ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 ¿Quién eres?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Frikka

avatar

Edad : 22
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: ¿Quién eres?   Dom Ago 09, 2015 11:48 pm

Cuesta empezar, pero al final logro que nos levantemos mientras Adain está a lo mismo con el otro. No le presto mucha atención, ya que tratar de averiguar algo sobre mi chico ya parece suficientemente complicado. Del nombre no tengo más que un murmullo ininteligible, pero no creo que importe ahora. Porque tendrían que ser ellos. Digo yo.

-Cuanto antes nos pongamos en marcha antes saldremos -le digo a Adain con un vistazo rápido, sin detenerme mucho en él-. Vamos.

No tardamos en hacerme caso. Caminar como apoyo para alguien más alto que tú es algo que se nota, y no creo poder presumir de fuerza, pero con todo vamos avanzando (o retrocedemos) sobre los trozos de los cristales que hemos destruído.
Y todo está bien hasta que la bestia aparece. Porque en cuanto la veo me paro en seco. A mí ya me gustaban más los perros que los gatos, pero con gatos tan grandes... Esperemos que no tenga hambre. Porque con estos dos lastres a cuestas...
Si mantengo la compostura, entonces...

-Cuidado -murmuro, con voz queda-. No nos conviene meternos en problemas ahora. No lo miréis a los ojos, o algo...

Inspiro hondo. Me hubiese gustado que mi padre me hubiese dado consejo para situaciones como esta, de peligro. Algo como "Frikka, si un gran felino aparece en tu camino tienes que...". Pero no ha sido así. Supongo que no es algo que uno espere encontrarse. Que supongo yo que no será, tampoco, lo más extraño.

-Voy a ir delante -decido entonces. O vamos. Porque no voy sola.

Si muero, por favor, decid que fue como una heroína. Al fin y al cabo lo he hecho bien. Al menos hasta este momento.

Me acerco al animal, aún sirviendo de apoyo para el chico, interponiéndome yo entre ambos porque se supone que debe ser así. También refuerzo el apoyo, el agarre, para sentirme un poco más fuerte. Procuro parecer tranquila, aunque sea así de grande. Que huelen el miedo, ¿no? Seguro que Lea sabría qué hacer. O Vilito.
Thor no.

-Alekes -murmuro al acercarme a la bestia.

Espero que funcione. Es mi as en la manga. Si mantiene la calma y nos deja pasar... Es lo que debería pasar. Debería calmarse... ¿No?
Mi otro as en la manga es un cuchillo, aunque no lo llevo en la manga y prefiero no tener que sacarlo.

-Venid detrás con cuidado...

Si logro pasar, si el hechizo funciona y lo tranquiliza, lo mantendré para que Adain haga lo propio con el otro chico. Tenemos que salir de aquí. Y si no funciona...
Bueno, no se me da mal la espada, y lucirse nunca está mal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Adain

avatar

Edad : 26
Mensajes : 509

MensajeTema: Re: ¿Quién eres?   Lun Ago 10, 2015 1:32 am

Dudo un instante al ver que el chico se resiste, pero de alguna forma tengo que tranquilizarle. No es que me guste eso de ir sobando a desconocidos (y más cuando están obviamente sucios) pero es mi deber y el pobre está asustado y...¿Y cuánto tiempo llevan aquí? Por su ropa o lo han pasado realmente mal o llevan mucho perdidos. ¿Y si de verdad no son quienes buscamos? No es como si fuésemos a dejarles aquí pero eso querría decir que...No, tienen que ser.
Cuando no son capaces de decirnos sus nombres dedico una mirada de preocupación ne la dirección en la que intuyo está la cara de Frikka. Tienen que haberlas pasado putas...

Busco un pañuelo en un bolsillo de mi chaqueta para limpiarle un poco la cara mientras le dedico algunas palabras para que se tranquilice. Básicamente repito lo mismo, que les vamos a sacar, que les vamos a ayudar y que ya se acabó todo. Me coloco a su lado y me paso uno de sus brazos por encima para ponerlo en pie y dirigirme tras Frikka hacia la salida, será mejor que vaya ella al frente hasta que haya más luz. No estaría mal que alguno de los chicos reaccionase y nos diese un poco de iluminación cláritas... Espanto esos pensamientos malumorados mientras mantengo el gesto serio y formal. La falta de luz me empieza a aburrir pero no puedo dejar que me afecte.

Seguimos avanzando, o bueno, más bien retrocediendo, haciendo crujir los cristales que ahora están desparramados por el suelo intentando mantener tranquilos a los dos chavales que poco pueden hacer por mantenerse en pie.

Frikka no tarda en ver la sombra que nos corta el paso, sabiendo además qué es, supongo. Poco se puede distinguir con tan poca luz pero es grande y probablemente peligrosa y más con dos chavales en el estado en que están.

"Tú que puedes ver bien, ¿qué es?" me oigo preguntarle a Frikka en mi cabeza, pero me callo a tiempo. No sé si la respuesta serviría de algo más que ponerme nervioso yo y asustar más a estos dos. Noto el peso de los puñales en las mangas y me tenso, asegurándome de que tengo bien agarrado al chico, procurando mantener la calma. Veo demasiado poco, dudo que mi habilidad sirviese de mucho en una situación normal pero...

Observo a Frikka hechizar a la bestia en sí y asiento con firmeza a sus indicaciones, ahora mismo ella puede controlar más la situación pero no por ello me relajo. Somos compañeros de misión, no puedo dejarla colgada sólo por ver mal. Debería entrenar más... pienso durante un momento. Pero este no es un buen momento.
Cojo aire y, poco a poco, comienzo a seguir los pasos de Frikka esperando que la bestia no haga ninguna tontería. ¿Podrá ver con esta oscuridad? Hasta hace un rato no había tan poca luz. Espero que no pero, por si acaso, procuro no mirar hacia donde deduzco está su cabeza. No querría un cruce de miradas que pudiera malinterpretar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: ¿Quién eres?   Lun Ago 10, 2015 8:04 pm

Al final resulta que los chicos no os ofrecen mucha resistencia. Quizás estén demasiado agotados para ello, o quizás hayan decidido que no sois una amenaza. Su aspecto, que ya parece totalmente proporcionado, y la ausencia de la inquietante luz de los cristales también deben haberos servido de ayuda. Aunque, por el momento no dicen nada, han dejado también de gimotear del todo. Eso tiene que ser por fuerza buena señal, ¿no?

Solucionar el incidente queda en tus manos, Frikka. Tu hechizo reduce la tensión del encuentro, eso desde luego. De hecho, el imponente animal saca las garras... y se estira, dejando escapar un sonoro y despreocupado bostezo que hace que el chico al que das apoyo, Adain, se estremezca un instante silenciosamente. Una suave iluminación emerge de la piel del animal y baila en brillos ante vosotros, de forma suave y algo hipnótica. No dura más que un momento, y cuando termina puedes ver, Frikka, cómo el animal da la vuelta y se marcha tranquilamente por donde ha venido.

Después del curioso encuentro podéis proseguir vuestro camino. Cuando llegáis a la boca de la cueva, y al quedar cada vez más expuestos a la luz, los chicos parecen empezar a despertar de verdad de su letargo, e incluso hacen esfuerzos por acelerar el paso. Para cuando salís al exterior, junto al brillante lago, empiezan a ser capaces de caminar solos, como si la luz fuera la medicina que necesitaban para recuperarse.

Para ti, Frikka, esa misma luz supone un suplicio. Sin embargo, ellos tienen prioridad, así que hay que dejar que disfruten de ella. La misma luz, aunque algo molesta, te permite a ti, Adain, comprobar que tu aspecto es tal y como recordabas. Podrías incluso, como hacen los chicos, acercarte a la orilla del lago y buscar tu reflejo en él. En el caso de ellos, parecen tremendamente aliviados, a pesar de su aspecto zarrapastroso y famélico. Beben un poco, se refrescan y asean. Al cabo, incluso han perdido ese color ceniciento y poco saludable que tenían. Y sus rasgos, no cabe duda ya, son la que la mujer os había descrito.

Acaban por narraros su versión de los hechos. Que se sentían rechazados, solos, que nadie aceptaba su relación. Que decidieron escapar del pueblo, más allá de las colinas, y encontraron en la cueva un buen refugio. Que, como bien sabéis ya, resultó no serlo. Es la magia, dicen. En esta época del año...

Lo que no esperaban, desde luego, era tener la suerte de que alguien los encontrara, esa fantástica casualidad que los ha salvado. Os toca entonces explicar que os enviaron, que pese a lo que ellos creen, hay quien se preocupa por ellos. Su hermana, explicáis al moreno, aunque sois incapaces de dar un nombre.

Y las caras de ellos pronto os revelan que hay algo raro. Que no hay hermana, dicen, ni de uno ni de otro. Tampoco pueblo en la dirección que habéis señalado. Nada de lo que decís los convence, por lo visto, de lo contrario. Ninguno entiende la confusión, aunque ellos insisten en que puede deberse a la tensión sufrida.

Todo lo que podéis hacer es acompañarlos en la dirección que indican, al pueblo al que indican. Desde luego, adonde ellos dirigen hay pueblo, pero no es en el que vosotros habéis estado. Y la gente no os reconoce, pero sí a ellos. Aunque el recibimiento no es el que vosotros hubierais podido esperar. Los chicos lo soportan con entereza, pese a todo.

Al final, llega la hora de despedirse. Pese a que no entendéis bien qué está pasando, no tenéis más remedio que aceptar los puñales que os ofrecen. Por la ayuda, claro. Junto a su eterno agradecimiento. Quién sabe si no os volverán a llamar, bromean.

A la vuelta, decidís, pasaréis por el pueblo. Por el que os contrató. Y, sin embargo, cuando llegáis no encontráis más que unas suaves colinas y una verde pradera. Ni rastro de vuestra contratante. Ni rastro del pueblo. Tal vez sí algo de magia en el aire...

MISIÓN CUMPLIDA

Recompensa:

-2 puntos de experiencia
-1 puñal de luz para cada uno: Gracias a la magia claritas que contiene, aumenta en dos stats la fuerza del portador en el momento en que se utiliza. Además, en ese mismo instante crea un fogonazo de luz que puede cegar o despistar al enemigo... o a uno mismo, si no se ha preparado para protegerse del mismo. Este fogonazo, por supuesto, no afecta a claritas.
-Mejora "caminando a ciegas": El usuario puede desenvolverse con cierta soltura en entornos poco propicios para sus capacidades visuales, consiguiendo hacer buen uso de sus otros sentidos (mejora básica, que supone una ayuda y no una solución a situaciones de desventaja).
-1 espejo de luz para cada uno, y dos que se sortearán próximamente entre los otros guerreros de Brontë: Espejo de mano cargado de magia claritas que muestra lo que el usuario escoja. La imagen reflejada se mantiene cinco segundos por stat de magia del usuario, y debe ser él quien la cree a partir de una imagen formada en su mente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Quién eres?   

Volver arriba Ir abajo
 
¿Quién eres?
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» Test: quién eres en 20 preguntas
» El Día de Fingir que Eres un Viajero del Tiempo!
» Tu eres mi religión
» El camino eres tú
» ERES MI MEDICINA (soneto inglés)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Lumen :: Misiones-
Cambiar a: