ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Acabad con los bandidos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Lea

avatar

Edad : 26
Mensajes : 1228

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Miér Abr 08, 2015 12:53 pm

No tardo en entender cómo me conviene proceder. Viendo los resultados, me centro en el aether, que parece más dispuesto a resistirse. Al jovencito solo le falta mearse encima. Sé que Vilo no lo dejará escapar aunque lo intente, y me conviene reducirlos a ambos. El sonido del silbato me hace entender hasta qué punto es eso cierto. Por suerte, contamos con efectivos, así que confío en que todo salga bien incluso si me demoro un poco. Más tarde acudiré; por el momento, retener a dos de ellos sigue siendo importante.

Concentro mis ataques en alas y piernas, asegurándome de que esté suficientemente dolorido como para no escapar ni por tierra ni por aire. Me dedico a acosarlo, golpe tras golpe. Si veo demasiada resistencia, añadiré un nuevo huah, pero en principio me muevo sacando partido de los látigos, que me aseguran no dejar daños permanentes.

-Será mejor que seas tú quien se calle -advierto, sin ceder en los golpes-. Toda resistencia recibirá su castigo. No os conviene llevarme la contraria.

Los reduciré y los dejaré atados con esposas. Después, podré volver hacia el ayuntamiento. No puedo perder el tiempo, pero tengo que asegurarme de que todo queda bien atado o solo dejaré problemas a mi espalda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lluvia

avatar

Edad : 21
Mensajes : 465

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Jue Abr 09, 2015 12:20 pm

A Lluvia le agradó en cierta medida que la mujer no hubiese esperado su ataque. Era algo interesante, y probablemente había podido acertar en su golpe gracias al factor sorpresa. Pensó momentáneamente en una de sus conversaciones con Cierzo, y también que tal vez podía jugar con su aspecto voluble para sorprender a sus enemigos.

Al ver cómo la mujer intentaba levantarse, no se lo pensó demasiado y volvió a enviar un aethes. Mantenía la mirada fija en ella y una actitud tensa, atenta a sus movimientos para poder responder. Había oído la respuesta a su silbido; ahora solo tocaba hacer tiempo, retener a los enemigos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Jue Abr 09, 2015 5:52 pm

LEA

Ante la respuesta que obtuvo de ambos hombres, Lea no tuvo muchas dudas de sobre cómo proceder. Enseguida dejó al tembloroso chico de lado para dedicar todos sus golpes al aether que, acorralado contra la pared, se cubría con los brazos como buenamente podía, buscando en todo momento ocultar las alas lo máximo posible tras el cuerpo, no consiguiéndolo más que en parte.

-Maldita zorra  –gruñó al final, con un quejido, cuando, sin poder aguantar más aquello, la pierna derecha le falló e hincó la rodilla en tierra.

Llegado aquel punto, y pese al huraño humor del hombre, Lea no tuvo problema para reducirlos a ambos y esposarlos, pasando la cadena de las esposas por detrás de una tubería que había en la pared para evitar que escapasen. En todo momento contó con el apoyo de Vilo, que observaba y vigilaba para que a la guerrera no le pasase nada.

Tras haberse encargado de los dos hombres, Lea pudo poner rumbo hacia el ayuntamiento, al fin. Se había introducido en una zona de calles más estrechas, por lo que tardó algunos minutos en ubicarse y poder acceder a una calle más ancha por la que ir directamente a aquella zona. Tuvo que apurar el paso, a sabiendas de que los aether tendrían ventaja sobre ella a la hora de desplazarse, pudiendo cruzar los tejados sin problema.

Cuando vislumbró el edificio no vio nada raro, pero al doblar una de las calles y llegar a la zona de la puerta principal pudo ver que, aunque esta estaba cerrada y las luces de dentro apagadas, se veía una pequeña lucecilla que bailaba, desplazándose. No tardó en perderla de vista, no obstante, cuando se alejó de la ventana, y Lea no pudo llegar a ver de quién o qué surgía.
LLUVIA

Lluvia pudo controlar la situación perfectamente, impidiendo que la mujer se levantase y, además, causándole algunos cortes que le arrancaron un quejido, dada la cercanía a la que había lanzado el hechizo. No le costó contenerla a partir de entonces, y la mujer terminó cejando en sus empeños por escapar, consciente de que inmóvil no sufriría tantos daños.

La ayuda no tardó en llegar. Uno de los guardas y la chica voluntaria, la pareja, llegaron enseguida, descendiendo junto a Lluvia. La chica se encargó de ayudarla con la enmascarada, poniéndole torpemente un par de esposas y sonriendo triunfal mientras el chico, más formado, acudía junto a los dos hombres, que seguían debatiéndose en el suelo.

-¡Alto, en nombre de la guarda! ¡Estáis detenidos ambos! –dijo, con voz algo rígida.

El aether al que Lluvia había seguido hasta allí, entonces, frunció el ceño. Ya casi había inmovilizado al enmascarado.

-¡Déjate de frases y ayúdame con este! –dijo al muchacho-. Son solo distracciones, hay que encontrar al otro grupo.

El chico asintió, algo confuso, y ayudó al hombre a reducir al bandido. Luego el hombre se sacudió la ropa y dedicó una mirada a Lluvia, llegando a acercarse un poco.

-¿Has encontrado a tu padre? –le preguntó, con una sonrisa socarrona-. Soy Jayc.  Un vecino harto de los ataques me contrató. ¿Es tu caso también? Realmente creí que solo eras una niña pérdida –le comentó, entretenido.

Les costó un rato, pero finalmente acabaron sonsacando algo a los bandidos, un aether y una piscis: había dos grupos más, uno que atacaría en el ayuntamiento y otro que distraería en una zona diferente del pueblo.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lea

avatar

Edad : 26
Mensajes : 1228

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Vie Abr 10, 2015 2:57 pm

Gracias al apoyo de Vilo, termino por reducirlos a ambos, y procedo entonces a esposarlos. No me hace demasiada gracia perder dos pares de esposas así, pero tengo que inmovilizarlos tanto como pueda. Tampoco me hace mucha gracia dejarlos solos, pero no me queda más remedio. Solo puedo esperar que no encuentren la forma de escapar.

Después de un momento de confusión, consigo encaminarme con Vilo al ayuntamiento. Confío en que quien quiera que haya pedido apoyo lo haya obtenido; no sonaba muy cerca, y yo tengo otra tarea. Si es que el chico no ha mentido...

Ahora que lo pienso, me pregunto qué pretenden conseguir en el ayuntamiento. ¿Se guarda dinero allí? ¿Piensan robar algún documento? No entiendo nada, la verdad. Espero que, después de esto, pueda averiguarlo. Por ahora, sin embargo, lo que tengo que averiguar es cómo entrar.

Trato de aprovechar las sombras para no quedar a la vista. No voy a llamar a nadie por ahora, pero eso también implica que no deben localizarme. Me aseguro de tener el reclamo bien a mano por si resulta necesario. Si me descubren, lo haré sonar, desde luego.

Por el momento, busco con Vilo una entrada al lugar. Quizás hayan dejado una ventana sin cerrar, o incluso alguna puerta. O quizás hayan entrado por el tejado y yo esté perdiendo el tiempo. Indico a Vilo adónde debemos dirigirnos, con la esperanza de que él dé con alguna entrada. Y, por supuesto, busco yo también una. Permanezco atenta a lo que pueda ver en el interior, por si me da alguna pista de cómo entrar o de lo que está pasando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lluvia

avatar

Edad : 21
Mensajes : 465

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Lun Abr 13, 2015 1:20 am

Lluvia comprobó que, por suerte, no le costó demasiado contener a la mujer y que la ayuda llegó antes de lo que esperaba. Entre ambas, se encargaron de la mujer enmascarada, mientras el hombre seguía reteniendo al otro bandido. Con la ayuda del otro miembro de apoyo, tampoco tardaron demasiado en contenerlo, y una vez que la situación estuvo bajo control, Lluvia se dirigió al hombre que había visto en el callejón, Jayc. La aether esbozó una suave sonrisa.

—Vengo de Brontë —respondió, sorprendentemente tranquila—. Nos han mandado para ayudar. Yo creía que usted era un bandido; ruego que me disculpe, señor —añadió, haciendo una sutil reverencia.

Los bandidos, tras un rato que a Lluvia le pareció considerable, les informaron de que había dos grupos más, uno que atacaría en otra zona del pueblo y otro que se encargaría del ayuntamiento. La aether meditó un segundo ambas opciones, pero finalmente, y tras un breve momento de duda, propuso que se dirigiesen al ayuntamiento, que a sus ojos era un lugar más, por decirlo de alguna forma, importante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Lun Abr 13, 2015 12:13 pm

LEA

Cuando Lea se encontró frente al edificio buscó la forma de entrar al interior. Vilo la ayudaba, olfateando el suelo, siguiendo el rastro conocido, y se detuvo frente a una de las discretas ventanas de un lateral, que parecía cerrada pero que, cuando Lea se acercó y prestó más atención, resultó tener una rendija ínfima que determinaba que estaba abierta.

Desde que había perdido de vista el fuego del interior por primera vez no había vuelto a verlo. El edificio contaba con tres pisos, y era tan posible que los que se encontraban dentro hubiesen accedido a uno de los cuartos o ascendido a los pisos superiores como que, simplemente, hubiesen apagado la llama.

Vilo se mostraba algo inquieto, pero en ningún momento agresivo. Una y otra vez olfateaba de nuevo el aire, indicando que el rastro seguía por allí, pero que no tenia idea de como continuar.
Tras haberse asegurado de que no había nadie en la habitación lo mejor que pudo, Lea abrió la ventana para acceder al interior. El paso de Vilo fue algo más complicado por la altura de la ventana y su estrechez, pero finalmente ambos se encontraron dentro.
Estaban en un cuarto que Lea no había  visitado la primera vez que había ido. Parecía un despacho, aunque resultaba bastante sobrio. La puerta cerrada impedía ver más allá. En una mesa, varios utensilios de escritura y cajones cerrados llenos de plumas y otros artilugios, o algún documento, y las estanterías llenas de carpetas y libros.

Vilo se dedicó de nuevo a olfatear el lugar, siguiendo aquel rastro que solo el tenía claro hasta llegar a la puerta. Una vez allí se detuvo, muy atento, aunque no dio muestra alguna de gruñir o mostrarse amenazante.
No venía ningún sonido del cuarto contiguo, y cuando Lea abrió la puerta una rendija tampoco vio ningún tipo de luz. Se encontraban en el recibidor. Sí había estado en aquel lugar, aunque no lo conocía a fondo. Las escaleras que ascendían estaban a la vista, y había algunas puertas en el propio piso.
Vilo, sin embargo, parecía querer ascender por las escaleras.

Llevaba la mitad de escalones cuando erizó el pelaje, deteniéndose de pronto, tenso, y Lea pudo escuchar las pisadas de una sola persona recorriendo el pasillo superior, aquel al que querían acceder, con cuidado, pero no tanto como para que no ubicasen su posición.
Si se mantenían donde estaban era posible que los viese, en caso de que terminase de acercarse a las escaleras.

LLUVIA

Ante la presentación de Lluvia, que enseguida explicó venir de Brontë, Jayc alzó las cejas, dejando patente la sorpresa. Una sonrisa entretenida acudió a su rostro.

-Vaya, eres la primera persona de allí que me encuentro, aunque algo he oñido. Lo cierto es que os imaginaba con otro aspecto, pero ya veo que las apariencias engañan... Buen trabajo.

Tras la confesión de los bandidos Lluvia propuso ir al ayuntamiento y Jayc asintió, de acuerdo con aquello. El guarda, por su parte, sopló su silbato para llamar a otro de los voluntarios y dejó a su novia con los bandidos, indicándole que esperase a que llegasen y que los llevasen a algún otro sitio. Él, por su parte, iría con Lluvia y Jayc al ayuntamiento.

Guiados por el chico, que conocía bien el pueblo, no les costó mucho llegar, aunque recorrer los caminos que separaban ambos lugares a pie, a causa de la lesión de Lluvia, hizo que llegasen a tardar casi diez minutos. Sin embargo, pronto se encontraron frente al edificio de tres plantas, que permanecía aparentemente tranquilo.

A Lluvia le pareció, en algún momento, haber visto por el rabillo del ojo una luz en una de las ventanas de la segunda planta, aunque desapareció tan deprisa que no pudo llegar a asegurarse.

-¿Qué hacemos? -preguntó el guarda, algo agobiado-. ¿No parece haber nada? ¿Nos habrán mentido? ¿O esperamos a que lleguen?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lea

avatar

Edad : 26
Mensajes : 1228

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Mar Abr 14, 2015 12:32 pm

Tras algo de exploración, conseguimos encontrar una entrada, y yo entro en primer lugar. Abro un poco más la ventana para Vilo, que encuentra algunos problemas para subir. Al final, sin embargo, entra. Dejo la ventana como estaba antes. Cuantas menos marcas dejemos, mejor. Y, tras asegurarme de que todo está en orden y nadie nos ha percibido, me permito comprobar si los cajones y otros muebles están cerrados, o qué pueden contener. No es que me vaya a poner a revisar ahora documentación oficial; más bien, pretendo comprobar cómo de fácil es hacerlo.

Una vez he comprobado el nivel de seguridad, procedo a salir de la habitación. Abro la puerta despacio, tan solo después de haber pegado el oído para asegurarme de que no hay ruidos al otro lado. La abro apenas una rendija, tratando de percibir algo al otro lado. Nada. Procedo entonces a abrirla del todo, y dejo que sea Vilo quien me guíe.

Y es, en las escaleras, él quien me indica que hay alguien arriba. Frunzo el ceño. Este es el punto crítico. Me llevo el silbato a los labios, preparada para usarlo en caso de necesidad, y me pego a las escaleras, a cuatro patas, arrastrándome hasta arriba con uno de los látigos en la mano. Sé que, si ataco, Vilo me seguirá. Mi intención es enredarle las piernas cuando pase junto a las escaleras y tirar para hacerle perder pie. Por el momento, pido ayuda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lluvia

avatar

Edad : 21
Mensajes : 465

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Vie Abr 17, 2015 6:09 pm

A Lluvia no le sorprendió el comentario del hombre, ni tampoco la sorpresa del mismo. Sabía desde hacía tiempo, desde antes de llegar a Brontë, que no tenía ni el aspecto ni la actitud de un guerrero, así que era de esperar que Jayc opinase lo mismo. Tampoco le molestaba.

—Gracias —se limitó a responder, curvando un poco los labios.

Jayc estaba de acuerdo con ir al ayuntamiento, así que pronto se movieron hacia allí, acompañados del chico de la guarda, que conocía mejor los caminos e hizo de guía. Al llegar, Lluvia observó el lugar con interés y atención, buscando algo relacionado con los bandidos. No encontró nada, y estaba a punto de decir que tal vez les habían engañado cuando le pareció ver una luz en la segunda planta del edificio. Parpadeó. El chico de la guarda había llegado a la conclusión a la que previamente ella misma había llegado. Lo miró.

—Quizá aún no hayan llegado... —murmuró primero. Le dirigió un nuevo vistazo a la segunda planta, pero no volvió a ver nada—. Pero... Creo que me ha parecido ver una luz ahí arriba, en la segunda planta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Sáb Abr 18, 2015 6:29 pm

LEA

Lea procedió en silencio, agazapándose, esperando a que el dueño de aquellos pasos se revelase, con el silbato preparado para llamar a sus compañeros en caso de necesidad. Aunque quizás allí, estando en un interior, el sonido no llegase tan lejos, dificultando la posibilidad de contar con refuerzos.

No tuvo que esperar mucho para ver aparecer al dueño de las pisadas. O dueña, pues no le fue difícil reconocer a la aether. Como un resorte, la flamma lanzó el látigo a sus pies, y para cuando la mujer quiso reaccionar caía de bruces contra el suelo, apoyando las manos para reducir el golpe. Llegó a agitar las alas en un intento por levantarse al instante, pero Vilo ya cargaba contra ella, fiero.

-¡Ayuda! -chilló, en un grito espoleado por el dolor, tratando de comprender aún qué sucedía-. ¡Las alas no! -suplicó entonces, dejando ir un nuevo alarido cuando el Vulpus atacó de nuevo a aquella zona, más desprotegida.

Lea pronto pudo oír pares de pasos poniéndose en marcha. Tendría todavía unos segundos para actuar. No se lo pensó demasiado antes de soplar el silbato con todas sus fuerzas y pasar a acender las escaleras para ir junto a Vilo, que debido al ataque sorpresa contaba con una posición dominante.

Lea no tendría problemas para inmovilizar a la aether si se lo proponía. Tenía algo de tiempo y un par de esposas. Pero debía ser rápida. Pronto iban apareciendo los refuerzos, pero no los suyos.

Un aether robusto fue el primero en aparecer, doblando un pasillo. Su envergadura, ancha y firme, resultaba imponente incluso desde donde se encontraba. Tras él iba una aether alta de pelo corto que llevaba una vela. El tercero de los miembros venía desde el lado contrario: un chrysos bajo, algo regordete, pero de mirada fiera.

Eran tres y la estaban rodeando. La única vía de escape posible eran las escaleras.


LLUVIA

Cuando Lluvia dijo haber visto algo ambos hombres la miraron. Jayc no tardó en llevar la vista a las ventanas superiores, sin encontrar más que oscuridad. Bajó la vista, pensativo.

-Si nos arriesgamos y entramos y ha sido un error quizás nos metamos en un lío -murmuró, poco convencido con la situación.

No pudo decir mucho más antes de que algo corroborase las palabras de Lluvia: el sonido del silbato de Lea llegó a ellos desde el exterior, apagado por las paredes, pero evidente. Pudieron escuchar también algo que parecía un grito de dolor, producido por una mujer, pero no pudieron determinarlo con precisión, de nuevo debido a las gruesas paredes del ayuntamiento.

-¿Qué hacemos? -preguntó el joven de nuevo, mirando tanto a Jayc como a Lluvia, algo agobiado.

-No sé vosotros-. Jayc sonrió un momento, mostrando los dientes, fiero-. A mí me pagan por obra, así que haré mi trabajo.

Se lanzó a la carrera contra el edificio, enviando un aethes a una de las ventanas, que estalló en añicos sin demasiado problema, accediendo al interior. El guarda, por su parte, parecía contar más con Lluvia que con Jayc, y solo la miró con cierta inseguridad, como esperando que ella le diese la clave.

Lluvia tenía varias posibilidades. Si iba tras Jayc se toparía con la planta inferior del ayuntamiento, en la que ya había estado, con varias puertas a los lados, todas ellas cerradas, y, al fondo, las escaleras que subían al lugar del que había creído ver venir la luz, la segunda planta. Por otra parte, podía optar por buscar otra entrada, pedir refuerzos o, simplemente, acceder a otra zona del pueblo, dejando que Jayc trabajase solo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lea

avatar

Edad : 26
Mensajes : 1228

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Lun Abr 20, 2015 9:45 am

Vaya, vaya, mira tú quién ha venido a verme. Claro que no hay mucho tiempo para disfrutar de nuestro reencuentro. Parece que no tiene ganas de que nos encontremos a solas. Sea, pues. Soplo con fuerza para pedir refuerzo, esperando que el silbato sea suficientemente potente para oírse a través de las paredes. Me apresuro, además, a atarle las manos a la espalda con las esposas. No nos queda tiempo. Ya vienen.

-¡Vilo! -llamo, señalando al que viene solo. Espero que no sea demasiado para él. Lo auxiliaré en cuanto pueda, pero ahora mismo necesito que me ayude. Él, ya alterado por la situación, no tiene problemas en mostrarse fiero.

Yo, por mi parte, envío un huah a los dos que vienen por el otro lado, tratando con ello de frenar su avance, aunque sea mínimamente. Ninguno de los tres ha atacado todavía, así que me corresponde el primer paso. Combino con el hechizo el efecto de los látigos, en ráfagas de ataques que tratan de imponerse sobre ellos. No me contengo con las alas cuando tengo oportunidad. Han demostrado que no llevan bien los golpes en ellas, y no estoy en posición de ser delicada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lluvia

avatar

Edad : 21
Mensajes : 465

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Vie Abr 24, 2015 12:45 am

Lluvia estaba a punto de darle la razón a Jayc cuando escuchó el sonido de un silbato salir del edificio. La aether frunció el ceño, volviendo rápidamente la mirada al ayuntamiento, preocupada por el grito que acababa de escucharse, también, preguntándose de quién sería. Tragó saliva, notándose algo nerviosa de pronto, pero al escuchar la pregunta del chico de la guarda y la posterior respuesta de Jayc, se decidió por ir también. Era una guerrera de Brontë, ¿no? Debía hacer aquello, a pesar de todo. Y por eso, aunque tardó un segundo en componerse del todo, finalmente dijo, con más seguridad de la esperada:

—Yo voy con él.

Y al momento siguió, rápida, al hombre, preparando su arco para lo que pudiese encontrarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Vie Abr 24, 2015 8:15 pm

Lluvia no tardó en seguir los pasos de Jayc, armándose, preparada para enfrentarse al peligro. El chico de la guardia dudó un momento, pero terminó por ir también tras ella, quizás inspirado, de alguna forma, por la determinación que la guerrera había demostrado. Pronto entraban en el ayuntamiento, dirigiéndose directamente al foco de la acción.

Lea, por su parte, pronto se vio rodeada por tres enemigos. No huyó, sin embargo, y, decidida a hacerles frente, atacó enseguida a los dos que venían juntos, encargando a Vilo al otro. El animal tampoco puso reparo al ataque, lanzándose contra su objetivo, gruñendo, agresivo, con el pelo erizado y la fiereza reflejada en los ojos.

Ella tomó la iniciativa, atacando antes de que ellos pudiesen hacerlo. Su huah solo alcanzó a la mujer, sin embargo, que dejó ir un quejido mientras se protegía con los brazos. El hombre aether, por su parte, había invocado una especie de barrera de aire que contuvo el fuego de Lea. Pero esta tenía más armas que el hechizo, y pronto descargaba sobre ellos un aluvión de ataques que los forzaba a retroceder un par de pasos con la atención puesta en ella, para salir del alcance de la flamma.

La mujer aether no tardó en reaccionar, invocando un hoö'Le, y Lea pronto sintió cómo se quedaba sin respiración y era incapaz de tomar aire de nuevo. El hombre, por su parte, le envió un aethes directo al torso, y la ráfaga de aire hizo que los latigazos se descontrolasen un poco, zarandeados por el hechizo, prdiendo así parte de su potencia.
Por otra parte, a su espalda pudo oír un gruñido de hombre y otro animal. Si se volvía vería que Vilo y el chrysos, ambos en el suelo, forcejeaban con violencia. Y aunque primera vista podría parecer que el vulpus había llevado el ritmo dominante, pronto quedó claro que el hombre contaba con una fuerza lo suficientemente grande como para conseguir poner al joven animal en apuros, llegando a arrancarle algún quejido.

Quizás el tener que enfrentarse contra tres enemigos por sí misma resultaba algo difícil para Lea. Esta pronto de dio cuenta de ello, viéndose en apuros. Pero aquella vez la suerte estuvo de su parte, pues fue entonces cuando Lluvia, Jayc y el joven guarda llegaron subiendo las escaleras, preparados para unirse a la trifulca.

A la izquierda pudieron ver a los dos aether, el hombre y la mujer, ambos altos y robustos, atacando a Lea con magia, a una distancia de seguridad, y a la derecha al chrysos, bajo, regordete, pero también de aspecto fuerte, logrando poco a poco reducir a Vilo, aunque no sin llevarse alguna dentellada en el proceso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lea

avatar

Edad : 26
Mensajes : 1228

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Lun Abr 27, 2015 10:03 am

No tardo en sentir una cierta opresión en el pecho. No puedo girarme a mirar a Vilo, pero lo cierto es que temo por él. No debí meterlo en algo como esto. Tengo que acabar con esto rápido. Sé que es posible que se moderen conmigo si consiguen reducirme, pero no cuento con que él tenga el mismo trato. Sé cómo funciona la gente.

Pero no tengo más remedio que continuar y rogar internamente que cambien las tornas. Aprieto los dientes cuando siento que se me va la respiración, sintiendo los ojos llorosos pero obligándome a continuar. Pasará. Seguro que pasará. No va a ahogarme, y no puedo permitir que eso me detenga. También me hago a un lado para evitar el ataque del hombre, pero no tardo en lanzarme de nuevo. Ahorro el aire por el momento, y me limito a una oleada de latigazos, una nueva ráfaga contra ellos.

Veo por el rabillo del ojo que ha llegado más gente, pero no tengo tiempo de comprobar quiénes son. Vilo me necesita, y tengo que reducir a los que tengo encima cuanto antes. No puedo encargarme de tantos a un tiempo. Tengo que reducir a estos dos.

No pensé que fuera a verme sola y rodeada. O al menos no tanto. Ojalá Vilo pudiera escapar, al menos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lluvia

avatar

Edad : 21
Mensajes : 465

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Dom Mayo 10, 2015 12:50 am

Lluvia corrió siguiendo al hombre, Jayc, hasta que finalmente llegaron al lugar donde se encontraba su compañera. Entonces la aether observó con rapidez la escena, fijándose en los dos hombres que atacaban a la flamma pero también en el chrysos, que, a su derecha, se enfrentaba a Vilo, logrando lentamente reducirlo. Lluvia dudó un segundo, apenas un segundo, pero armada ya como estaba, decidió que lo más sencillo sería valerse del arco en ese momento. Contaba con que el otro hombre, Jayc, se encargase de quién ella no lo hiciese, así que, aprovechando que el chrysos estaba ocupado con Vilo, apuntó y lanzó con la mayor velocidad posible una flecha, buscando que esta se clavase en algún punto que, si bien no resultase mortal, sí fuese suficiente como para reducirlo un poco, o al menos darle una oportunidad al animal de escapar. Si no lo lograba, lanzaría una nueva ofensiva; si por el contrario lo conseguía, trataría de lanzar una aethes contra los hombres que estaban atacando a Lea, intentando apartarlos de la flamma antes de lanzarse a atacar con el arco. Por si fallaba. No quería que le pasase nada más a la chica.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   Dom Mayo 10, 2015 8:47 pm

Lea se sentía dividida, pero no tenía tiempo para preocuparse más de lo necesario: cualquier pérdida de atención podría conllevar consecuencias muy negativas. Y si ella caía Vilo correría la misma suerte.
Ignoró como pudo la ausencia de aire, aunque ello le haría fatigarse mucho más y acabó pudiendo tomarlo de nuevo, cuando ya lanzaba un nuevo ataque sobre el hombre y la mujer, que volvían a cubrirse con un gruñido. Y para entonces contaba con ayuda para ella.

Lluvia fue a ayudar a Vilo, que no era humano pero también merecía atención y luchaba como el resto. Logró clavar una flecha en el hombro del hombre, arrancándole un quejido, permitiendo que Vilo se zafase del agarre y retrocediese jadeante, con la lengua fuera. Lluvia pudo entonces lanzar un aethes al otro grupo, obligando a retroceder a los oponentes de Lea un poco más, acorralándolos contra la pared.

Ya estaban en desventaja numérica. Y no solo tenían a las guerreras de Brontë en contra. El guarda se había lanzado contra el chrysos, herido por la flecha, y aunque este era fuerte resultó ser tremendamente lento, por lo que le fue fácil hostigarlo. La flecha, hundida en su hombro, terminó por impedirle plantar cara de forma suficientemente hábil. La sangre no dejaba de brotar.
Jayc, por su parte, se decidió a ayudar a Lea, que se mostraba más fatigada, y entre los dos pudieron darle la vuelta al combate. No necesitaron herirlos de gravedad o tumbarlos: en cuanto la derrota era evidente, y viendo la situación en la que se encontraban, todos terminaron por entregarse.

* * * * * *

Lea y Lluvia pudieron descansar un poco mientras las autoridades del lugar daban cuenta de los bandidos capturados. A aquellos cuatro se sumaban los otros cuatro que las chicas habían reducido en la ciudad. Pronto supieron que faltaban un par, que se habían quedado en una guarida que tenían cerca, en las montañas, pero tan pocos, y con tantos datos, no serían un problema para la guardia. Además, Jayc seguía estando contratando, y les explicó que cobraba por captura, por lo que podía encargarse él mismo.
Entregó a Lluvia, con la que había tenido más relación, un pequeño anillo de bonitos detalles, y le deseó mucha suerte.

Fruhan Wihnd, en alcalde, las recibió luego, deshaciéndose en alabanzas hacia las muchachas, disculpándose por cualquier inconveniente que hubiesen podido tener y agradeciendo que hubiesen impedido el robo al ayuntamiento. Las invitó a mil manjares, a descansar lo que quisieran e incluso hizo dudosas promesas en las que alguna plaza del pueblo recibiría el nombre de plaza de Brontë en su honor. Quizás incluso pudo llegar a insinuar que estaba dispuesto a cenar con alguna de ellas si así lo deseaban, aunque aquello quedaría siempre a juicio de las chicas.

¿Y los bandidos? ¿Y la causa por la que habían atacado el pueblo todo aquel tiempo? Al final resultó no ser otra que el dinero y lo desprotegidas que parecían sus gentes. Por más que se los interrogó, no dijeron más que aquello, y no había motivo para pensar algo diferente. Ninguno de ellos fue reconocido por los habitantes, salvo uno que había vivido allí unos meses, apenas un año atrás.

El asunto pudo resolverse sin más misterio. Las guerreras pasaron allí la noche y partieron de vuelta a Brontë a la mañana siguiente.

MISIÓN CUMPLIDA

Recompensa:

Lea:
 

Lluvia:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Acabad con los bandidos.   

Volver arriba Ir abajo
 
Acabad con los bandidos.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Bandidos Legendarios de México [History Channel]
» Documental en History Chanel sobre los bandidos en México
» Guadalupe Reyes, Cosalá, minería y bandidos.
» Juego de Barras, cerro de bandidos.
» LOS BANDIDOS DE RIO FRIO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Ventus :: Misiones-
Cambiar a: