ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Cuestiones de herencia

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Cuestiones de herencia   Sáb Abr 05, 2014 2:30 pm

Para cuando los guerreros arribaron a las costas del río Assech, la población, avisada de su llegada, los esperaba en el puerto fluvial. Entre la multitud destacaba el ánimo festivo, curioso teniendo en cuenta la reciente muerte de su guía. Dos figuras elegantemente vestidas encabezaban a la multitud, resultando especialmente llamativas.

Cuando los dos guerreros desembarcaron, una de esas dos figuras, la femenina, dio un paso al frente, realizando un extraño saludo. Vestía un traje de pieles que tenían todo el aspecto de ser suaves y eficaces contra el frío, un peinado de trenzas tremendamente elaborado y maquillaje que le daba un aspecto tribal. En aquel ambiente, su extraño aspecto parecía encajar a la perfección.

-Djatu sabbeh, guerreros de Brontë, bienvenidos a nuestras tierras -saludó, con un acento que parecía indicar que no estaba acostumbrada a utilizar aquella lengua-. Nos honra su llegada. Esperamos que puedan obsequiarnos con gran espectáculo. Kohk ij.

Con un gesto, procedió a invitarlos a seguirla. Pronto estuvo a la altura del que parecía el otro miembro de mayor importancia en la población, un hombre vestido de forma similar a ella que los miraba con gesto serio y solemne. Cuando la mujer llegó a su altura, tras un gesto a los guerreros, echó a andar junto a ella en el pasillo que se había abierto para ellos entre la gente. En cuanto a los chrysos, en cuanto comenzaron a seguirlos se vieron asediados por miradas curiosas y admiradas. Todo el resto de la población echó a andar tras ellos, rodeándolos y manteniendo una cierta distancia.

Fueron guiados hasta una explanada, un terreno llano, extenso y cubierto de hierba escarchada, delimitado por piedras de muy baja altura. Cuando, siguiendo a sus guías, avanzaron más allá de las piedras, pudieron ver cómo el resto de la gente se limitaba a rodearlas, manteniéndose fuera del terreno delimitado. En cuanto a quienes los precedían, avanzaron cinco pasos dentro del terreno antes de detenerse, hablar un momento en bisbiseos y volverse hacia ellos.

-Es costumbre para nosotros escoger a nuestro líder como aquel que haya sabido ver más allá en sus elecciones -explicó el hombre, con el mismo extraño acento de la mujer-. Como hijos de Kwqssah nos corresponde demostrar que sabemos tomar las elecciones correctas -. Se volvió hacia su hermana, y tras un asentimiento, de nuevo a los guerreros, y en concreto a Lyam-. Yo le escojo como mi representante. Veo la fuerza que posee -. Se giró entonces hacia Alehyss-. Representará a Mjinuh, ya que así ella lo ha decidido.

La mujer dirigió a Alehyss una mirada de aprobación antes de hablar.

-Lucharán por demostrar quién ha escogido mejor -indicó con su extraña voz musical-. Cuando uno de los dos se haya impuesto sobre el otro, terminará su combate. No es necesario que se lleven la vida de su compañero. Kjissuh dej ljeth.

Y, tras un nuevo saludo, ambos se retiraron del terreno, dejando que los chrysos se prepararan para el combate.

FdR.: Djatu sabbeh = Saludo. Kohk ij = Por aquí. Kwqssah = líder, jefe. Mjinuh = mujer de alto cargo. Kjissuh dej ljeth = Fuerza y poder (viene a ser buena suerte XD). Os recuerdo que, como tarde, se actualizará el miércoles próximo. Kjissuh dej ljeth también de mi parte~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Sáb Abr 05, 2014 7:29 pm

La primera sensación que tuvo el chrysos nada más arribar fue una ligera confusión por el aparente ánimo festivo que se percibía entre la multitud; la segunda, que percibió al descender, cuando la figura femenina que había encabezado al gentío se acercó, fue una mezcla de extrañeza y curiosidad: su aspecto tribal se le antojaba peculiar, raro, chocante con lo que había esperado. Le llamaba la atención.

Con atención, escuchó su saludo, frunciendo ligeramente el ceño al final de la frase, notándose, de nuevo, ligeramente confundido, tanto por las expresiones que no entendía como por aquello que sí entendía. Pese a todo, saludó con normalidad, y cuando la mujer les invitó a seguirla, comenzó a andar. Durante los primeros metros, observó a su alrededor, fijándose en los diferentes detalles del lugar, y sin poder evitarlo, en los que parecían los líderes y sus ropajes, pero cuando percibió las miradas del resto de la población, no pudo evitar fijarse en ellas, frunciendo de nuevo el ceño. Miró a Alehyss. Probablemente, pensó, llamaban la atención sobremanera; probablemente, al igual que a él le habían extrañado sus líderes, ellos debían resultarles como mínimo peculiares al resto.
Volvió la vista al frente.

Fueron guiados a una extensa llanura, y cuando se adentraron en la zona bordeada por las bajas piedras, el chrysos se sorprendió al ver que el resto de la población no avanzaba. Alzó las cejas, observando primero cómo el grupo rodeaba las piedras, y luego volvió la vista a sus líderes. Qué estaba pasando. Qué se estaban diciendo. Miró de nuevo a Alehyss, ladeando la cabeza hacia la derecha, arrugando el ceño.

La tercera sensación que tuvo el chrysos en aquella misión fue de incredulidad, y llegó al escuchar las palabras de sus líderes. Con expresión incrédula, las cejas levemente alzadas, los labios entreabiertos y la mirada clavada en el hombre, escuchó sus palabras, manteniéndose en silencio a pesar de todas las respuestas que cruzaban su mente. Pero qué clase de costumbre era esa. Qué representante. Qué maldita fuerza le había visto, Mithos, de verdad lo había visto. Dónde veía la fuerza, en qué brazos, qué piernas, qué demonios, dónde. Luchar para escoger, pero qué. Qué. Eso era, eso era absurdo, de qué demonios habla.

—Pero qué dice.

Miró a Alehyss. Y luego volvió a mirar al hombre. Y luego a la mujer. Y finalmente a Alehyss de nuevo, atento a sus movimientos. Negó varias veces, incrédulo, con la cabeza. Aquello era absurdo. ¿Iban a pelear, en serio iban a pelear? Mithos. Por qué. Más importante: cómo. Había cogido un arma, una daga que ahora mismo tenía escondida, de la sala de entrenamiento antes de partir, pero no tenía pensado usarla. Esperaba que Alehyss tampoco tuviese pensado usar ningún tipo de arma, porque a pesar de que a él la idea de pelear le parecía absurda, estaba convencido, y aquello era lo que le había llevado a prestarle una repentina excesiva atención, de que la chrysos no tendría ningún problema en lanzarse sobre él. Es más: seguro que la idea le parecía hasta entretenida. Interesante. Divertida.
Mithos.
Aparte de que la idea le parecía absurda, y de que no tenía ningún interés en luchar contra la chrysos, aquel era el peor de los momentos para pedirle que combatiese contra ella. Que le pegase y mil mierdas y que se defendiese y que se impusiese sobre ella, y joder, en qué se había metido, cómo demonios iba a enfrentarse a Alehyss Lester en un combate real. Se imaginaba a sí mismo, y se imaginaba patético y mirándola con cara de “no era mi intención”, disculpándose por cada golpe que le diese, si es que llegaba a darle alguno, que esa era otra: a ver en qué clase de universo paralelo podía ganarle. Tal vez estando ambos sin arma sí pudiese enfrentarse a ella y no parecer gilipollas, más que nada porque recordaría sus tiempos de joven en los que se dedicaba precisamente a eso, a pelear desarmado con gente igual de idiota que él. ¿Pero armados? Lo dudaba, lo dudaba tanto que lo veía imposible.

—¿En serio, de verdad, no hay otra forma de decidirlo?

Miró de nuevo a los líderes, apenas un segundo antes de volver a prestarle toda su atención a la chrysos. Volvió a negar. Suspiró. Podía tomárselo como un entrenamiento, pensó, resignado, antes de ponerse en guardia.

Malditos fuesen los piscis, por qué demonios eran todos, con excepción de Massen, tan raros, joder.

Fdr. a brief summary... ... del post
Venga, va, todos sabemos que ganará alehyss, terminemos con esto lol
Me empecé a partir en mi habitación al leer el post de narrador, dsahdjashkjsa
si hay algo mal, mensajito y se corrige u3u
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Lun Abr 07, 2014 7:51 pm

Este es mi primer viaje a Aqua. La temperatura, notablemente inferior que en Fulmen, no es demasiado de mi agrado. Se soluciona, cómo no, con ropa de abrigo, pero el rostro y las manos siguen expuestos al fresco. Y eso que ya ha pasado el invierno, con suerte. De estar todavía en él, quizás no me habría animado a venir. De hecho, he estado a punto de no hacerlo, pero ya iba siendo hora de que me pusiese en marcha para poner a prueba mi recuperación.

El lugar al que nos han hecho venir no es una ciudad, o un pueblo, como esperaba en un principio. Parece que hemos venido a dar con una especie de tribu. Esto me interesa más que el frío. Los comportamientos sociales y culturales de este tipo de agrupaciones tienden a parecerme curiosos. Y, aunque es la primera vez que vengo a Aqua y no he podido contemplar el panorama general, no me desagrada haber venido a dar con uno de estos grupos. Ya solo por esto el viaje se me hace interesante.
Las dos figuras ataviadas de forma diferente han de ser, supongo, los que nos han encargado el trabajo. Saludo, con educación, y aguardo a que se expliquen.
Si bien vine aquí sin tener muy claro para qué necesitaba nadie a dos guerreros para solucionar un problema de herencia (creí que esto acabaría siendo más una lucha entre hermanos y que participaríamos en un bando para darle ventaja), pronto la cosa tiene más sentido para mí. Muestro mi comprensión con un silencioso asentimiento.
Miro a Lyam de reojo, que no tarda en objetar.

Un buen líder ha de saber escoger a aquellos que defenderán en momentos de crisis, por lo que esto puede ser, simplemente, una prueba de criterio. Un ritual, nada más, pero basado en alguna tradición que seguramente se remonte a algún momento en el que el líder era el que a más camaradas protegía con sus decisiones.
La gente nos mira. Puedo imaginar lo que esperan de nosotros. Al final, además de una decisión también hay espectáculo.

-Mi nombre es Alehyss Lester. Agradezco haber sido elegida -me presento, con tono educado, mirando primero a la mujer, a la que me ha elegido, y luego al hombre, haciendo una leve inclinación de cabeza-. En cuanto al duelo, ¿existe alguna norma o regla que debamos seguir?

Además de, por supuesto, el hecho de que no es necesario acabar con la vida del otro. Es un alivio, porque hubiese sido incómodo rechazar la misión por detalles como ese.

Miro a Lyam de reojo, calmada. Debería estar tranquilo. Es una misión sencilla, al fin y al cabo. No corre peligro de muerte, la cosa acabará pronto y, venza quien venza, supongo que habremos cumplido con nuestro cometido.

He traído el estilete que llevé a Ignis, puesto que todavía no he recuperado mi arma. Lo llevo adherido al brazo, bajo la ropa, de modo que pueda tomarlo con un solo gesto. Aunque lo traje pensando, más bien, en algún otro tipo de enfrentamiento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Mar Abr 08, 2014 1:25 am

El hombre se mostró ofendido, quizá decepcionado, ante la respuesta de Lyam. En cuanto a la mujer, decidió tomar las riendas de la conversación, adelantándose a él, consciente de la situación. Ignoró al chico, centrándose en Alehyss, que parecía estarse comportando de forma más adecuada, a su parecer. Sentía que había escogido bien a su representante.

Se llevó la mano a la garganta, y desde ahí hizo un gesto hacia ella, con expresión cordial. Parecía una especie de saludo especial, algo así como el equivalente a una reverencia. Sus gestos resultaban tan fluidos y armónicos como su musical voz.

-Kjissuh dej ljeth, Alehyss Lester -respondió a su intervención-. Yo soy Mjinuh y la envío a la lucha. Venza a su adversario sin salir del terreno. No hiera a Vljithu -. Hizo un gesto que abarcaba a los expectadores-. No caiga en tedsahb. Venza para hacerme Kwqssah.

El hombre le dirigió una mirada disconforme, seguida de una igual a Lyam, pero no añadió nada. Se dejó llevar por Mjinuh fuera del terreno, desde el que observarían la batalla. Los guerreros podrían comenzar cuando así lo vieran conveniente.

FdR.: Vljithu = pueblo. Tedsahb = derrota.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Abr 09, 2014 4:08 pm

La mujer se adelanta. Parece que he obrado satisfactoriamente. Quiero cumplir con mi tarea de ese modo, al fin y al cabo. No me gustaría que mi vuelta a la actividad terminase siendo reprochable por los líderes o por mí misma.
Asiento, comprendiendo sus palabras, si bien muchas de ellas están en piscis, y necesito ayudarme del contexto. Son unas normas bastante sencillas y lógicas. Me pregunto si el salir del terreno conllevará la descalificación o si serán más flexibles. Sea como sea, no pienso hacerlo.

Veo como se alejan y hago una sutil reverencia. Luego, en el sitio, roto un poco los hombros hacia atrás, girando el cuello hacia un lado y al contrario, saltando suavemente en el sitio, aflojando el cuerpo y comprobando el terreno. El frío no me resulta agradable, y luchar en estas circunstancias facilitará una lesión antes de que el cuerpo se caliente. Y no tengo pensado volver a lesionarme tras lo de la última vez.

Lanzo una mirada a Lyam, con gesto suave. Tampoco voy a odiarlo solo porque tengamos que enfrentarnos. No es lo mismo luchar que considerarlo un enemigo. El instinto asesino no tiene por qué aflorar. No en principio.
Alzo las cejas a la vez, aún con gesto apacible, mirándolo interrogante.
Él no parece muy convencido, pero no creo que sea el momento de que nos pongamos a charlar y a debatirlo, con toda la tribu mirando, expectante. Cualquier demora podría hasta ser considerada como una insubordinación o falta de respeto. La gente importante suele ser quisquillosa, y comprendo que cuando contratas a alguien esperas que realice lo que le pides sin quejas, preferiblemente. No es que me sorprenda que Lyam ponga objeciones, pero no me puedo permitir el ponerme a su altura o no cumpliríamos jamás.

-¿Estás preparado? -inquiero, de modo que no me escuche más que él. Realizo una leve reverencia en su dirección, con la cabeza, sin apartar los ojos de los suyos-. No es más que trabajo. Buena suerte.

Me aparto un poco, dejando unos tres metros entre ambos. Lanzo una última mirada al público, y luego a los dos que nos han hecho llamar. Espero cumplir con sus expectativas. Espero que ambos lo hagamos. Prefiero no tener que terminar pidiendo disculpas.
Me gusta la profesionalidad. Aunque signifique recibir un puñetazo de Lyam en la cara.
Preferiblemente, espero que no deje marca. Sigo siendo igual de presuntuosa; eso no cambia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Abr 09, 2014 4:52 pm

El chrysos observó a la mujer cuando esta se acercó a Alehyss, enarcando una ceja al verla llevar las manos a la garganta. Dedujo que sería un saludo, o algo semejante, pero aún así no pudo evitar mostrarse extrañado.

Con interés, y moviendo el cuello sobre los hombros, rotando estos hacia atrás, cerrando y abriendo las manos, estirando y comprimiendo los dedos, escuchó las palabras de la líder. Pese a que no entendía varias de las expresiones, la idea básica debía ser que no podían salir del terreno delimitado por las piedras, y que no debían herir a nadie. No sabía el significado de tedsahb, pero suponía que Kwqssah tenía que ser algún tipo de cargo dentro de la extraña población.

Miró a su alrededor, pensando, y al toparse con el hombre, le dirigió una mirada hosca. Luego volvió a centrar su atención en Alehyss. Ladeó ligeramente la cabeza hacia la izquierda, inspeccionándola. Había visto luchar a Alehyss varias veces, siempre armada con su kusarigama, pero podía deducir varias cosas: la primera, era ágil y veloz, así que no le costaría demasiado esquivar los golpes; la segunda, era flexible, mucho: todavía recordaba aquel día en la sala de entrenamiento en el que casi le estampó el pie en la cara. Probablemente, pensó, se centrase más en las patadas que en los puños. Frunció el ceño, dirigiendo una corta mirada a su pierna izquierda. ¿Estaba ya del todo recuperada de su lesión? Alzó la vista. Era indudable que estaba bien, pero eso no significaba que estuviese al cien por cien de sus capacidades. Desgraciadamente, la chrysos no respondería a una pregunta así, por lo que no tenía forma de descubrirlo salvo, quizá, combatiendo contra ella. De todas formas, sería preferible evitarlas.

Saltó varias veces en el sitio, suavemente. ¿Sería buena maga? No recordaba haberla visto usar la magia durante los combates en lo que ambos habían participado en el mismo grupo, pero aquellos enfrentamientos solían ser o bien contra bestias, o bien contra guerreros con armas de larga distancia, así que tenía sentido. A fin de cuentas, la magia chrysos, por lo que él sabía por su propia experiencia, no dejaba de ser una magia de corta distancia.

Clavó los ojos en los de la muchacha y asintió, seco.

—Sí —respondió. Su molestia, aunque menos notoria que antes, era palpable. De haber sabido que su papel en la misión iba a ser un enfrentamiento contra la chrysos, jamás se hubiese apuntado. Chasqueó la lengua—. Sé que sólo es trabajo —aseguró, y en un tono más bajo, añadió—: aunque no me hace ninguna gracia. —Hizo una breve referencia con la cabeza, en respuesta a la suya—. Suerte.

Y dio un paso hacia atrás, apartándose.
Observó a su alrededor, apenas un segundo antes de volver a centrar su atención en la chrysos, poniéndose en guardia, pensando qué podía hacer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Abr 11, 2014 10:22 am

Tras dejar claras las normas a ambos, aunque centrada en su apuesta personal, Mjinuh instó a su compañero a dejar a los guerreros trabajar. Al volverse hacia él, se encontró con que el hombre tenía el ceño completamente fruncido, y dirigía a Lyam una mirada de absoluta desaprobación. Mjinuh, apaciguadora, se esforzó por evitar que el conflicto estallase. Las expresiones de Lyam resultaban una absoluta ofensa para ellos, pero Mjinuh se había esforzado desde el principio por ignorarlas. A fin de cuentas, no era más que un necio ssehn, un ignorante de su cultura.

Así pues, ambos dejaron a los guerreros sin añadir nada más y fueron a colocarse más allá del límite del terreno, en una posición central y privilegiada desde la que podrían contemplar la situación. Ambos hermanos se dirigieron gestos de conformidad, y al ver que no comenzaba la lucha, indicaron con un gesto que podían proceder.

Todo el público, nutrido por la totalidad de la población, se mantenía en un silencio casi antinatural, expectante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Lun Abr 14, 2014 11:03 pm

El chrysos dirigió un último y fugaz vistazo a los líderes de la tribu cuando estos tomaron posiciones, situándose entre la población. Para cuando indicaron que podían comenzar, ya observaba con supina atención a la chica, estático, pensando diferentes posibilidades, todavía en guardia, preparado en caso de que ella atacase.

Su quietud no duró demasiado, pero cuando empezó a moverse, acercándose a la chrysos, no lo hizo embistiendo contra ella, sino que comenzó a aproximarse con lentitud, en tensión, atento, dispuesto a reaccionar a sus posibles movimientos o a amagar un ataque. Si ella intentaba una ofensiva, estaría preparado para intentar protegerse; si no, si por el contrario adoptaba una posición defensiva, también estaría preparado para tratar de romperla.

Todavía no estaba convencido de que pudiese golpearla, de que en caso de lograr alcanzarla fuese capaz de no contenerse, pero evitaba pensar en ello.

Fdr. Siento la tardanza >__< y como no sé cómo va el conteo de acciones, lo dejo así y ya decides tú donde cortar si es necesario, que en la master we trust :3
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Abr 16, 2014 1:26 am

Tras dejar las normas claras, sin señal alguna más que la expectación, el combate ha de dar comienzo. Supongo que no esperaba un "listos, ya", pero de alguna forma empezar así, en frío, por decirlo de algún modo, siempre se hace extraño. Acabamos de saber que debemos enfrentarnos y no tengo de dónde sacar la rabia o la serenidad, todavía. No tardaré demasiado. De hecho, su posición, su intención, ya me inculcan parte de esa sensación.

Me agrada la expresión de Lyam, su posición corporal. Esperaba más remilgos por su parte, especialmente por su rechazo inicial, pero parece dispuesto. Siento el metal del estilete bajo mi manga, pegado a mi brazo, preparado para deslizarse con un solo gesto, pero no me pasa desapercibida su forma de venir hacia mí.

-¿Desarmado? -inquiero, adoptando yo misma una posición en guardia, alzando ligeramente los puños para proteger la parte superior del cuerpo.

No es una mala idea. Será menos peligroso. Aunque no descarto que se saque un arma en el último momento. He de estar atenta.

Decido romper el hielo. Me impulso de pronto, rompiendo la distancia, el tiempo, buscando hundir la rodilla izquierda en su abdomen. No soy mucho te atacar de frente, soy más dada a dar vueltas, pero quiero probarlo antes. No tengo claro qué puede hacer, y quiero evaluarlo antes de mostrar lo que yo puedo hacer realmente. No me desvelaré tan pronto. Él ya ha visto demasiado.

FdR- Siento la tardanza. Soy consciente de que estoy fuera de tiempo, por lo que comprenderé que mi post no sea aceptado o que me tropiece y me caiga o lo que sea (Lo que sería muy artístico XD. Respeto cayendo en 3... 2...)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Abr 16, 2014 1:46 am

El combate por fin dio comienzo, y ambos se situaron en posición de enfrentarse, aunque ninguno de los dos parecía contar con demasiada iniciativa. Lyam permanecía atento a los movimientos de ella, acercándose con cautela, más dispuesto a defenderse que a atacar. Alehyss, por su parte, analizaba la situación, planteándose cómo proceder.

Fue ella la que acabó por comenzar la acción, aproximándose a Lyam y terminando de superar las distancias, con intención de propinarle un rodillazo. Dado que su ataque fue de frente y con más intención de análisis que de daño, y que él estaba preparado para defenderse y recibirla, se encontró con que este estaba ahí para detener el golpe y evitar los daños.

Se encontraban ya a una distancia suficientemente corta para realizar un combate cuerpo a cuerpo, y cualquier golpe, por parte de uno o de otro, era inminente.

FdR.: No os preocupéis por la tardanza mientras estéis dentro de plazo, o mientras notifiquéis que no vais a estarlo. Las penalizaciones vendrán cuando yo lo considere, así que no consideréis el pedirlas o reclamarlas, para uno mismo o para el contrario. Sí os pediría que intentarais hacer más explícitos vuestros movimientos. Sé que aún estáis tanteando terreno, pero pensad que cuanto más exactas sean vuestras intenciones más posibilidades habrá de que salga como queráis y más valoraré los posts, y que de lo elaborado de vuestros posts depende la calidad del de narrador. (Aprovecho además para mencionar que, estando en vacaciones y con problemas de ordenador, puede que a mí se me pase lo de la misión, así que si veis que se da, avisadme. El plan es que la próxima actualización sea, como tarde, el próximo domingo).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Abr 16, 2014 4:09 pm

Admito que, aunque vencer y acabar con esto es la misión inicial, y solo deseo cumplir con mi cometido, me agrada ver que mi primer golpe, sencillo, es detenido. Hubiese sido decepcionante, incluso, acertar tan pronto.
Clavo los ojos en los suyos, serena, y enseguida decido aprovechar la corta distancia que he generado para intentar poner las cosas a mi favor. si me acerco y luego me dejo estar, sin más, solo habré obrado de manera impulsiva y negativa para mi persona.

Flexiono las rodillas, enseguida, bajando mi centro de gravedad y apoyando la mano izquierda en tierra, apenas un instante, para lanzar una patada con la derecha a sus piernas, a los tobillos, buscando barrerlos y tirarlo al suelo. De no conseguirlo, trataré de retroceder de un impulso, ganando la distancia que él, por ser chrysos, no debería poder acortar tan fácilmente con un solo ataque. Sin embargo, si consigo desequilibrarlo, el impulso será hacia delante, aprovechando las piernas ya plegadas para que sirvan de resorte, con el codo derecho por delante, buscando de nuevo su estómago.

Admito que me gusta atacar a zonas más débiles: ojos, testículos, oídos, garganta... Sin embargo, a veces no tengo claro la imagen que daría esto en una situación así, que resulta "noble" para los piscis que nos rodean. ¿Estaría considerado jugar sucio? ¿Mal visto en ese caso?
El estómago es, sin duda, una parte vulnerable menos "sucia". Empezaré sin arriesgarme demasiado.
Y tampoco quiero incapacitar a Lyam de por vida. Los juegos de espías en los que tenía que matarlo (aunque acabase por no ser él) han terminado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Sáb Abr 19, 2014 6:34 pm

El chrysos nada más detener el rodillazo de la muchacha, retrocedió un paso, con los brazos todavía en posición defensiva, el izquierdo, con el que había detenido el golpe, estirado, y el derecho recogido, casi pegado al pecho. Sin embargo, pese al pequeño retroceso, no tardó demasiado en volver a aproximarse, aumentando esta vez el ritmo con el que se acercaba hacia la chica, buscando golpear su cuerpo. La miró apenas un segundo, y cuando la chrysos se agachó, en el preciso momento en el que vio cómo descendía, cambió rápidamente de estrategia. Convencido de que la muchacha no tardaría demasiado en intentar lanzarle una patada, probablemente baja, y aprovechando el cambio de ritmo que había generado segundos antes, se impulsó hacia ella, flexionando un segundo las rodillas, calculando su caída de forma que la mayor parte de su cuerpo acabase sobre el suyo, y lanzándose al instante sobre la muchacha como se lanzaría un animal sobre una presa. Los brazos conservaban su posición anterior, sirviendo tanto como para una posible acometida como para una posible defensa, de tal forma que lo primero que tocaría a la muchacha, si llegase a hacerlo, sería su mano izquierda; en caso de no hacerlo, servirían como apoyo para que no se comiese el suelo. No era un movimiento elegante, sino más bien todo lo contrario: se trataba de una ofensiva bastante brusca, hosca. Bruta. De acabar sobre la muchacha, no tardaría demasiado en intentar atacarla de nuevo, aprovechando su adquirida posición dominante para o bien propinarle un puñetazo, o bien agarrarle las muñecas si tenía la opción: si no quería conseguir una derrota vergonzosa, debía dejarse de gilipolleces y comenzar a ver a Alehyss como una enemiga, y no como la propia Alehyss. De terminar sobre el suelo, se apresuraría a erguirse y a adoptar una nueva posición de defensa.

Su objetivo, no obstante, no era otro que derribar a la chrysos y evitar su ataque. Suponía que a su favor debía tener el hecho de que era un movimiento que podía considerarse extraño teniendo en cuenta no sólo su carácter, sino su peso: no era, a fin de cuentas, una enorme masa que pudiese inmovilizar a sus adversarios sólo con sus kilos. Sin embargo, esperaba que su peso sí fuese mayor que el de la muchacha y que, en caso de conseguir su objetivo, no fuese tan sencillo darle la vuelta a la situación.

fdr. this is spaarrta.
realmente pensé por qué no después de ver el episodio de 6 de true detective: spoilers si planeáis verla.
y es la última vez que me creo un pj que no pelee bonito 8(
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Dom Abr 20, 2014 4:06 am

Alehyss, que parecía más dispuesta a avanzar que Lyam, procedió tras su primer ataque a tratar de derribarlo. El chrysos, que había retrocedido un paso, procedía entonces a avanzar de nuevo hacia ella, en busca de su propia ofensiva. Ella, preparando ya la segunda, lanzó una patada en dirección a los tobillos, que el chrysos vio venir cuando ya estaba en proceso, decidiéndose entonces por una nueva táctica, lanzándose contra ella.

Alehyss pudo sentir cómo su pierna entraba en contacto con el tobillo del chico justo antes de que este se lanzara contra ella. Viendo que, pese a haberlo alcanzado, el golpe no había sido suficiente para retirarlo, se preparó para, como había planeado, retroceder de un impulso. Lyam, en su propio impulso, llegó a rozar con la mano el tobillo de ella, pero la rapidez de la chica le impidió alcanzarlo.

La velocidad de ambos hacía difícil seguir el combate desde fuera, pero los espectadores no perdían ojo de sus movimientos. La distancia entre ambos se mantenía, escasa, mientras ellos se recuperaban rápidamente del encontronazo. Alehyss, agachada, mantenía una posición desde la que podría impulsarse hacia él fácilmente, mientras que Lyam, ágil, se levantaba para evitar que ella se le impusiera, más defensivo.

FdR.: Recordad que, si consideráis que no he interpretado vuestras acciones correctamente o que no he sido justa con ellas, podéis enviarme un mp. En cualquier caso, la decisión final sobre cómo tratarlas será mía, pero prefiero evitar malentendidos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Mar Abr 22, 2014 7:27 pm

Lo alcanzo ligeramente y, pese a todo, no consigo lo que pretendo. Resulta ligeramente frustrante, pero no tengo tiempo para pensar en ello, pues enseguida me obliga a reaccionar con su impulso hacia mí. Y aunque logro librarme de la embestida, lo noto rozarme. Parece que no puedo valerme de mi agilidad tanto como de costumbre. Esto, lejos de ser una pega, que lo sigue siendo, es un estímulo. Me obligará a buscar alternativas. No puedo desmoralizarme simplemente porque también él sea rápido.

Me encuentro agachada. las piernas plegadas son perfectas para impulsarme: ya tienen la mitad del camino hecho. Así pues, dado que va desarmado y en principio no cuento con que me reciba con una espada, ensartándome, hago lo que resulta natural para mi cuerpo, ahora mismo.
Me impulso hacia él, violenta, con el cuerpo inclinado hacia adelante, buscando embestirlo, apuntando con el hombro derecho hacia su pelvis. Ya que ha decidido ser poco delicado, haré lo propio. Todavía estoy tanteando un poco el terreno.
Pese a que es un hombre, no me supera demasiado en masa corporal. Espero encajarlo con mi placaje y tirarlo al suelo si es posible, doblarlo por lo menos si no consigo lo primero. Atacando a la mitad inferior del cuerpo es más fácil desequilibrarlo y arrastrarlo. Es inevitable. El equilibro en los seres humanos erguidos es demasiado inestable al perder alguno de sus puntos de apoyo inferiores.

Si me evita procuraré saltar hacia atrás para salir de su distancia antes de que se le ocurra contraatacar. Si, pese a todo, lograse golpearlo y no moverlo del sitio, tendría que buscar enseguida la forma de bloquear sus golpes más peligrosos, aunque fuese a costa de recibirlos en los antebrazos y, preferiblemente, de escabullirme lo más pronto posible hacia atrás, sin perderlo de vista en ningún momento.
Prefiero esquivar que detener, aunque a veces no existen muchas más opciones.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Abr 23, 2014 11:41 pm

A pesar de que sí consiguió rozarla, el chrysos acabó cayendo al suelo. Con el ceño fruncido, y sin apartar la mirada de la chica, Lyam se incorporó, quedando medio encorvado, con la espalda inclinada hacia delante y con los brazos en la posición que anteriormente habían tenido, con el derecho casi pegado al pecho y el izquierdo adelantado. Las piernas ocupaban una posición similar, con la izquierda avanzada y la rodilla ligeramente flexionada, y la derecha retrasada y la rodilla igualmente plegada.

El chrysos se mantuvo quieto, preparado para el posible ataque de la muchacha, y cuando vio cómo se impulsaba, se movió ligeramente hacia la izquierda, tratando de alejarse un poco del hombro con el que la chrysos le apuntaba y colocando el tronco para que fuese más sencillo agarrar su cuerpo. Sus brazos se habían dispuesto de forma que no fuese complicado amarrarla, con el izquierdo replegándose y el derecho adelantándose hasta quedar ambos a una altura semejante, y se había encorvado más para poder detenerla. Como la velocidad de la chrysos era semejante o mayor que la suya (era rápida de cojones y aquello era un engorro), había decidido intentar detener su placaje y evitar con ello una posible caída, aprovechando que debía ser, si bien no mucho, algo más fuerte que ella. En cuanto sus manos rozasen su cuerpo, pronunciaría un chrysantae, tratando de, al menos, infligirle algún tipo de daño aun a sabiendas de que su magia no era precisamente poderosa. Esperaba, no obstante, que aquel leve chispazo la sorprendiese, y que con ello fuese más sencillo apartarla si la empujaba. Si aquello no funcionaba, intentaría golpearla, ya fuese con las piernas (imaginaba que a lo máximo a lo que podía esperar era a un rodillazo) o con los puños. Si todo aquello no funcionaba y acababa cayendo al suelo, pues intentaría no quejarse, y se apresuraría o a bien contraatacar o a bien defenderse, dependiendo de lo que pareciese que fuese a hacer ella.

fdr. bastante cutre, pero tengo mucho que estudiar, mil perdones :__D
no se me da nada bien escribir peleas (AHAHAHAHAH), pero básicamente intenta amarrarla como un jugador de rugby o un sumo (sumo tirillas lmao) o algo así.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Jue Abr 24, 2014 12:31 am

Una vez más, Alehyss tomaba la iniciativa, y una vez más, Lyam se disponía a recibirla. Ambos chrysos parecían ya totalmente centrados el uno en el otro, ignorando por completo a su público, que se mantenía tan concentrado en ellos como ellos mismos. Cada movimiento parecía aumentar la atención de los que los rodeaban.

Alehyss inició, pues, su segundo intento de derribar a Lyam. Esta vez se lanzó contra él desde su posición, aprovechando que sus rodillas flexionadas le daban una postura perfecta para impulsarse hacia él de un ágil salto. Con un hombro por delante, pretendía doblarlo y llevárselo por delante.

Lyam, por supuesto, no se mantuvo pasivo ante esta nueva ofensiva. La posición de Alehyss no solo era buena para que ella se lanzase, sino que era también bastante evidente para él. El movimiento de ella era directo y sin segundas intenciones. Así pues, se preparó para recibirla, doblándose y adelantando los brazos para rodearla, clavando los pies en la tierra para evitar ser llevado por delante.

Pese a que Lyam había intentado separarse de ella para evitar su golpe, no le era posible alejarse y recibirla al mismo tiempo. El resultado del nuevo encuentro fue que, al estar ambos agachados, el hombro de Alehyss se clavó en la parte superior de su pecho. Alehyss, en su impulso, no pudo evitar el mismo resultado para ella.

Lyam, al estar detenido, llegó a retroceder un paso cuando la chica se lanzó contra él, pero una vez hecho esto, consiguió afianzarse, deteniendo el impulso de ella y consiguiendo sujetarla con cierto éxito. Procedió pues a lanzar el chrysantae contra ella. No fue un golpe muy duro; la magia de Lyam no destacaba por su potencia, y el hecho de tener que recibirla no facilitaba para él el empleo del hechizo. Sin embargo, sí fue lo suficiente como para que Alehyss sintiera una molesta descarga en el torso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Lun Abr 28, 2014 5:36 am

Justo después de pronunciar el débil chrysantae, aprovechando que se había afianzado al suelo y de que había logrado sujetar a la chrysos, deteniendo su avance y evitando caer al suelo, habiendo reducido así la distancia que hubo entre ellos, Lyam se apresuró a continuar con la ofensiva, convencido de que la muchacha no tardaría en hacer lo mismo, prohibiéndose pensar que su adversaria era Alehyss, o mejor dicho, evitando pensar en ello. Así pues, en un rápido movimiento, soltó su cuerpo y amagó, al tiempo que intentaba poner un par de centímetros entre ambos, irguiendo un poco la espalda, para facilitar el golpe, golpear su rostro, con la mano izquierda cerrada en un puño. Buscaba golpear su mejilla, en la zona donde debía, si sus conocimientos anatómicos no fallaban demasiado, nacer la mandíbula. Si aquello funcionaba, si la chrysos no evitaba o detenía el golpe, intentaría repetir el movimiento con la otra mano, y así sucesivamente, avanzando si ella retrocedía.

Si la chrysos detenía o esquivaba aquel primer golpe, también probaría suerte con el otro puño, reduciendo la distancia si se separaba, en un movimiento nuevamente veloz. Si Alehyss, por el contrario, intentaba atacarle al tiempo que él realizaba aquel primer movimiento, aprovecharía que había recogido su brazo derecho para tratar de parar el golpe si fuese posible, frenando su propia ofensiva en caso de que el posible ataque de la muchacha pareciese lo suficientemente peligroso. Si por el contrario su primer golpe funcionaba, pero el segundo no, intentaría defenderse sin más, buscando evitar o detener los golpes.

Fdr. Bleeegh, es horrible, pero mañana y pasado no creo que tenga tiempo para postear y no quiero atrasar esto, así que ahí queda. Dudas o cosas que estén mal, como que sean físicamente imposibles o así, mp y se cambia x_D (y me voy a sobar que me entra tol sol por la window) (yo quería pjs que peleasen bonito y lo que tengo es esto, voy a irme a observar peleas callejeras en finlandia, que seguro que me sirven más que cualquier otra cosa para definir su estilo sobs)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Lun Abr 28, 2014 11:46 pm

El golpe contra su hombro me deja sin aliento un instante, y, desgraciadamente, no logro escabullirme a tiempo para evitar su agarre, de modo que podría decirse que por un instante estoy en desventaja. He sido demasiado descuidada. No debo repetirlo.
Recibo, entonces, su hechizo, y aunque resulta un incordio, afortunadamente (desafortunadamente para él) no es lo suficientemente poderoso como para dejarme impresionada. Tampoco es algo de lo que pueda presumir demasiado, de forma que no haré futuros comentarios mordaces al respecto.

Bueno, basta de perder el tiempo.
Creí que mantendría el agarre, que, en mi opinión, le daba ventaja. No me considero una experta en las cortas distancias, y menos cuando no hay la suficiente como para evitar los golpes con facilidad. No obstante, no voy a ser yo la que ponga quejas.

En cuanto noto cómo me libera, me yergo, veloz, recuperando la posición, sin perderlo de vista. Cuando lo noto moverse hacia mí, reacciono. Me arqueo hacia atrás, buscando apoyo en el suelo con las manos, impulsándome con las piernas justo un instante antes de encontrarlo. Mi primera intención es lograr, de este modo, alejarme, dando la voltereta completa hacia atrás. Pero, además, busco en mi impulso su mentón, con el pie derecho, procurando aprovechar la inercia para golpearlo hacia arriba en mitad de mi arco.
Una vez regrese a la posición original, de pie, más alejada, espero contar con la distancia suficiente entre ambos para no permitir que se acerque, retrocediendo si hace falta. Aunque, teniendo el perímetro delimitado, en algún momento tendré que ir hacia adelante, lo quiera o no. Y si pese a todo no logro despegármelo intentaré, por lo menos, frenar sus golpes con los antebrazos, más apropiados para este fin que la cara o las costillas.
No me agrada la idea.


FdR- Alehyss pensando "si no hubiese límites me iba a esconder al bosque y esperaba dos días a que bajase la guardia. Tsk..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Mar Abr 29, 2014 12:39 am

Lyam no quiso alargar el contacto con la chica, por lo que, en lugar de inmovilizarla, como ella pensaba que haría, limitó su ofensiva al hechizo. En el momento en que se alejó, aún con intenciones ofensivas, ella se propuso poner tierra de por medio. Mientras Lyam se preparaba para atacar, ella se agachaba ya, sin dejar muy claro si lo estaba evitando o si siquiera se había parado a ver sus intenciones.

El primer puñetazo de Lyam no llegó a alcanzar a la chrysos. El segundo fue lanzado cuando ella comenzaba a levantar las piernas, y obligó a Lyam a plantearse si de verdad quería seguir avanzando. Gracias a sus intenciones defensivas, consiguió detener la patada con el brazo, sin que esta llegara a alcanzar algún punto más débil.

Así pues, Alehyss fue a parar un poco más allá, alejándose del chrysos con facilidad. Sin embargo, tampoco podía confiarse, ya que él no tenía intención de dejarla poner espacio entre ambos. La velocidad de Lyam no podía subestimarse, o acabaría de nuevo bajo el agarre del chico si él, siguiendo sus intenciones de mantenerla cerca, la alcanzaba de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Sáb Mayo 03, 2014 11:18 pm

De nuevo, un golpe interceptado. Si las cosas siguen a este ritmo, me temo que no acabaremos nunca. Quizás alguno de los dos se desmaye de hambre y fatiga al cuarto día, o algo semejante. Bueno, sinceramente, no es eso lo que espero. Me gustaría acabar pronto con esto.

He conseguido alejarme, por supuesto, pero vista mi incapacidad para atacar de lejos al final eso no es más que algo temporal. Enseguida, tras erguirme de mi, por qué no decirlo, elegante movimiento, lo examino un instante fugaz.
La cabeza es fácilmente cubrible, con los brazos, y la parte que más deprisa reacciona a los reflejos. Al ir a por el vientre quizás pueda volver a agarrarme, como la última vez, y eso es algo que debo evitar a toda costa. Y he decidido no empezar con el juego sucio todavía. No si no es necesario. Así que...

Me lanzo contra él, esta vez con un impulso más controlado, tratando de tener en cuenta sus movimientos, calibrando su respuesta para reaccionar yo también. No es momento de ataques suicidas.
Utilizo la pierna izquierda como apoyo y levanto velozmente la derecha, pivotando sobre la otra para lanzar una patada horizontal hacia sus costillas, de izquierda a derecha, pretendiendo golpear con el talón sobre la tercera o cuarta costilla, buscando arrancarle el aire de los pulmones y abrir un hueco en su defensa. Si acierto, si consigo dejarlo sin aliento, lanzaré un derechazo a su nuez. Me gustan más las patadas, pero los puños son un buen complemento. Si logra cubrirse, si fallo, o si se me avalanza, mi objetivo será impulsarme de nuevo hacia atrás y poner un metro, por lo menos, entre ambos, protegiéndome de sus ataques, como hasta ahora, preferiblemente manteniéndome alejada, y cubriéndome con los antebrazos en caso de que el golpe sea inevitable.

Al final es un combate de desgaste, en apariencia. Y no estoy segura de qué aguante tiene él. Nunca lo he visto llegar a su límite. En cualquier caso, siempre podría terminar con una patada entre las piernas, como aquella vez. Lo dejaré como "última baza".
Dejémonos de bromas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Dom Mayo 04, 2014 9:59 pm

Al chrysos no le sorprendió demasiado que la muchacha hubiese podido esquivar sus golpes, tampoco que aprovechase que la había soltado para alejarse de él ni, por supuesto, que para atacarle hubiese vuelto a utilizar las piernas en lugar de los puños. Tras detener la patada de Alehyss, Lyam volvió a su posición defensiva inicial, de nuevo con el brazo derecho replegado, casi pegado a su pecho, y el izquierdo más adelantado. Había esbozado una involuntaria sonrisa, y ahora mismo observaba a la chrysos, expectante y con un deje divertido en la mirada, aproximándose a ella no con la rapidez que había pensado en su anterior movimiento, sino con una cierta calma, con el cuerpo ligeramente encorvado, semejante a su primer acercamiento, en tensión y atento a sus movimientos, especialmente a sus piernas. Había comprobado, a lo largo del combate, lo que al principio era una mera suposición: que la chrysos se basaba en su flexibilidad a la hora de combatir cuerpo a cuerpo. Así pues, si bien era consciente de que no podía perder de vista tampoco sus ojos, la atención del chrysos se centró más en sus piernas, preparado para una nueva ofensiva suya. También había comprobado que la chrysos solía atacar antes que defenderse, a diferencia de él, que nunca había sido muy dado a lanzarse; en su lugar, prefería aprovechar que el otro se acercase para atacar él, tras detener o esquivar los golpes según el caso y siempre que fuese posible.

Cuando la chrysos se lanzó hacia él, Lyam, todavía observándola con atención, cambió la posición de sus brazos, manteniéndose encorvado. Su objetivo no era esquivar la patada, sino pararla: aprovechando la nueva posición en la que había dispuesto sus brazos, con el izquierdo replegado, cubriéndole las costillas y parte del torso, y el derecho separado, más avanzado que el otro, pretendía detener el golpe de la muchacha con su brazo derecho, en un movimiento rápido que consistiría en, simplemente, colocar el brazo en el punto donde la muchacha debería atacar, por encima de su propio brazo izquierdo. Que intentase detenerlo con el brazo derecho en lugar de con el izquierdo, venía de su idea de intentar atrapar a la chrysos: pretendía sujetar con la mano su tobillo, o la zona próxima a este, inmovilizándola de este modo. No obstante, su objetivo principal no era otro que cubrirse del golpe, motivo por el que ya había cubierto la zona con el otro brazo y por el que antes de intentar atrapar cualquier tipo de tobillo o pierna, trataría de detener el golpe con su antebrazo derecho. Si conseguía no sólo para el golpe, sino sujetarla, iniciaría una ofensiva; si conseguía detener el golpe, pero no sujetar su pierna, se alejaría con un impulso, tratando de evitar así otro tipo de ataque. Si no conseguía detener el golpe, trataría, de nuevo, de impulsarse para evitar un nuevo ataque de la chrysos; de no tener posibilidad para apartarse, intentaría defenderse, interponiéndose el brazo que mejor situado estuviese de los dos para parar el golpe.

fdr. siento: 1) la tardanza. 2) lo cutre que es xD Entenderé que se coma el suelo u3u
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Dom Mayo 04, 2014 10:59 pm

La distancia entre ambos no era propicia a mantenerse, dado que ambos buscaban establecer contacto a la hora de lanzar una ofensiva. Alehyss, más dada a iniciar los ataques, jugaba a alejarse y acercarse, y así lo hizo una vez más, reduciendo las distancias en un nuevo golpe. Lyam, por su parte, parecía tomárselo con más calma y haberse acomodado un tanto. Incluso sonreía un poco.

Esta relajación no le favorecía mucho en su situación, y menos teniendo en cuenta la seriedad de la chrysos. Esta, una vez más, lanzó una patada, esta vez contra sus costillas. El chico, que ya empezaba a acostumbrarse a aquellos golpes, se preparó para recibirlo. Aunque, esta vez, quizá por su calma o simplemente por la decisión con la que ella actuó, su defensa no funcionó tan bien.

El chico bajó el codo hacia las costillas, al tiempo que alzaba la mano derecha hacia ella para intentar interceptar su tobillo y volver a sujetarla. La fuerza de la pierna de la chrysos se llevó por delante sus intentos. La pierna de Alehyss impactó con la punta de los dedos del chico, forzados a doblarse de golpe, de forma desagradable, provocándole un dolor agudo tanto en la punta como en las articulaciones. En realidad, el dolor no se debía más que al impacto, pero el golpe había sido fuerte. En cuanto a sus costillas, el brazo se antepuso al pie de la chica, recibiendo el golpe. Sin embargo, el codo, interceptado a medio camino para colocarlo, se clavó en las costillas debido al golpe, contribuyendo a la sensación de dolor.

Pese a todo, no había sido una defensa tan mala como para dejarlo en el sitio. Tal y como planeaba, se cubrió de su puño y trató de retroceder de un impulso. El segundo golpe de Alehyss fue a parar a su mano, aumentando el dolor que la patada había propiciado, pero el hecho de retroceder hizo que el impacto se redujese. La chrysos, por su parte, se aseguró de posicionarse de tal forma que la distancia entre ambos se mantuviera en torno a un metro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Lun Mayo 05, 2014 3:31 pm

Este golpe es más eficaz, y eso me reconforta. Pero no me voy a venir arriba por ello. Sigue siendo un enemigo fuerte, y dar las cosas por hecho solo sirve para que la caída duela más. Mentiría, por otra parte, si dijese que me siento mal por golpearlo, pues me tomo esto como trabajo o como un entrenamiento, en todo caso. Aunque intento evitar lesiones demasiado importantes. Al final, la forma más sencilla de vencerlo no es dejarlo inconsciente, como suele pasar.

Retrocede, y eso me obliga a avanzar un poco para mantener una distancia intermedia; quiero estar lo suficientemente lejos de él como para tener tiempo a reaccionar si viene, pero lo suficientemente cerca como para poder atacar yo misma. Hay que tener en cuenta que, por lo general, el que acierta en una ofensiva debe seguir, pues asediar una buena forma de que el otro no pueda armarse con facilidad. Ahora que llevo la parte agresiva del combate no debo abandonar esa posición sin más. Lo prefiero a tener que estar cubriéndome de golpes continuados.

De nuevo, me impulso con la derecha hacia adelante, pero esta vez no voy hacia él. Me lanzo, veloz, a su izquierda, con intención de rebasarlo, pasar de largo, para tener su espalda a la vista. Una vez alcanzo el lugar adecuado, clavo los pies en el suelo para frenar el cuerpo, y alzo la pierna derecha, lanzando un rodillazo a la parte baja de su espalda, a los riñones, aprovechando la inercia restante del impulso y el giro del cuerpo para volver el golpe más potente.
Mantengo, mientras tanto, los brazos plegados, móviles, para proteger el torso y la cabeza en caso de que se vuelva y me ataque. No he podido evitar observar su posición, tanto ofensiva como defensiva, y está claro que no es la primera vez que se enzarza con alguien a puños. Teniendo en cuenta lo que sé de él, por otro lado, tampoco es algo que resulte extraño. Me parece extraño, sin embargo, vistas su agilidad y su velocidad, que se limite a defenderse, y no puedo evitar pensar que quizás tiene algo pensado y que me está guiando lentamente a algún tipo de treta. Por ello preferiría acabar cuanto antes. No me apetece descubrir, si tiene un plan para mí, cuál es. Ya se lo preguntaré más tarde, en el viaje de vuelta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Mayo 07, 2014 5:16 pm

Al recibir el golpe, el chrysos compuso una mueca, apretando los dientes y frunciendo el ceño, notando la zona de las costillas doloridas. Sin embargo, no se detuvo demasiado en sus silenciosas lamentaciones, y cuando vio las intenciones de la muchacha, se defendió, deteniendo su puño e impulsándose hacia atrás, poniendo una cierta distancia entre ambos. Movió entonces los dedos de la derecha, esbozando una sonrisa sesgada, todavía con el ceño funcido y sin apartar en ningún momento la vista de la chrysos, adoptando de nuevo una posición defensiva con sus brazos.

Cuando esta se impulsó hacia donde él estaba, se movió, veloz, sin apartar la vista de ella, atento a sus piernas, tratando en todo momento que la chrysos no acabase tras su espalda, siguiendo sus movimientos, volviéndose para intentar frustar el objetivo de la muchacha. En ese momento, su principal preocupación era no acabar dándole la espalda a la chrysos, aunque no evitaría una ofensiva si fuese posible y esto no supusiese un suicidio.

*fdr: a ver, sé que alehyss ha dado por hecho (o casi al menos) que llegaba a rebasarlo y que su ataque se basa a eso, pero ¿?¿? Vamos, que intento (porque nnno quiero xDD) que no llegue a suceder, y por eso la siguiente acción no la cuento como si ella estuviese detrás de él, pero ahí el narrador decide :_D De todas formas, en caso de que se dé por bueno que ella logra rebasarle, que conste en este fdr que intentará defenderse xDD ¿debería escribir una parte basado en eso o no...? o.o*

Con el brazo derecho adelantado, preparado para una posible ofensiva, el chrysos rápidamente se lanzó hacia ella cuando creyó ver una oportunidad, buscando golpear su vientre con el derecho, y en caso de que la muchacha estuviese protegiéndose vientre, su rostro. Sin embargo, visto el papel agresivo de la muchacha, mantuvo su brazo izquierdo replegado, dispuesto para detener los ataques de su contrincante siempre que fuese posible, buscando interponer o bien la mano o bien el propio antebrazo entre las piernas de ella. Si el ataque de la chrysos pareciese peligroso, intentaría siempre cubrirse, sólo con el izquierdo si fuese posible, o con ambos en caso de que fuese necesario. En caso de que no lo fuese, continuaría con su ofensiva; si lograba golpearla, si ella no se cubría, o esquivaba, la atacaría inmediatamente de nuevo en el vientre, esta vez con el izquierdo. En caso de que se cubriese, si decidía cubrirse en lugar de atacar o esquivar, retroceder, buscaría un punto de su cuerpo desprotegido para golpearla (si fuese posible golpearla en el rostro, en el mentón, lo haría), utilizando en este hipotético también el izquierdo, pues el golpe lo lanzaría, siempre suponiendo que ella se cubriese, en el momento en el que viese cómo intentaban detener el golpe del derecho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Sáb Mayo 10, 2014 8:09 pm

Alehyss no quiso retroceder ya, viendo funcionar su ofensiva, así que continuó hacia adelante, esta vez con intención de rebasar a su compañero. Por supuesto, este no iba a dejarse amilanar por un par de golpes, y no quiso permitir que ella lo rebasase. Para evitarlo, retrocedió él mismo, veloz, girando hacia la izquierda cuando ella llegó a su altura, asegurándose siempre de mantenerse cara a cara.

Ambos parecían dispuestos a avanzar sobre el otro, sin permitir un retroceso. Alehyss tenía muy claro su objetivo, mientras que Lyam parecía pendiente de buscar un punto libre sobre el que lanzarse. Y, dada la escasa distancia entre ambos, era inevitable recibir los golpes del otro. Alehyss había sido la primera en reaccionar, y por ello Lyam dependía de sus acciones; además, el estilo más defensivo del chico era acorde a este hecho.

Así pues, cuando Alehyss lanzó su potente rodillazo al estómago, Lyam no pudo sino adaptarse a ello. Situó, como pudo, el antebrazo izquierdo ante el mismo, tratando de recibir ahí el golpe de la chica, consiguiendo paliar un tanto el dolor con ello. En cuanto a su propia ofensiva, dada la poca accesibilidad del vientre de ella, la lanzó hacia el rostro. Resultaba difícil enfrentarse solo con los brazos a alguien que usaba en combate tanto brazos como piernas, y aquello empezaba a resultar evidente, pues la chica, de hecho, se protegió del golpe, recibiéndolo también en el antebrazo. Por supuesto, Lyam seguía intentando buscar con los puños partes más vulnerables de su cuerpo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuestiones de herencia
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Cuestiones varias sobre los Network Players.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Aqua :: Misiones.-
Cambiar a: