ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Sala de entrenamiento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 18 ... 32, 33, 34, 35, 36  Siguiente
AutorMensaje
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 12:25 am

Acrobacias y música. Sí, las acrobacias ya las enseñó antes. Asiento. No conozco a mucha gente que haga música. La verdad es que no he escuchado música desde hace mucho, pero tampoco le veo mucha utilidad si no es para avisar de un peligro. Será una de esas cosas que hacen por diversión.
Me encojo de hombros cuando pregunta un buen lugar.

Escalo por los muros de Brontë y por las ventanas. A veces también por los árboles del bosque. Me gusta el palacio porque tiene muchos sitios donde agarrarse —Le hago un gesto con las manos de agarrar cuando acabo. —¿Qué eres? —Le acabo preguntando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 12:46 am

No parecía que conociera nada de particular. Ben también escalaba por los muros y las ventanas a veces, y cuántas veces se habría subido a los árboles. Bueno, no ofrecía nada nuevo, pero Ben podía entender lo que decía. Asintió, conforme.

La pregunta de él la hizo sonreír, orgullosa. Se sabía peculiar, pero también sabía que había mucha gente a la que le costaba preguntar por sus orígenes, aunque no sabía si era una cuestión de timidez o una especie de juego de averiguarlo sin preguntar. Se cruzó de brazos y sacó pecho, contenta de oír la pregunta.

-Soy todo y nada -respondió, segura-. Tengo los ojos de los chrysos, pero también tengo escamas en la piel, como los flamma. Tengo membranas en los pies como los piscis, y el pelo también como ellos. Tengo las uñas de un aether y las orejas de un claritas. También soy bajita, y eso es por mi sangre parvus. Y, por supuesto, puedo ver en la oscuridad y hacer magia caeruleus.

La unión de las siete razas, la conexión del mundo. Un auténtico honor. Ladeó la cabeza entonces, entrecerrando los ojos con curiosidad.

-¿Y qué eres tú? -preguntó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 12:51 am

Parece que esa es la pregunta que esperaba, porque sonríe mucho cuando la hago y se dispone a contestar. Me voy fijando en lo que ella va enumerando, queriendo corroborarlo, sobre todo cuando dice que tiene membranas de piscis. Le veo los pies, pero lleva zapatos, así que luego le miro las manos y las orejas, pero no hay nada. Ha dicho en los pies, pero algo tendrá si es un poco piscis. Luego le miro el pelo. Puede que también sea piscis. Luego intento seguir el recorrido. Tiene las orejas raras y es pequeña, sí que es cierto. Pero hace magia caeruleus. Es bastante extraño y sorprendente. Todo junto dentro de una persona.

Debes de tener un destino muy especial —Le comento, bastante extrañado y sorprendido. Luego ella pregunta y abro las membranas de las orejas. —Soy piscis —respondo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 12:56 am

La sonrisa de Ben se volvió más grande, si eso era posible. Un destino muy especial. Dicho así, sonaba de maravilla. Se frotó la nariz, sintiéndose adulada.

-Bueno, una hace lo que puede por estar a la altura -respondió, con falsa modestia.

Así que piscis. Puede que Frikka lo mencionara, pero no estaba segura. Lo estudió con atención, intrigada.

-Creí que me darías más largas antes de decírmelo -admitió, pensativa-. ¿Entonces no es por eso por lo que vas tan tapado? ¿Por qué es?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 1:04 am

Asiento cuando hace su comentario. Tener un destino importante suele ser una carga importante. Aunque era una de esas personas algo incómodas no le deseaba mal para lograr lo que se le deparaba, ya que a la vista estaba que debía de ser algo trascendente.

Me encojo de hombros. No entiendo por qué debería de cubrirme por ser piscis. Cierro las membranas de las orejas.

Estoy orgulloso de ser piscis. Me cubro porque forma parte de mi forma de escapas de la muerte. Igual que vosotros os juntáis en grupos y os perdéis entre multitudes para despistarla —Le explico. Ahora comprendo un poco más de ellos y puedo explicárselo también. Aunque todavía siguen entendiendo poco la mayoría de ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 1:32 am

Ben asintió, sorprendida por la explicación. Podía entender a qué se refería.

-Como cuando yo me cortaba mucho el pelo y me ponía ropa floja para parecer un chico -apuntó, más para sí misma que para él-. La gente suele preferir de víctimas a las chicas. Supongo que es una forma inteligente de protegerse. Un chico listo, sí señor.

Aunque Ben no sentía la necesidad de ocultarse así en Brontë. Se sentía, de hecho, protegida en el palacio. Estaba rodeada de gente poderosa, a fin de cuentas, y no tenía ninguna sensación de peligro. Además, que ella supiera, no había nadie que le tuviera fijación con ella. Aunque quizás a él no le pasaba lo mismo. Incluso en un sitio como Brontë había gente que no se llevaba muy bien, precisamente. Fif le había contado un par de casos.

-¿Te persigue la muerte? Bueno, a todos, supongo. Quiero decir, ¿te persigue más que a los demás?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 1:48 am

Abro mucho los ojos, sorprendido. Así que había algunos de ellos que comprendían ese tipo de cosas. Llego a acercarme a ella incluso.

Sabes esconderte de la muerte. Muchos aquí no lo entienden. ¿En donde vives la muerte persigue más a la mujeres? —Pregunto, interesado. Después de tanto tiempo aquí es la primera persona que se ha escondido de la muerte antes.

Asiento y luego niego, algo apurado.

Me persigue como a todos los demás, pero vosotros tenéis nombres con los que os reconoce y soléis ser descuidados. Yo sé lo ambiciosa que es, acechando en todas partes. Todavía no domino los métodos que usan aquí habitualmente, así que me mantengo protegido —Le explico.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 1:56 am

Ben parpadeó un momento. Luego se rascó una oreja, pensativa.

-Supongo que podría decirse que sí. Al final, la muerte nos quiere a todos, ¿no? Es una posesiva, la tía. Pero a algunos los sabe pillar más fácil, la zorrángana... Yo creo que todos buscan la forma de esconderse de ella, aunque no se den cuenta. En Brontë le ponen trampas, como los hechizos de protección, y la gente se entrena para combatirla. Si es que somos unos tochos -reflexionó, convencida.

Ben arrugó la nariz, extrañada.

-Pero tú también tienes nombre, ¿no? Me lo has dicho antes, y la gente te llama así. Follow, ¿verdad? -replicó.

Bueno, el rollito de la muerte no era una obsesión tan rara. Ben podía entender ese miedo. Y ella, que le había visto la cara tantas veces, sabía cómo era.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 2:08 am

Asiento con energía. Ella entendía lo de la muerte, pero también entendía su forma de escapar de ella. Sin duda su destino por contener a las siete razas dentro de sí es importante.

Sí, Brontë tiene sus formas de evitarla, pero cada uno tiene que tener más cuidado. No piensan en ello y está a la espera en cualquier rincón —Declaro, seguro.

Luego niego. Es normal que dude. Ahora me limito a decirlo así porque normalmente se extrañaban por lo contrario.

Follow es "un título", como dicen aquí. Yo no tengo nombre. Así la muerte no puede encontrarme —Le explico.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 2:36 am

Ben caviló. Qué estricto, el chaval... Asintió, aunque algo dudosa.

-Bueno, sí, supongo que el que no ponga atención bien se puede ir de morros por las escaleras, con hechizos o sin ellos -concedió.

La chica alzó las cejas, divertida. Un título, ¿eh? Entonces se le ocurrió algo y formó media sonrisa, mientras se miraba las uñas, haciéndose la interesante.

-Un título... Bueno, si nos ponemos así, yo tampoco tengo nombre -declaró, triunfal. Aunque, de hecho, normalmente eso era algo que le disgustaba, pero no dejaba de ser cierto-. Cuando me encontraron, lo sabían cómo llamarme, y nadie quería ponerme un nombre. Que es que poner un nombre es una responsabilidad, no vayamos ahora a decir por ahí que es cualquier tontería. En el dialecto de mi pueblo, "ibben" significa "la niña", y como no me querían poner nombre, me llamaban así. Luego yo lo acorté en Ben, pero por comodidades.

¿Serviría eso como título? Como título, era más bien cutre, pero por probar... Que no se dijera que una no hacía esfuerzos por integrarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 2:45 am

Me sorprende más cuando dice que no tiene nombre. Es la primera vez que conozco a uno de ellos que no lo tiene. Pero ella no es uno de ellos, es "la niña", la que junta a todas las razas.

¡Eres afortunada! Ibben, sin duda es un gran título. Los que te encontraron sabían lo que hacían. Era mejor para tu supervivencia. Eres la primera de entre ellos que conozco que no tenga nombre. Todos miran extrañados y repiten que tiene que haber un nombre —Le explico. —Pero tú los entiendes bien. Yo vengo de una tribu alejada. Llevo aquí mucho tiempo, pero antes no quería entenderlos. Ahora estoy aprendiendo, pero hacen cosas muy extrañas. Es difícil saber qué van a a hacer —Le explico con una sensación de urgencia en el cuerpo. Parece que se vaya a marchar en cualquier momento sin que me de tiempo a decirle o preguntarle algo, pero sin embargo ella sigue ahí quieta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 2:59 am

Por lo visto, servía como título. Ben parpadeó, un tanto sorprendida por el repentino entusiasmo del chico. Le había parecido algo escueto al principio, pero parecía que, poco a poco, se iba abriendo. Sería que era tímido.

Sonrió. De pronto tenía la biografía entera del chaval en la mano, envuelta con un lacito. Pues mira tú.

-Una tribu... ¿Eso es como una familia? ¿O te refieres a una tribu como las grandes tribus de Fulmen? No sabía que en Aqua también hubiera tribus -. Y, si todos en ellas eran como él, eran unas tribus de lo más curiosas-. No te ralles con la gente, eh. Raritos los hay en todas partes -. Empezando por ellos dos, pero prefirió no decirlo, no se fuera a ofender-. La cosa es crear buen rollo y dejar a la gente con sus cosas. Así es como están cómodos, y te cuentan lo que sea.

Como estaba haciendo él, por ejemplo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 3:06 am

Me paro un momento a pensar en su pregunta. Una familia. Según me habían explicado sobre sus familias tengo que decirle que no, pero en parte sí. Niego.

Es como una familia. Pero no del todo como aquí. Todos cuidamos la tribu y la tribu nos cuida —Le explico. Luego frunzo el ceño, extrañado con lo que dice. Me miro las manos. No me hago nada.

¿Por qué me "rallo"? ¿Cómo se crea un "buen rollito"? Si lo creo puede que los otros entiendan mejor —Le pregunto. Habla un poco como Njorthrbiarthr y sabe cosas de ellos. Puede que sea ella la que tiene las respuestas que necesito. El destino me ha llevado a ella, "ibben", así que debo aprovecharlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 3:28 am

Ben lo pensó un momento. Entendía el concepto de familia porque se lo habían inculcado desde antes incluso de tener uso de razón, aunque siempre dejando claro que ella no pertenecía a ninguna. Aquel concepto, tribu, era nuevo, pero creía poder llegar a entenderlo. Aunque no estaba segura.

-¿Es un trato? ¿Cuidar a cambio de cuidar? -preguntó. Cuando vivía en el pueblo, la gente hacía algo parecido con ella. Le mandaban cuidar animales, o limpiar casas, o conseguir algo que tuviera algún valor. A cambio, ella obtenía comida y, los días que tenía suerte, techo o mantas. Se preguntó si él se referiría a eso.

Por algún motivo, sus propias palabras en boca de él le resultaron graciosas.

-Te rallas porque le das demasiadas vueltas. La gente es como es, y hay que aceptarlo así -explicó, restándole importancia-. El buen rollito se crea siendo majo. Si sonríes a la gente, le preguntas por su vida y escuchas lo que te quieren contar, te considerarán un buen tío y les gustará tenerte cerca. Es todo cuestión de romper el hielo y evitar las tensiones. ¿No era así en esa tribu tuya?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 3:45 am

Vuelvo a pensarlo un momento, pero después niego.

Es como son las cosas. Hay que protejer la tribu para que sobreviva. Los grandes cuidan a los pequeños y así la tribu se mantiene y prospera —Le explico.

Luego presto atención a lo que me responde. Le doy vueltas. ¿A qué le doy vueltas? Parece que hay algo que no veo, pero que ella puede ver perfectamente.

La gente es ruidosa a veces. Intento ignorarlos —Le explico. Luego pienso en lo de "ser majo". Ibben me está dando tres claves para relacionarme con ellos: sonreír, preguntar y escuchar y ahora, cuando hablo con ellos, estoy cumpliendo sólo dos de ellas. Igual es la que me falta. Lo tendré en cuenta. Niego otra vez.

En la tribu no hablábamos como aquí. Todo era silencioso y casi todo comprensible con gestos. En la tribu la gente no decía cosas que realmente significan otras, como hacen aquí. Ni tampoco piensan en que unas cosas pueden decirse y otras no. Es todo más simple —Le digo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 3:56 am

Bueno, no era un concepto tan diferente del que había en el pueblo. Claro que en el pueblo, además, unos velaban por los otros, y era importante tener a alguien en el mismo bando. Ben, que había llegado como una especie de refugiada forzosa, no tenía quien velara por ella en particular, así que para obtener algo del pueblo debía ofrecer algo.

Se encogió de hombros.

-A la gente le gusta ser el centro de atención. Así se sienten importantes y atendidos. Si pasas de ellos pensarán que no te gustan, y no te verán con buenos ojos -explicó, entretenida con aquella especie de juego educativo-. Por eso conviene que piensen que les prestas atención. Así sienten que pueden contar contigo y te consideran majo.

Rió cuando Follow hizo aquella descripción del lugar del que venía.

-Pues qué bendición de sitio -comentó, divertida-. Ya podían aprender unos cuantos. Yo me habría ahorrado unos cuantos problemas.

FdR- Pausa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 1:58 pm

Así que a la gente le gusta que se fijen constantemente en ella. He tenido una impresión parecida, pero no entendía de qué se trataba. Pero hago memoria y no todos ellos se comportan de esa forma. La mujer peligrosa que estaba con Massen no sonreía y tampoco el chico de pelo extraño ni el aether. Muchos otros sí lo hacen. Puede que tenga que adaptarme, como con el terreno.

Bien, pensaré en lo que has dicho. Tú hablas conmigo y yo no hago esas cosas. Como Njorthrbiarthr. Y Massen Dew antes. Pero a ella ya no le gusta eso. Por eso tengo que entenderla —Le explico.

Asiento. A ella le gustaría la tribu. Ella entiende las dos culturas y la envidio. A mí todavía se me hace muy cansado vivir entre ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 2:09 pm

Ben enarcó las cejas, visiblemente interesada. Algo así le sonaba. La verdad era que, aunque Massen no le caía mal, no se había parado tanto a indagar en su vida. Después de todo, ella misma no solía comentar mucho al respecto, y preguntar implicaba, casi seguro, ser preguntada.

Asintió, solemne.

-Las mujeres son complicadas -. Eso decía la gente-. Pero bueno, supongo que todo es posible. No conozco mucho a Massen, pero me da la sensación de que es un poco cerrada para esas cosas. Tú ten paciencia.

Tampoco iba a ponerse a dar consejos amorosos. Entre otras cosas, porque la propia Ben no tenía demasiada experiencia en el campo. En su mundillo, el amor se compraba con dinero, pero estaba segura de que Massen no estaba esperando a que Follow le pagara. Sin dinero de por medio, las cosas eran bastante más complicadas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Follow

avatar

Edad : 22
Mensajes : 611

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 2:29 pm

Parece que conoce un poco a Massen Dew y asiento un par de veces cuando me dice que tenga paciencia. En el lago le pedí que durmiera conmigo, pero ella misma dijo que eso era algo que no se hace sin unos requisitos. Paciencia.

Gracias, Ibben. Espero que nos encontremos más veces. Me has ayudado —Le informo. Luego me doy la vuelta para irme, pero me doy cuenta y vuelvo a darme la vuelta. —Adios —Le digo. Luego imito su sonrisa bajo la tela y entonces sí me marcho. Tengo que practicar.


*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 22
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Vie Sep 18, 2015 2:38 pm

Ben sonrió, satisfecha, aunque no entendía muy bien en qué había ayudado tanto. Había dicho unas cuantas obviedades, la verdad.

-Sin fallo, sin fallo -respondió, con falsa modestia.

Le dedicó un nuevo amago de gesto militar cuando él se retiró.

-Venga, nos vemos -lo despidió.

Una vez se hubo ido, Ben miró alrededor, recordando que había ido allí a entrenar. Miró la colchoneta con una sonrisa y saltó sobre ella, más con ánimo de jugar que de tomar el entrenamiento en serio. Era divertido, pero se hacía tarde, así que, tras un par de saltos y volteretas, acabó por dejarlo.

Quizás Fif estuviera por ahí rondando, así que podía ir a buscarla.

*Se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 22
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Sáb Sep 19, 2015 7:16 pm

Comienzo por el calentamiento: un trote suave, ágil, ligero; series de carrera en zigzag o de espaldas, o agachándome cada ciertos pasos para tocar el suelo con una mano o con la otra. Tras las piernas, comienzo con los brazos: primero una serie de ejercicios, luego golpes con la espada de madera, que hoy voy a usar en lugar de la katana. Creo que está bien cambiar las armas algunas veces, para que el cuerpo se acostumbre a diferentes equilibrios y no coja manías. No quiero ser muy buena con mi katana, quiero saber hacer las cosas independientemente de lo que lleve en las manos.

Cuando considero que ya es suficiente me acerco a la caja del duente para llamarlo. Tengo bastante claro lo que quiero, aunque tardo un momento en pensarlo. Es decir, necesito alguien rápido. Al final termino por pedir a Adain, al que vi bastante ágil en Lumen, matizando algo: quiero que esté desarmado y no me ataque; lo que tiene que hacer es esquivarme.

Su copia aparece frente a mí y tuerzo la sonrisa, mirándolo con la espada de madera apoyada en el hombro. Veremos qué haces.
Enseguida me lanzo contra él.

Como es muy rápido es difícil alcanzarlo. No solo tengo que atacar, sino también perseguirlo, y si pierdo algo de tiempo entre golpe y golpe ya no está ahí. Eso me obliga, por tanto, a lanzar ataques más rápidos, todo lo rápidos que puedo, o al menos lo intento. Mi propósito es, a fin de cuentas, no dejar de golpearlo. Aunque con él evitándome, moviéndose a un lado y a otro, se me hace difícil. Además, no lo había pensado, pero con las alas consigue un impulso extra, lo que lo aleja todavía más de mí. Me veo obligada a utilizar benris para acercarme más, además de los propios impulsos de las piernas. Al final se trata de un ejercicio bastante dinámico.

Es como un juego, aunque empiezo a cansarme. Cuando lo golpeo es cuando más trato de esforzarme, porque entonces empieza lo complicado. Tengo que aumentar la frecuencia de golpeo para evitar que escape, y a lo largo de tres o cuatro segundos logro que encaje una ráfaga de ataques, aunque con cada uno de ellos se aleja un poco más, y termina por zafarse y huir de nuevo, aturdido.
No he logrado contarlos, pero no han sido más de once, creo. Necesito más. Más ataques. No es suficiente. Yo soy explosiva, pero enseguida me agoto, por lo que tengo que maximizar esos momentos en los que ataco y alcanzo a mi objetivo. Meter muchos ataques es la única forma que tengo que causar mucho daño.
Además del arma de filo. Un buen filo ayuda mucho.

Resoplo, siguiéndolo, atacando una y otra vez, en rachas. Cada vez estoy más cansada, empiezo a respirar con dificultad, pero él tampoco está demasiado bien.
Vaya eufemismo. Lo he tejado desarmado recibiendo hostias. Como para que esté bien.

Dejo ir un grito agudo, echando fuera el aire y la tensión, y me lanzo una última vez, con más intensidad. Vamos a machacarlo.
Me cuesta alcanzarlo, pero fuerzo al máximo las piernas para lanzarme hacia él. Logro reducir la distancia entre ambos, logro alcanzarlo, golpearlo en la cabeza, y ahí empiezo.
Brazos ligeros. La espada no debe pesar. Eso es lo que siempre se me ha dicho. Sin tensión, sin fuerza; la gravedad es lo que se encarga de golpear. Yo solo tengo que golpear. Y yo soy rápida.
Venga, Fif.

Tengo la expresión algo tensa del esfuerzo, pero logro meter una especie de esprint con los brazos y entonces le entran todos los golpes. Cae al suelo de espaldas y yo paso.

-Fin...-. Jadeo-. del combate...

Y el falso Adain desaparece.

Estoy agotada. Me dejo caer sentada, jadeante, pero todavía tengo que esitrar. Y ducharme.
Por favor, estoy asquerosa.

*fin de escena*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Lun Sep 21, 2015 3:52 pm

Teniendo en cuenta lo que he estado entrenando recientemente decido aprovechar la teoría (o lo que sea que mi cuerpo ha asimilado) para entrenar algo semejante. Creo que ahora que lo tengo tan fresco es cuando más fácil debería resultarme, aunque quizás me equivoque y con el tiempo, a medida que asimile lo que ya he aprendido, se me haga tan natural que no tenga que pensarlo.

No tengo a nadie para entrenar hoy, pero lo prefiero; es el primer día, y no me resultaría útil que me viesen hoy, que aún no domino nada. Es más fácil ver los puntos débiles en una técnica que no está depurada, y a veces es imposible borrarlos por más que mejores.
Muy difícil, es decir. Me niego a pensar que es imposible mejorar en algo en lo que cometes un error.

En lo que espero a que la sala de entrenamiento se vacíe simplemente caliento diferentes desplazamientos, poniendo a punto mi velocidad y agilidad, trotando y corriendo por la sala, saltando e impulsándome en las paredes para caer con una elegante pirueta o encadenando diferentes patadas en mitad del salto, como si me enfrentase a un rival volador.
La verdad es que eso seguirá siendo difícil, haga lo que haga. No puedo contrarrestar del todo esa movilidad aérea que dan las alas. Más de una vez me he planteado que hubiese querido ser aether, aunque no estoy descontenta con lo que soy.

Cuando la habitación se vacía al fin me acerco a la caja del duende para hacer mi petición. Realmente me da un poco igual, así que termino pidiendo un guerrero que sea bueno en magia a distancia, pero no demasiado. Hoy es mi primer contacto, a fin de cuentas. La que aparece resulta ser Elektra, la parvus rubia, y no tengo ningún problema con ello.
Su tarea es lanzarme hechizos continuamente; la mía, esquivarlos.

Comienzo en el suelo, acostumbrándome a sus tiros, tratando de evitar cada golpe por poco. La distancia es considerable, y estoy preparada para sus ataques, de modo que no me cuesta demasiado. Es hasta divertido, aunque demasiado fácil; no es igual que luchar de verdad porque sé qué hará. No puede sorprenderme.
pero aquí la dificultad la pondré yo.

Pido a la copia de Elektra que suba la intensidad y a la vez me propongo cumplir la siguiente norma: tengo que evitar cada ataque con un salto, a donde sea. Ahí se vuelve todo más difícil. No sirve rodar o impulsarme sin más, tengo que saltar y adaptar mi cuerpo en mitad de cada salto para evitar el proyectil, ya sea encogiéndome o combándome de una forma concreta, contorsionando mi cuerpo para lograrlo.
Tampoco es especialmente difícil, ya que siempre he sido muy ágil. No obstante, el ritmo definido y rápido hace que tenga escaso tiempo de reacción para decidir mi siguiente movimiento. Si fallo y salto de la forma equivocada, perdiendo el ritmo perfecto de ambas, no lo tendré tan fácil con el ataque siguiente.
Ahí, de hecho, está la clave de esto.
O, más bien, lo estará.

Pido un pequeño descanso para tomar aire e hidratarme. La copia parece tan tranquila que es hasta frustrante. A veces da qué pensar. Aunque supongo que al final el duende se cansa, como todos, y por lo que he podido comprobar las copias tienden a ser menos hábiles que nosotros en algunas cosas.
Y es un alivio. No querría que me sustituyesen por una copia barata.

Finalmente me interno en el último paso, tras el breve descanso. Le pido a la copia de Elektra que dispare de nuevo, pero esta vez con ambas manos, asediandome. De esta forma podré practicar lo que de verdad quiero hacer: encadenar los saltos, uno tras otro, sin perder tiempo en cada impulso. Porque no tengo tiempo que perder.

Elektra empieza de nuevo a atacar, y esta vez me encuentro con dificultades. Es suficientemente rápida como para que pudiese ser un problema, dada la norma que me he impuesto. No cumplir lo de los saltos sería lo mismo que ser golpeada.
Me impulso cuando me ataca, y si el salto es muy grande muchas veces no me da tiempo a preparar el segundo, y ese golpe me alcanza. Al final acabo recibiendo varios hechizos, todos los que hasta ahora había evitado, y varias veces me cuesta mantener el equilibrio al caer hacia atrás, empujada por ellos, aunque lo llevo bien.
Es la parte más frustrante, pero no me desanimo. Vuelvo a intentarlo cada vez, haciendo los saltos más precisos y ágiles, procurando pasar en el suelo la menor cantidad de tiempo posible. Tengo que encadenarlos todos, uno tras otro, para no quedarme quieta nunca. Si logro un apoyo suficientemente breve, quizás pudiese hasta saltar sobre brasas sin quemarme demasiado. Pero de momento no es el caso.

Lo repito hasta que me siento suficientemente magullada y satisfecha. Luego pido al duende que desaparezca y procedo con los estiramientos.
Lo cierto es que se parece a mis últimos ejercicios. No creo que me cueste demasiado.

*se va*


Última edición por Alehyss el Mar Sep 29, 2015 2:15 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Adain

avatar

Edad : 26
Mensajes : 509

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Sáb Sep 26, 2015 7:54 pm

Como de costumbre llueve. Aún así saco fuerzas de donde no hay para ir a la sala de entrenamiento que, por suerte, está vacía. Las últimas veces que había hablado con la gente de entrenamientos me habían dado un par de ideas y debido al mal tiempo me veía obligado a probar la que menos me motivaba de todas, el duende ese que hacía copias de guerreros.

Tras un par de carreras y estiramientos me planto frente a la caja del duende algo tenso.

-Esto...Querría alguien para entrenar. Con espada. Que sea más o menos equilibrado, no me pongas a un experto, no sé... Sorpéndeme.-Me quedé un momento, como esperando que pasara algo o pensando si tendría que decir algo más.-Si no es mucha molestia, claro...

En un instante apareció un hombre alto y de espalda ancha, con cara de sentir desprecio hasta por el aire que respiraba. No me suena...pero supongo que el bicho este sabe más que yo.

El clon no tardó en sacar su espada, gesto que imité, y abalanzarse contra mí. Es bastante rápido, pero consigo esquivarle y lanzar un ataque que él para. Durante un momento ambos filos quedan entrechocados pero es más fuerte que yo y me veo obligado a retroceder un par de pasos. Aprovechando mis alas me propulso hacia atrás para aumentar la distancia.

Durante un instante nos quedamos expectantes, esta vez soy yo el que se acerca corriendo, con la idea de girar en el último momento y pillarlo por sorpresa. Él no espera a que lo alcance y corre hacia mí preparando un golpe. Giro, lanzo el tajo contra él y, aunque parece sorprenderlo, logra rechazarlo. Se nota que a pesar de que lo supero en algunos aspectos está más entrenado que yo.
Giro sobre mí mismo para lanzar un nuevo golpe y nos vemos rodeados por el ruido del metal entrechocando. Lanzo un golpe más bien al azar intentando pillarlo por sorpresa y consigo rozarle pero aparta la hoja y a poco me da. Ambos somos rápidos, no me gusta, eso quiere decir que es cuestión del que primero cometa un error...Y fijo que soy yo...

El combate sigue, chocando continuamente, esquivándonos, casi alcanzándonos y con roces más bien por los pelos. Vuelvo a retroceder y me aparto el pelo de la cara respirando con fuerza. Es más el estrés que el propio cansancio pero en cualquier caso se nota mi falta de entrenamiento. Mi contrincante, por otro lado, parece que acaba de empezar a luchar. Joder... Pienso si jurar en voz alta pero me siento de algún modo observado. Me tomo un respiro pero mi contrincante no parece querer dármelo. Las espadas vuelven a chocar aunque esta vez me noto algo más pesado y empiezo a usar las alas para aligerar mis movimientos. Aunque sé que en esta sala no puedo recibir una herida grave no dejo de estar preocupado y es ese estrés el que parece centrarme y aclararme las ideas, lo cual no es cosa fácil.

Casi enfadado decido dar un paso al frente, asestando golpes rápidos, si de verdad es más lento, aunque no se canse tanto, aumentaré las posibilidades de que cometa un error. Consigo que retroceda, pero noto como mi respiración se acelera. Cargo una vez más y consigue repelerme, de nuevo su fuerza me supera. Antes de poder casi recuperar la postura lanzó un hechizo que me pilló desprevenido. Intenté desviarlo con la espada pero sólo me vi empujado hacia atrás y el arma...El arma se fue demasiado lejos. Me giro rápidamente y con un aleteo brusco me pongo en pie para verlo abalanzándose contra mí. ¿Pero ese hechizo...? No hay tiempo para pensar, me elevo tan rápido como puedo y paso sobre él, esquivando varios ataques más, en dirección a la pared que tiene las espadas colgadas. Ni de coña tiene habilidades mágicas equilibradas con las mías, así que lo mejor será que no me alcance. Consigo agarrar el mango de una espada pero pronto un hechizo vuelve a quitármela de las manos. Se acerca corriendo contra mí. A pesar de que no quería lanzo un puñal contra él. Rápido, imprevisto, algo desesperado. Consigue alcanzarle pero no parece hacerle mucho, está muy cerca, agarro una de las espadas del suelo pero estoy muy arrinconado; yo mismo me he arrinconado.

Desvío el ataque como puedo pero pronto vuelve a aprovecharse de mi falta de espacio. Es sólo cuestión de tiempo que...

-¡Valió! ¡Para el entrenamiento! -En medio de un par de golpes la figura desaparece. Dejo caer la espada pesadamente sobre el suelo y me apoyo en la pared, deslizándome hasta acabar sentado. Estoy empapado en sudor, lo que supongo que es bueno, y el estrés ha sido muy realista.
-Bueno, no era eso exactamente a lo que me refería con "sorpréndeme" peo no ha estado mal...

Coloco la espada en su sitio y ordeno un poco. Recojo la mía, en la otra punta de la habitación y río. ¿Cómo se le ocurriría a ese bicho hacer que lanzase ataques aether? Aunque lo de que usara magia además de la espada no ha estado mal, no me lo esperaba pero en la vida real era algo que había que tener presente.

Me limpié el sudor y me aparté el pelo de la cara, creo que una ducha no me vendría mal...



*fin de escena*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 22
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Mar Sep 29, 2015 5:20 pm

Armada con un shinai, estoy dispuesta a ponerme a prueba. El calentamiento es corto pero intenso. Calentar es muy importante, pero en Brontë también tenemos que saber hacerlo deprisa, porque los enemigos no siempre esperan a que des diez vueltas al campo y hagas tu tabla de estiramientos. Así que si te quieren joder tienes que estar preparada para plantarles cara, culo o lo que cojones haga falta.

En cuanto termino me dirijo al duende, otra vez. Hoy tengo bastante claro lo que quiero.

-Quiero enfrentarme a mí.

¿Quién va a cumplir más con las condiciones que yo? Soy ágil, soy veloz y llevo espada. Es perfecto. Soy jodidamente perfecta, coño.

Mi copia aparece frente a mí, armada como yo, dispuesta a luchar. Como yo.

-Venga, canija. Te voy a enseñar lo que...

No puedo terminar de hablar, porque ya me lanza un ataque. Lo paro con el shinai y contraataco. Es difícil alcanzarme, por lo que el combate se vuelve encarnizado, pero eso también es parte de la diversión. Si alguien puede partirme la cara, esa soy solo yo. Y no es que me tenga ganas, bueno, aunque alguna vez haya hecho alguna gilipollez que me haya dejado en evidencia.

A medida que el combate se pone serio intento poner en práctica lo que he estado entrenando recientemente, aunque mi otro yo no me lo pone fácil para dejarse alcanzar. De todas formas, envío ráfagas de golpes tan rápidas que le cuesta detenerlos todos, y al final siempre consigue entrar alguno. He conseguido bastante velocidad en los brazos, y hasta puedo cambiar la dirección de los ataques individualmente, pese a la velocidad a la que los envío, lo que me permite hacer que encaje bastantes.
Cuando esquiva uno, o cuando lo bloquea, tengo que corregir la trayectoria enseguida, para que el siguiente no falle. Entonces me impulso hacia adelante, o a donde haga falta, pero lo que haga el resto de mi cuerpo no afecta a mis brazos, que siguen moviéndose con un agilidad envidiable. Y la otra Frikka, la Frikka imperfecta, sufre eso en sus carnes.

Pero no es suficiente, y yo también recibo algunos golpes, cosa que me toca los cojones de buena manera. No es mala, aunque sea una copia. No es lo que uno imagina cuando le hablan de "una copia", o quizás es precisamente eso. Una copia muy buena. Me lo pone difícil. Especialmente cuando empiezo a notar la fatiga, que avanza deprisa.

Dejo ir un grito amenazante, o un chillido estridente, según se mire, y me lanzo hacia adelante para el golpe final. Ns evaluamos, y no pierdo sus ojos de vista. Tengo la cara tensa, pero el cuerpo relajado. La tanteo, me tantea, y se lanza primero.
Pero no mejor.

Le clavo el golpe retrocediendo, y veo como su espada pasa justo ante mí, cortando donde yo estaba hace un instante. La mía, sin embargo, alcanza su cabeza, perfectamente, y me lanzo hacia adelante, destructiva, subiendo y bajando los brazos tan rápidos que la madera corta el aire. Hasta a mí me cuesta ser consciente de ello. Dudo que ella haya podido contar los impactos contra su cráneo.

Ella cae de espaldas y yo, de pie, jadeo agotada.

-Finde...l com...bate -pido, y la otra Frikka desaparece.

Me dejo caer sentada, sudorosa.
Descansaré un poco y luego, si sobrevivo... a ver si encuentro a esos dos.

Joder. Qué horror. Me pitan los pulmones.

*fin de escena*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Adain

avatar

Edad : 26
Mensajes : 509

MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   Mar Sep 29, 2015 11:58 pm

Entré en la sala de entrenamientos con la cabeza algo más despejada que otros días. A lo mejor por eso entré en la sala de entrenamiento en vez de tirarme en la cama a mirar el techo.
Tras los estiramientos habituales y el calentamiento dí un par de vueltas corriendo (y volando, por aprovechar aún más el medallón) y desenvainé la espada.

Me saqué un puñal de la manga y me decidí a imitar los movimientos de la mano de la espada con la que tenía el puñal. Si bien a la hora de mover los puñales no tenía especial problema con qué mano fuera me resultaba especialmente difícil si eran movimientos más complejos (en el fondo los malabares o lanzar eran otro tipo de movimientos, al menos a mí me influía más bien poco la mano).

Comencé con movimientos simples. Estocadas, giros, controlando más el movimiento de los pies y el equilibrio, intentando no guiarme por las alas para mantenerlo (lo facilitaba, pero había llegado a la conclusión de que podía perjudicarme de no poder usarlas como cuando me desaparecieron en aquella cueva...Eso fue raro).
Empecé así, a modo tandas de movimientos, con repeticiones, más centrándome en hacerlas bien que en el número, aunque tengo que reconocer que aún pensaba que la cantidad era mejor que la calidad en muchos aspectos (de entrenar más a lo mejor vería que no). Obviamente no pretendía que las estocadas fueran igual de efectivas con un puñal que con la espada, pero de verme en una situación donde necesitara las dos manos con dos armas estaría bien saber controlar ambas muñecas más o menos con la misma habilidad.

Giraba sobre mis talones, movía las muñecas y los brazos. Movimientos siempre fluidos y contundentes. Recordaba los entrenamientos que había hecho acompañado de varios compañeros, recordando algunos de sus trucos (que, sobra decir, habían utilizado en mi contra). Pronto noté los brazos ya más sueltos y subí el ritmo.

Empecé a hacer lo movimientos espejados, cruzando los filos en el centro en varias ocasiones. Intercalaba las tandas de movimientos, intentando casi sorprenderme a mí mismo, en parte para que el cuerpo no se acostumbrara, en parte para no aburrirme.
Llegó un punto en que empecé a equilibrar la falta de alcance del puñal modificando mis movimientos, intentando llegar al mismo punto (más o menos) con ambas armas. Notaba la falta que me hacía entrenar en los tirones de los músculos pero intenté no pensar en ello mientras cortaba el aire con ambos filos.

Avanzaba, retrocedía, giraba...Básicamente lo mismo que si practicara sólo con la espada pero con dos armas, primero una mano y luego la otra, luego ambas a la vez, luego alternando. Cambiaba de velocidad las tandas de ejercicios según iba cogiendo soltura, aunque no dejaba de pensar que tal vez con un contrincante sería más efectivo.

Comencé a dar saltos, como si esquivara y contraatacara. Me permití usar un poco las alas para controlar las distancias. Empezaba a notar algo de fatiga pero entrenando así al menos me distraía, no tenía energía que desperdiciar en pensar en otras cosas.

Repetí los ejercicios retrocediendo. Eran bastante básicos, tampoco es que tuviera mucha experiencia con la espada como para hacer más con dos armas. Al menos parecía que mejoraba con los movimientos. Si bien era hábil con las manos era un tipo diferente de ejercicios, estos se basaban más en la fuerza que en la velocidad, aunque mis trucos de prestidigitación me habían dado unas habilidades que podría explotar a la hora de usar armas. Aún trastabillaba al ir hacia atrás pero era necesario. Las alas me ayudaban a compensar esos tropiezos y no llegaba a caerme pero en combate podían ser fatales.

Llegado un punto no podía apenas levantar los brazos así que decidí parar. Oculté el puñal en mi manga con un movimiento rápido de muñecas y envainé la espada, echándome el pelo hacia atrás, apartándome el sudor Una ducha no me vendría nada mal.

Abrí y cerré los puños, moví las muñecas y agité los brazos para relajar los músculos. Agité un par de veces las alas, me relajaba mucho la tensión de la espalda (y el aire era de agradecer).
Al menos como comienzo no había estado más aunque pienso que debería probar con un contrincante. Miro de reojo la caja con el duende y niego. Al final me voy a acostumbrar a estas cosas y me la clavarán por la espalda...Puta magia...



*se va a las duchas y fin de escena*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sala de entrenamiento   

Volver arriba Ir abajo
 
Sala de entrenamiento
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 33 de 36.Ir a la página : Precedente  1 ... 18 ... 32, 33, 34, 35, 36  Siguiente
 Temas similares
-
» Sala de entrenamiento
» ¿Como calculais la posicion de vustros altavoces en la sala?
» Relacion cajas/sala...pegada...
» AYUDA CON GRÁFICA DE MI SALA
» CAJAS POCO EXIGENTES CON LA SALA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Palacio de Brontë :: Interiores del Palacio-
Cambiar a: