ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Ayudando en la limpieza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Ayudando en la limpieza   Jue Dic 18, 2014 12:42 am

Cierzo Cogo

El lugar al que Brontë había sido llamado se encontraba kilómetros al sur de la capital del continente. Era una ciudad de interior, lo suficientemente amplia como para pretender ser llamada de aquella forma, pero no tanto como para que su nombre pudiese compararse ni por asomo con la que se hallaba al norte.
De todos modos, sus calles estaban iluminadas y eran amplias, y por ellas discurrían personas de diversas razas, aunque predominase la autóctona, dando lugar a una zona pintoresca y agradable para pasear, llena de tiendas y vida.

Cierzo seguía las indicaciones que le habían dado, buscando el punto de encuentro pactado con el hombre al que debía ayudar, el desconocido Stanley Dulan. Según había oído, debía dirigirse a una tienda de telas situada hacia una zona algo más apartada de la ciudad, y con las indicaciones necesarias halló finalmente el lugar.
El local era mediano, y aunque en aquel punto de la ciudad el nivel de vida parecía más bajo que el del centro, en la tienda había varias personas siendo atendidas por una mujer de mediana edad y pelo grisáceo y por otra más joven, que pasaría por poco los treinta, de aspecto lozano y sonrisa perenne.

-Bienvenido, Señor -dijo la más joven al verlo entrar, volviendo el rostro hacia él, amagando un acercamiento, aunque sin llegar a hacerlo-. ¿Desea algo? ¿Necesita ayuda o prefiere mirar primero?

Las telas que se ofrecían allí eran de todo tipo. En primera plana Cierzo se encontraba con unas de calidad aceptable, que podrían servir desde para confeccionar un mantel hasta para un traje. Más al fondo, si se fijaba, vería, en unos estantes más discretos, algunas otras de aspecto más delicado, de mayor calidad, que parecían tener menos relevancia en una tienda como aquella.

Tras el mostrador, situado en el lateral derecho de la tienda, se veía una única puerta, además de la de entrada. Por lo demás, el recinto no contaba más que con lo visible, las dos mujeres atendiendo y algunos clientes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Dic 18, 2014 12:59 am

El avance por la ciudad, aunque no ideal, resultaba bastante cómodo. Era agradable poder trabajar en silencio y, por el camino, aprovechar para hacer un mínimo de turismo. Nunca estaba de más conocer nuevos lugares, aunque fueran ciudades menores. Aquella, realmente, parecía bastante urbanizada. Una lástima que a la zona a la que yo me dirigía, en concreto, no destacase dentro de aquella urbanidad.

Por supuesto, aquel no era el motivo para moverme con mayor o menor decisión hacia mi objetivo, que era claro. Yo debía dirigirme hacia la tienda de telas, y eso era todo. Cuando llegué, la calidad de la misma (si no había quedado ya clara por el entorno de calles) quedó perfectamente definida. Llegué, en mi observación del lugar, a fijar la vista en las telas de mayor calidad, preguntándome si de verdad alguien dispuesto a usarlas acudiría a un lugar como aquel.

Cuando una de las mujeres se dirigió hacia mí, di unos pasos adelante, acercándome al mostrador. Asentí con suavidad, en un gesto educado.

-Busco a Stanley Dulan. ¿Podría usted ayudarme a localizarlo? -pregunté. Decidí no dar más datos, ya que no sabía hasta qué punto era confidencial o no la misión que allí me había llevado. Ya encontraría, si era conveniente, oportunidad de dar a conocer mi identidad y origen más adelante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Dic 18, 2014 1:17 am

A la pregunta de Cierzo los ojos de la mujer se abrieron algo más, con comprensión, y dirigió una breve mirada a la mayor, con la que compartía un parecido reseñable, que correspondió con un asentimiento fugaz y pasó a dedicarle un leve asentimiento. Después de aquello siguió dedicándose a los clientes, y la mujer más joven se aproximó definitivamente a él, procediendo a guiarlo a la puerta solitaria.

-Venga, por favor. Supongo que será usted el enviado de Brontë. A mi padre le entusiasmará verlo -le comentó, con una sonrisa sincera.

Detrás de la puerta, como era de esperar, había depositadas algunas telas, de calidad semejante a la de la mayoría, y un escritorio en la pared del fondo, en el que se veía un hombre de espaldas, de cabello algo escaso, pero todavía manteniendo el poco que le quedaba casi todo su color castaño.
Se volvió al oírlos y miró con cierta confusión a su hija.

-Ha venido de Brontë -explicó ella, brevemente. Miró de reojo a Cierzo-. Yo iré a la tienda de nuevo, no debo dejarla desatendida-. Les dedicó a ambos una reverencia-. Espero que pueda solucionar nuestros problemas.

Tras decir aquello, se retiró, dejando a los dos hombres solos. Para entonces el hombre se había levantado ya, y se acercaba a Cierzo con gesto serio, aunque un deje nervioso se entreveía.
Era un hombre robusto, alto, aunque ya entrado en sus cincuenta.

-Disculpe que no estuviese para recibirlo, estaba haciendo inventario -explicó a Cierzo, señalando con un breve gesto la pila de papeles que ocupaba la mesa-. Ha venido de Brontë entonces, ¿no es así? Sí que han sido veloces. Espero que el viaje no se le haya hecho muy pesado-. Le tendió la mano-. Soy Stanley Dulan, humilde mercader. Espero que pueda hacerse cargo usted solo del problema que tenemos entre manos... Si puede acompañarme mientras hablamos lo agradecería, que cada segundo que se pierde es mercancía en peligro... -le explicó, con tono algo inquieto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Dic 18, 2014 1:44 am

En seguida comprendí que no había motivos para mantener el tono confidente. Asentí a su suposición, manteniendo el gesto educado pero firme.

-Así es. Cierzo Cogo, de Brontë, a su servicio -asentí.

Aunque, por supuesto, no era ella exactamente a quien debía servir en aquel momento. No tardó en hacerme pasar a la trastienda, donde mi contratante trabajaba en soledad. Me incliné ligeramente ante él, asintiendo a las presentaciones de la hija antes de intervenir por mí mismo.

-Haré cuanto esté en mi mano -aseguré a la mujer antes de que desapareciera de nuevo en dirección a su puesto.

Me volví, entonces, a su padre. Él parecía interesado en llevar a cabo el encargo con la mayor presteza posible. Escuché sus palabras y asentí, antes de intervenir yo mismo.

-No se preocupe, señor. Sí, he venido en representación de Brontë. Soy Cierzo Cogo, para servirlo -. Acepté la mano que me tendía y accedí a acompañarlo-. Por supuesto, aunque me gustaría que me facilitara tanta información sobre el asunto como le fuera posible. Cuantos más datos tenga disponibles, tanto más eficaz será mi labor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Dic 18, 2014 2:10 am

Tras haber hecho las presentaciones pertinentes el hombre hizo amago de poner algo en orden la mesa, pero no tardó en asentir a la petición de Cierzo, mientras regresaba a su lado.

-Por supuesto, señor Cogo. Le diré todo lo que pueda de camino -le dijo, poniendo la mano en el picaporte que daba de nuevo a la tienda-. Pero cuando salgamos. ya sabe que los clientes... -le comentó, antes de abrirla.

Los dos hombres abandonaron la tienda, después de que Stanley Dulan despidiese a su familia con un gesto amable, y al llegar a la calle había recuperado el gesto algo preocupado, aunque no borraba, pese a todo, el amago de sonrisa en ningún momento.

-Venga por aquí, está en esta dirección -comenzó, mientras iniciaba la marcha seguido por el guerrero-. Verá, señor Cogo. Tengo un almacén a un par de manzanas de la tienda, en el que guardo, entre otras cosas, las mejores mercancías. Las más caras y preciosas. Es un lugar amplio, con las propiedades adecuadas para que ni la luz ni la humedad estropeen las telas. Pero...- se estremeció, girando otra calle-. Recientemente se ha visto infestado de una especie de monstruos, de... Son como escorpiones -le dijo-. No sé por dónde han entrado -murmuró, bajando un poco el tono-. Atacan si intento entrar, he averiguado que su picadura es ponzoñosa, y temo que destrocen todo lo que tengo ahí...

Seguía recorriendo las calles, entrando en unas algo más discretas y estrechas, aunque no llegaban a callejones. Cuando se detuvo, lo hizo frente a una construcción baja y amplia, de un solo piso, con ventanas y puertas cerradas. Las paredes parecían gruesas. Había varias semejantes en la zona.

El hombre miró a Cierzo algo incómodo, nervioso. Parecía inseguro.

-Supongo que para un guerrero como usted no será nada acabar con una simple plaga, pero un hombre como yo no puede hacer mucho, y de esas telas puede depender el futuro de mi familia. Casi todos nuestros ahorros...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Dic 18, 2014 5:58 pm

Asentí a sus peticiones, paciente, siguiéndolo donde me guiaba. Parecía un hombre dispuesto a colaborar y agradecer el trabajo, y era algo que no siempre había encontrado en mis encargos a Brontë. Por experiencia, sabía que no era raro que surgieran problemas, pero me alegraba ver que, en aquel caso, al menos en apariencia, no serían obra de mi contratante.

Escuché lo que tenía que decir mientras avanzábamos. No agradecí demasiado las noticias, aunque no había mucho que pudiera hacer. Asentí, pensativo.

-Escorpiones... -repetí, cavilando-. Me gustaría tener los datos más exactos posibles antes de proceder. Su tamaño, la gravedad de su veneno... También cuánto tiempo llevan en el almacén y si, en primera instancia, buscan atacar o esconderse. Si han causado daños a alguna tela. Desde luego, que pueblen un almacén indica que tienen unas condiciones buenas para vivir allí. Algo de lo que puedan alimentarse. Por supuesto, podría ser de tela o madera, pero si son agresivos es más probable que sean carnívoros. ¿Hay algún otro ser que viva por decisión suya en el almacén? Quizás un insecto que favorezca la conservación de las telas...

Parecía no gustarle en absoluto aquel asunto, y lo comprendía, pero eso no me tranquilizaba. Formé un ntendbit en mis manos y lo miré con seriedad.

-No puedo asegurarle el éxito -declaré, firme-. Aunque sí las altas probabilidades si colabora tanto como pueda y todo mi empeño en ello. Preferiría estar bien preparado y no entrar sin más. Ah, se me olvidaba. Mi magia tiende a los cortes. Son cortes limpios, pero imagino que preferirá que no rasgue ninguna tela mientras pueda evitarlo. Me gustaría conocer la disposición de las mismas para poder, en la medida de lo posible, evitarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Dic 18, 2014 9:54 pm

El hombre lo miró. Si Cierzo se fijaba un poco más en él, podía ver un amago de ojeras en los ojos, menos patente por la oscuridad de su piel, que acompañaba un poco a su aspecto inquieto.

-Verá... Son grandes, más que cualquier escorpión que haya visto, y por lo que he sabido el veneno podría llegar a matar a un hombre si es en una cantidad media. De tamaño son mayores que un perro-. Puso la mano a la altura de su cintura, aproximando un tamaño, moviéndola un poco, como tanteando-. Diría que son así, aunque no me he acercado mucho y no podría jurar que no sean algo más grandes o pequeños...-. Luego negó, cuando Cierzo preguntó. Se frotó el brazo con la mano contraria, llegando a apartar la vista un momento hacia la puerta del lugar-. Verá... Yo ni sé por dónde han entrado ni de qué viven, pero puedo garantizarle que son agresivos. No hay animales entre mis telas, de modo que no sabría qué decirle...

El hombre alzó las cejas al ver cómo Cierzo invocaba el hechizo. Buscó enseguida sus ojos, dejando el nerviosismo por un momento, curioso.

-Es usted...-. No tardó en callar, aunque fue evidente la búsqueda de sus ojos, que recorrieron los hombros con avidez, sin hallar nada. Enseguida volvía en sí de nuevo-. Las telas están casi todas dispuestas en estantes en las paredes. Hay también dos estanterías en el centro, dividiendo en pasillos la estancia, pero imagino que ya las habrán tirado... -murmuró, bajando el tono, incómodo-. Supongo que es imposible conservarlo todo, pero agradeceré que trate de evitar todos los destrozos que pueda. No he contado cuántos hay exactamente, no he visto nunca a todos juntos, pero le digo que estoy seguro de que cinco al menos...

Frotándose las manos nervioso miró a Cierzo, expectante, de alguna forma.

-¿Hay algo más que pueda hacer por usted?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Vie Dic 19, 2014 12:35 pm

Sus declaraciones me hicieron alzar una ceja y deshacer el hechizo, todo a un tiempo. Escorpiones del tamaño de perros capaces de matar a un hombre adulto. Aquello no sonaba bien en absoluto, desde luego. Parecía significar, Mithos no lo quisiera, que ya había muerto alguien en sus garras. Desde luego, no sonaba demasiado bien, y empecé a preguntarme hasta qué punto era buena idea mandar un solo hombre, por más guerrero de Brontë que fuera, para acabar con una plaga de semejantes dimensiones.

El misterio de cómo habían llegado al lugar también era, realmente, intrigante. Quizás en huevos en alguna de las telas, aunque aquello no solucionaba el problema de su alimentación. Empezaba a pensar que aquel mercader tenía un enemigo. Y no un insecto, sino un ser humano. Quizás se tratase de cuestiones de competencia, aunque, personalmente, me parecían unos métodos un tanto exagerados. De todas formas, sabía que el dinero podía dominar la mente humana hasta la locura.

-¿Cómo de rápidos son? Y fuertes. ¿Ha investigado algo al respecto? -Por la información que me había dado hasta el momento, lo parecía-. ¿Cuánto tiempo llevan en el almacén? ¿Han conseguido atacar a alguien? -. Hice una pausa, preguntándome si mi siguiente pregunta sería buena idea. Al final, sin embargo, la hice-. ¿Se le ocurre alguien que pueda haberlos metido en el almacén a propósito? Quizás algún enemigo en el negocio. ¿Ha recibido alguna clase de amenazas?

Cuanto más supiera sobre cómo habían entrado, más posibilidades tendría de sacarlos de allí. No parecía sencillo introducir cinco bestias agresivas mayores que perros en aquel lugar. Me acerqué a una ventana, tratando de distinguir alguna de las figuras en el interior. Sería ideal localizarlas antes de proceder. Di un par de golpes a la ventana, por si eso las instaba a dar señales de vida.

Me volví hacia el hombre y saqué de mi bolsillo el reclamo que me habían dado en Fulmen.

-Voy a intentar hacer cuanto esté en mi mano, pero no puedo asegurar el éxito rotundo -expliqué-. Tal y como usted me lo presenta, parece una situación muy delicada. Me gustaría tener una garantía de que, si algo sale mal, yo no voy a lamentarlo. Entiéndame: formo parte de un ejército y estoy aquí para servirlo hasta el final, pero perder la vida por falta de estrategia no entra en mis planes. Cuento con este reclamo para dar la alarma en caso de que surjan problemas. Me gustaría contar con una vía de escape si no puedo acabar con ellos. Quizá necesite varios asaltos, si se trata de al menos cinco criaturas letales.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Vie Dic 19, 2014 1:15 pm

El hombre atendía en todo momento a las palabras de Cierzo, buscando satisfacer sus preguntas lo más pronto posible, respondiendo siempre con un tono algo inquieto, pero no titubeante.

-Pude ver que eran veloces. No de forma exagerada, pero no son lentos, eso desde luego. Y en cuanto a su fuerza... Son robustos, pero no les planté cara, y lo cierto es que me informé más sobre el veneno que otras cosas -confesó-. Supongo que no llama la atención. La habitual en un animal de esas dimensiones, diría...

El hombre alzó las cejas a la última pregunta de Cierzo, entreabriendo los labios, sorprendiéndose un momento. Pareció llegar a desinflarse por un instante, y aquella vez sí se lo pensó antes de dar respuesta.

-Oh, mis ventas no son tan buenas como para enemistarme con los otros negocios- le aseguró, frotándose las manos, incómodo-. Y, créame, señor Cogo, que no creo que esto sea del tipo de venganza que...-. Negó un par de veces, visiblemente incómodo. Se llevó una mano al esternón, atrapando un pliegue de ropa, y pareció calmarse un poco tras un breve silencio-. No sé quién o cómo habrán entrado ahí...

Cuando Cierzo se acercó a la ventana se topó con que estaba cubierta con cortinas. El hombre habló de nuevo.

-La luz daña las telas -le explicó, casi como una disculpa.

No había, entonces, forma de saber dónde se encontrarían los escorpiones. Por otro lado, el cristal era demasiado grueso como para saber si el silencio del interior era cierto o aparente.

-Oh, por supuesto- le dijo el hombre-. Si necesita algo puede salir, claro. No querría que nadie perdiese la vida por unas telas. Es cierto que de perder la mercancía me arruinaría, pero ello no debe compararse con la vida de nadie- aseguró-. Estaré pendiente de ello.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Lun Ene 05, 2015 1:40 am

No me gustaba en absoluto aquel asunto, pero tampoco parecía que hubiera muchas posibilidades de hacer demasiado. El hombre, por lo visto, no había reflexionado demasiado con respecto a lo que se le había echado encima, y yo no podía permitirme hacer planes demasiado complejos estando yo solo. Habría sido mejor encargar aquello a dos personas, al menos.

Evalué la puerta. Después, me volví hacia mi contratante.

-Muy bien -declaré, cansado ya de hacer preguntas que no obtenían respuesta-. Voy a pedirle que me ayude en la primera tentativa. Tan solo quiero evaluar el terreno. Usted no correrá ningún peligro. Voy a pedirle que sea usted quien me abra la puerta, pero que se mantenga en todo momento tras ella, fuera de la vista y alcance de esos animales. No abra la puerta por completo; tan solo lo suficiente como para que yo pueda echar un vistazo a la situación antes de empezar a trabajar en serio. Espere mi señal para hacerlo, y también preste atención a mi señal para cerrarla de nuevo. Para asegurar que todo salga bien, invocaré un escudo como el que ha visto antes. Puedo asegurarle que mi magia es resistente, y en caso de necesidad puedo usarla para atacar. ¿Querrá colaborar conmigo?

Esperando la respuesta, invoqué ya un ntendbit y me coloqué ante la puerta, dispuesto a dar la señal si el hombre se disponía para recibirla. Tras la escasa información obtenida, me mantenía alerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Lun Ene 05, 2015 12:39 pm

Tras haber hecho las preguntas que consideró pertinentes, Cierzo pareció decidir finalmente que llegaba el momento de comprobar con sus propios ojos el estado de aquellos que lo aguardaban dentro del almacén. Pidió contar con la ayuda del hombre, que lo miró con aire temeroso, alternando los vistazos entre Cierzo y la puerta del lugar y, finalmente, aunque parecía intranquilo y poco seguro de ello, aceptó la petición.

-Yo... Yo haré eso que me pide, claro -le dijo, asintiendo vacilante.

Se pudieron, pues, poner en marcha, tras haber declarado el patrón de actuación. Stanley Dulan avanzó delante, inseguro pero sin detenerse, sacando una pequeña llave de uno de los bolsillos interiores de su chaqueta y metiéndola en la cerradura.

-Siempre cierro -le dijo a Cierzo, mientras tanto-. Entraron con la puerta cerrada, así que imagino que habrá algún túnel que comunique con el exterior... Hay zonas de tierra blanda por aquí.

La cerradura crujió y la puerta, finalmente, se dejó abrir, aunque el hombre esperó a que Cierzo estuviese preparado para hacerlo. Una vez se hubieron colocado de la forma apropiada, Dulan abrió la puerta y el guerrero pudo asomarse.
Al principio, mientras sus ojos se acostumbraban a la penumbra, no pudo ver nada. Tampoco nada parecía moverse. Sin embargo, tras varios segundos, largos, casi medio minuto, la primera de las figuras se dejó entrever.
Robusto, llegando a la cintura de un hombre, de cuerpo largo y, según daba la luz, incluso algo viscoso, el primero de los animales de los cuales su cliente le había habado se mostró.

Amiguitos:
 

En un primer momento no pareció haber visto nada. Entonces, al cabo de un instante, se volvió hacia la rendija de luz que entraba por la puerta entreabierta y emitió una especie de crujido. Lo siguiente fue empezar a correr hacia la puerta, seguramente buscando la ansiada libertad, abriendo y cerrando las pinzas al ritmo de su carrera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Mar Ene 06, 2015 2:17 am

Cierzo caviló un momento sobre lo que el hombre le decía. Al cabo, habló.

-Si son nocturnos, tal vez inicien su actividad de noche y puedan con ello pasar desapercibidos -comentó-. Porque no creo que esos seres, si son como usted dice, puedan pasar desapercibidos durante el día. Salvo que el supuesto túnel fuera a dar más allá de la ciudad. ¿Cómo es el suelo del almacén? ¿Es también de tierra blanda? No parece muy recomendable para las telas.

Cuando el hombre se puso en posición, Cierzo se preparó para recibir lo que fuera que se echara sobre él. La puerta se abrió, y el aether buscó en el interior del almacén. Tardó un momento en distinguirlo, pero acabó por dar con la criatura que, aunque al principio confusa, pronto se dirigió hacia él.

No dudó en lanzar su hechizo, preparando otro justo a continuación, que también pretendía lanzar contra la criatura. Si aquello era suficiente para tumbarla, podría rehacer un escudo. En caso contrario, daría la señal al hombre para que cerrara la puerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Mar Ene 06, 2015 11:46 am

El hombre caviló un momento sobre lo que Cierzo le decía, y no tardó en estar de acuerdo, asintiendo levemente para demostrarlo. No obstante, su rostro mantenía la duda constante, como si no hubiese un motivo para ella y, sin embargo, la expresión se le hubiese quedado grabada en él de aquella forma.

-Dentro el suelo no es blando. Pensaba que quizás habría un hueco en algún sitio, pero supongo que entonces saldrían como entraron -comentó vacilante.

Cuando abrieron la puerta y Cierzo reaccionó al embiste del primero de los escorpiones, lo hizo atacando. Su hechizo voló en dirección al animal que, sin saber bien cómo, se vio de pronto golpeado y chilló de forma aguda, retrocediendo con cierta extrañeza. Y al segundo golpe se dejó oír un suave crujido. El ataque hizo que volviese en la dirección que había venido con paso algo más aturdido y un chillido, amparándose en las sombras, cayendo algo más adelante.
A cambio, comenzó a escucharse el característico sonido de los pasos de aquel ser, pero multiplicado. Ante los ataques, todos parecían haberse puesto en marcha, pero no se ponían a la vista.

El hombre, mientras tanto, temblaba un poco tras la puerta que sujetaba, incapaz de ver desde allí lo que sucedía, imaginando a saber qué sucesos.

-¿Qué... ha sucedido? -llegó a preguntar a Cierzo, con cautela.


Última edición por Narrador el Jue Ene 08, 2015 4:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Ene 08, 2015 4:07 pm

Visto que la charla no traía más que hipótesis difíciles de comprobar, procedí con la magia. El hombre, que había accedido a trabajar conmigo, mantuvo la puerta abierta para mí, y yo me enfrenté a la primera de las criaturas que se dirigía a mí, y que pronto estaba en el suelo, aparentemente muerta. Escuché cómo los animales se ponían, al parecer, en acción, y pedí al hombre con un gesto vago que se mantuviera en silencio.

Envié un aethes al interior de la habitación, en un intento por aumentar los movimientos, que quizás consiguieran poner a alguno de ellos en mi campo de visión. Tuve cuidado, sin embargo, de que el hechizo no cortara las telas que allí se guardaban. Procedí con un ntendbit, que conjuré en mis manos, dispuesto a lanzar a cualquiera de los animales que se pusiera a mi alcance. Si eran todos igual de débiles, un poco de cautela sería suficiente para dejarlos en el suelo.

No se me escapaba la idea de que fueran capaces de subir por las paredes. Con pocas ganas de ver a uno de ellos caer sobre mí desde el techo, mantenía la atención puesta en todos los flancos, dispuesto a actuar con rapidez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Ene 08, 2015 4:43 pm

El hombre, que no recibía respuesta a su pregunta, se mantuvo entonces, nervioso, en la misma posición que ocupaba, sin poder ver, escuchando solo los hechizos que Cierzo pronunciaba y los chillidos que salían a ratos del interior del lugar, recordando que allí había vida.

-Tenga... Tenga mucho cuidado con las telas, por favor... -dijo, aunque para Cierzo ya no fuese necesario que le advirtiese cosas como aquella.



Al cabo de unos segundos una criatura había emergido de las sombras, acercándose al cuerpo de su compañero tendido, que todavía se movía en pequeños espasmos, chirriando un poco, tratando de arrastrarse más allá. Y aquel segundo escorpión recibió el nuevo hechizo del guerrero, que lo lanzó algunos metros hacia atrás, arrancándole un chillido como al primero. Una vez dentro, amparado por las sombras, se sacudió torpe y volvió a ponerse a cubierto, lejos de la puerta.

Los chillidos del interior crecían: los animales se habían alterado. Sin embargo, parecían haber decidido no mostrarse de pronto, quizás considerando a Cierzo un enemigo poderoso, y ninguno de ellos se asomaba a la zona visible.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Ene 08, 2015 4:54 pm

El ntendbit de mis manos siguió la dirección en que el aethes había lanzado al animal, dispuesto a continuar la ofensiva. No quise, sin embargo, perseguirlo donde no podía alcanzarlo, y en medio del revuelo en que los animales no acababan por salir, lancé un nuevo ntendbit al que había atacado en primer lugar, con intención de rematarlo.

Preferí ignorar las palabras de mi cliente, que parecía dispuesto a no guardar silencio al precio que fuera. Quizá alguien debería enseñarle a aquel hombre, si era incapaz de verlo, que se trabajaba mucho mejor en silencio, pero yo no tenía la paciencia de dar lecciones.

En mis manos hubo en seguida un nuevo escudo, mientras esperaba a que algún otro animal tuviera a bien dejarse ver. No tenía ganas de jugar a las tinieblas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Ene 08, 2015 8:16 pm



Cierzo optó por seguir con aquella estrategia, al ver que de momento le servía, y era, aparentemente, muy segura. Evitaba, de aquel modo, enfrentarse directamente a los animales y exponerse a su veneno. Y, aunque fuese más lenta, el guerrero ponía su seguridad por encima del tiempo que tardase en cumplir el encargo.

Tras haber rematado al animal herido tuvo que esperar un buen rato a que apareciese otro. El hombre, que al principio preguntaba algunas cosas, terminó por comprender que Cierzo no estaba dispuesto a hablar mientras se ocupaba de los animales, y calló, encargándose únicamente de su labor: mantener la puerta.

Pasó un buen rato antes de que las cosas se calmasen dentro, pero, después de un par de minutos, un par de animales se dejaron ver, finalmente, asomándose, más bien curiosos, a la fuente de luz que entraba con la puerta entreabierta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Jue Ene 08, 2015 8:45 pm

Tuve que esperar bastante tiempo antes de que asomaran de nuevo, y cuando lo hicieron, fue en pareja. Lancé un ntendbit al que se había adelantado menos, y antes de que el otro tuviera tiempo de escapar, había lanzado otro hechizo contra él. Si conseguía atontarlos, tardarían más en huir, y eso me daría tiempo.

Mi idea, visto lo visto, era simple: acabar con ellos cuando se pusieran a tiro. La verdad era que, después de verlos en acción, empezaba a pensar que no tenían nada de peligrosos.

-No parecen tan agresivos -apunté, entre hechizo y hechizo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Sáb Ene 10, 2015 1:34 am



Mientras Cierzo se dedicaba a asediar a los animales con hechizos, estos chillaban y se retiraban de la entrada, arrastrándose algo más lentos, pero vivos, volviendo de aquel modo al interior del lugar. Y el hombre, impresionado, contemplaba lo mejor que podía desde su posición secundaria las hazañas del guerrero, que parecían más grandes para un hombre de a pie como él lo era.

-Bueno, señor, le confieso que seguramente incluso el animal más fiero se muestre amedrentado si le presentan a un depredador adecuado -terminó diciendo, algo más tranquilo.

Sin embargo, aunque Cierzo había conseguido matar a uno y golpear a tres más, los escorpiones parecían haber escarmentado, y en los minutos que siguieron al último ataque no parecieron volver a sentir curiosidad por la luz, pues no volvieron a mostrarse, aunque se los escuchaba crujir y chirriar entre las sombras..
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Lun Ene 12, 2015 1:41 am

Parecía que aprendían. Lo cual no me convenía demasiado, ni me hacía la menor gracia. Pero no iba a hacer tonterías por ello. Era, en realidad, lo que menos me convenía. Tras esperar un tiempo y ver que no daban señal de acercarse, acabé por dejarlo estar por el momento. Hice un gesto al hombre para que cerrase la puerta, y cuando lo hubo hecho, deshice el hechizo que tenía en las manos.

Me volví hacia él, rotando un poco los hombros, buscando relajar el cuerpo.

-Parece que el depredador es un problema en sí mismo para atraparlos -comenté, tranquilo-. Esperaremos un rato, por si se calman, y abriremos de nuevo la puerta para tratar de atraparlos. Si no aparecen, iremos a buscar algo de carne para atraerlos. Preferiría no entrar si puedo evitarlo. No quiero comprobar si son buenos o no trabajando en grupo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Lun Ene 12, 2015 2:22 am

Cierzo acabó por dar por finalizada la primera inmersión en aquel terreno, tras lo que Dulan, a petición del guerrero, cerró la puerta, pareciendo algo más aliviado tras haberlo hecho. Escuchó sus palabras, atento. Luego habló.

-De momento ha acabado con uno, ¿no es así? Creí que las cosas irían peor -admitió, dejando ir un suspiro-. Parece usted muy capaz. Me alegra ver que en Brontë están tan bien preparados... Llegué a tener algo de inseguridad, ¿sabe? Aunque últimamente se escuchan buenas historias sobre vosotros, así que me pareció apropiado...

Ambos esperaron un rato, hasta que Cierzo consideró que era momento de probar suerte de nuevo. Aquella vez, cuando la puerta se abrió y entró la luz, los animales crujieron de nuevo, al moverse, pero ninguno se reveló. Una vez más, esperaron, pero parecían saber ya a qué se enfrentaban, y temer a presentarse frente a ellos.

-Conozco sitios donde venden carne barata -propuso el hombre cuando volvían a estar fuera-. Yo me haré cargo. Elija usted la que le parezca más apropiada.

Se dirigieron, entonces, al lugar del que el hombre hablaba, recorriendo las calles laberínticas hasta dar con una carnicería grande, aunque algo oculta entre callejones. El vendedor, un hombre orondo de mandil manchado, saludó efusivamente a Dulan, que parecía más relajado en aquel lugar, lejos del almacén, y ambos iniciaron una breve y banal conversación.

-Escoja la que prefiera -repitió a Cierzo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Mar Ene 13, 2015 6:59 pm

Desde luego, las bestias estaban suficientemente amedrentadas como para no salir de nuevo. Al final, no quedó más remedio que pasar directamente al plan B. Junto con el mercader, me dirigí a la carnicería que él había escogido. Caminaba con calma; cuanto más tiempo diera a las bestias de tranquilizarse, más fácil sería que salieran a la vista después. Por otra parte, mi cliente parecía mucho más satisfecho después de haberme visto en acción, así que podía permitirme actuar con tranquilidad.

No interrumpí demasiado su conversación con el carnicero. Debía ser algo habitual entre ellos, pero a mí ni me molestaba ni me importaba. Examiné la carne con ojo crítico. El color, desde luego, la delataba, pero no era yo quien fuera a quejarse de la calidad. Tras pensarlo un tiempo, me dirigí al carnicero.

-Póngame seis filetes medianos de hígado termonte, lo más frescos posible -pedí finalmente.

Quería carne fresca para que les resultara más tentadora. Cuanto mayor fuera el olor a sangre, más atractiva resultaría, o eso esperaba. Y si se trataba de un animal de un tamaño mediano o pequeño, sería más probable que lo identificasen como algo que podrían haber cazado ellos mismos. Por otra parte, tenían pinta de llevar varios días sin comer, si de verdad llevaban días encerrados. Seguramente la carne resultaría un cebo muy tentador.

Mi plan inicial era volver al lugar y tratar de proceder sin ayuda de la carne. Si no salían, los atraería con los filetes y trataría de tumbarlos. Esperaba que la carne funcionara y no tuviera que pensar en nuevas estrategias.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Mar Ene 13, 2015 7:50 pm

Sin poner ninguna pega a la petición de Cierzo, el carnicero procedió a servirle lo que había pedido, y Dulan pagó, como había dicho, la compra, sin poner ninguna pega al respecto. Se despidió brevemente de su conocido y pronto ambos estaba de nuevo en camino al almacén. Con las idas y venidas, para cuando se plantaron de nuevo frente a la ya familiar puerta habían sacado más de un cuarto de hora.

Una vez en el punto de partida, pero armados con nuevos elementos, volvieron a comenzar como al principio. El señor Dulan se encargó de la puerta, mientras Cierzo buscaba algo que delatase la presencia de vida que ya había encontrado en el interior.



Cuando la puerta se abrió el guerrero de Brontë pudo ver como en aquel preciso instante uno de los escorpiones estaba a la vista, de espaldas a la puerta, echado sobre el cuerpo de su compañero muerto. Por el sonido que se escuchaba, crujidos y chasquidos, parecía estar comiéndoselo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Mar Ene 13, 2015 8:57 pm

Cuando volvimos, habíamos dejado pasar algo de tiempo. Antes de abrir la puerta, pegué el oído a la puerta para ver si oía algo. Y, para cuando abrí, ya tenía un ntendbit entre manos para lanzarlo contra mi nueva presa. Ni siquiera me paré a comprobar qué hacía exactamente hasta un momento después. Me preocupé, primero, de lanzar mi hechizo, al que en seguida siguió otro que asegurara la muerte del segundo de los animales.

Después, convoqué un nuevo hechizo y esperé. Dudaba que alguno más saliera a la luz, pero quién sabía. Por si acaso, debía prepararme. Si salía algún nuevo espécimen, lo atacaría. En caso contrario, cerraría la puerta para prepararme.

Prepararía entonces un filete, que lanzaría a la zona iluminada, no demasiado cerca de la puerta, pero tampoco demasiado hacia el fondo; no debían escapar antes de que diera con ellos definitivamente.

El hecho de que, si no había visto más, estuvieran comiéndose el cadáver, indicaba que el cebo no había sido mala idea. Mi idea de que probablemente el hambre se les hubiera ido agudizando parecía cada vez más probable.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   Vie Ene 16, 2015 1:41 am



Cierzo ya tenía preparado un hechizo para cuando abrió la puerta, que voló enseguida hacia su rival, tan certero que pudo oír el chasquido en su coraza y el chillido correspondiente casi al instante. No se movió demasiado, y pudo rematarlo antes de que abandonase el desafortunado lugar, quedando tendido junto al que había sido primero compañero y luego alimento.

Ninguno más salió, pero ya habían caído dos de los animales. El cliente parecía satisfecho cuando cerraron la puerta, pareciendo ya más tranquilo con Cierzo a su lado.
Procedieron, entonces, a tomar uno de los filetes que habían comprado para seguir con la purga.

Cuando todo hubo estado preparado la puerta se abrió de nuevo, y pronto el cebo estaba en su sitio. El olor del hígado fresco era fuerte para las personas, aunque desde aquella distancia no podían diferenciarlo, y más, por lo tanto, para animales hambrientos.
Los primeros segundos no sucedió nada. Luego, tras una breve espera, el primero de los movimientos sonó al fondo, aunque no se vio debido a la distancia y la penumbra. A los crujidos de aquel se le unieron otros.

Saltaron a la vez, cuatro: tres como el primero y uno más pequeño y de color más claro, mucho más que el resto, que se abalanzaron sobre el alimento fresco, jugoso, llegando a enfrentarse entre sí por él. El pequeño fue atravesado por el aguijón de uno de los adultos, muriendo en el acto, en un movimiento ágil y agresivo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Ayudando en la limpieza   

Volver arriba Ir abajo
 
Ayudando en la limpieza
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 4.Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» Ayudando en la limpieza
» Limpieza de monedas de plata
» limpieza de monedas romanas
» Limpieza de vellon
» Limpieza con portaminas grafito.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Lumen :: Misiones-
Cambiar a: