, pero cada día deseo no estarlo... —Confieso con la voz aguada. —No, pero... No sirvo, no valgo, Lyam... Yo... El líder Darvenwish vino a preguntarme por qué merodeaba por el lago ¡y ni siquiera estaba haciendo nada extraño! Solamente vi que había gente allí fuera y listo y... Entonces empezó a asediarme hasta que me derrumbé por completo y me sentí muy... muy... ¡cobarde y estúpido! —Vuelvo a echarme a llorar apoyando la cabeza entre las piernas y rodeándome con las alas para arroparme. Ahora mismo me gustaría estar en algún lugar calentito con alguien abrazándome.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 12:09 am

El chrysos frunció levemente el ceño al escuchar al aether. Ahora ya no lo miraba sólo con compasión, sino que también observaba a Heylel con interés. ¿Qué había visto en el lago que había llamado la atención del líder caeruleus? ¿Qué le había contado el aether? No lo sabía, pero quería saberlo.

Sin embargo, en lugar de preguntar, el chrysos apoyó su mano izquierda en el hombro del aether, como si quisiese infundirle ánimos para que dejara de llorar. Esbozó una corta sonrisa. Por mucha curiosidad que sintiese, no era un capullo; no iba a meter cizaña. Si el aether quería seguir hablando del tema, que lo hiciese, pero él no lo interrogaría.

—Creo que es muy difícil mantener la entereza delante del líder caeruleus, así que no te culpes por... Haberte derrumbado. —Ensanchó la sonrisa—. Por lo que sé de él, juraría que es capaz de hacer cualquier cosa para que la gente le obedeciese. Así que no te culpes. Imagino que cualquiera en tu situación hubiese hecho lo mismo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 12:24 am

Después de un rato desahogándome hundido en mis manos, siento la mano de Lyam en mi hombro y recapacito sobre sus palabras. La verdad es que el líder caeruleus es un hombre temible... ¿Tendrá razón? Levanto la cara con cierta timidez y por fin lo miro un momento a la cara, agarrándole de la camiseta.

¿Tú crees? Yo... No lo sé. Os veo a todos ser tan fuertes y tan decididos y tan dispuestos a plantarle cara a todo el mundo y luego yo... No me gusta pelearme con nadie, no soy capaz de... Todo me duele demasiado... —Le digo, bajando la mirada y soltándome. He dejado de llorar tanto, pero aun sigo triste.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 12:43 am

Lyam observó al aether mientras este hablaba, ignorando la mano que le sujetaba la camiseta. Cuando le soltó, apartó la mirada, ahogando un suspiro. ¿Heylel también lo veía a él decidido y fuerte o había decidido incluirlo por mera cortesía? ¿Era esa la imagen que transmitía, la de un tío capaz y dispuesto a plantarle cara al mundo? No le parecía extraño que creyese eso del resto de los guerreros, ¿pero él? Él no era así. No era como sus compañeros, tan leales y dispuestos a dejarse la piel por una causa común, ni era fuerte ni tenía las cosas claras. De hecho, podía decir que él era lo contrario a ellos. Qué curioso, pensó, que me vea así. Qué irónico.

Sin alzar la cabeza, miró al aether de reojo, el flequillo casi cubriéndole los ojos. Esbozó una sonrisa sesgada.

—No todo el mundo es tan fuerte como crees, ni tiene las cosas claras... —Ensanchó la sonrisa y alzó la barbilla—. Así que repito lo que te dije antes: no te culpes. A lo mejor ahora no lo ves porque estás triste, pero estoy seguro de que hay muchos guerreros con las mismas... dudas que tú.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 1:28 am

Lyam no parece ahora tan seguro como al inicio de la conversación. Quizás algo de lo que he dicho le ha molestado o simplemente mi actitud negativa ha hecho que él acabe siendo negativo también. Sin embargo, insiste en que no todos son tan fuertes como yo creo y que posiblemente no sea el único que se siente abatido.

Respiro profundamente, tratando de calmarme y, todavía con tristeza y cierta comprensión, me aventuro a preguntar, sin volver a mirarle.

Lyam, tú... ¿Tienes dudas sobre estar en Brontë? —Trago saliva y acabo por mirarle de refilón desde mi cabeza gacha. Me reconforta que esté perdiendo su tiempo en animar a un llorón como yo, pero también siento la necesidad de que comparta conmigo sus inquietudes. Quizás así pueda ser un poco más fuerte, sabiendo que otros, a pesar de sus miedos, siguen adelante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 1:49 am

Frunció ligeramente el ceño al escuchar la pregunta. Hablar de Brontë, de cómo se sentía ahí, no era un tema que le agradase demasiado. Y lo que conllevaba aquella pregunta tampoco le gustaba. Realmente, si fuese sincero, probablemente le hubiese dicho al aether que sí, que tenía dudas, pero no de estar precisamente en Brontë, sino del motivo por el que estaba en Brontë. Era extraño. De alguna forma, no tenía dudas sobre estar en Brontë. Al menos, no tenía las dudas que el aether tenía. No se sentía débil, ni inútil, ni le disgustaba estar ahí. De hecho, le gustaba estar ahí. Como le había dicho a Alehyss, aquel sitio era sin lugar a dudas el sitio más cómodo en el que había estado y, además, la gente que había ahí no le desagradaba, sino que, inexplicablemente, le caía bien. ¡Hasta se había sorprendido a sí mismo pensando en algunas personas durante aquellos seis meses fuera de Palacio!

Pero no se sentía del todo bien consigo mismo estando ahí. No por desagrado, sino porque no podía quitarse de encima la sensación de que era un traidor. Y uno con todas las letras, además. De alguna forma, era consciente de que era un completo traidor: ni le decía la verdad a los guerreros ni le decía la verdad a sus superiores. Menudo desastre.

Suspiró. Por el rabillo del ojo percibió cómo una fina llovizna comenzaba a caer. Aquello se le antojó gracioso.

—A veces dudo —murmuró, alzando la vista para mirar a Heylel. Sonrió—. Y después de los seis meses que he estado fuera dudo más. Pero supongo que a todos les pasa.

FdR. DAT TIEMPO.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 2:07 am

Mientras hablamos, la lluvia empieza a asomar en medio de esta noche, ya bastante fría de por sí y mi sensación de frío aumenta. Me recojo un poco con las alas, pero no me muevo del sitio.

Escucho la respuesta de Lyam que, a pesar de sonreír, parece bastante abatido a comparación con su tono inicial. Supongo que tiene razón y todos tenemos dudas pero... Me abrazo a mí mismo.

Durante ese tiempo... ¿Has echado de menos Brontë? —Le pregunto, lenta y tímidamente, con una voz algo más recompuesta pero casi infantil. —Yo... Tengo la sensación de que si me alejo de este sitio, podría no querer volver. Me encanta la gente que he conocido aquí, en serio. Tú y los otros os habéis convertido en compañeros y amigos, en personas importantes... Pero pienso en cómo sería si me fuese y a veces pienso que mi miedo o mis dudas podrían apartarme de todo lo que hay aquí —Vuelvo a confesar, pensando en la vuelta a Ventus, el deseo de que todo acabase, de vivir en paz con Gabrielle. Y el pensar en una vida tranquila me trae a la mente al líder caeruleus y a su mente endemoniada, sembrando el caos y el temor en los pensamientos de todos. No lo entiendo, ¿será una prueba de entereza? ¿Tendrá la finalidad de menguar a los guerreros y debilitar al ejército de Brontë? No lo entiendo...

Lyam, ¿a ti te da miedo Aren Darvenwish? —Pregunto como un niño asustado de la tormenta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 2:34 am

Ensanchó la sonrisa. Luego asintió.

—Sí... —susurró. No sabía por qué, pero no vio motivo para ocultarle que había echado de menos Brontë. Si lo pensaba bien, también le había dado a entender a la chrysos que había echado de menos aquel lugar, aunque no lo hubiese admitido tan abiertamente como ahora. Pensó que, si ya se lo había dicho a dos personas, no debería importarle demasiado que la gente lo supiese.

Apoyó la cabeza en la pared que tenía detrás mientras seguía escuchando a Heylel. Le parecía curioso lo diferentes que eran. Mientras él no había dudado en volver a Brontë, el aether admitía que probablemente no sería capaz de volver si se fuese. No obstante, supuso que era normal que Heylel pensase así. Si él estuviese en su situación, posiblemente pensaría lo mismo.

—Supongo que es normal. Lo de los miedos, digo. Si yo estuviese en tu situación, seguramente tendría tus mismas dudas. —Sonrió—. Creo que esto ya te lo dije...

Rió con suavidad. Cuando el aether volvió a hablar, lo miró de reojo. Parpadeó un par de veces. Aquella pregunta le había cogido por sorpresa. No obstante, no tuvo demasiadas dudas cuando respondió.

—No... No me da miedo. —Frunció el ceño—. No demasiado al menos.

Aquello era cierto. El líder caeruleus no le asustaba demasiado.

fdr. no me da miedo y por eso le contesto siempre, lo que hace que luego me joda, peeeeeeeeeero.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Heylel

avatar

Edad : 27
Mensajes : 1008

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 2:48 am

Lyam admite que, poniéndose en mi lugar, seguramente actuaría de una forma parecida. Supongo que el hecho de tener una familia, una vida afianzada y esperanzas de un futuro pacífico y tranquilo resulta bastante chocante con la vida de peligros y aventuras que ofrecía un palacio de guerreros que se preparaban para la guerra del siglo. Suspiro aunque sonrío ligeramente con su forma de decir las cosas. Supongo que tiene razón y que quizá mi mal momento me haga venirme abajo sin plantearme ciertas cosas.

Luego se toma un momento ante mi pregunta sobre el líder caeruleus y me sorprende un poco su respuesta. Aunque ese "No demasiado" me devuelve la idea de que es humano y no un muerto viviente. Vuelvo a sonreír ligeramente, aun con cierta amargura a su tono y su comentario.

Supongo que tienes suerte o simplemente eres buen guerrero —Comento, mirando ahora como la lluvia ya cubre el bosque. Suspiro, ya me siento bastante mejor tras la conversación. Me giro para mirarlo de nuevo.

Oye, Lyam... Gracias por escucharme y... Ya sabes, soportarme aquí lloriqueando como un crío... —Comento con una nueva sonrisa algo avergonzada. —¿Qué te parece si volvemos? La lluvia solo parece ir a peor y es bastante tarde... —Propongo, ya más tranquilo. La verdad es que este momento con Lyam me ha hecho confiar un poco más en él y romper esas tirantez que siempre sentía al verle. No es tan mal tipo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Abr 28, 2013 3:57 am

Volvió a reír.

—Siempre he dicho que tengo bastante suerte. —Suspiró—. A veces ni yo mismo me creo cuánta tengo...

Torció una sonrisa y miró la lluvia que caía. La contempló durante unos segundos, preguntándose si el mal tiempo duraría demasiado o si sólo había sido una llovizna puntual.

Cuando el aether lo llamó, giró el cuello para observarle. Esbozó una nueva sonrisa.

—No ha sido nada.

Lyam se puso de pie antes de que el aether le preguntase si se iban o no. Cuando Heylel habló, el chrysos asintió. Lo cierto era que se había hecho bastante tarde. Y la lluvia, tal y como había dicho Heylel, no parecía amainar.

El chrysos se iluminó ligeramente el cuerpo para que al aether le fuese más fácil seguirle. Luego esperó a que su compañero se levantase y, después, comenzó a andar en dirección a Palacio. Heylel no tardó demasiado en seguirle. Mientras caminaba, Lyam pensó que, al final, era él quien volvía decaído al interior de Brontë. Aquello se le antojó amargamente gracioso.

*se van*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerald

avatar

Edad : 28
Mensajes : 1317

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Sep 29, 2013 10:28 pm

Después de dar un paseo por los alrededores y ser víctima de uno de los pequeños chaparrones que ha habido durante el día, doy con una pequeña capilla de piedra. Curiosa, la verdad. No sé cuándo fue la última vez que he entrado en una, además es el sitio más próximo para cubrirme de la lluvia. Decido entrar para verla por dentro.

Traspaso la puerta apartándola con la mano. "Toc, toc, ¿se puede?" No hay nadie, como había supuesto. No hay mucho que ver, la verdad. Paredes de piedra con alguna luz y alguna imagen religiosa unos seis bancos largos colocados de tres en tres mirando al frente donde se encuentra una imagen mística del mundo en representación de la religion imperante. No soy mucho de dar gracias o o reclamar cosas a una potencia superior. Lo que gano y lo que pierdo viene por mi cuenta y no creo que deba echarle la culpa a nadie ni a nada.

Despues de dar un par de pasos por la sala y mirar un rato por uno de los ventanucos acabo por aburrirme y os bancos me dan una gran idea. Me saco el abrigo y lo dejo sobre uno de ellos, luego me apoyo con fuerza en un par de bancos para ver si son estables. Al comprobar que lo son, sonrío para mí.

Situándome en el pasillo central coloco una mano sobre un banco y la otra sobre otro, luego levanto una pierna hacia atrás para que mi pie busque un apoyo en un tercer banco y hago fuerza para alzarme hasta que la otra pierna también se apoya en el banco contrario. Una vez suspendido en el aire respiro profundamente.

Primero hago unas cuantas flexiones aprovechando la postura y cuando tengo los músculos calientes me mantengo elevando durante unos segundos mientras controlo la respiración. Pero lo mejor viene cuando estoy preparado con el tono a punto.

Comienzo a moverme de forma semicircular y sumamente despacio, desplazando lentamente el peso del cuerpo hacia cada una de mis extremidades. Primero hacia el brazo derecho de forma lenta y respirando profundamente. Con los ejercicios de esfuerzo a poca velocidad los músculos hacen un esfuerzo considerable, pues se les obliga a mantener la fuerza y la tensión por más tiempo, como si su movimiento habitual se viese retenido por una cadena que va cediendo muy lentamente.
Una vez que he pasado mi peso hacia la derecha me mantengo unos segundos en el sitio y luego continúo moviéndome hacia atrás, pasando el peso a la pierna del mismo lado. Enseguida noto la fuerza de las lumbares y los glúteos, tratando de retener el peso.

Poco a poco voy continuando con el ejercicio, concentrándome en no perder la paciencia, la fuerza ni la respiración. Si en algún momento me falla algún músculo me estampo la cara contra el suelo o me parto algo y no quiero eso...

Me dedico a este ejercicio durante largo rato, notando como cada vez mi cuerpo parece más entumecido a causa del esfuerzo. Cuando me doy cuenta siento frío en la espalda a causa del sudor.

Cuando lo veo oportuno vuelvo a mi posición inicial y comienzo a hacer el mismo movimiento que en una flexión, pero con la misma lentitud, notando como me tira de las clavículas y los pectorales. Llegado a este punto no puedo evitar un quejido un tanto desgarrado a causa del esfuerzo. Más para relajarme que porque realmente sea doloroso.

Me dedico a ello durante otro largo rato. Si me falta resistencia, seré resistente. Para ello debo ser fuerte y siendo fuerte seré rápido.

En cuanto doy el entrenamiento por finalizado vuelvo al suelo, recojo mis cosas, muevo un poco el cuerpo para soltarlo y me largo.

*Se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rick

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2598

MensajeTema: Re: Capilla   Miér Oct 30, 2013 7:49 pm

Con pasos lentos, dejando a Telma a la puerta, entré en la capilla. Llevaba tiempo pensando en ir, pero... Mithos... No había tenido nunca la motivación suficiente. Sin embargo, aquel día contaba con ella, de modo que lo hice.

La capilla... ¿Cómo podía haber pasado sin entrar en ella? Hacía mucho que había partido de mi hogar, y también había cambiado en ese tiempo... Tanto que...

Respetuoso, me senté en uno de los bancos. El lugar no era muy grande, pero no hacía falta más. Era mejor si era humilde.
Alcé la vista al techo, entreabriendo los labios para comenzar a hablar.

-Recientemente mi vida no ha ido tan bien como quisiera, señor... Llegué aquí creyendo que era enorme y brillante, poderoso, para descubrir que mi imperfección era tanta como nunca hubiese imaginado. El desliz con la piscis en el río, el no poder proteger a Prosper... ¡Ni siquiera traer su cuerpo de aquel lugar endemoniado...!-. Bajé la vista a mis manos, respirando hondo antes de seguir-. He estado vagando como un hombre sin apellido, viviendo en la calle de las limosnas... He reído y llorado, he luchado contra hombres poderosos y contra hermosas damas que querían poseerme... He añorado a Inger desde que partió, aunque me temo que también antes de eso la añoraba... Últimamente la sentí algo distante.

Apreté las manos, formando suendos puños poderosos. El eco del lugar era extraño.

-Lo he probado todo, pero no logro sentirme redimido... Realmente yo no sé qué debo hacer... Antes mi camino parecía tan brillante y claro y, ahora ni siquiera sé a qué lugar pertenezco... Necesito una pasión para vivir, pero ya no la encuentro... ¿Qué he de hacer para recobrar mi fuerza...?

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Capilla   Jue Mar 20, 2014 12:45 am

Llevaba lloviendo sin cesar más de una semana, y la piedra que caía del cielo había atravesado, finalmente, los vidrios de la capilla, penetrando en su interior, como la lluvia, encharcando las alfombras y rompiendo algunos de los elementos decorativos, arrasando con los bancos. El viento silbaba en su interior, haciendo eco entre las sólidas paredes, como si se tratase del aullido de los muertos que se habían resguardado en su interior para pasar el mal tiempo. También se había desprendido buena parte del tejado, a través del cual entraba un torrente de agua a placer, inundando su interior, arrastrando rocas. Aquel lugar lucía entonces más triste y solitario que nunca, casi como si hubiese sido abandonado años atrás y la naturaleza se hubiese apoderado de él, volviéndole un trozo más del territorio salvaje.

La barrera que protegía Brontë mantenía las construcciones cercanas a salvo, pero la capilla, por encontrarse más lejos de los muros, hubiese sido un importante desperdicio de energía, por lo que era golpeada y erosionada sin descanso.

Con la repentina crecida de la tormenta, como si la furia de las nubes hubiese aumentado, alguna ventana más estalló. Cuando las cosas se calmasen, aquel lugar debería ser reparado para que los más creyentes encontrasen el sosiego entre sus muros.

De pronto, como si la tierra hubiese llegado al fin de su absorción, finalmente, un crujido sonó, y la capilla comenzó a ladearse, de forma casi imperceptible primero. La sólida tierra en la que se habían colocado los cimientos ya era limo, barro líquido, en el que estos comenzaban a hundirse. La fe en que todo aquello no era más que un mal sueño, la creencia de que Mithos protegería su morada en el palacio, la capilla, como un barco, comenzó a escorar, inclinándose hacia el oeste, amenazando con desmoronarse de seguir perdiendo forma.

*La capilla necesita ser restaurada*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerald

avatar

Edad : 28
Mensajes : 1317

MensajeTema: Re: Capilla   Sáb Mar 22, 2014 12:21 am

Llevo toda el día ayudando a algunos chrysos del servicio y un par de soldados de Brontë a estabilizar el pequeño edificio de la capilla para que no se venga abajo causando algún problema. Lo complejo había sido allanar un poco el suelo y conseguir colocar algunos tablones para que la tierra no cediese más y tuviéramos un punto sólido donde apoyar algunas bigas de madera. Luego, como todo los trabajos, dedicarle tiempo y esfuerzo.

Yo me he dedicado más que nada a apuntalar y retirar escombro. Le quedan aún un par de días, pero por lo menos hemos conseguido que quede asegurada. Sinceramente, yo la había tirado abajo, pero ya vendrá algún mago o líder a reestablecer los cimientos.

Bueno, chicos, ha sido un buen trabajo, mañana más —Aclaro, entretenido, bebiendo de una de las petacas que me pasan. Doy un par de palmadas en el hombro a uno de los chicos más jóvenes. Lo he visto saliendo de la enfermería hace poco. —¿Qué tal? ¿Recuperado? —Asiente con cansancio y le froto la cabeza. Son tan silenciosos que parecen no existir y en momentos así ves que muchos son sólo críos.

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nagorr
Jefe de Raza
avatar

Edad : 53
Mensajes : 408

MensajeTema: Re: Capilla   Sáb Mar 22, 2014 6:07 pm

El siguiente lugar al que acudo es a la capilla. Esbozo una sonrisa satisfecha al ver su estado, atusándome la barba. Parece que ya han estado trabajando por aquí. Es un alivio ver que las cosas marchan.
Saludo a un par de chicos del servicio, que me ponen un poco al día con los progresos y me cuentan qué guerreros han estado por aquí. Luego desperezo los hombros, rotándolos hacia atrás, y camino hasta los muros del lado hundido de la capilla. Sin esfuerzo, me acuclillo, colocando las manos en la tierra, justo al comienzo de la pared, cerrando los ojos un instante. Soy capaz de percibir la tierra húmeda desde aquí... Los cimientos se han hundido debido al exceso de lluvia.

A mi orden, la tierra empieza a moverse, haciendo temblar ligeramente la zona. Sustituyo la mojada por una más sólida y seca, y genero algunas zona de piedra bajo la capilla para estabilizarla e impedir que ceda de nuevo, sin más. Los chrysos contemplan, boquiabiertos, cómo la esquina hundida emerge sola, empujada dese abajo, hasta recuperar su estabilidad.

-Ahorra solo queda acabarr con la rrestauración -comento, contento, contemplando la capilla, nuevamente erguida-. Buen trrabajo. Seguid así.

Acto seguido, me desvanzco.

*desaparece*

*La capilla está estabilizada. Solo queda terminar de repararla.*

_________________
~~Brum Brum Brum~~
~~Nagorr Brumm~~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Capilla   Sáb Mar 22, 2014 11:10 pm

Llego en una carrera a la capilla. Qué voy a decir... No soy muy religiosa, la verdad, por no decir que nada, por llevar la contraria, pero aún así supongo que habrá que arrimar el hombro. Ya hay algunos chrysos llevando piedras. ¡Y que no se diga que los chrysos son peor que yo!

De restaurar yo no tengo ni pija, pero de cargar piedras aún sé. Aunque la verdad es que acabo dedicándome más bien a sacar los trozos de madera rota que hay dentro y amontonarlos fuera. Hay que vaciar eso, supongo, para redecorar, o yo qué sé. La verdad es que no ha quedado un banco en pie, eh... A partir de ahora que los hagan de piedra... ¿O tiene Mithos algo en contra de la piedra? Porque, a lo mejor, oiga... Que el fanatismo es muy extraño.

La noche es joven, así que todavía puedo estarme un rato por aquí. Luego tenía pensado ir al pueblo un poco, que no he tenido el placer de visitarlo entero.

Trabajo un par de horas junto al servicio, con su correspondiente par de astillas en las manos. Luego, fatigada, los dejo seguir un rato más a ellos solos. Tiene mejor pinta ahora que ha estado Fifi por aquí, eh.

Pongo rumbo al pueblo.

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Capilla   Lun Mar 24, 2014 9:36 pm

Había dejado los calmantes.
Esa mañana, al despertarse, había decidido que no necesitaría tomarlos más, y que podría, finalmente, ayudar a reparar el Palacio. La cabeza ya no le dolía, ni siquiera sentía una leve, lejana jaqueca como ayer. Estaba perfectamente, y si lo estaba, eso significaba que podía ayudar.

Por algún motivo, sentía una extraña responsabilidad. El Palacio, Brontë no le gustaba, pero aún así, sentía que debía ayudar. Tal vez porque había gente dentro de Brontë que sí le caía bien, o porque él mismo disfrutaría más de un palacio en buen estado que de uno destruido. Ni él mismo lo sabía.

Extrañamente, en lugar de ir a los jardines, había decidido pasar la tarde en la capilla, donde descubrió, nada más llegar, que ya habían trabajado en ella. No estaba restaurada del todo, pero sí se notaba que las reparaciones habían empezado hacía días. Decidió, pese a todo, quedarse a echar una mano; mañana ya se encargaría de ayudar en otro lugar.

Tras pedirle indicaciones a los miembros de servicio que había en la zona, se dedicó a hacer lo que le habían ordenado, indiferente. Mientras lo hacía, pensaba en la diferencia que de destrucción que había entre la propia construcción de Brontë en sí y los terrenos que la bordeaban. Si el palacio había aguantado con tanta entereza una tormenta así, ¿sería capaz de soportar cualquier tipo de suceso semejante? ¿Qué haría falta para derribarlo? ¿Un ataque como el último que habían vivido? Quizá sólo se podía destruir Brontë si se atacaba desde dentro. O tal vez había podido resistir aquella tormenta por poco, tal vez no hubiese podido soportarla si hubiese durado más, o si la intensidad de todo el fenómeno hubiese sido la misma que la del culmen del temporal. También podían haber reforzado las defensas del palacio durante la tormenta. Quién sabía; de todas formas, tampoco era algo que le interesase.

Permaneció unas cuantas horas trabajando, obedeciendo rigurosamente las órdenes que recibía, y cuando empezó a oscurecer, decidió que ya había sido suficiente.

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rick

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2598

MensajeTema: Re: Capilla   Dom Mayo 04, 2014 2:13 am

Habíamos llegado hasta la capilla por azahar, tras un paseo lleno de cancioncillas, cuentos y mecimientos, pero Lyo, que ya no lloraba tanto como los primeros días, tampoco dormía. En aquel momento, por ejemplo, chupaba un poco de leche de un biberón templado que le daba para vez si aquello servía de algo, aunque a ratos se apartaba de aquello que parecía una teta y decía cosas: baba, guh, ma, aga... No tenía claro qué trataba de decirme, ni por qué hacía pompas con la saliva, pero estaba tan cansado que tampoco le buscaba motivos.

- A estas alturas tu poderosa madre ha de estar ya reunida con tu padre- le expliqué, con noble tono de narrador-. Pronto regresará. Estoy seguro de que te añora mucho.

Y más baba y guga. Me llevé yo mismo el biberón a la boca y di un trago, que hacía mucho que había cenado. Por suerte alguna ventana de Brontë tenía luz.

- ¿No duermes, pequeño Lyo? Déjame decirte que serás un gran guerrero, pues tu energía es increíble. Ni el poderoso Rick Dehnel aguanta tu ritmo sin descanso. No, nada de gugu, esas palabras no son válidas en nuestro idioma. Si te refieres a mí, pequeño bellaco, has de decir "Rick", o "tito" por lo menos. ¿Para qué te pondría un nombre tu querida madre si ahora yo te llamase Agugu? Has de respetar esa nobleza...

La boca se me abrió en un gran bostezo y me apoyé contra uno de los muros de la capilla, perezoso. Era más cansado que mil abdominales.

- Te cantaré un poco más si prometes dormirte, ¿de acuerdo?

Y comencé a mecerlo de nuevo.

"Arrorró arrorró
tu madre ya se marchó
y no volverá hasta el alba
así que duerme con calma.

Arrorró arrorró
una carta me mandó;
dice que llega a la tarde
y no quiere despertarte.

Arrorró arrorró
otro día ya pasó;
dice que te estés tranquilo
y que la esperes dormido.

Arrorró arrorró
¿Dónde estará mamá?
Que se fue cuando era niño
y no la vi regresar."


Quizás no era lo más adecuado, pensé luego, y pasé a cantar otra cosa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capilla   

Volver arriba Ir abajo
 
Capilla
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Capilla subterránea de los cristeros en Guanajuato.
» MIREN QUE HERMOSA CAPILLA HECHA EN UNICEL
» Medalla Nª Sª del Pilar / Santa Capilla de la Basílica del Pilar de Zaragoza
» EQUIVOCO DEL PASTOR ANGLICANO (cuento)
» fotos del fin de semana

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Palacio de Brontë :: Exteriores del Palacio-
Cambiar a: