ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Lo que habita en las profundidades

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Ago 31, 2015 5:23 pm

No tardaron en ponerse en marcha, aunque no les resultó fácil. Ninguno de los dos era bueno con los remos, y aunque tenían iniciativa, les costó un rato coordinarse del todo. Ben, que no tenía demasiada fuerza, trató como pudo de seguir el ritmo del chico, y a él le tocó prestar atención para no remar demasiado rápido, ya que si lo hacía, la barca viraba en dirección a Ben. Por suerte, el agua se mostraba tranquila, casi en calma chicha, quizás por efecto de la cala, que impedía el paso a fuertes corrientes.

Después de un buen rato de acostumbrarse a los remos, consiguieron ir guiando la barquita lentamente hacia el barco. Al acercarse, vieron claramente las rocas, puntiagudas y peligrosas, que se habían encargado de aprisionar el velero y acabar con sus días de navegación. En aquella zona, el agua no estaba tan tranquila, así que debían tener cuidado si no querían que las olas los guiasen también a ellos contra las rocas.

Todo lo que encontraron en la barca fue un largo cabo que por un extremo estaba atado a una pequeña ancla y por el otro a una argolla, en la proa del pequeño bote. No parecía haber más lugar donde dejar los remos que la propia cubierta de la barca, y salvo que quisieran acercarse más a las rocas, la barca los había acercado ya a su destino.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Mar Sep 01, 2015 2:24 am

Al principio la labor es complicada, pero Johan obra como si no lo fuese, aunque sea evidente por sus acciones. Cuando la chica del piano pregunta simplemente sonríe, tranquilo.

-Estoy algo oxidado -le dice, como en una confesión-. De joven lo hice varias veces. Estuve un par de semanas trabajando de remero, llevando a la gente de un lado a otro de un río mientras reconstruían un puente -le explica, con naturalidad.

Terminan por conseguir llegar al primer punto de su destino, y Johan va frenando para que la barca no choque contra las rocas. Una vez inmóviles solo les queda empezar el trabajo.

-Primero el ancla -explica, como si realmente estuviese instruido en ello. La toma con ambas manos y la echa a agua, buscando una zona en la que no parezca haber muchas rocas cerca, para evitar que la cuerda se rasgue. Espera a que toque fondo y tira un poco del cabo. Se siente todo un experto-. Ahora nosotros. Iré a comprobar qué se ve.

Como ya se ha quitado los zapatos y la camisa fuera del agua está casi listo, pero se quita también los pantalones, en la barca. A fin de cuentas, ella ha visto de él tanto como para no pensar ni en avergonzarse, y la ropa interior pesará menos en el agua. Le dedica una sonrisa a Ben y se asegura la coleta antes de saltar primero, abriendo los ojos nada más entrar en el agua, y desplegando las membranas.
Es extraño para él. Su cuerpo es capaz de moverse bien en el agua, como si estuviese hecho para ello, y es que lo está, pero de algún modo es incapaz de sentir que pertenece a ella por completo.

Con los ojos muy abiertos busca todo aquello que puede ver, procurando alejarse de las rocas. No se adentra mucho: solo quiere, con una primera visual, hacerse al terreno.

El agua está helada, desde luego.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Sáb Sep 05, 2015 1:43 am

A Ben le divertía mucho la forma de hablar del chico. Había que reconocer que, de no ser por su historial, no habría tenido motivos para dudar de lo que decía. Pero conocía su historial, así que sonrió y asintió con convencimiento.

-Ah, claro, claro -respondió, con total naturalidad, tratando de acompasarse a su ritmo de remo como buenamente podía.

La chica dejó que él se encargara de echar el ancla y esperó, barajando en su cabeza las posibilidades de que lo que le había dicho no fuera mentira. El ancla tardó un poco en encontrar unas rocas contra las que engancharse y quedar firme, momento en que se incorporó y levantó el pulgar en señal de éxito a su compañero.

Una vez asegurada la barca, era momento de ponerse en marcha. Ben ya estaba lista, pero esperó sentada a que su compañero se quitara los pantalones y se echase al agua. Tras un último vistazo a la cala, a la barca y a la superficie del agua, sacó de su escote la desagradable rampuza y la mantuvo sujeta en la mano, asegurándose de que no fuera a escurrírsele entre los dedos.

Después de tomar aire, se lanzó al agua, dejando la barca balanceándose tras de sí. Buscó con la mirada a su compañero, ignorando el frío del agua, y tras dedicarle una sonrisa se metió la rampuza en la boca, masticó y tragó. Como acompañante a su aperitivo, una dosis de agua salada se le metió en la boca. Desde luego, no hacía el bocado más agradable.

Miró alrededor, esperando a sentir el efecto de la rampuza, ya con las membranas de los pies extendidas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Sáb Sep 05, 2015 2:01 am

Johan tuvo algunos problemas para fijar el ancla al lecho marino, quizás precisamente por escoger alejarse de las zonas rocosas. De todas formas, el ancla acabó por encontrar un agarre firme, y el chico pudo dar por finalizada esa tarea. A continuación, decidió lanzarse al agua.

Estaba fría, desde luego, aunque no cortaba. Quizás el primer contacto fue lo que resultó más brusco, pero no tardaría en aclimatarse. Tal y como a él le parecía, su cuerpo se sentía cómodo en aquella situación. Observado alrededor pudo ver la zona submarina de las formaciones rocosas, desde la pequeña roca a la que se había enganchado el ancla hasta las grandes rocas que mantenían el barco encallado, y que bajo el agua se unían al acantilado más allá de la cala de la que habían salido. De todas formas, Johan encontraba aquella visión incómoda y borrosa. No tardó en comprobar que las vibraciones que llegaban a sus membranas, especialmente a las de sus orejas, eran las más exactas y fiables para delimitar el terreno.

Fueron ellas las que le indicaron que su compañera lo había seguido en su inmersión. Pudo percibir perfectamente los movimientos de Ben cuando se comió lo que el viejo lobo de mar le había dado. También pudo percibir los aspavientos de su compañera tras la desagradable ingesta. Y es que quizás los efectos de la rampuza fueran interesantes, pero lo primero que sintió Ben, además del desagrado de la propia textura del alimento y su sabor metálico, fue que se ahogaba. Era como si de repente el aire que tenía en el cuerpo fuera dañino para ella, o como si nunca lo hubiera inspirado. En su breve agonía, las burbujas emergieron de su boca y de su nariz, y fueron sustituídas por agua, lo que creó a la mestiza una enorme sensación de pánico. Al momento, sin embargo, se dio cuenta de que eso era lo que le pedía el cuerpo: agua en lugar de aire.

No tuvo mucho tiempo de asimilarlo. De pronto, una repentina corriente de agua, que Johan apenas tuvo un momento para sentir antes de que los arrollara, los zarandeó con fuerza, empujándolos hacia las rocas, que los acogerían si no se resistían al empujón. En medio de semejante fuerza de agua, que embraveció el mar a su alrededor, Johan podía percibir zonas de mar que seguían en calma, indiferentes a la repentina corriente. El agua en tan rápido movimiento, además, le permitió localizar vagamente a través de sus orejas la forma del barco entre las rocas, y los boquetes que estas habían abierto en el casco bajo el agua.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Sáb Sep 05, 2015 3:35 am

Johan se siente liviano en el agua, ligero y ágil, aunque pronto se da cuenta también de que ahí sus ojos no lo ayudaran tanto como en tierra. Por suerte para él, cuenta con otras herramientas que lo ayudan a dibujar su entorno.

Se vuelve cuando nota que Ben entra en el agua, y le dirige una sonrisa, llegando a reír por la mueca que ella hace al tragar agua salada. Pero se da cuenta, entonces, de que no todo va bien. Hasta se nota en tensión de pronto, y nada hacia ella, que parece estar asfixiándose. Y se da cuenta de que aquellas cosas que le han dado no han funcionado, y que era imposible que pueda respirar en el agua, y que se atragantará si lo intenta.
Está a punto de llevarla fuera, pero la cosa termina por estabilizarse. Al final parece estar bien.
La miró con una leve preocupación, y eso que Johan no suele sentir, y mucho menos mostrar, mucha más preocupación que la de haber perdido el tabaco. Un segundo más tarde se ve arrastrado por el agua, y tensa las membranas de manos y pies, tratando de oponerse a ella con brazadas fuertes e impulsándose con las piernas. Espera no tener que llegar a encogerse, pero lo hará si ve el impacto inminente.
Tiene que hacer algo, comprende. No sabe de dónde viene esa corriente, pero es capaz de orientarse, más o menos, bajo el agua.

Busca a Ben, deprisa, concentrado. ¿Dónde está? ¿Está bien? Alarmado, de pronto, se percata de que quizás se esté ahogando. Localiza una forma, cree que el barco, y también algunas zonas sin corrientes, pero no es capaz de tener nada demasiado claro debido al inesperado impacto. Y aunque su cuerpo pertenezca al agua él todavía tiene que adaptarse un poco más a ese medio.
Pero antes que la misión, que el barco y que nada, tiene que comprobar que su compañera se encuentre bien y, si no es así, sacarla a la superficie.

Quizás esas corrientes tengan que ver, piensa Johan, con el monstruo del que le habló el niño. Espera que no sea así, pese a todo. Nunca ha luchado dentro del agua.

Una vez se asegure de que ella está bien, y de que él mismo lo esta, Johan podrá guiarla por las zonas más tranquilas hacia el barco.Cree saber por dónde pueden entrar, pero no estará seguro hasta que lo vea.
Quizás, piensa, debería aprender a fiarse de sus sentidos de piscis.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Dom Sep 06, 2015 2:22 am

Ben sintió cómo de pronto la garganta se le cerraba y se quedaba sin aire. Lo cual era imposible; tenía una buena capacidad pulmonar, herencia piscis, y acababa de meterse en el agua. ¿Qué motivo podía tener para encontrarse tan pronto y de golpe con aquella sensación?

Pero no pudo evitar echarse las manos a la garganta, ni sentir cómo sus pulmones expulsaban el aire que ella había cogido antes de entrar en el agua casi como si lo tosieran. Se sintió de pronto falta de oxígeno, y el mundo submarino empezó a darle vueltas. No podía aguantar más tiempo. Se ahogaba. Se ahogaba.

Por instinto y necesidad, inspiró, y sintió cómo el agua fría se le colaba por la nariz, le llenaba los pulmones. Quiso toser, librarse de aquella agua salada y dañina, pero en lugar de ello dejó salir el agua con total normalidad, como si se tratase de aire. Sentía un eco de dolor en el pecho, la garganta y la nariz, pero, aunque a su cabeza le costaba asimilarlo, empezó a entender que aquello no le hacía daño. Solo que su instinto le decía que no aceptase el agua en sus pulmones.

Tampoco tuvo tiempo de centrarse mucho en ello, ni siquiera de hacer un gesto a su compañero que señalase que estaba bien. Una repentina corriente la zarandeó, y Ben se vio de pronto empujada en dirección a las rocas. Mareada, desorientada y medio ciega, le costó un momento darse cuenta de que aquello era peligroso, momento en que comenzó a luchar como pudo contra la corriente, sin mucho éxito. Buscó a su compañero, una mancha borrosa en el agua, y trató de seguirlo. Inspiró, pataleó en el agua, trató de nadar hacia él, de alcanzarlo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Dom Sep 06, 2015 2:31 am

Independientemente de cómo se sintieran bajo el agua, era evidente que Johan, por su propia naturaleza, tenía ventaja. Era capaz de entender, al menos mínimamente, las formas y movimientos en el agua, y de mantener localizados, dentro de lo posible, a su compañera y sus objetivos. Fue, por supuesto, el primero en alcanzar una zona en calma. Ben lo seguía como podía, a un ritmo mucho más lento debido a la corriente que intentaba llevársela. Pero era escurridiza y ágil, con lo que acabó por ser capaz de alcanzar a su compañero. La paz reinante en la zona en la que se habían refugiado, fuera de la corriente, era tal que resultaba ensordecedora, como si se les hubieran quedado los sentidos entumecidos.

Johan, pese a todo, podía localizar todavía las cosas, y más una vez se hubo librado del engorro del empuje contra las rocas. Desde fuera de la corriente, pudo sentir que había varios canales de agua que se movían a extraña velocidad, mientras que otras zonas, como aquella en la que se encontraban, permanecían en la habitual calma. Pudo encontrar, de esta manera, un camino que parecía seguro y que los llevaba hasta el barco. El boquete de más fácil acceso en el casco, sin embargo, estaba taponado por una de las corrientes, que pasaba justo por delante de él. Johan encontró otro boquete disponible, uno atravesado por una aguja de roca y por el que, en principio, solo cabría su compañera, más menuda.

Había un tercer boquete más abajo, que por lo que podía percibir, parecía más grande. Sin embargo, había que pasar por entre las rocas para llegar hasta él, y no parecía un camino del todo seguro. Si las corrientes cambiaban, podrían verse en apuros al intentar pasar por allí. También podían buscar otras entradas al otro lado del barco, del que Johan no era capaz de extraer información clara desde su posición.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 07, 2015 8:01 pm

Al llegar a la zona en calma Johan se vuelve, buscando a Ben con la mirada. Se da cuenta entonces de que avanza más rápido, más seguro que ella, y se detiene un momento a esperarla, llegando a ofrecerle la mano, por si quiere ayuda para ser remolcada. Mientras tanto, procura centrarse en el entorno, que le manda señales, aunque son más sordas en esa parte. Puede, pese a todo, orientarse más o menos. Y supone que por ello, quizás, le toque a él tomar decisiones. Puede comunicarle cosas sencillas con gestos, pero no sabe cómo hará para transmitirle mensajes más complejos.
Acaba por zanjar que no lo hará. No necesitan hablar ahí abajo.

Con un gesto le indica a Ben que lo siga, serio. Hay un hueco por el que él no cabrá, pero ella, que en principio, por lo que ha dicho el hombre que los guió, no necesitará salir a respirar. En ese caso, puede seguir ese camino, se le ocurre, aunque no le haga mucha gracia que se separen. Él, por su parte, rodeará un poco más el barco, para seguir buscando vías de acceso al barco. Quizás encuentre algo interesante.

Tiene curiosidad las corrientes, caóticas y poderosas. Pero no es un experto en temas de mar, y no sabe hasta qué punto puede considerarlas normales. Y menos aún en esa zona.
Lo que sabe es que son peligrosas, y no le apetece demasiado dejarse olvidado algún trozo de cuerpo en el fondo del mar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Mar Sep 08, 2015 4:14 pm

Ben tuvo que hacer un gran esfuerzo para mantenerse a la altura de su comprañero, pero rechazó de todas formas su mano. Con una sonrisa, y todavía sintiendo su cuerpo extraño, tanto por la nueva forma de respiración como por lo inútiles que le parecían sus sentidos en aquel momento, no pudo evitar sentirse aliviada cuando el agua les dio un respiro.

Trató de desifrar las señas de su compañero y lo siguió, acercándose al barco, evitando en su camino las corrientes. El chico le hizo señas para entrar, y Ben extendió las manos para palpar roca y madera con cuidado, tratando de definir de forma más exacta el espacio que tenía para entrar. No le fue difícil impulsarse con sus eficaces pies y entrar en el barco.

Una vez dentro, volvió la vista al hueco por el que había entrado, esperando a que llegara su compañero tras ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Mar Sep 08, 2015 5:29 pm

Johan decidió que Ben entrara por el hueco que más sencillo parecía para ella, aunque eso supusiera seguir caminos distintos. Una vez la chica siguió sus instrucciones, se encontró en un lugar agradablemente oscuro, aunque muy frío, donde, aunque todavía borrosa, su vista podía ayudarla más.

Ben, al mirar desde dentro la entrada abierta en el casco, se dio cuenta de que su compañero no iba a poder seguirla por allí, y no tardó en comprobar que no tenía interés siquiera en intentarlo. Cuando estuvo segura de ello, y aceptando entonces que le tocaba investigar por su cuenta, se fijó en el lugar en el que estaba, y descubrió lo que parecía un almacén. Cajas rotas y podridas se acumulaban junto a barriles ya vacíos. Más allá, una puerta cerrada impedía el paso al resto del barco.

Johan, por su parte, siguió con sus exploraciones y trató de llegar al otro lado del casco. Sin embargo, cuando estaba a mitad de camino, la calma terminó para él. Sin previo aviso, las corrientes cambiaron, y una de ellas lo empujó con fuerza contra el barco y las rocas. Antes de que pudiera hacer nada por evitarlo, su espalda chocó contra quilla. Johan sintió el dolor de moluscos y otros pequeños seres pegados al barco, que cortaron su piel sin demasiada dificultad mientras la corriente lo mantenía pegado a la embarcación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Sáb Sep 12, 2015 2:00 pm

Johan cree que ha tomado una buena decisión cuando ella entra dentro del hueco. Espera a que lo haya hecho, mirándola con curiosidad, y cuando ella se vuelve le hace un gesto para que siga adelante. "Investiga", quiere decirle. Y él hace lo mismo.

Todavía tiene aire para un rato más, de modo que rodea el barco, o lo intenta, para descubrir todo lo que se encuentra tras él, en la cara que no ha visto. Pero no tiene tiempo para ver mucho, ni tampoco para recorrer todo el espacio que espera.
Debió haberlo pensado. Eso es lo que se le ocurre cuando siente la presión del agua contra su cuerpo. Que debió haber pensado que era peligroso ir sin ningún cuidado con esas corrientes, porque aunque su cuerpo se adapte bien al agua no ha estado tanto debajo de ella como para que eso se le haga normal.
Se llega a preguntar si se le hará normal a alguien.

Cuando choca, inevitablemente, contra el barco abre mucho los ojos y la boca, sintiendo cómo se le escapa algo de aire. También es consciente de los cortes, y el agua salada empieza a hacer que las heridas le escuezan al instante.
Con el gesto algo tenso, tratando de no acelerarse mucho, Johan mira a los lados y trata de, al mismo tiempo, percibir las zonas en calma que lo rodeen con las membranas de sus orejas.
Quizás no pueda enfrentarse a la corriente de frente, pero espera poder desplazarse lateralmente para alejarse de esa zona peligrosa. Se apoyará con manos y pies contra la superficie que tiene detrás, tratando de despegarse, de alejarse de esas cuchillas que se le clavan en la espalda, para intentar comenzar a moverse donde el chorro no sea tan fuerte.

La chica del piano... Ojalá le hubiese dicho que se quedase, piensa Johan. Quizás lo tenga en cuenta en el futuro, si logra salir de ahí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 14, 2015 4:43 pm

Ben se quedó mirando el agujero por el que acababa de entrar un momento, esperando a su compañero. Sin embargo, este no apareció, y Ben acabó por decidir que le tocaba seguir sola. Fue entonces cuando volvió la vista a su alrededor para ver qué era lo que había en aquella especie de camarote.

Ben encontró cajas y barriles almacenados, y no perdió tiempo en acercarse a investigar. Ni siquiera prestó atención a la puerta: lo primero era lo primero. Revisaría la habitación para ver si encontraba algo de interés. En caso de hacerlo, trataría de llevarse lo que le interesase. Y, una vez hubiese terminado, o si no encontraba nada, sería el momento de volverse hacia la puerta y seguir investigando.

En principio parecía cerrada, pero Ben intentaría abrirla. Si lo conseguía, seguiría su camino. En caso contrario, vería la manera de forzarla para seguir. A fin de cuentas, tenía experiencia en esa clase de cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 14, 2015 5:11 pm

La investigación de Ben no dio lugar a resultados tan fructíferos como cabía esperar de un almacén. Las cajas, en su mayoría rotas, se habían convertido en vertederos o refugios de los peces que pululaban por el casco sumergido. Ben no encontró más que pececillos y algas, un buen número de espinas ya limpias y algunas hojas deshechas e imposibles de identificar. Solo encontró, además, un cofrecillo de madera medio podrida, que cedió en seguida a sus intentos por abrirlo. Dentro, Ben encontró un par de piedrecillas de aspecto similar, ambas oscuras, y una de ellas salpicada por pequeñas gemas traslúcidas, de un color amarillento. No había nada más de interés en aquel lugar.

En cuanto a la puerta, Ben no tardó en comprobar que estaba rota, y por ello, atascada contra el marco. No era una cuestión, por tanto, de forzar la cerradura, sino de conseguir mover la madera. Por suerte, el mar la había desgastado, por lo que no sería muy maciza. Sin embargo, la escasa fuerza de la chica no sería suficiente para echarla abajo.

Johan, por su parte, se enfrentaba a una situación bastante diferente. No era fácil moverse con el cuerpo pegado al casco, cuyas irregularidades se le clavaban y le rasgaban la piel. A pesar de las heridas y molestias, sí conseguía moverse, y poco a poco empezó a salir de lo que parecía el centro de la corriente, el punto en el que él estaba en origen. Al cabo de cierto esfuerzo, consiguió liberarse de la presión del agua y ganó cierta libertad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 14, 2015 6:43 pm

Es difícil para Johan moverse con todo el peso del agua enfrentándose a él. Trata de mantenerse relajado, algo intrínseco en su naturaleza, aunque no puede negar que en esa situación no es nada fácil. Pese a todo, y aunque termina herido, sintiendo que la espalda le arde aún bajo el agua, acaba por deshacerse de la presión que lo oprime. Pero eso no significa que todo esté listo; su trabajo ahí acaba de empezar, y no lo ha hecho demasiado bien. Pero el amuleto que le dieron, o quizás la adrenalina, o ambas cosas, hacen que sienta que puede seguir un poco más.

¿Pero a dónde? Tiene que pararse a pensar en ello un momento. Porque no tiene ni idea de dónde vienen las corrientes, o de por qué cambian. No tiene nada en contra de que la gente (o las corrientes) improvise, pero en ese momento no le está siendo demasiado grato.

No piensa demasiado. A fin de cuentas, había tomado una decisión. Lo que otras personas (o corrientes, en ese caso) pensaran o hiciesen no tiene que hacer que él abandone lo que persigue. Aunque espera que Ben vaya bien con su parte, porque no parece que él esté consiguiendo demasiado.

Se impulsa con fuerza con manos y pies, concentrado, con intención de acabar de rodear el barco. Mantiene las membranas alerta por si una de esas corrientes vuelve, ya casi la espera, y busca con los ojos, y también las membranas, cualquier boquete. Pero ya nada notablemente más rápido; quiere acabar pronto con esa parte. Lo cierto es que tiene curiosidad por saber qué hay en el interior del barco.

Las garras, colgadas de su cintura por un cinturón, le dan una idea para acceder de una forma algo más violenta, en caso de no tener otra cosa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 14, 2015 6:54 pm

Ben se quedó un momento mirando aquellas piedras, pensativa. Era raro que unas piedras estuvieran en un cofre si no tenían ningún valor, aunque ella no supiese dárselo de buenas a primeras. Al final, con una sonrisa conforme, les hizo hueco en la escasa ropa que llevaba, mientras anotaba mentalmente que debería ir mejor equipada a futuras inmersiones.

Se dirigió entonces a la puerta y la evaluó. Sin éxito. Estaba atascada, madera contra madera, y no era cuestión de hurgar en la cerradura o en el pomo. No servía de nada hacer algo así. Ben probó, pues, a empujar. Pero la madera no cedía, y ella no era una gran amante de embestir puertas. Solía conseguir más dolor que resultados.

Así pues, se separó de la puerta y lanzó un âchnam contra ella, justo en el centro, pensando que quizás pudiera hacer un agujero. Tampoco creía que nadie fuera a quejarse por el ruido o por los destrozos, a aquellas alturas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 14, 2015 7:09 pm

Johan se liberó de la corriente y siguió su camino, sin variar en la idea que tenía inicialmente pese al contratiempo. No tenía por qué hacerlo, una vez hubo quedado libre. Continuó nadando por debajo del barco, controlando por dónde iban las corrientes gracias a sus membranas, que le daban señales que cada vez le resultaban más claras de cómo era su entorno.

Johan se encontró pronto al otro lado del casco, y pudo analizar su nueva situación. En aquella zona había boquetes más grandes, y más superficie sumergida para ellos. Después de todo, el barco había quedado apoyado sobre las rocas y escorado en aquella dirección, así que Johan encontró, incluso, ventanas rotas por las que podría entrar a la nave. Tenía alturas y variedad a escoger con libertad. Por supuesto, en los boquetes inferiores había también agujas y rocas, mientras que más arriba, al menos en apariencia, el camino estaba libre, más allá de las corrientes, que Johan podía detectar desde fuera. La vista seguía sin ser útil, y de hecho, la sombra del barco impedía que lo fuera todavía más.

Ben no tardó en seguir su camino, una vez hubo decidido que no tenía nada más que rebuscar por allí. La puerta le ofreció cierta resistencia, pero no soportó el primer hechizo, que hizo un boquete en la madera maltrecha. El camino quedaba abierto para la chica, que encontró ante sí un pasillo oscuro y tan maltratado por el agua como la habitación en la que estaba.

Entonces, de pronto, el caos empezó de nuevo. Una corriente que entró por aquella puerta empujó a Ben con fuerza hacia atrás, haciéndola impactar contra cajas y barriles a sus espaldas y terminar de destrozarlos. El barco pareció temblar y estremecerse, y a Johan tampoco le pasó desapercibido el cambio. Desde donde estaba, podía sentir cómo las corrientes se multiplicaban y cambiaban en todas direcciones; debía actuar con rapidez si no quería que alguna de aquellas fuerzas de agua se lo llevara por delante de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 14, 2015 7:30 pm

Johan esboza una sonrisa tranquila al ver que lo que ese lado del barco le depara es agradable: parece que podrá entrar sin dificultad, a fin de cuentas. Parece. Porque apenas se ha alegrado y ya nota ese cambio de corrientes, violento, que lo hace ponerse alerta. Pero está más preparado esa vez. Al menos la esperaba.

Se impulsa con fuerza, hacia el barco. No es alguien que tenga miedo, generalmente. Pero tampoco tiene ganas de perder un miembro, y todavía le duele la espalda. Está seguro de que dentro del barco estará más a salvo.
O no, no lo está. Porque esas corrientes no parecen hacer criba. De hecho, parecen demasiado buenas en eso de apuntar, en su opinión. Casi como si se enfureciesen de pronto. Desde luego la naturaleza es de lo más extraña.

Trata de nadar alejado de ellas, aunque ello lo obligue a dar un pequeño rodeo. Su objetivo es cualquiera de las ventanas, que traspasará para entrar en barco, sea como sea. Aunque tenga que romperlas con su cuerpo, en caso de dar con una entera. Aunque prefiere no hacerlo. No disfruta sufriendo.

Intenta apremiar su avance. No quiere quedarse quieto para que le recuerden cómo es que se le claven los moluscos en la espalda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Lun Sep 14, 2015 7:43 pm

Ben se vio lanzada hacia atrás antes de tener tiempo de analizar bien sus progresos. Impactó dolorosamente contra las cajas que tenía a su espalda y cerró los ojos un momento, sintiendo que se le cortaba un instante la respiración. No tardó el volver a abrirlos, aunque con dificultad. No venía nada que le indicase de dónde venía aquella fuerza más que del agua, pero era como si el mismo mar estuviera molesto por los destrozos que ella esperaba que pasasen desapercibidos.

Como pudo, se escabulló de la corriente y trató de poner orden a la situación de nuevo. La corriente atravesaba la puerta, abriendo más el boquete que Ben había hecho. Buena forma de reprender, pensó la chica, recordando tantas experiencias similares a lo largo de su vida. Se palpó el cuerpo en busca de las piedras que había cogido y, tras comprobar que seguían en su sitio, echó a nadar hacia la puerta, por encima de la corriente. Tenía que encontrar la manera de traspasarla antes de que la empujase de nuevo hacia atrás. O, al menos, ese era el plan de la chica: escurrirse por un borde del agujero para pasar al otro lado. La alternativa era volver atrás, al exterior, y eso suponía retroceder.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Mar Sep 15, 2015 2:19 pm

Johan reaccionó con más rapidez en aquella ocasión. Echó a nadar tan rápido como pudo hacia las ventanas del barco, adelante y arriba, tratando de sortear, en todo momento, aquellas corrientes que parecían perseguirlo. En algún momento llegó a estar a punto de verse atrapado por una, pero estaba atento y sus orejas lo avisaron a tiempo en todas las ocasiones para apartarse de la fuerza del agua.

A aquella velocidad, no tardó en llegar a su objetivo. En un momento dado, le pareció ver una forma a través de una ventana, pero era algo pequeño que en seguida desapareció tras la pared del barco, y su vista no podía hacer demasiado en aquellas condiciones. Además, una corriente de agua le cortó el paso en aquella dirección, y Johan no tenía tiempo para ponerse caprichoso.

Lo que Johan alcanzó a ver:
 

Alcanzó una ventana rota un poco más allá y se coló en el interior de la embarcación. Tuvo suerte, ya que el hueco para entrar era escaso, pero el cristal, pulido por el agua, se limitó a acariciarle la piel al pasar. Una vez dentro, se encontró en una habitación pequeña, evidentemente un camarote. Había unas literas, en origen pegadas a la pared, pero a aquellas alturas, medio sueltas, y un armario boca abajo, tirado en mitad de la habitación. Una puerta abierta daba a un pasillo que parecía tranquilo.

Ben, por su parte, tuvo que hacer un gran esfuerzo para pasar al otro lado, ya que la corriente iba en su contra. Tuvo que sujetarse a la madera rota de la puerta para avanzar, y esta parecía desmenuzarse en sus manos. Sin embargo, tras cierto esfuerzo consiguió pasar al otro lado, donde la corriente la dejó pegada a la pared durante un momento antes de desaparecer. Ben pudo ver ante sí un largo y estrecho pasillo, empapelado en algas y moluscos y habitado por pequeños animalillos, algunos de los cuales parecían tener también problemas para enfrentarse a la corriente. Cuando esta se detuvo, Ben recuperó su libertad de movimiento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Jue Sep 17, 2015 10:37 am

Lo consigue, al final, aunque Johan podría admitir, si pudiese hablar bajo el agua y hubiese alguien con quien hacerlo, que se ha acalorado un poco. El asedio no ha sido poco, desde luego, pero resulta hasta grato que algo lo obligue a moverse. Si se pudiese fumar bajo el agua se sentiría completo, pero no es algo que la física del mundo permita. ¿O es la química? La lógica, sea como sea.
Ha alcanzado a ver algo durante el trayecto, una figura incompleta sin mucho que destacar. Le llamó la atención, pero más se la llamaban las corrientes que lo rodeaban, y no quiso que la vez siguiente lo que fuese a dar con la quilla fuese su cara.
Al final logra entrar en el barco y se tima dos segundos para mirar fuera, buscando indicios de la silueta. Luego se centra en su nuevo entorno. Mientras mira se coloca la garra en la mano derecha, preparado para lo que pueda surgir; recuerda lo que el niño le dijo y las cosas ya le están pareciendo lo bastante inusuales, aunque no está muy incómodo, tampoco. Lo que sí, le duele un poco la espalda.

Comienza por acercarse al armario con curiosidad y le da un par de golpes con la mano, comprobando la dureza de la madera. Intentará levantarlo, y si no puede tendrá que romperlo. Supone que un golpe con las garras bastará para hacer un agujero. No es que la luz sea perfecta, pero cuenta con las membranas para ubicar las formas de lo que hay dentro. Y si no es nada interesante saldrá al pasillo, con cuidado, e irá por el camino que ascienda, sea cual sea. Debería empezar a pensar en respirar antes de que el aire se le acabe.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Dom Sep 27, 2015 3:18 pm

Ben permaneció donde había conseguido llegar, preocupándose de no moverse. Bajo ningún concepto. Después de todo, la corriente no parecía lo mejor contra lo que enfrentarse, y Ben no quería gastar energías en vano. Se preguntó si aquello era consecuencia de ventanas y puertas rotas en el barco. Pero entonces recordó que fuera del barco las corrientes también la habían azotado, y cambió de opinión. Pasó a preguntarse, entonces, si aquellas corrientes eran las que dificultaban tanto las cosas a los pescadores. Desde luego, los peces parecían verse afectados por ellas.

Por fin, la fuerza de agua pasó, y Ben recuperó la libertad. Echó a nadar por el pasillo, buscando aquello que pudiera servirle de pista para resolver la situación. Se preguntó dónde estaría su compañero, y si también se habría visto afectado por aquello. Habría preferido reencontrarse con él. Ben no solía tener problema con estar sola, pero en aquel momento no tenía muy claro cómo proceder, y sus condiciones bajo el agua no acababan de inspirarle tanta confianza.

Decidió que intentaría ir abriendo las puertas (con cuidado, eso sí) para explorar el barco. Ni siquiera tenía tan claro que el problema se encontrase allí dentro, de todos modos. Bien podía estar en los alrededores.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Mar Sep 29, 2015 12:49 pm

Johan consiguió llegar al barco por fin, y entonces comenzó a investigar. Empezó por el armario. La madera estaba vieja y estropeada, y cedía con facilidad a lo que él quería. Además, el agua ayudaba a que todo pareciera menos pesado, así que Johan podía manejar el mueble con facilidad. De todos modos, no encontró más que ropa vieja y estropeada por el agua y la salitre. El camarote parecía completamente normal, lo esperable en una habitación de barco tras años sumergida.

El pasillo se extendía ante él, junto con el resto del barco.

Ben, por su parte, esperó a que la corriente pasara y echó a nadar por el pasillo, en busca de algo de interés. No encontró gran cosa, aunque no tuvo mucho tiempo de buscar. De pronto, y sin que pudiera hacer nada para evitarlo, una luz cegadora la paralizó un instante. Para cuando recuperó la vista, lo encontró todo normal, y solo pudo determinar que aquella luz provenía del fondo del pasillo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johan

avatar

Edad : 24
Mensajes : 356

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Mar Sep 29, 2015 1:06 pm

Es algo decepcionante para Johan no encontrar nada especial, pero eso lo hace común, y ya sabe que esperar cosas fuera de lo común no suele ser lo acertado. A veces pasan, por supuesto, pero su naturaleza de "anómalas" hace que esperarlas sea ridículo. Aunque no puede calificar la situación en la que se encuentra de normal, de todos modos.

Dado que ahí no hay nada, le toca seguir. Ben ocupa un momento muy breve su pensamiento, pero decide que está bien y se introduce en el pasillo. Avanzará por él hacia arriba todo lo que pueda, aunque prestará atención, evidentemente, a lo que lo rodea. Una parte del barco asomaba, lo recuerda, y tiene que alcanzarla para respirar, pero sigue estando de servicio, y no quiere toparse de nuevo con esa corriente que lo ha arrastrado.
Anda que no sería curiosa la historia del piscis que murió ahogado. Que las habrá. Pero prefiere no ser él ese piscis.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ben

avatar

Edad : 23
Mensajes : 601

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Jue Oct 01, 2015 3:44 pm

Ben no había tenido tiempo de traspasar la primera puerta cuando una luz la dejó paralizada un momento en el sitio. Se frotó los ojos cuando recuperó la vista, algo dolorida. Después, sin perder tiempo, echó a nadar en la dirección de la que había salido la luz, al fondo del pasillo.

Había algo raro en aquello. Ben jamás dudaría de que, efectivamente, la luz la había cegado. Sin embargo, no entendía muy bien de dónde había salido, ya que no había notado ningún movimiento anómalo en la zona. Se preguntó, además, dónde estaría aquella luz, que había desaparecido tan deprisa como la había cegado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador

avatar

Mensajes : 1332

MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   Jue Oct 01, 2015 5:15 pm

Johan no tuvo problemas en llegar a un piso del barco en el que el agua no llegaba hasta el techo. Encontró unas escaleras bloqueadas con escombros, pero, en la misma zona, había un agujero en el techo, por el que pudo colarse. Se encontró, por tanto, sin demasiada dificultad, en un piso en el que el agua le llegaba por las rodillas. Al menos, en el lugar en el que estaba. A la derecha, el pasillo se hundía en el agua. A la izquierda, el nivel parecía ir bajado a medida que el pasillo, en cuesta, avanzaba. Una vez considerase que había recuperado las fuerzas, podía escoger si volver a bajar o si explorar las zonas al aire libre y la cubierta.

Ben, por su parte, se encontró de pronto a la carrera. Continuó por el pasillo hasta que este dobló un recodo. Cuando Ben giró, tuvo que cerrar los ojos de nuevo, porque la luz volvió a cegarla. Cuando volvió a abrirlos, se encontró con algo que no había visto antes. Algo que bloqueaba su camino y no resultaba demasiado halagüeño.

Lo que Ben se encontró:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Lo que habita en las profundidades   

Volver arriba Ir abajo
 
Lo que habita en las profundidades
Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» "serpientes Venenosas Mexicanas"
» Hola, deseo saber que profundidad pueede llegar la señal de un coinmaster 6000/D
» profundidades??
» FRAUDE EN MERCADOLIBRE....
» Un Monitor Que Baje a las Profundidades...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Aqua :: Misiones.-
Cambiar a: