ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Cuestiones de herencia

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Lun Mayo 12, 2014 2:23 pm

Encajo su puñetazo con el antebrazo, ocultando la muestra de dolor en una máscara monótona de seriedad. No obstante, termino por torcer el gesto en una leve sonrisa, entretenida. Esta situación no llega a ser completamente desagradable, he de admitir; la prefiero a tener que asesinar a unos bandidos, o algo semejante.

-¿A por la cara? -inquiero, en un tono que solo él pueda oír, divertida, sin apartar los ojos de los suyos. En esta situación no puedo ni enfadarme, por poco que me guste.

Me impulso levemente hacia atrás para abrir algo de distancia, dado que ahora mismo le sería sumamente fácil alcanzarme si me quedo aquí. Esta vez cambio de pierna, buscando ser impredecible, y lanzo una patada horizontal con la izquierda hacia su rótula derecha, buscando golpear su lateral, de fuera hacia dentro, girando levemente el cuerpo en la dirección del movimiento para añadir inercia al golpe. Por mucho que se cubra con los brazos, no puede cubrir el cuerpo entero, y dañar las rodillas es muy válido para inutilizar al rival.

Me molesta admitirlo, pero me estoy conteniendo un poco: de tratarse de un combate con un desconocido, los golpes serían más crueles. Sin embargo, si rompiese su rótula le causaría grandes problemas por un tiempo considerable. Los golpes están bien para desgastar, pero debo empezar a plantearme una alternativa a dejarlo machacado contra el suelo, porque no quiero que ninguno de los dos lidie con fracturas.

Mantengo los brazos preparados para recibir, como hasta ahora. Mi primera intención siempre será tratar de esquivar sus puños, pero rostro, pecho y zonas blandas bajo las costillas no deben recibir golpes, de modo que siempre he de estar preparada para encajarlos con el antebrazo, aunque duela.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Mar Mayo 13, 2014 12:11 am

Al ver su ofensiva frustrada, el chrysos se impulsó hacia atrás, poniendo una escasa distancia entre ambos, de nuevo torciendo una sonrisa inusualmente divertida. En ningún momento apartó la mirada de la muchacha, siempre atento a sus movimientos, y cuando habló, se encogió débilmente de hombros, ensanchando la curvatura de sus labios.

—Fáciles de parar, ¿no? —murmuró en un tono semejante al suyo, recuperando la posición defensiva de sus brazos, adelantando de nuevo el derecho y replegando el izquierdo, cuando ella se impulsó, haciendo algo mayor la distancia entre ambos. Esta vez, no obstante, no intentó defenderse usando ambos. En su lugar, al ver el objetivo de la chrysos, rápidamente alzó su pierna derecha, flexionándola de forma que su rodilla quedase, en caso de que aquello funcionase, unos centímetros por encima de la de la muchacha, deteniendo el golpe y alejando la rodilla del punto de impacto. El movimiento, no obstante, no se limitaba solamente a la defensa, sino que también buscaba golpear: en el momento en el que su pierna entrase en contacto con la de la muchacha, si llegaba hacerlo, buscaría atacar la tibia de la chrysos con su pierna, aprovechando la posición en la que ambos estarían si aquello funcionaba, y posteriormente intentaría aprovechar aquella posible distracción para golpear su torso centímetros debajo de su pecho.

Era consciente de que aquello podía dolerle, pero veía imposible detener aquel golpe con los puños, y también veía improbable que impulsándose hacia atrás, o moviéndose hacia un lado, lograse esquivarlo. También contaba con que la chrysos se defendiese de su hipotético segundo golpe, pero aquello no le había importado durante todo el combate y no iba a hacerlo ahora.

fdr. tengo que terminar un trabajo, así que lo dejo así. ea, que sea lo que mithos quiera u_u
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Mar Mayo 13, 2014 4:31 pm

De nuevo los chicos de separaron el uno del otro, anulando el contacto y preparándose para el siguiente golpe. Y, tal y como parecía ya parte de la estructura del combate, fue Alehyss quien actuó en primer lugar. La chica trató de imponer un repentino cambio de ritmo con el fin de desestabilizar a su compañero, con su rodilla como objetivo.

Lyam, por su parte, alzó la pierna tan pronto como vio venir el golpe. El primer efecto de esto fue que recibió el golpe con la pierna, de forma menos dolorosa. El segundo efecto fue que, al contar tan solo con un apoyo, se desestabilizó un tanto, dando un pequeño margen de ataque a la chica.

Sin embargo, Alehyss no iba a salir impune de aquello. Aún con su desequilibrio, Lyam tuvo ocasión de propinar un fuerte golpe en la canilla a su compañera, tremendamente doloroso. Las rodillas de la chica se flexionaron ligeramente hacia adelante, encogiéndose un tanto ella en conjunto. El segundo golpe de él, por este motivo, no tuvo mayor efecto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Mar Mayo 13, 2014 11:52 pm

Me encojo de hombros a su respuesta, sutilmente, con un rastro de sonrisa desafiante en los labios.

-Más que otros -me limito a decir. En lo que pienso no es en eso, sino en las marcas. Todavía a estas alturas me permito el ponerme tan presunciosa a ese respecto. Casi da vergüenza.

El combate continúa. Y, por una vez, puedo decir que no por donde me gustaría. Lo golpeo, sí, pero no donde he querido, sino en una zona mucho menos peligrosa: como mucho le quedará un moratón incómodo, pero nada que le impida o dificulte el combate. ¿Y qué recibo yo a cambio?
Se me tensa el rostro por un instante, no puedo impedirlo, y aunque aprieto los dientes para evitarlo termino soltando un quejido contenido, una especie de "kh", entre dientes. Y no varío la expresión para no darle ninguna satisfacción, pero la verdad es que ese tipo de golpes resultan especialmente dolorosos. Ni siquiera son demasiado peligrosos, pero tener el hueso tan poco protegido...

Trato de recobrarme enseguida, dejando ver mi debilidad el menor tiempo posible, sin perder más tiempo del que ya he malgastado. No poder haber aprovechado su desequilibro es una vergüenza, y más aún por un golpe tan tonto.

Me impulso hacia atrás, tomando distancia, como llevamos haciendo hasta ahora, todavía a cubierto de sus puños con los antebrazos, en guardia. Esta vez, sin embargo, quiero probar otra cosa: que sea él el que inicie la ofensiva. Un cambio de ritmo. Yo, por mi parte, me limitaré a retroceder, a tratar de esquivar sus ataques, atenta a todos sus movimientos, y a cubrirme en caso de que sea imposible. Si vuelve atacar a las piernas, por otro lado, cuento con poder esquivarlo impulsándome hacia atrás, o saltando su pierna si va muy a ras de suelo.
Esto es peligroso: esquivar, sin más, no es tan fácil como proponérselo y hacelo. Sin embargo, el ser la parte agresiva del combate me impide realizar un contraataque, y al final aún terminaré cansándome antes que él. Un cambio de ritmo me vendrá bien tanto como para reposar un instante como para espolearlo, obligarlo a moverse y a que venga a por mí.
Digamos que, dentro de que acabo de pensar de agresiva a pasiva, sigo incitando a la agresividad. ¿Pasivo-agresivo, se dice? No tengo claro si aplicar eso a esta situación.

FdR- No sé si esto es apto (porque al final es muy general). Si hay algún problema, avísame, por favor (si hubiese opción a cambiarlo)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Miér Mayo 14, 2014 5:24 pm

El chrysos dedicó un rápido vistazo a la pierna izquierda de la muchacha al escuchar su quejido, pero no tardó en volver a centrarse en el combate. Habiendo ya recuperado el equilibrio, el chico recuperó la posición defensiva de sus brazos, aunque esta vez, aprovechando que su ofensiva había tenido éxito, no esperó a que la muchacha atacase de nuevo. En su lugar, al ver cómo se impulsaba hacia atrás, separándose de él, él mismo se lanzó, veloz, hacia ella, tratando de recortar al máximo la distancia entre ambos.

Su ataque esta vez comenzó con los puños: tras el impulso, habiendo disminuido la distancia entre ambos, el chrysos, consciente de la posición defensiva de su acompañante, lanzó un puñetazo con su izquierda al rostro de la muchacha, buscando que ella se cubriese con los brazos. Su objetivo no era golpear su cara, sino aprovechar aquel movimiento para atacar a las piernas de la chrysos: si la muchacha se centraba en el puño, tal vez pudiese atacar la tibia derecha de la chica con su pierna izquierda, que ya se encontraba más retrasada que la derecha; la patada, horizontal, buscaría la zona inferior de la tibia de la muchacha, buscando impactar en un lateral, procurando un efecto semejante al que había logrado antes. Contaba con que la muchacha no decidiese esquivar el puñetazo impulsándose hacia atrás, sino que se defendiese cubriéndose o, en su defecto, moviéndose hacia un lado.

En caso de que la chica retrocediese, el volvería a impulsarse hacia delante, veloz, tratando que la distancia que entre ambos había no se ampliase.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Jue Mayo 15, 2014 9:40 am

Tan pronto como Alehyss retrocedió, con el fin de evitar al chrysos, este avanzó hacia ella, sin la menor intención de darle tregua. Después de todo, una vez comenzada la ofensiva no tenía motivos para permitir que recuperara el aliento. Lanzó, pues, el puño en primer lugar, como llevaba haciendo todo el tiempo, con intención de alcanzarla.

El golpe no sorprendió a la chica, que ya llevaba viendo estos movimientos un buen rato y estaba preparada. Lo esquivó sin ninguna dificultad, evitándolo ágilmente, de la misma forma que evitó la patada que siguió a ese primer golpe. Manteniendo la distancia que le permitiera mantenerse a salvo de sus ataques.

No lo tenía fácil, ya que Lyam no tenía intención de detenerse. Si continuaba limitándose a defenderse, pronto sería imposible para ella evitar los golpes, y acabaría por perder terreno frente a su compañero.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 12:10 pm

Al final termina por ser tan desagradable esquivar como atacar: mover continuamente, ya sea saltando o lanzándome, y los cambios de ritmo que he de hacer para pasar de ataque a defensa y viceversa, son gastos de energía que están muy bien para calentar o tantear, pero está visto que no se cortará, de modo que tengo que tomar una decisión tras lo obvio: dedicarme a noquearlo es demasiado costoso y tiene una tasa de éxito menos elevada que otras opciones.
Vamos a hacer esto un poco más agresivo. Es más fácil que cometa errores en esas circunstancias, o que la presión me ayude a fatigarlo.

De un gesto rápido, sin dejar de retroceder, introduzco la diestra bajo la ropa, tomando el estilete. Me permito un gesto amplio, que lo revele cuando lo he cogido, y ya estoy siendo muy buena al avisar. De no ser quien eres, Lyam, de ser un desconocido que quiere matarme, ni siquiera lo habría sacado de frente, sino a tu espalda.

Afianzo el arma en mi mano derecha y estabilizo esta mano con la izquierda, apuntando a su vientre. Me lanzo hacia delante, buscando apuñalarlo algo por encima del ombligo. Supongo que es fácil de esquivar al hacerse de modo tan directo, pero no es que quiera matarlo.
Si trata de esquivarme hacia un lateral lanzaré un barrido con la pierna a su tibia, para desestabilizarlo y para que sienta, también, lo que puede doler. A mí aún me duele un poco.
Por todo lo demás, ha llegado la hora de pegarse a él y amenazarlo con un filo hasta que se rinda, saque una faceta oculta que me desarme y derrote o la posibilidad, incluso, de que saque un arma y haga esto todavía más peligroso.

Lo siento, Lyam, de verdad. Intentaré no causarte daños permanentes.

FdR- "Solo te pincharé el hígado :'D" XDDU
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 2:51 pm

El chrysos continuó avanzando hasta que la muchacha estrajo de bajo la ropa un estiletes. Entonces el chrysos se detuvo y armó sus defensas, colocando el brazo izquierdo de forma que cubriese buena parte de su torso, mostrando la parte externa a la chrysos, y el derecho cubriéndole el cuello, frunciendo el ceño y torciendo una sonrisa, hosca, reprimiendo una risa despectiva no por el arma en sí, sino por la situación. Pensó durante un segundo en lo relativamente sencillo que le hubiese sido a él atacarla con su propia arma cuando la tuvo sujeta, y se maldijo porque en ningún momento de la misión se le había pasado la posibilidad de sacar algún arma por lo peligroso que podría resultar el asunto: en ningún momento había querido hacerle daño, ni causarle ningún tipo de lesión, y de ahí derivaba el hecho de que su estilo durante el combate se hubiese basado en la defensa, en esquivar o detener los golpes de la muchacha, no llegando a atacarla realmente hasta el momento posterior al de la patada, que tampoco hubiese arrojado si ella no hubiese decidido atacarle a la tibia.

No tuvo mucho más tiempo para pensar, y tuvo que reprimir una contestación no por considerarla ofensiva, sino porque la muchacha se acercaba dispuesta a atacarle. En el momento en el que la chrysos inició su avance, Lyam buscó apartar la zona a la que el arma apuntaba, no moviéndose hacia algún lado, o impulsándose hacia atrás, moviendo exclusivamente la pierna derecha, que se encontraba más atrasada que la izquierda: su idea era girar su cuerpo, su torso, apartando de esta forma la zona amenazada, y colocándose de forma lateral a su enemiga. El movimiento, no obstante, no se limitaba a apartar su torso del arma: simultáneamente, y con rapidez, intentaría agarrar con fuerza la muñeca armada de la chrysos con su brazo derecho, que permanecería próximo a su cuello, deteniendo antes el brazo con el izquierdo, que buscaría impactar, si bien no con fuerza, en la zona interior de su brazo. No le importaba que el izquierdo no golpease su brazo, ni que le cortase: lo que le importaba ahora mismo era agarrar su muñeca, con fuerza. Los cortes nunca le habían importado, prueba de ello eran todas las cicatrices que poblaban su piel, y aquello no iba a cambiar en este combate. Su primer objetivo, pues, sería agarrarla.

fdr. si no se entiende bien, tengo en mi cosas de lyam un vídeo que lo explica (creo que soy la única manca que tiene mil vídeos porque no tiene ni zorra de peleas xD). vamos, que puedo pasarlo por si hay dudas o lo que sea.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 3:29 pm

Pronto Alehyss se cansó de la estrategia defensiva, y pasó a un nuevo método de lucha. En este caso, se decidió a sacar su arma, aunque de forma muy evidente para su compañero. El golpe de Alehyss fue directo y rápido, con intenciones tan claras que resultaba difícil no prevenirse contra ellas.

La primera reacción de Lyam fue frenar en seco, y la segunda cubrirse con ambos brazos, viéndola venir. Y, aunque pretendía ir más allá, llegando a esquivarla y agarrarla, lo complicado de sus acciones con respecto a la simpleza del golpe de la chica hizo que no consiguiera que todo fuera exactamente como planeaba.

Aunque Alehyss iba directa al estómago, el brazo de Lyam protegió esta zona, y ahí fue donde se clavó el estilete, dolorosamente, mientras él estaba comenzando su giro. Llegó a agarrar la muñeca de la chica cuando esta aún tenía sujeta el arma, atravesando su carne. Ella, por su parte, le propinó una fuerte patada, equivalente a la que ella misma había recibido antes.

En conjunto, la situación era complicada. Lyam se veía aquejado por dolores difíciles de ignorar y que dificultaban el ganar distancia, además de que, al agarrar a la chica, contaba con una mano menos. Ella, por su parte, sujeta, tenía pocas posibilidades de alejarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 4:40 pm

Lo atravieso. No su vientre, su brazo. No esperaba que dejase que me acercase tanto. Sinceramente, esperaba que me esquivase. Incluso le permití el ver mi arma deliberadamente para que lo tuviese en cuenta. No considero que haya nada negativo en atacar por la espalda, las "trampas" no existen si no hay reglas.

No estoy luchando bien hoy. Eso me resulta frustrante. Quiero acabar pronto con esto, porque la frustración me hará ser evidente, torpe o algo peor. Tengo que terminar antes de que eso juegue más en mi contra, antes de que se traspase al rostro y él pueda verlo.

Respondo a su sonrisa con una mirada desafiante, desde abajo, con la expresión completamente neutro y la mandíbula ligeramente apretada. ¿Te sientes traicionado? Me resulta hasta un poco incómodo que me mires así, teniendo en cuenta que no he roto ninguna regla. ¿Quizás mis antecedentes resultan irónicos, ahora mismo? No quiero matarte, y no lo haré, pero no voy a perder sin sacar cualquier baza posible.
Si encuentras algo que echarme en cara cuando acabemos, dímelo, arguméntamelo, y si tienes razón me disculparé. Pero te adelanto que dudo que puedas argumentarme nada a este respecto.

Me ha agarrado. Es un engorro, y odio el combate en corta distancia, pero ya es algo tarde para culparse. Los ataques suicidas, como dejar que me acerque para agarrarme, son algo que le pega bastante.
Estoy a punto de darle una patada en la entrepierna, lo admito, pero sigo viendo eso como un recurso muy poco vistoso, teniendo en cuenta que tenemos público, de modo que mi intención inmediata es, simplemente, soltar la diestra con agilidad, pasando a sujetar el estilete con la izquierda, tirando de él para arrancarlo de su brazo, para armarme de nuevo. Al fin y al cabo, él tiene inmovilizada mi muñeca, y no podré atacar con esa mano hasta que la suelte. Si lo logro, amenazaré al vientre de nuevo. A esta distancia, es difícil fallar, pero confío en que sea inteligente y me suelte antes de dejarme hacerlo. No titubeo, sin embargo. Hay que justificar las cosas con acciones, y no me tiembla la mano.
Por otro lado, trato de arrancar la derecha de su mano, girando la muñeca, tirando, intentando encontrar una flaqueo por su parte en el que poder zafarme para conseguir alejarme como hasta ahora.

He podido ser mucho más cruel, mucho más profesional: hurgar con el estilete en su brazo habría sido la opción correcta, más dolorosa y útil, con sinceridad.

Inspiro profundamente por la nariz, tensando ligeramente el rostro. Bien. He conseguido determinación. Basta de juegos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 5:32 pm

El chrysos compuso una mueca de dolor al notar no sólo el estilete clavado en su brazo, sino al sentir la patada, soltando un quejido. Sin embargo, en ningún momento soltó la muñeca de la chrysos, y aun con las dolencias de ambos golpes, apretó la carne de la muchacha, clavando sus uñas en la parte interna de la muñeca. Al ver las intenciones de la muchacha, intentó con su brazo libre detener de nuevo su brazo, agarrándolo, buscando impedir que cogiese el estilete de nuevo. No obstante, aunque lo cogiese y volviese a amenazarlo, no pensaba soltar su diestra, apretando en todo momento su carne con las uñas.

Sus acciones, no obstante, no se centraron en mantenerla sujeta. A pesar de las dolencias, especialmente la de la tibia, buscó atacar de forma más directa a la chrysos. Así, una vez la hubo sujetado, antes incluso de intentar detener el avance de su brazo izquierdo, de intentar evitar que se armase con el estilete de nuevo, lanzó, aprovechando la distancia y que ella estaba sujeta, haciendo muy improbable que pudiese defenderse, una fuerte patada con la derecha, más alejada que la izquierda, a su vientre, a su estómago, buscando que se encogiese. Si aquello funcionaba e impedía directamente que se hiciese con el estilete, aprovecharía la mano que tendría libre, pues no estaría ocupada (en caso siempre de conseguirlo) agarrando su brazo, para golpear su mejilla con fuerza. En caso de que la chrysos lograse hacerse con el estilete, también intentaría lo mismo, pues seguiría teniendo el brazo libre.

Siempre había sido un poco suicida. Así estaba después, con cientos de cicatrices.

fdr. y así es como se explican todos sus cortes, exacto xD
fdr2. no sé a qué pierna le atacó ´ __ `U
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 6:15 pm

Alehyss podía sentir cómo las uñas del chico se le clavaban en la carne dolorosamente, sin preocuparse en absoluto por si llegaba a rasgarle la piel, casi como si pretendiera cortarle la circulación, con especial fuerza en el momento en que recibió el golpe. No lograba, pese a los forcejeos, soltarse del agarre del chico.

De todas formas, consiguió mantener la otra mano libre, y el estilete en ella. Procedió a amenazarlo, buscando que se alejara, pero bien dispuesta a atravesarlo si era necesario. Y Lyam, que parecía dispuesto a ignorar el golpe, no se alejó, sino que continuó la ofensiva. Como resultado, el estilete de Alehyss le rajó el vientre, sin conseguir un golpe que llegara a las entrañas pero haciendo surgir la sangre con facilidad.

Él, por su parte, no parecía tener intención de detenerse por ello. Al tiempo que ella lanzaba su arma contra él, él mismo le propinó una fuerte patada en el estómago, sucedida por un puñetazo bajo el ojo que obligó a la cabeza de la chica, inclinada hacia adelante por la patada, a alzarse de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 6:24 pm

Reprimió un quejido al notar cómo el estilete le rajaba la piel, notando la sangre brotar, componiendo una nueva mueca, frunciendo el ceño y apretando la mandíbula. Sin embargo, aquel golpe no le detuvo, y habiendo logrado que tanto su puñetazo como su patada lograsen alcanzar a la muchacha, continuó con la ofensiva. Ya se preocuparía de las heridas más tarde.

Las uñas seguían clavándose con fuerza en la carne de la muchacha, presionándola todavía más en el momento en el que el arma rajó su vientre. Su pierna derecha, de nuevo, buscó golpear el torso de la muchacha, intentando esta vez darle un fuerte rodillazo centímetros por debajo del pecho; en caso de que no pudiese lograr golpearla ahí, buscaría atacar de nuevo a su estómago. Su brazo libre, con cuya mano ya había golpeado ya el rostro de la muchacha, volvió a buscar golpearla. Esta vez, aprovechando que la continuaba sosteniendo, en lugar de darle un puñetazo en el rostro, buscó hundir su codo en su cuello, en la zona de la nuca, procurando infligirle el mayor daño posible, noquearla si fuese posible.

En caso de que ella intentase lanzarle alguna patada, no lanzaría él la suya, sino que utilizaría las piernas para detener el golpe, buscando una defensa semejante a la que había utilizado antes, atacando a la tibia de ella con fuerza.

edit. he añadido un "por la zona de la nuca", por si con el hundir el codo no quedaba claro (porque me he puesto a pensar que para mí es obvio que sólo se busca hundirlo ahí, pero igual no para vosotras dos : /) pero si hay algún problema, el narrador puede ignorarlo, que la culpa no deja de ser mía por ansiosa xD u_u


Última edición por Lyam el Vie Mayo 16, 2014 7:16 pm, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 6:51 pm

No me suelta. Es más, incrementa el agarre, y resulta doloroso. Ni siquiera me suelta cuando lo corto. Ni siquiera entonces. ¿Acaso no sabe lo que es la autoconservación? Los seres vivos tienden a tener algo así, un instinto de supervivencia, que los ayuda a no hacer ese tipo de cosas.

El golpe en el estómago me hace doblarme un poco, echando fuera el aire. Busco incluso hacerlo un poco más, para impedir el impacto. Pronto un puñetazo me hace alzar la cabeza, y el leve sabor metálico me resulta de lo más desagradable. Pero no es el momento de bramar "en la cara no". Las cosas han llegado a un punto en el que esto no es factible, supongo.

Mi cabeza se pone a trabajar, enseguida, acudiendo a los datos acumulados a lo largo de todo este tiempo. Tengo muchas opciones; las conozco. Puedo seccionar los tendones de su muñeca, obligándolo a soltarme; puedo apuñalar sus testículos, haciéndolo desmayarse del dolor, o apuñalar su diafragma y que ya no pueda respirar con naturalidad. Si atravieso un órgano vital, un riñón, el hígado, quizás muera del dolor.
No. Esto es, precisamente, lo que quiero evitar. Quizás el arma no me vaya a ayudar, dado que parece que no genera presión alguna sobre él, y yo no me siento capacitada para contenerme demasiado tiempo.

Lanzo el arma hacia abajo, aunque me desarme, al suelo, a su pie izquierdo, más concretamente: a su empeine. Si lo alcanzo, será tremendamente doloroso, y si la base del cuerpo es dañada la estabilidad se resiente. Y, sin embargo, es mucho menos grave que atravesar el vientre, la garganta o cualquier otra zona del cuerpo vital y blanda; también tarda menos en curar. Es una buena idea por eso: si consigo que le duela estar de pie, dificultaré su movimiento. Y, sinceramente, no me gusta tener que llegar a un extremo como este.

Con mi muñeca atrapada querría hacer algo, pero tengo otras cosas de las que preocuparme primero. Mientras no me suelte, no podré esquivar con facilidad, pero no puedo encajar un golpe cualquiera para soltarme porque puedo acabar muy perjudicada.
Flexiono ligeramente las rodillas, encogiendo un poco el cuerpo, de modo que el antebrazo izquierdo, el único con el que puedo contar ahora mismo, alcance a cubrir desde el cuello, con el puño, hasta las costillas, a la altura del diafragma, con el codo. Debo mantener el brazo móvil, procurando que encaje los golpes antes que cualquier otra zona, priorizando siempre los más graves. Por mucho que me duela, ahora mismo un golpe en el estómago casi es algo aceptable, en comparación con otros más peligrosos.

Si consigo detenerlo, o tengo el aliento suficiente para hacerlo pese a todo, mi respuesta a su ataque será estirar las piernas de nuevo, utilizando las rodillas algo flexionadas como resorte para impulsarme hacia él. ¿Con qué objetivo? Puede parecer banal, falto de finura o algo agresivo, pero lo que busco es dar un cabezazo en su mentón, de abajo arriba, para aturdirlo un poco al menos.

Qué entretenido debe de ser para unos piscis ver cómo dos extraños, compañeros en un principio, se golpean de esta forma. Es una buena medida contra el estrés, aunque procuraré que si algún día decidimos entrenar juntos se pongan unos límites antes. Sé cumplir las normas, cuando las hay.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 7:25 pm

Lyam continuaba la ofensiva, viendo ahora la ventaja sobre su compañera al haber logrado sujetarla. Y, realmente, le convenía terminar pronto; la herida del brazo, debido a la presión y la fuerza ejercidas con todo el cuerpo, sangraba abundantemente. Lo mismo sucedía con el rajazo en el vientre, que le pondría en problemas si no lo trataba con prontitud. Debía evitar caer en la debilidad por pérdida de sangre, y para ello necesitaba terminar ya con aquello.

Lanzó una patada de nuevo, amagando primero hacia el costado pero decidiéndose por el vientre, una vez más. Sin embargo, no todo dependía de él, y su compañera, pese a las dificultades, no parecía tener intención de darse por vencida. Su urgencia por inclinar la balanza más a su favor la hacía agresiva, y cuando lanzó el estilete hacia abajo, esté se clavó con excesiva fuerza en el pie de su compañero, rasgando ligeramente los cartílagos y hundiéndose hasta la suela del zapato. Lyam sintió que su visión temblaba por un momento, mientras que su cuerpo perdía la fuerza un instante. Esto, sumado a las defensas de la chica, hizo que ella recibiera el golpe con el brazo sin sufrir mayores daños.

Y, antes de que él pudiera hacer más, pues el dolor era demasiado notable para no distraerlo, ella se lanzó de cabeza contra su mandíbula, haciendo que los dientes de él chocaran entre sí de forma desagradable y produciendo a ambos un dolor agudo, él en la mandíbula y ella en la cabeza. Alehyss, además, debía aprovechar la debilidad momentánea de su compañero si quería tener ocasión de librarse de su agarre de muñeca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 27
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 7:58 pm

El chrysos soltó un alarido cuando el estilete se hundió en pie, encogiéndose un poco sobre sí mismo. No se había esperado algo así, aunque debió haberlo hecho, de la misma forma que debía haber supuesto que la muchacha sacaría un arma en cualquier momento. El dolor hizo que su visión temblase, y también que la fuerza con la que agarraba la muñeca de la chrysos disminuyéndose, llegando a extraer las uñas de su piel, pero sin llegar a soltarla del todo.

No pudo esquivar el cabezazo, que le causó un dolor agudo en la mandíbula e hizo que soltase momentáneamente la muñeca de la chrysos, aunque intentó volver a sujetar su brazo de nuevo, todo lo veloz que pudo, todavía con el estilete clavado en el pie, intentando no soltarla ahora, ni si la muchacha intentaba moverse, centrando todos sus esfuerzos únicamente en ello, como si creyese que agarrarla marcaría un antes y un después en el combate.

—Alehyss Lester, ¿en serio era necesario? —inquirió, torciendo una sonrisa. Miró de soslayo a los jefes de la tribu antes de volver a mirarla a ella. Alzó ligeramente las cejas—. Eres incapaz de ganarme sin armas, eh.

El codazo tenía que haber funcionado, pensó. Así ahora ya no tendría tantos problemas. Le dolía el pie, y le dolía el brazo, y le dolía el vientre, y sangraba y sangraba, pero aún así, intentaría no soltarla. Y en caso de que fuese imposible no soltarla, intentaría, antes de que ella se moviese, lanzar un fuerte puñetazo de nuevo a la parte más baja de la mandíbula de la chrysos, buscando noquearla de nuevo; también lo haría si lograba sujetarla. Si no funcionaba, y si ella se alejaba antes de que él pudiese hacer algo, se limitaría a quitarse el estilete del pie. Tal vez incluso se sentaría después, ya libre, qué más daba.

fdr. un nuevo caso de yo no dando ningún tipo de privilegio xDDDD
me parecía bastante imposible que pudiese atacarla a lo pro, así que paso ´ _ ` de todas formas, todo lo intenta lo mejor que puede xDDDDDDDDDDD
edit. esto tampoco significa que se esté rindiendo, eh
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 26
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 8:13 pm

Quizás la presión me está haciendo demasiado agresiva. Nunca pretendí llegar hasta aquí. Es cierto que ha sido una estrategia defensiva correcta, pero debo recordar que es Lyam. No quiero matar a Lyam. Bastante daño le he hecho ya. Quizás debí abogar por intentar echarlo fuera desde el principio, en vez de enzarzarme a puños y patadas. Y, ahora que ya está hecho, siento que al final sí le debo una leve disculpa, pero cuando todo acabe. Por el momento, no pisaré el estilete un poco más para clavarlo en tierra, como haría de tratarse Lyam de un agresivo desconocido con ansias por matarme.
Mierda... Es que me estoy excediendo.
Lo que sí intento, de todos modos, es retroceder cuando afloja la mano, dando un tirón desde mi brazo, intentando librarme de su maldito agarre infernal y alejándome de él. Si me sujeta pese a todo, intentaré rotar sobre mí misma en cuanto tenga ocasión, tratando de obtener el mismo resultado pero retorciéndole la muñeca. Y si siguiese atrapada, supongo que tendré que seguir intentando encajar con el antebrazo los golpes que llevan el nombre de otras partes de mi cuerpo, y lanzar, quizás, un puñetazo con la zurda a su vientre, aunque no me hace especial gracia golpear tan cerca de una herida abierta.

Ahogo un quejido al encajar su patada. Debería pensar en conseguir protectores para brazos y piernas, visto lo visto. Hacía ya mucho que no recibía tantos golpes, y ese dista mucho de ser el estilo que me gusta perseguir. Aún siento el sabor a sangre en la boca, que, junto con la inflamación y el calor, me recuerda uno especialmente generoso.
¿Realmente se trata de una elección de líder? Podría ser que estos piscis fuesen nuestros enemigos. Nos matarán en cuanto acabemos. ¿Quién nos asegura lo contrario?
No es momento para pensar en eso y, al mismo tiempo, no hay mejor momento que este para evaluar una posibilidad tan absurda.

Parece que no he calculado el cabezazo como deseaba, y se vuelve un arma de doble filo, hiriéndome también a mí. Aunque, por supuesto, a estas alturas un dolor de cabeza tampoco es que empeore mucho la situación global de mi cuerpo.

Y su pregunta... Su pregunta me hace tensarme ligeramente, seria. Podría decir que me molesta especialmente, pero no es momento (ni persona) para responder a eso. Querría sonreír como él, socarrona, pero no soy capaz; no lo estoy sintiendo.
Debería relajarme más en estas situaciones.

-El cuerpo es un arma también, en una situación como esta -me limito a responder, seria, mirándolo fijamente. Termino por suavizar la expresión: tensar la mandíbula es tensar el cuello, los hombros y la espalda.

Admito que me he excedido. Admito que puedo considerar que he aprovechado una desventaja, dado que yo me armé más que él. No lo admitiré ahora porque aún no ha acabado, pero sí, por sorprendente que me parezca incluso a mí misma, lo admitiré en voz alta más adelante.
¿Por qué? Porque nunca pretendí llegar a esto, y porque, ante todo, me gusta mantener el control, cosa que no he hecho al final.
Odio sentir la necesidad de disculparme cuando solo sigo mi forma de proceder, que no tiene, necesariamente, que estar errada solo porque él, con una sonrisa jactanciosa, haga parecer que es así.

FdR- Yo dándole a enviar y habiendo otro post que me obliga a cambiarlo todo :_D Lenta que soy.
FdR2- Lyam ha atacado al orgullo: golpe crítico, es muy eficaz.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   Vie Mayo 16, 2014 9:08 pm

Lyam, por supuesto, no logró mantener la sujeción de la chica. Alehyss estaba, pese a los golpes, en mejores condiciones que él, menos cansada y mantenía los reflejos más enteros. Así pues, le fue fácil recuperar la distancia y alejarse de él. El chico, por su parte, parecía tener pocas ganas de continuar, y su cuerpo tampoco se lo permitía mucho. Cuando vio a la chica alejarse decidió que estaba cansado y que no quería seguir y, limitándose a quitarse el estilete del pie, sintiendo el dolor del filo al volver a rasgar la carne al salir, y en general el dolor de los cortes en todo el cuerpo, que aunque no eran graves lo estaban debilitando. Procedió, sin más, a sentarse en el suelo.

Cundió entonces el caos. Lo primero que se oyó fue un grito ofendido, y el candidato a Kwqssah que había confiado en Lyam traspasó el límite del campo, gritando al chico palabras que este no podía entender. Lyam sí podía, sin embargo, ver lo furioso que estaba el hombre. Y, la mujer, que pronto lo siguió, no parecía menos decepcionada, aunque sí más dispuesta a dar una tregua. Al parecer, eso marcó el fin del combate, pues a continuación cundió un alboroto generalizado, en el que los murmullos se alzaron entre la multitud hasta alcanzar el tono de gritos. Y, pese a la situación de los chicos, parecía que los piscis se hubieran olvidado de ellos.

Aún tardaron un tiempo en ser atendidos. Alehyss, pese a que sus heridas eran menos graves, fue atendida en primer lugar. Nadie dio una explicación para ello, aunque el motivo podía intuirse. El trato prioritario que se le dio incluía algo de magia curativa, reduciendo el dolor al mínimo y haciendo desaparecer de su cuerpo cualquier indicio de marcas. Lyam recibió un trato similar un tiempo después, aunque el hecho de que sus heridas incluyeran cortes llamativos hacía bastante más complicado rehabilitarlo por completo. De todas formas, la única molestia que se mantuvo de forma significativa fue una leve cojera que curaría con atención médica algo más prolongada.

Aunque en principio las intenciones habían sido acogerlos tras el cumplimiento de la misión para que pudieran descansar, los piscis no hicieron tal cosa. Aquella misma tarde los despidieron, antes incluso del banquete en el que nombrarían oficialmente a su nueva líder. Su compañero, por su parte, desapareció tras el combate, y los guerreros no volvieron a verlo ni siquiera cuando se despidieron de sus contratantes.

La mujer piscis, antes de que partieran, se reunió en privado con Alehyss, con intención de felicitarla por su papel y agradecerle su trabajo. Fue entonces cuando le hizo entrega de un colgante, su ofrenda personal por la representación de la chrysos. Se trataba de un bonito amuleto, adornado de pequeñas plumas y huesecillos de animales pequeños que, según la mujer explicó en una mezcla de palabras en piscis y en idioma común, representaba el poder de la tribu. Tras esta breve reunión, la mujer le ofreció sus mejores deseos, y la chica se reunió de nuevo con Lyam, a quien la líder despidió también, más escuetamente pero con su constante diplomacia. Algunos miembros de la tribu se acercaron también a despedirlos, aunque parecían más tener ganas de curiosear que de mostrarles sus respetos.

Ambos chicos subieron al barco que los llevaría, río abajo, hasta una zona donde podrían acceder al cáliz con el que llegarían de vuelta a Brontë.


MISIÓN CUMPLIDA

Recompensa:
Lyam: 2 puntos de experiencia.
Alehyss: 2 puntos de experiencia y el colgante de Kwqssah (otorga capacidades piscis en versión reducida: mayor capacidad pulmonar y aguante de presión (solo bajo el agua) y una mayor potencia de movimientos natatorios; consume energía del portador).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuestiones de herencia   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuestiones de herencia
Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Cuestiones varias sobre los Network Players.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Aqua :: Misiones.-
Cambiar a: