ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Androides I: Infiltración.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Marik Loutka

avatar

Edad : 24
Mensajes : 46

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Mar Abr 28, 2015 6:22 pm

Una luna de queso bañada en miel. Eres un ser de más allá de las estrellas. Cuando la ves, decides abalanzarte sobre ella. Sin embargo, cuando la muerdes, te das cuenta que no es más que un soso y triste pedazo de cuero seco. Te enfadas y echas a volar en busca de algo más apetitoso.

Te despiertas entonces de tu místico viaje interestelar y te frotas los ojos con rapidez. Si hubieses sido algún tipo de animal, tus orejas se habrían puesto tiesas y por tu columna habrías sentido el escalofrío de la adrenalina debido al peligro que te rodea. Sin embargo, eres Marik y a pesar de ahora estar espabilado, nunca has sido el más rápido en actuar.
Por una rendija en la madera del carro, observas el panorama del exterior. -¿Qué ocurre?- Preguntas en voz baja, aunque por ti mismo te vas haciendo una idea.
Tragas saliva con indecisión. Si Kurage estuviese conmigo, te montarías en ella y aplastarías a todos aquellos hombres. Sin embargo, la realidad es distinta y simplemente decides coger el arma prestada y observarla en silencio. Estás indeciso.
Observas a Cierzo usar magia. Quizá tú también puedas. Invocas un Terra Der en tus manos, pero es tan blandito, que notas cómo la magia se te desparrama por los lados. Como si intentases capturar el aire, intentas mantener su forma esférica y tras varios segundos apretando la esfera, consigues estabilizarla y conseguir un hechizo completo. Lo miras triunfante.
-Estoy listo.- Dices a tus compañeros.
Eres el primero en lanzar el hechizo un poco a ciegas, sacando sólo la mano. Son varios, tienes la esperanza de darle a alguno aunque sea a ciegas. – Toma esa.- Susurras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerald

avatar

Edad : 28
Mensajes : 1317

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Sáb Mayo 09, 2015 12:46 am

Hora de fiesta. En cuanto nos ponemos a rebuscar no tardamos mucho con revisar todo el carro. Es menos divertido de lo esperado, pero por lo menos podemos mangar un par de soldaditos de hierro de esos, que parecen muy útiles.

La parte más aburrida es la de copiar información corriendo y con el carro en marcha. Para complementar el trabajo de Cierzo me fijo en localizaciones, fechas y pasta que se movía. En cuanto lo consideramos oportuno, guardamos todo para que el tipo no sospeche nada. Para cuando despierte estoy espatarrado junto a Cierzo, con fingido gesto aburrido e incómodo, siguiendo la charla.

No le respondo, respaldándome en mi gesto de astío, pero tampoco me da tiempo a mucho más, ya que parece que estamos en problemas.

Se me dibuja una sonrisa al escuchar al tiparraco gritar. Ya era hora de un poco de cuerda. Cuando Seczah dice que son diez no puedo esperar a verlos con mis propios ojos. Intento echar un vistado a través del hueco que queda hacia el lugar del conductor y veo un par de cabezas que hacen que me inunde la emoción. Miro a Cierzo y asiento, entretenido, dirigiéndole una mirada de reojo al tal Kellzar por un momento.

En cuanto Cierzo sale lanzando el hechizo, salto tras él calentando ya la garganta y moviendo el cuello de un lado al otro. Aprovecho el desconcierto que crea con el aethes y conjuro un Denxo notando como me cosquillea la garganta a medida que asciende la energía y se me iluminan los ojos en cuando el rayo sale con fuerza.

Muevo la cabeza de izquierda a derecha en un rango de unos 45 grados para que el rayo les haga dispersarse y desorientarse aunque no consiga dar a nadie.

Inmediatamente corro, desenvainando, para lanzar el primer corte a matar al primero que vea solo. No puedo hacer demasiado de lejos, así que confiaré en que los otros dos me saquen de encima a los arqueros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Sáb Mayo 09, 2015 1:46 am



-Señor Kellzer-. Seczah esgrimía una sonrisa, se notaba en su voz, aunque no pudiesen verla bien desde el interior del carro-. Póngase a cubierto.

Pese a las amenazas del que parecía ser el líder del escuadrón del Oso Negro, los guerreros no se amilanaron. Estaban, a fin de cuentas, preparados para enfrentar diferentes peligros, y la posibilidad de un ataque de bandidos no era la que se les hacía más peligrosa.

Marik tuvo dificultades para formar un hechizo, y cuando lo hizo se apresuró a lanzarlo hacia fuera, sin mirar bien ni a dónde apuntaba. Esto provocó una carcajada en sus enemigos, una que determinaba que no había alcanzado a nadie, desde luego.

-¿Esa es toda vuestra fuerza? -bramó una voz, jocosa, burlona-. Vaya panda de...

No acabó la frase, sin embargo. Desde dentro del carro pudieron escuchar cómo caía al suelo, y Marik pudo ver desde la rendija por la que miraba cómo el hombre, uno de los armados con espada, había sido alcanzado en el vientre con un punzón de hielo que lo había derribado.

-Gracias por la distracción -le dijo Seczah, desde fuera-. Uno menos.

Por su parte, Gerald y Cierzo, más acostumbrados a luchar juntos, no dudaron en salir del carro enseguida. El aether lo hizo atacando con un aethes a los dos que tenía gusto en frente, tirando tanto al arquero como al espadachín de espaldas. Aunque nada más haber puesto un pie fuera pudo ver un clair ëm yäk y una flecha volando hacia él desde puntos opuestos, y pudo esquivarlos por los pelos. Gerald, por su parte, se dedicó a crear el caos, más bien, lanzando un chorro de electricidad que alcanzó a otro de los espadachines en el hombro, al que pudo rematar con relativa facilidad. No parecían, realmente, demasiado duros.
Enseguida percibió, sin embargo, un movimiento a su espalda. El hombre de aspecto más peligrosos corría hacia él con la espada en alto, y dos bolas luminosas, lanzadas por sus compañeros, lo acompañaban. Con envidiable velocidad, pese a que su arma no fuese la más apropiada, el líder de la banda descargaba la espada contra Gerald, para partirlo en dos.

El combate seguía siendo desigual. Habían conseguido acabar con dos, y los que Cierzo había tumbado aún se levantaban aturdidos, malheridos, pero el arquero sano preparaba nuevas flechas y los tres magos sus hechizos. Quedaba, además del líder, otro hombre armado con espada, que no dudó en cargar contra las monturas que tiraban del carro. Si acababa con los animales tendrían problemas.

Marik seguía a salvo en el interior del carro. Kellzer lo miró, con cierto desdén.

-¿Y tú no haces nada? -le dijo-. ¿O solo funcionas cuando duermes?


Dado: 1

Resumen:

-1 líder
-1 espadachín
-3 magos
-1 arquero sano
-1 arquero herido por Cierzo
-1 espadachín herido por Cierzo

-2 espadachines muertos o fuera de combate
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Sáb Mayo 09, 2015 11:23 am

Iba a cubrirme de los ataques, pero no fue necesario. Por el momento, parecía que podía ser un blanco difícil, así que me quedé donde estaba, junto al carro, para tener a todos mis posibles adversarios localizados. Entre la confusión, quizás tardasen un tiempo en localizar a alguien a quien no podían ver.

Aproveché la situación para lanzar un hechizo a la cabeza del espadachín que se había lanzado a por Gerald, tratando de quitárselo de encima o, al menos, de darle algo de tiempo. Al ver que los que había tumbado se levantaban de nuevo, lancé un nuevo aethes contra ellos, por ver si en aquella ocasión podía dejarlos en el sitio. Seguían siendo más que nosotros, así que la idea era reducir el número.

El parvus seguía sin hacer más que un patético intento. ¿Quién había sido el lumbreras que había decidido que podía ser útil aquí?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerald

avatar

Edad : 28
Mensajes : 1317

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Miér Mayo 13, 2015 10:03 pm

La entrada ha sido muy motivadora con lo que voy cargado a tope. En cuanto me deshago del primero busco el ruido a mi espada para girarme rápidamente.

Un grandullón y dos hechizos claritas. Sería más divertido sólo con el grandullón. Estoy tentado de atacar su corte vertical con uno diagonal saliendo de su rango y comiéndome uno de los hechizos. Pero los claritas son bueno magos y todavía quedan demasiados hombres.

Miro de refilón el conjuro de Cierzo. Si espero un segundo quieto, el tipo podrá calcular la trayectoria de su corte, entonces conjuro suuchi lanzándome contra él con la espalda lista para ensartarle en el placage y rezo para que el ataque de Cierzo llegue a tiempo para distraerlo lo suficiente y que su espada caiga donde yo estaba hace medio segundo.

Ya he gastado la mitad del segundo. Aferro con fuerza la katana, conjuro el suuchi y me lanzo agachando un poco la cabeza, con el hombro adelantado para lanzarme contra él con gran potencia, como si me lo fuese a llevar por delante en cuanto lo ensarte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Marik Loutka

avatar

Edad : 24
Mensajes : 46

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Miér Mayo 20, 2015 4:38 am

Te llevas las manos a la boca, riendo como una niña de colegio cuando la guía te elogia. Se te escapa y ojalá no lo hubieras hecho, pero es tarde y a lo hecho pecho.
Giras la cabeza con fuerza para volver a centrarte, aún con cierto rubor de felicidad en las mejillas por el cumplido. Rara vez eras útil.


Observas en silencio la batalla desde el carro, con el corazón a cien por hora, mientras tus ojos se mueven de aquí para allá, buscando no perder detalle de nada de lo que ocurre ante ti. Pronto, te das cuenta que el señor mareado te observa y te pregunta.
Te sientes algo cazado: Tienes que demostrar lo que vales o serás descubierto.
-¿Quieres apostar a ver cuántos me llevo?- Le retas, sacando el arma prestada y saltando del carro abajo, llevado por una valentía que en cuanto tus pies tocan el suelo, se esfuma tan rápido como tus fuerzas.
De repente te ves ahí, con la cabeza algo alzada, observando toda la batalla, perdido. Sin saber muy bien que hacer. Notas tu corazón latir rápido.
Tienes que actuar o lo echarás todo a perder. Tragas saliva y decides echar a correr con el puñal sobre tu cabeza agarrado con ambas manos hacia el enemigo más cercano. La voz te tiembla, pero tienes la impresión que si dejas de gritar te vas a morir así que simplemente buscas la carne de alguien.

Puedes escuchar la voz de Hebilla en tu cabeza insultándote de todas las maneras posibles, mandiciéndote por haberle condenado a la muerte. Gritas más fuerte y cierras los ojos. Deseando, por primera vez, que esto solo sea un sueño y poder despertar enseguida.


FDR: hola.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Vie Mayo 29, 2015 6:47 pm

Cierzo no tardó en aprovechar su capacidad de ataque a distancia para no adentrarse demasiado en el peligro. Viendo a Gerald en apuros, lo apoyó con un hechizo. Este iba a la cabeza, o lo pretendía, pero un objetivo tan pequeño en movimiento en una situación caótica como aquella no era fácil de alcanzar, y el guerrero comprobó cómo solo le rozaba la oreja, abriendo al instante un corte sangrante, profundo. Aquello sí bastó para distraerlo un instante, sin embargo. Gerald pudo aprovechar aquel momento de abstracción en el que el claritas percibía el dolor e, inconscientemente, reaccionaba a él, para lanzarse con la espada por delante y pinchar su abdomen. No tuvo problema para evitar el arma que bajaba contra él, que terminó su trayectoria contra el suelo, haciendo saltar algunas chispas al golpear una roca. Sin embargo, cuando su katana traspasó la ropa de su enemigo, Gerald se encontró con una resistencia inesperada que no dejó que la punta avanzase demasiado. Algo de sangure manchó la ropa, pero supo enseguida que no era una herida peligrosa.



-Uno aprende a llevar protección cuando todos intentan apuñalarlo mientras duerme -ladró el claritas, con una sonrisa feroz-. Vas a temer que volver a intentarlo, "Tatuajes" -añadió, casi con desprecio, lanzando un clair ëm yäk hacia Gerald para sacárselo de encima a la vez que se impulsaba hacia atrás para ganar espacio, interponiendo la gruesa espada entre ambos para poder protegerse.

Cierzo, por su parte, no tardó, tras tratar de apoyar a Gerald, en volverse hacia los enemigos a los que había derribado anteriormente, que parecían dispuestos a volver a la carga. De nuevo, envió un aethes hacia ellos, que aquella vez estaban más preparados para enfrentarse a ello. El arquero saltó hacia un lado, y de todos modos recibió un buen impacto en la mitad derecha de su cuerpo, que lo envió hacia atrás, haciéndolo caer de espaldas con un profundo corte en el brazo y el torso, desarmándolo en el acto, haciendo estallar el arco de madera en tres trozos. El segundo, aún tambaleándose, abrió mucho los ojos al verse atacado, y flexionó las rodillas enseguida. No logró mantener un buen equilibrio, y terminó cayendo sentado, pero vio el hechizo pasar por encima de él sin mayores problemas más que los de ver a su compañero caer herido, sangrante, a un lado. Dudó un instante, dedicando una mirada a Cierzo, y se quedó en el sitio, tenso, como esperando a que lo rematase, dedicando miradas intermitentes a su compañero caído.

No había tiempo para relajarse. En lo que todo aquello sucedía, los magos tomaban posiciones: dos de ellos, viendo al fin el peligro que suponía el mestizo, enviaban sendas bolas luminosas hacia Cierzo, desde prácticamente la misma dirección. Por la posición del guerrero, impactarían en el carro si se apartaba. El arquero que quedaba en pie, por su parte, tenso, alejado varios metros del grueso del combate, preparaba un tiro preciso, con Gerald en su punto de mira. Se estaba tomando su tiempo para apuntar.

El mago restante fue el que se encontró con el ataque de Marik cuando este se decidió a actuar. Estaba cerca del carro, aproximándose a la zona en la que estaban Gerald y Cierzo, cuando oyó el grito del pequeño, y al volver el rostro hacia él se topó con un pequeño parvus abalanzándose hacia él con bastante ímpetu y poca habilidad. Invocó simplemente una barrera entre ambos, con total tranquilidad, atreviéndose incluso a sonreír.
¿Quién le hubiese dicho al claritas que aquel pequeño parvus contaba con una fuerza sobrehumana? Quizás de haberlo sabido se hubiese esforzado más en crear su barrera. Cuando comprendió que el físico de Marik engañaba, el hechizo se había deshecho.
Marik alcanzó al hombre en el muslo, y al contacto con el arma el mago sufrió, además del propio dolor de ser traspasado, una descarga que lo recorrió, haciéndolo convulsionarse con un jadeo y el cuerpo repentinamente rígido. Enseguida abrió la palma apuntando a Marik a la cara, apretando los dientes, tratando de pronunciar un hechizo que lo golpearía a bocajarro. El parvus tenía menos de un segundo si quería evitarlo de alguna forma.



Seczah fue la que tuvo que encargarse del que se acercaba a los caballos que tiraban del carro, armado con una espada. Los animales, nerviosos, resoplaban y lo miraban, y cuando la piscis invocó un hechizo para atacar al hombre fue evidente que el nerviosismo de los animales crecía. El ver disputarse un combate a tan corta distancia los alteraba, y tanto que se descontrolasen como que sufriesen daños podría perjudicarlos el resto del viaje.
El espadachín esquivó el ataque por poco y esbozó una sonrisa, mirando a la mujer. Los separaban unos tres metros. Alzó la mano izquierda, apuntando a los animales, preparado para disparar en cualquier momento.

Dado: 4

Resumen: 
-1 líder
-1 espadachín
-2 magos sanos
-1 mago herido por Marik
-1 arquero sano
-1 espadachín herido por Cierzo

-2 espadachines muertos o fuera de combate
-1 arquero fuera de combate, por Cierzo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerald

avatar

Edad : 28
Mensajes : 1317

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Dom Mayo 31, 2015 2:56 am

Parece que van bien equipados pese a todo y el topetazo que me llevo con el hechizo me lanza a algunos metros. La próxima tendrá que ser a la cabeza.

Me pongo rápidamente en pie y no tardo en dar cuenta del arquero que me apunta. Podía haber disparado ya, pero tarda demasiado. O es un novato sin visión o un experto con mucha templanza. Espero que sea lo segundo.

Doy un salto atrás para ganar más distancia frente al jefazo y salir de la trayectoria del arquero conjurando un nuevo suuchi para que me pierda de vista un momento.

Conjuro entonces un denxo hacia él. Ahora es más sencillo estando frente al objetivo, no es como antes que ni siquiera sabía dónde estaban situado. Aunque no se me dé muy bien lo de la magia, lo peor que puede pasar es que sólo consiga algo más de tiempo para mantener vigilado al grandullón mientras Cierzo se deshace de un par de ellos más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Marik Loutka

avatar

Edad : 24
Mensajes : 46

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Dom Mayo 31, 2015 5:49 pm

Corres con fuerza hacia tu rival, sientes cómo una barrera se interpone en tu camino pero te sorprende el que la hayas podido roper con la inercia de tu velocidad.
Eso te enfada. No te gusta que te subestimen, lo cual te da más ganas de llegar hasta el enemigo.
Consigues tu objetivo, pero en cuanto alzas la vista observas que estás en peligro.
Eres demasiado lento como para conjurar un hechizo a la misma velocidad que tu rival, por lo que sacas a Hebilla del bolsillo y lo lanzas con rapidez a la cara de tu rival. Sueltas el puñal, decides abandonarlo clavado en su pierna y echas a correr de nuevo hacia la caravana. Sin mirar atrás. Con los ojos cerrados y con las piernas ardiendo de la velocidad a la que las mueves.

Tú ya habías hecho tu trabajo.


FdR: Corrrrre secretaria.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Vie Jun 05, 2015 8:49 am

Antes de que tuviera ocasión de rematar al que quedaba en pie, dos hechizos vinieron contra mí, y no tardé en comprobar que esquivarlos no entraba en mis opciones. Ya había invocado el ntendbit que pensaba enviar al espadachín, pero no tuve más remedio que reforzarlo con otro y utilizarlo para detener los hechizos que venían contra mí.

Si su magia no era lo suficientemente fuerte como para tener que aprovechar toda la energía de mis hechizos, los lanzaría después contra ellos como medio de distracción. Así, podría ganar tiempo para enviar hechizos más poderosos antes de que pudieran recuperarse.

En caso contrario, tendría que tomar partido de toda mi resistencia y velocidad para ganar el pulso a aquella mayoría numérica.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Vie Jun 19, 2015 4:57 pm

Había tres grupos combatiendo en ese momento, de alguna forma. Y el que estaba luchando de una forma más extraña era, sin duda, Marik, que en vez de lanzar una nueva ofensiva contra su rival le lanzó la marioneta, que chocó contra la cara del mago, aturdiéndolo más a nivel mental que físico. Interrumpió un segundo el conjuro, pero la electricidad seguía corriendo por el cuerpo del hombre, que se convulsionaba, y este terminó hincando una rodilla en tierra, debatiéndose, palpando la pierna con la mano derecha, buscando el arma incrustada sin mucho éxito con los dedos torpes, temblorosos, que sufrían pequeños espasmos.
Marik había logrado librarse, pero en vez de terminar con su oponente o recoger a Hebilla del suelo corrió a refugiarse de nuevo en el carro. No podía decirse que hubiese sido inútil, aunque hubiese podido ser más útil. Seguía habiendo enemigos, y había dejado el arma que le habían dado en la pierna de aquel mago, que comenzaba a echar algo de humo.

-De modo que dormido eres mejor que despierto –se burló Kellzer al verlo volver junto a él-. No me sorprende –añadió con sorna.

Aunque no se burló mucho más. Parecía algo asustado, si uno se fijaba bien, y al menos Marik se había llevado a uno de los enemigos con él, de alguna forma.

Otro de los grupos lo conformaban Cierzo y Gerald, que, de alguna forma, eran los únicos que trabajaban en equipo. Aunque al mismo tiempo ambos tenían los suficientes enemigos de los que preocuparse como para no poder hacerlo todo el tiempo.

La magia de Cierzo fue lo suficientemente poderosa como para detener ambos hechizos, aunque el mago pudo notar cómo el ntendbit perdía fuerza considerablemente. Pudo, sin embargo, devolverlo a los magos, que se vieron obligados a separarse al ver el ataque volar hacia ellos, lo que daría a Cierzo unos segundos.

Gerald, por su parte, pudo desaparecer a tiempo, y pronto veía cómo la flecha volaba peligrosamente, cortando el aire donde un instante atrás había estado su cabeza. No perdió un segundo, y se valió de nuevo de la magia para atacar a su rival. El que parecía ser el líder gruñó y dio un paso atrás.



-Me tenéis hasta los huevos… -masculló, preparando un ataque vertical y avanzando hacia Gerald con decisión con la espada, feroz, por delante, abriendo la distancia entre ambos.

Si lo alcanzaba lo partiría en dos, sin lugar a dudas.

El arquero, por su parte, volvía a preparar una flecha, pero las manos le temblaban un poco.



Seczah era la última, apartada del resto. Su combate parecía ser más bien mental. EL espadachín amenazaba con atacar a los animales de tiro, y aquello los pondría en problemas. Pero la mujer lo sorprendió entonces siseando unas palabras y haciendo que unas estalagmitas heladas brotasen del suelo clavándose en sus piernas y llegando al abdomen, haciéndolo gritar de dolor.
Los animales se asustaron, pero no sufrieron daños. La mujer, seria, lo miró un momento con cierto desprecio, y pronto se dirigía al grupo, preparada para unirse a los dos guerreros que seguían luchando.

-Jefe... –murmuró el hombre herido por Cierzo, que ayudaba a su compañero tendido, con voz temblorosa.

-No vamos a rendirnos ahora –bramó el líder, pretendiendo sonar imponente, pero sonando cansado-. Si somos menos saldrá a más por cabeza.

Era fácil darse cuenta de que ninguno de sus secuaces parecía muy convencido. Y cada vez eran menos. Y pocos de ellos preparaban, de hecho, un nuevo ataque. La moral general estaba por los suelos.


Dado: 2

Resumen:
-1 líder
-2 magos magullados por Cierzo
-1 arquero sano pero nervioso
-1 espadachín herido por Cierzo

-1 mago herido por Marik, casi completamente abatido

-2 espadachines muertos o fuera de combate
-1 arquero fuera de combate, por Cierzo
-1 espadachín desangrándose por Seczah

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cierzo

avatar

Edad : 26
Mensajes : 859

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Miér Jun 24, 2015 3:55 pm

Efectivamente, no eran magos especialmente buenos, así que pude tomar partido de la energía de mi propia magia. Una vez los hube separado, convoqué dos nuevos ntendbits y lancé uno a cada uno, preocupándome de que, en aquella ocasión, tuvieran más potencia. Debía dejarlos fuera de combate lo antes posible, pues la desventaja numérica seguía patente, además de que el canijo había desaparecido de nuevo.

Lo primero era impedir que aquellos dos siguieran atacando. Mientras no consiguiera tal cosa, y salvo que mis compañeros o yo estuviéramos en apuros, me dedicaría a fondo a ir contra ellos. Si conseguía eliminarlos, procedería con el arquero, que no parecía muy experimentado. Con suerte, un par de golpes serían suficientes para eliminarlo. De aquella manera, las cuestiones de números no estarían tan en nuestra contra.

Y ya, si el gnomo tenía a bien asomar la cabeza, aunque solo fuera para hacer cosquillas a uno, mejor que mejor.

FdR.: Estoy un poco perdida respecto a distancias y situación (lo digo sobre todo por el arquero), así que si estoy pretendiendo un imposible, díganmelon XD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerald

avatar

Edad : 28
Mensajes : 1317

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Lun Jul 20, 2015 8:59 pm

Estos tipos ya empiezan a acojonarse ahora que nos hemos sacado de en medio a unos cuantos, pero parece que el grandullón no quiere largarse sin probar algo de brasa.

¡Sé un buen chico y salva a tus hombres! —Le grito con una media sonrisa sagaz. De nuevo un golpe frotal y directo. Me pregunto si será tan idiota como para volver a contratacar de la misma forma. De todos modos están nerviosos y acojonados.

Espero de nuevo, manteniendo la tensión en la guardia y en cuanto lanza su ataque y su espada empieza a bajar, hago el amago de volver a atacar clavando al frente, esta vez apuntando a su nuez, pero me desplazo a la izquierda y lanzo una ráfaga contra él, buscando puntos flacos de su armadura como las articulaciones o la cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Marik Loutka

avatar

Edad : 24
Mensajes : 46

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Jue Jul 23, 2015 4:03 pm

Tu rostro adquiere un tono monocorde al escuchar al tipo de dentro de la carreta y con los ojos semicerrados señalas el exterior.- Sal tú ahí fuera, listillo. - Dices sin ningún reparo.

Observas desde el interior del carro la situación, como lo hiciste anteriormente. Ves a Hebilla tirado en el suelo y te sientes culpale. Sin duda tienes que hacer algo.
Tus rechonchos pulgares giran rápidamente uno por encima del otro, pensando rápidamente en qué podrías hacer.

Decides sacarte los zapatos y bajar, agarrándolos en alto uno en cada mano, preparado para tirárselo a alguien a la cabeza como se acerque demasiado.

Despacito y con tus pequeños dedos tanteando la tierra, corres con los brazos en alto hacia Hebilla, con la intención de salvarle.
No dudas en tirarle uno de los zapatos al tipo que atacaba a Gerald y te guardas el otro por si te atacan a ti.

Si todo sale bien, podrás volver con Hebilla y de un saltito, volver al interior de la carreta.


FdR: e.é9
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   Vie Jul 24, 2015 5:15 pm

Cierzo intentaba encargarse de tres enemigos a la vez, dos magos y un arquero, y sus ataques los mantenían ocupados, distraídos del resto del combate, aunque no llegó a abatirlos. De todos modos, a aquellas alturas era evidente que la moral enemiga estaba por los suelos, y las palabras que Gerald dedicó a su rival, palabras que todos escucharon, no hicieron más que apoyar aquella evidencia.

Cierzo pronto tuvo el apoyo de Seczah, que se acercó a él, viendo su minoría de grupo, para ayudarlo con hechizos, que mantuvieron a los oponentes a raya. Gerald, por su parte, optó por amagar un ataque para encajarle otros muchos a su rival. Y su ofensiva se vio apoyada por algo inesperado: un zapato.
El golpe de Marik no fue doloroso, algo evidente por el arma que había arrojado, y sin embargo, cuando golpeó el hombre del líder de los bandidos, este se distrajo un momento. Gerald, guerrero curtido en muchas batallas, pudo ver el momento exacto en el que entrar, y su oponente no pudo recobrarse a tiempo para detener aquellos ataques tan veloces, que lo alcanzaron varias veces, dejando un rastro rojo tras cada corte. El último de ellos, el fatal, fue cuando la espada alcanzó la cabeza, y se hundió en el cráneo lo suficiente como para que los ojos del hombre se apagasen.

Fue cuestión de tiempo, tras aquello, que los hombres sanos huyesen, dejando atrás a los heridos.



-Parece que se ha acabado -terminó diciendo Seczah, y aunque no se la veía perturbada sí estaba algo tensa tras la lucha.

Kellzer dudó, mirándolos desde el carro. Estaba algo pálido, y sus esfuerzos por intentar parecer sereno eran evidentes. No obstante, terminó bajando del vehículo, y miró a los guerreros un par de segundos antes de hablar.

-Bueno...-. Se dirigía a Seczah-. Parece que eran mejores esta vez.

-Se lo dije -se limitó a responder ella, dejando ir una sonrisa al final.

No tardaron en ponerse en marcha de nuevo, tras asegurarse de que los bandidos no volverían a causar problemas.

El carro se detuvo en mitad de la espesura, al día siguiente. Los esperaban dos hombres fornidos, claritas, con apariencia de matones. Una vez allí, no quedaba nada que hacer. Eran escuetos, pero se encargaron de darles el pago acordado. Tras una corta despedida, los guerreros y Seczah emprendieron el camino de vuelta.

Dado: 2

FdR- Los bandidos decidís si los matasteis, los dejasteis atados a un árbol o qué XD


MISIÓN CUMPLIDA

Recompensa:

Cierzo:
 

Gerald:
 

Marik:
 

Funcionamiento de Androide:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Androides I: Infiltración.   

Volver arriba Ir abajo
 
Androides I: Infiltración.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Androides I: Infiltración.
» PEDIDO BETTAS TAILANDIA
» Se desarrolla el curso de capacitación Comando Anfibio
» Cuadro comparativo de Celulares con Android
» HOY PRIMERA INFILTRACIÓN EN EL HOMBRO............AINS...........OS CUENTO....

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Lumen :: Misiones-
Cambiar a: