ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Mazmorras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 14 ... 25, 26, 27, 28, 29  Siguiente
AutorMensaje
Fera
Jefe de Raza
avatar

Edad : 29
Mensajes : 222

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Ago 24, 2014 1:29 am

Fera asiente con lentitud, sin variar su posición ni un ápice. La media sonrisa hace amago de volver a aparecer en su cara. O quizás solo sea la forma en que incide la luz.

-Así que Adain Stoke -murmura, dulce, y el nombre parece cobrar una nueva forma a través de su voz-. Querido, has llegado en un momento terrible, pero esa no es razón para tratar mal a un invitado, ¿no te parece? Por desgracia, ni siquiera en mi propia casa tengo tanta libertad como me gustaría poder ofrecerte...

De nuevo se desvanece, y de nuevo aparece. Esta vez es a su lado, con el cuerpo en dirección a él y la cabeza ligeramente ladeada. Su media sonrisa, ahora más evidente, deja asomar algunos dientes, blancos y rectos. Con la lengua, repasa un instante la punta del colmillo izquierdo. Después fija los ojos en él, y es como si dos islas de hielo azul se clavasen en su mente.

-No me parece que seas ningún sospechoso, amor -declara, melosa y segura-. Pero tengo la obligación de tomar medidas. Haremos un trato. Te dejaré salir de este sitio hostil y dejaré que traten tu ala. Deberás ofrecer tus servicios a Brontë como agradecimiento. Mientras tanto, me encargaré de vigilarte para asegurar que no hay motivo para temerte. Cuando hayas cumplido con tu parte del trato, tendrás libertad. ¿Qué te parece, cielo? -Su índice izquierdo sube hasta el hombro de él, dejando ir otra suave y agradable descarga por su cuerpo. Sus ojos permanencen fijos en el prisionero-. No suena mal, ¿no crees?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Adain

avatar

Edad : 26
Mensajes : 509

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Ago 24, 2014 2:07 am

Cuando dice mi nombre en voz alta doy un respingo y vuelvo a quedarme rígido. ¿Ni en su propia casa? Levanto la vista pero dudo que con la tensión que irradia mi cuerpo se pueda distinguir la duda en mi rostro. La miro a ella, bueno, más bien a través de ella, evito mirarla directamente. Su presencia es como una fuerza, no sé si me avisa del peligro o me grita que esté tranquilo pero la cosa es que tira de mí.

Cuando me quiero dar cuenta ya no estoy mirando a través de ella si no que estoy mirando a la pared y ella está a mi lado. Ya casi ni me asusto. Casi. No soy capaz de sacar fuerzas para decir nada y no hay un sólo pensamiento lógico en mi cabeza. Estoy tan estirado como puedo estarlo y las alas me tiemblan. Hago más fuerza para plegarlas esperando que no se de cuenta al tiempo que aprieto más los puños. Noto que me clavo las uñas pero no me duele...o al menos no siento dolor. No me nuevo del sitio, ella no habla pero siento que tengo que verla así que sin girarme la busco con la mirada. Entonces veo su sonrisa y noto que se me quita el color, que me quedo tan blanco como sus dientes y noto que llevo un rato sin respirar. ¿Qué quiere de mí? Cuando me fijo en sus ojos sé que no podré dejar de mirarla. Son el cielo, el cielo de invierno. He volado antes por ese cielo, un mal viento puede congelarte las alas. Y entonces caes.

¿Cómo algo puede parecer tan frío y afilado y ser tan suave y cálido? Escucho cada palabra como manos que me acarician. Noto como cada una destensa un músculo de mi cuerpo y poco a poco reacciono y me giro hacia ella. Sé que hay duda y sorpresa en mi cara, que tengo la boca ligeramente abierta, pero no lo intento disimular. Es un perdón. Sé que hay una palabra para cuando alguien perdona un delito pero no habría sido capaz de coger el diccionario ni aunque midiera un metro de ancho.

"No suena mal, ¿no crees?"

-Nada mal...-Digo embobado con la boca abierta. Cuando me doy cuenta de que lo he dicho en voz alta no hay nada que hacer. El color que he perdido por la tensión y los nervios se junta de golpe en mi cara y noto cómo arde. La sangre se me debe de descongelar con la vergüenza porque entonces mi cerebro reacciona y es capaz de juntar las palabras más lógicas que ha pensado desde que apareció la mujer.

-Q-q-...¿Qué clase de servicios?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fera
Jefe de Raza
avatar

Edad : 29
Mensajes : 222

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Ago 24, 2014 2:23 am

La risa de Fera fluye a borbotones, fina, suave y salpicando el entorno con una sensación de calidez. Se encoge de hombros, desviando un instante la vista antes de fijarla de nuevo en el chico.

-Bueno, ya sabes... La clase de encargos propios de un ejército -explica, con total naturalidad-. Normalmente se mandan pequeños grupos en misiones de ayuda. Aunque, si crees que no es lo adecuado para ti, también puedes formar parte del mantenimiento del palacio. Nunca sobran manos para el trabajo, amor.

Da entonces, por primera vez, la espalda. Con pasos lentos, elegantes y fluidos como los de un felino, avanza hasta la puerta. Su melena dorada se mueve en pequeñas ondas a su paso. Cuando llega a la puerta, acaricia con la mano izquierda la cerradura, que suelta un leve chasquido.

Se vuelve entonces hacia él, mirándolo una vez más a los ojos.

-¿Te parece bien entonces, cielo? -pregunta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Adain

avatar

Edad : 26
Mensajes : 509

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Ago 24, 2014 2:49 am

La risa hace que un escalofrío me recorra el cuerpo, emana tranquilidad. Cuando vuelve a mirarme fijamente con aquellos ojos vuelvo a mi estado de alerta felina aunque ya no como antes. Escucho cada palabra que sale de sus labios. ¿Ejército? No sé yo si... La duda desaparece cuando la alternativa supone trabajar como criado; aunque sea menos arriesgado sería poner en peligro la posición de mi familia. Un sirviente es un sirviente sin importar lo noble del lugar en el que sirva.

La veo alejarse y los nervios se me disparan. ¿Se va? ¿Me suelta? Doy un paso desesperado hacia ella y estiro el brazo, hacia ella, hacia su pelo, temiendo que de verdad sólo quiera marcharse y dejarme aquí. Intento decir algo pero sólo sale un hilo de voz ininteligible. Cuando se gira sólo ha abierto la cerradura, con un roce de su mano. Se gira y vuelve a hablar con dulzura. Su pregunta me pilla por sorpresa pero que me haya abierto la puerta es un acto que me relaja a pesar de tener esos ojos mirándome.

-M-mi señora...Me temo que no puedo trabajar con el servicio. S-sólo causaría problemas... Pero, ¡no creo tener tampoco la preparación para unirme a su ejército!... Estoy encantado por su propuesta per...pero temo defraudarla. Nunca he recibido entrenamiento militar de ninguna clase...-Joder, de todas las cosas que podía haber dicho... Sé que mi respuesta puede hacer que me deje aquí pudriéndome pero no me atrevo a mentirla, es como si sus ojos leyeran mi interior.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fera
Jefe de Raza
avatar

Edad : 29
Mensajes : 222

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Ago 24, 2014 3:11 am

Termina de girarse mientras él habla, manteniéndose ante la puerta con gesto natural. A sus espaldas, vuelve a sonar un chasquido, y la puerta se ha cerrado. Ladea la cabeza, y un suave rizo se descuelga por su hombro.

-Oh, cielo, no debes preocuparte -responde, tan tierna como siempre-. El entrenamiento lo recibirás aquí. Si estás dispuesto a recibirlo, por supuesto...

Avanza de nuevo hacia él, con su media sonrisa en los labios.

-Necesito de tus servicios para probar que eres digno de confianza -apunta-. Cuando hayas jurado lealtad a Brontë, la puerta se abrirá para ti. Siento no poder ayudarte hasta entonces, amor. Cuenta con mi hospitalidad si aceptas la oferta.

Y, sin más, se desvaneció en el aire.

*Desaparece*

FdR.: En el momento en que Adain decida colaborar con Brontë, la puerta se abrirá para él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Adain

avatar

Edad : 26
Mensajes : 509

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Ago 24, 2014 3:57 am

El chasquido ya me pareció una mala señal, obviamente era la puerta. Su presencia por otro lado había acabado por convertirse en un sedante. Según fue hablando noté que se me erizaban las plumas de las alas y los pelos de la nuca. Cuando empieza a acercarse hacia mí es más majestuosa que nunca. Es como una tormenta que no puedo dejar de mirar.

"Si aceptas la oferta".

Cuando desapareció no supe reaccionar. Caí sobre las rodillas y me quedé un rato ahí, pensando, aun en shock. Me puse de pie y golpeé la puerta. Yo no había pedido acabar en ese castillo ni ser acusado de asesinato. Agarré la puerta por los barrotes y la zarandeé sin éxito. Finalmente me dejé caer, sin soltarme, quedándome de rodillas con las alas caías. Ni si quiera tengo a dónde ir...ni a dónde volver... Todo lo ocurrido desde que llegué a Brontë fue acumulándose en mi cabeza. Puede que fuera lo que necesitaba, puede que necesitara dejar de huir y salir volando. Poder hacerme un nombre que no fuese de adorno para parecer de la alta aristocracia... Pasé así...no lo sé, para mí se había detenido el tiempo. Probablemente horas, no lo sé, tenía mucho que pensar. Volví a agitar las barras. No era un guerrero, pero...No quería seguir huyendo. Además ir de un lado para otro no es algo sencillo tampoco; puede que la próxima vez no cayera en un lugar así... Y sólo es hasta que resuelvan los crímenes, después... Después veré... Igual por fin dejo de ser un inútil y sirvo para algo. Quiero poder dejar de depender de un título de mierda que sólo me ha traído problemas. Cuando me di cuenta de que llevaba un rato dándome motivos y no me quedaban escusas sonreí. Supongo que algo así era lo que necesitaba para ver descubrirme a mí mismo. Para dejar de ser una máscara. Y de todo lo que podía hacer empiezo por querer ser guerrero de Brontë...Manda cojones...

-¡Mi señora! -Me di cuenta de que no sabía su nombre. Me agarré a las barras de la puesta y grité al techo, como si ella hubiera subido con las estrellas.-¡Acepto! ¡No sé si seré útil pero daré todo lo que pueda para no defraudarla! ¡Compensaré esta ayuda como sea! ¡Seré digno de esta oportunidad que me está dando!-Ni si quiera sabía si me oía, era sólo una corazonada. Me había emocionado tanto que apoyaba los pies en las barras, las puntas de mis alas eran lo único que tocaba el suelo. Tenía miedo, tenía dudas, no dejaba de temblar, pero nunca había tenido nada tan claro.

-¡Le ofrezco mis servicios! ¡Le ofrezco mis servicios a Brontë! ¡Por puto inútil que sea haré cuanto esté en mi mano!

Con un chasquido la puesta se abrió, se abrió hacia afuera y me fallaron las manos. Me vi en el suelo, pero al menos fuera de la celda. Supongo que esto es un ok, pensé para mis adentros, y miré al techo. No sé si tendrá forma de enterarme de que he salido...Espero que al menos haya informado y no me tomen por fugitivo. Me puse de pie y me limpié el polvo. No recordaba haber llorado pero dos surcos me cruzaban las mejillas. Me limpié con la manga. No sé ni para qué me esfuerzo, estoy hecho un asco. Cogí aire y sonreí, nunca me había enfrentado a un problema antes y mucho menos lo había solucionado solo. Y ahora tengo una obligación, como guerrero de Brontë. Sonreí aún más.

-Bueno, guerrero.-Me daba la risa sólo de imaginarme con armadura. Joder, dónde me estaba metiendo...-Tu primera misión es encontrar la salida de estas mazmorras.- Y con las mismas me alejé por el largo pasillo esperando no perderme. Sería lo que me faltaba.

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Errald Halvard

avatar

Edad : 30
Mensajes : 141

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 1:24 am

No guardo un claro recuerdo de mi mismo. Simplemente me dedico a alimentarme un par de veces al día y y permanecer en silencio, pensando en mi e intentando recordar cosas que, directamente he olvidado.
Me paso una mano por al frente. Cansado.
No es que me merezaca algo mejor que la soledad, pero mis días aquí pasan y siento que echo de menos cualquier contacto que no sea un momentaneo vistazo a alguien del servico.
Por otra parte pienso que así estoy bien.
Estoy confundido. Mi mirada hace meses que yace perdida y mi mente espesa.

*se queda*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 1:40 am

He hablado de él con otros, he pensado en él... Alguna vez he pensado en bajar, pero luego he cambiado de idea porque no sabía bien como tomármelo. Esto no es como cuando Gerald estaba aquí. El parvus y yo no somos tan cercanos. Pero recuerdo que antes de que sucediese todo eso y él acabase aquí un día me contó algo de que le habían arrebatado todo, y desde entonces he prestado atención de vez en cuando a lo relacionado con él, pero de verdad... No parece que nadie le de muchas vueltas.

Supongo que los líderes se encargarán a su manera. No es que yo sea aquí una samaritana, pero hoy...
Tampoco es que vaya ahora a dar nada por él. Se supone que es un traidor. Pero solo por una vez siento curiosidad...

Bajo las escaleras. La falta de luz me ayuda a ver, y busco entre las celdas hasta dar con la suya, manteniéndome algo alejada, pero visible.

-Buenas noches -saludo, tras un leve carraspeo, mirándolo sin saber bien qué decir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Errald Halvard

avatar

Edad : 30
Mensajes : 141

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 2:03 am

Con tranquilidad, alzo una ceja y la parte derecha de mis labios.- Guapa. - Digo con voz ronca.

Ha sido una estupidez. Pero hacía demasiado tiempo que quería decírselo.
En silencio la observo. Sentado con cierta chulería desde mi celda, con los codos en las rodillas y las manos caídas entre las piernas.

No digo nada más.
Estoy contento de que haya venido. Y estoy contendo de haberle dicho eso.

Me quedo en silencio.


FDR: ...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 2:21 am

Su respuesta, desde luego, no es la que esperaba a un saludo como ese después de tanto tiempo. En un acto involuntario, me aparto un mechón de la cara, algo contrariada, sin saber bien qué decir ahora.
Supongo que he bajado aquí solita. Ahora no me voy a quedar callada...

-¿Cómo se está por aquí? -inquiero, mirando alrededor, notablemente incómoda, evitando mirarlo-. Supongo que no es muy acogedor...

Termino por mirarlo de reojo...
¿Por qué guapa? Los tíos se quedan solos en una celda un tiempo y ya ven a lo que sea con otros ojos... Si es que...

No he llegado a preguntar a Gerald si ha venido a verlo. No he hablado mucho de Errald desde que lo metieron aquí, pero he de admitir que todavía me resulta raro.
Tengo preguntas, pero no sé si quiero hacerlas. Supongo que yo tengo poco que ver con lo que pasó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Errald Halvard

avatar

Edad : 30
Mensajes : 141

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 2:35 am

-Suficiente para mi, ¿no crees?- Sonrío calmado. - ¿Las csas bien por ahí afuera? Aquí todo está bien. Incluso yo.- Miento


Me levanto y me acerco a los barrotes, de modo que ahora la tengo realmente cerca.
-Frikka.- Digo su nombre. - Yo no he hecho nada. - Saco una mano fuera, con el fin de que la estreche. -Ha sido...- Mis ojos se oscurecen.



¿Cuánto tiempo hace que no estoy con una mujer?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 2:44 am

Yo no creo nada...
Su forma de expresarse me hace sentir un poco extraña. De pronto me pregunto qué hago aquí abajo. Muchas personas que me viesen se iban a pensar lo peor, que estoy con "el traidor", o algo semejante. Pero es que solía caerme bien, la verdad. No es que sea yo la puta ama reconociendo a la gente de un vistazo, pero me sorprendió mucho lo que escuché que había pasado porque no esperaba que él se dedicase a esas cosas.

Cuando saca la mano por entre los barrotes llego a acercar la mía en un reflejo, aunque no llego a tocarlo. Estoy algo tensa. Noto tensa la mandíbula, y los dedos, algo rígidos.

-Dime tú... ¿Qué pasó, Errald? ¿Por qué hiciste eso...?

Aunque me mienta nunca está de más escuchar lo que otros dicen, ¿verdad? Aunque fuese mentira, quiero escucharlo.
Porque recuerdo aquella vez que lo vi en la que parecía tan triste y decía que había perdido lo que tenía.

Hace tiempo que, en Brontë, he dejado de tener claro cómo son las cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Errald Halvard

avatar

Edad : 30
Mensajes : 141

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 3:05 am

No me da voluntariamente la mano. Le doy unos segundos de margen y acabo por lanzar las ambas mías a por la suya. -Por favor.- Comienzo a apretar con fuerza su mano. -Libérame...- Le susurro.- Si me sueltas podré... - Aparto la vista de nuevo.

Alzo la vista a ella y la empujo hacia mi esta vez. Mis ojos han perdido algo de tranquilidad.-Frikka.- Suelto una de mis manos de la suya y la echo a su cadera, apretándola contra los barrotes.- NO LO HICE.- Chillo con voz grave.

Noto la cabeza turbia.
De pronto, Frikka se va deformando y adquiere la forma de mi mujer.- Cariño...- Le susurro.- Mi vida... - Gimoteo. -¿Tanto te necesito? - Noto ardor en los ojos.

- Por qué lo has hecho... fuiste tú, Frik... tú lo hiciste.- Río con algo de sadismo. -Zorra asquerosa. Asesina. Te voy a matar.- Rio escandalosamente mientras pego con fuerza mi cabeza a los barrotes.- TE MATARÉ.  OS MATARÉ A TODOS.- Le hago todo el daño que puedo.







¿Quién soy?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Frikka

avatar

Edad : 23
Mensajes : 1354

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 3:14 am

A medida que va reaccionando...
Primero toma mi mano, y aunque me tenso no llego a retirarla. Lo miro, entonces, notando cómo la tensión crece un poco mientras habla.

-No puedo hacer eso -le digo, con tono incómodo, tirando, finalmente, un poco del brazo hacia mí, con la mayor sutileza posible, dada la situación-. Yo no puedo abrir las puertas... No tengo forma de hacerlo.

No es ese el único motivo, supongo, pero no deja de ser verdad.
Entonces dice que no lo hizo... Joder, si es cierto es un marrón. Aunque todos los culpables tienden a decir que...
Es todo muy raro. Para empezar, ¿qué es exactamente lo que hizo o lo que no? Se supone que había testigos, que los líderes iban con ellos y...

-Si no lo hiciste tienes que decirme que pas...

Corto la frase de pronto, cuando se altera, cuando empieza a hablar de nuevo, llamándome cariño,...

Esta vez sí me tenso, esta vez sí intento que me suelte. Parece enloquecer, parece estar fuera de sí. Tiro hacia fuera, tratando de apartarme de los barrotes, aunque me sujete, debatiéndome por la libertado, conteniendo aún la incomodidad. Porque soy una guerrera y debo mostrarme fuerte...

-¡Yo no he hecho nada! ¡Ni siquiera estaba allí! ¡Suéltame o te verás en más problemas de los que ya tienes!-. Apreté la mandíbula-. Si lo haces no diré a los líderes que me has atacado...

¿Al final sí es, simplemente, un tipo que está algo loco? No sé cómo interpretarlo, pero tengo algo de miedo, admito, ahora mismo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Errald Halvard

avatar

Edad : 30
Mensajes : 141

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 3:27 am

FdR: este post es de caracter histórico y de trasfondo de trama.



La suelto. Agacho la cabeza. Cuando la subo, mis brazos aprietan con fuerza los barrotes. Mis ojos emiten una luz de ultratumba, amarillos, como poseídos por un ser superior.
- Obedece a Dios...- Una voz distorsionada y metálica sale de mis labios.- Obedece a Dios. - Repito.- OBEDÉCEME.- Aprieto los barrotes con tanta fuerza que los doblo por completo.

Mi mirada, ahora hipnotizante, la hace retroceder bajo mi voluntad.

Los barrotes se derriten entre mis manos y ahora mis ojos opacos en amarillo otorgan a mi cuerpo el gozo de la inmunidad.
- OBEDECEDME. -Bramo.

Entonces simplemente golpeo a la velocidad del rayo el estómago de la caeruleus, haciendole caer incosciente.


*sale de las mazmorras*



FDR: =D trama!(mare)
FDR: si no viene bien hoy porque es tarde, seguimos mañana/cosa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fera
Jefe de Raza
avatar

Edad : 29
Mensajes : 222

MensajeTema: Re: Mazmorras   Miér Ene 07, 2015 4:03 am

La sensación de llegar demasiado tarde es algo que enciende toda su ira, lo que se traduce en chispas esparciéndose por el aire, seco por la electricidad estática, antes incluso de que se presente en las mazmorras. Se lanza directamente sobre la guerrera como una depredadora, ágil, ligera y en apariencia hasta letal, aunque su intención no es en absoluto hacerle daño.

Tiene que obligarse a detenerse un instante antes de proceder, ahogando oleadas de furia en una mirada helada y hasta científica. Lo primero es asegurar que sigue viva y cuál es la gravedad de los daños, así que la examina con cuidado y trata los aspectos más superficiales. Ha sido, sin embargo, un duro golpe, y parece que lo primero es eliminar los restos de magia de su cuerpo. Magia combinada. No le ha parecido detectar más de una presencia, aunque no ha tenido mucho tiempo de comprobar los detalles.

Por el momento, deja ir una caricia por la mandíbula y el cuello de la chica, con la elegancia y delicadeza que siempre la acompañan, dejando fluir por su cuerpo una descarga eléctrica que ayude a mantener su cuerpo estable, ahogando el dolor del golpe. Procede entonces a tomarla en sus brazos, todavía inconsciente, y posa los labios sobre la frente de la caeruleus, murmurando unas palabras inteligibles con voz que fluye como un arroyo. El aire parece temblar un instante.

Su glacial mirada se posa un momento en los barrotes destrozados, con expresión calculadora. Habrá que reforzar las defensas también en el interior del palacio, pero hay cuestiones más urgentes. Por el momento, dejará el encargo a Yaide. También le gustaría colaborar en la detención del fugitivo, pero ni ella misma se considera la más adecuada. Volcarse en la herida, en cambio, es algo que sí puede hacer. Su aportación a una reparación que no debería ser necesaria.

No tarda más de unos segundos en desvanecerse con la chica en brazos. En sus habitaciones puede trabajar mucho mejor que en el suelo helado de una mazmorra. Su paciente es su mayor interés ahora.

*Se lleva a Fifi*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Mazmorras   Jue Feb 12, 2015 4:26 am

La última vez que había bajado a las mazmorras lo había hecho solo y para ver a Alehyss; una visita cordial, amigable, quizá extraña por las circunstancias del encierro de la muchacha, pero en esencia amistosa. Bocanegra también estaba en las mazmorras, entonces, y en Palacio se vivían, como ahora, unos inusuales momentos de calma. Heylel se había ido, y él apenas se relacionaba con alguno de los guerreros, viviendo en una casi total reclusión.

Ahora estaba en las mazmorras de nuevo, pero no estaba solo y las celdas que antes habían ocupado sus compañeras de Brontë estaban los que en su día habían sido amigos y compañeros y un extraño. La líder piscis estaba a su lado, cruzada de brazos, hablando con la claritas y el aether, mientras él permanecía en silencio, sin saber qué decir o sin ánimos para decir nada, no estaba seguro. Tampoco había mucho que pudiese aportar: los prisioneros contestaban a las preguntas de la líder sin oponer resistencia, expandiéndose en sus respuestas, y todos los datos que aportaban coincidían con sucesos de los que él tenía constancia o eran completamente desconocidos para él, imposibilitándole corroborar la veracidad, no por ello menor, de lo contado.

El aether lo miraba, y él lo miraba también. Y aunque hubiesen pasado cinco años desde la última vez que lo había visto, apenas encontraba diferencias en su amigo: misma barba, mismo peinado, y a pesar de todo lo que el chrysos había crecido y entrenado, misma diferencia física, como si todo lo que él había ganado lo hubiese ganado su amigo también. La claritas evitaba mirarlo, y mantenía sus ojos marrones fijos en el suelo mientras hablaba. El chrysos, más alejado, parecía no saber muy bien qué hacer.

Los tres serían trasladados a una prisión mejor. Probablemente no permanecerían en Brontë más de una semana.

Cuando la líder piscis desapareció, él mismo comenzó a avanzar hacia la salida. Había sido una visita más corta de la que ambos habían imaginado; la cooperación que los prisioneros habían mostrado había sido total desde el principio. Ni después de comunicárseles su destino habían protestado, ni durante el interrogatorio habían dudado, quizá buscando evitarse más problemas.

—¿No piensas decir nada?

La voz de Lysa, baja, con ese deje dulce que aún triste se le notaba. La claritas lo miraba agarrada a los barrotes, las cejas alzadas, los labios entreabiertos. A unos pasos de ella, el aether la miraba. Lyam se dio la vuelta. Con las manos todavía en los bolsillos, avanzó de nuevo hacia ellos. Se detuvo antes de llegar a la celda.

—Pensé que querríais que me fuese —dijo, y la claritas frunció el ceño.
—Pensé, pensé, pensé. Siempre has pensando mucho. —Negó—. No sé de qué me sorprendo.

Silencio.

—¿Qué quieres que diga? —dijo finalmente. Chasqueó la lengua—. Yo no quería que
—Mentiroso.
—¿En serio crees que quería que os encerrasen? —Su voz sonó un poco más alta.
—¿Entonces por qué no nos dijiste nada? ¿Por qué no nos avisaste? —Apretó la mandíbula—. Mentiroso.

El chrysos calló un segundo. Luego murmuró:

—Pensé que eso solo me metería en problemas.
—¿Entonces por qué se lo dijiste a Dana?

Lyam no respondió.

—Di algo.
—No tengo nada que decir.

La claritas bajó la vista. Tras un segundo, preguntó:

—¿Te llamas Roy de verdad?
—No.
—¿Y Dana?
—Tampoco.

Parpadeó. Luego asintió y murmuró:

—Vale. Vale.

La claritas se había cortado el pelo desde la última vez que la había visto, pero aún llegaba a curbrirle el rostro cuando bajaba la cabeza. El chrysos observó en silencio los mechones oscuros y las orejas élficas. El aether lo miraba, pero no decía nada. Nunca había hablado demasiado; siempre permanecía como un espectador de todo, al fondo, distante pero atento.

—Deberíais dormir —dijo finalmente, mirando de nuevo, apenas un segundo, a la claritas—. Es tarde.

El aether asintió, y curvó un poco los labios.

—Buenas noches.
—Buenas noches —repitió él, antes de ponerse a andar. Antes de salir, escuchó de nuevo la voz de la claritas, que murmuró:
—Yo hubiese dicho que sí.

Y en su voz no había rencor ni fuerza ni rabia, sino un extraño pesar. Y mirándola por encima del hombro, sin volverse hacia ellos, sus ojos marrones observándola al lado del aether, supo, de alguna forma, que lo hubiese hecho.

*se va*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Svend

avatar

Edad : 37
Mensajes : 169

MensajeTema: Re: Mazmorras   Vie Feb 20, 2015 8:31 pm

Me encuentro dentro de una de las celdas del final de las mazmorras. Sé que puede parecer una imagen curiosa, rara incluso, porque, bueno, yo no solo soy un líder sino que también soy un príncipe, pero esa es la realidad: estoy dentro de una mazmorra. Resulta un poco desagradable, y espero que nunca termine encerrado en ningún sitio de verdad porque no sé yo hasta qué punto me mantendría cuerdo. Apenas llevo aquí unos minutos y ya me arrepiento de mi decisión, pero, en fin, la vida es así. Dura y cruel y llena de sacrificios hasta para los más grandes.

En mis manos tengo un pequeño pendiente, oscuro, que no tardo en ponerme en mi oreja derecha. Ese es el motivo por el que estoy aquí voluntariamente, en la zona más baja de las mazmorras, probando si este aparato funcionará o no.

—Blues, puedes oírme —digo.

Y espero.
No nos estamos comunicando mentalmente. Esa es la gracia.

Espero y espero hasta que finalmente recibo un mensaje telepático de Blues.
Nada.

*desaparece*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Feb 22, 2015 5:58 pm

Había bajado a las mazmorras nada más había terminado de hablar con la líder piscis y ahí había permanecido todo el día, sentado al lado de la celda en la que la flamma descansaba acurrucada en una esquina del fondo de la mazmorra, ya con las heridas curadas. En una celda mucho más alejada, la caeruleus, en mejor estado que la flamma, parecía haber estado observándolo, pero en ningún momento el chyrsos se había vuelto hacia ella, tampoco le había dirigido la palabra. No era con ella con quien quería hablar.

Lyam se pasó las manos por la cara, echándose el pelo hacia atrás, y apoyó la cabeza contra los barrotes. Suspiró; tenía los ojos entrecerrados y un aspecto cansado, pero no tenía intenciones de moverse. No ahora. Dena se despertaría en cualquier momento. Y, además, no quería encontrarse con nadie.

¿Qué iba a hacer? ¿Qué iban a hacer? Por mucho que pensase, no se le ocurría nada.
¿Por qué habían venido? ¿Quién las había enviado? El chrysos tampoco sabía qué responder a eso.

*se queda*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PNJ
PNJ


Mensajes : 204

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Feb 22, 2015 8:18 pm

Cuando Dena despertó ya era de noche. Desorientada, la muchacha parpadeó varias veces, aún acurrucada contra la esquina donde había decidido dormir tapada con su capa de tal forma que uno solo pudiese ver sus ojos y parte de su melena caoba, y se llevó una mano al cuello, a la zona donde el hechizo de Massen se había clavado, descubriendo que ya no sangraba. Confusa, frunció el ceño, incorporándose un poco; la capa se escurrió.

—Llo... Lyam —llamó, en un murmullo, con un tono entre sorprendido entre preocupado. El chrysos le daba la espalda, pero al escuchar su voz se volvió hacia ella, sonriendo, aún sentado en el suelo. Parecía cansado.

Dena se acercó a los barrotes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Feb 22, 2015 8:49 pm

El chrysos, algo desorientado, se volvió al escuchar la voz baja de Dena. No estaba seguro de si había terminado por dormirse o si su desorientación se debía por la falta de sueño, pero poco le importaba ahora.

La observó en silencio. Tantos meses sin verla y ahora que la tenía finalmente ante él no sabía qué decirle. Estaba cambiada: tenía el pelo más largo que la última vez, más revuelto y sucio, parecía más delgada, su piel parecía más pálida que de costumbre, y en el antebrazo tenía una enorme marca oscura que recorría toda su piel hasta unos centímetros por encima del codo. Las cenizas de una quemadura, lo que quedaba de una herida de hacía meses. El chrysos se preguntó cómo se la había hecho, pero a la hora de hablar solo fue capaz de decir:

—¿Cómo estás?

Se la veía tan cansada: andaba tan despacio, temblaba tanto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PNJ
PNJ


Mensajes : 204

MensajeTema: Re: Mazmorras   Dom Feb 22, 2015 9:02 pm

Al llegar a los barrotes, Dena se sentó con cuidado en el suelo, curvando un poco los labios. No era una sonrisa feliz, sin embargo, aunque se esforzó por parecer serena. El labio le temblaba, las manos también. Agarró con fuerza los barrotes. Estaban desagradablemente fríos.

—Bien... Bien... —Asintió. Su voz sonaba frágil, como si en cualquier momento pudiese romperse—. Cansada.

El chrysos colocó sus manos sobre las de ella, acariciándolas suavemente. Ya no llevaba guantes y las cicatrices eran visibles. Tenía la piel igual de áspera que siempre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lloyd

avatar

Edad : 26
Mensajes : 2032

MensajeTema: Re: Mazmorras   Lun Feb 23, 2015 3:50 am

Lyam tragó saliva y asintió, parpadeando rápidamente. Cansada. Ambos estaban cansados entonces. Aunque era lo normal. No había pasado un día desde el combate y a ella la habían herido y él no creía haber dormido más de unos cuantos minutos. Solo podían estar cansados.

Dena seguía teniendo las manos tan calientes como siempre, pero su textura era diferente: la piel, que antes había sido suave, un claro contraste a sus manos agrietadas, estaba ahora despellejada, seca, como si de pronto todo el fuego que había salido de sus dedos se los hubiese lamido, llevándose parte de la piel con él. El chrysos le acarició los dedos, mirándola fijamente a los ojos, pensando, mientras sus manos se movían con cariño, qué decir. Qué podía decir si cualquier cosa que dijese acabaría jugando en su contra, si cualquier cosa que dijese la acabaría escuchando la líder piscis. Pensó en decirle a Dena que no se preocupase, que él estaba con ella y que no dejaría que nada malo pasase, pero entonces la líder piscis aparecería cuando el subiese las escaleras en dirección a la habitación a la que planeaba huir y le diría que lo había pillado, que era un traidor y que nunca debió haberle dado un voto de confianza. Y pensó en decirle que él lo solucionaría, que creía que conocía a alguien que podría ayudarlos, pero entonces la piscis también lo acusaría y le preguntaría qué pensaba hacer y cómo pensaba ayudarla y probablemente acabaría metiéndolo también a él en una mazmorra, ahora que ya tenía a quién más preguntar, y entonces él no podría ayudar a la flamma a salir de prisión y ambos acabarían en Mithos sabía dónde encerrados para toda la eternidad. Y pensó en decirle que todo saldría bien, que ellos siempre encontraban la solución, que así como habían escapado de los suburbios saldrían de aquello, pero entonces también veía a la piscis en lo alto de las escaleras, esperándole escondida como un depredador.

Apretó las manos de la muchacha. ¿Qué podía decirle? ¿Qué podían hacer? Daba igual cuanto pensase, al final todo terminaba con ellos en prisión o en las calles, y él no quería volver a las calles ni quería ir a prisión ni quería abandonar Brontë. Porque no era un traidor a Brontë. No lo era. Ya no. Aunque no se atreviese a encontrarse con nadie, aunque hubiese bajado a las mazmorras porque temía qué pudiesen decirle, qué responder. Cómo responder.

Bajó la vista. La flamma movió las manos, liberándolas, y las colocó sobre las de el, apretándolas como él había hecho hacía escasos minutos, pero él siguió mirando al suelo, sin saber qué decir o hacer. Otra vez.

Todo le parecía terriblemente silencioso de pronto, como si el mundo se hubiese parado.

*fin de escena*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alehyss

avatar

Edad : 25
Mensajes : 3075

MensajeTema: Re: Mazmorras   Lun Feb 23, 2015 5:10 pm

Tras haber tomado la determinación correspondiente bajo a las mazmorras. No me gusta nada este lugar, e intento evitarlo en la medida de lo posible. No resulta, desde luego, un sitio agradable, supongo que será así para casi todos, pero en lo personal le tengo un desprecio especial. Aún recuerdo a la perfección el tiempo que pasó aquí, y la sensación de pesadez que provocaba una larga estancia.
Pero uno no siempre hace lo que quiere hacer y no siempre está donde le apetece. A veces las circunstancias obligan a hacer esfuerzos, y el de hoy no lo es tanto por venir a un lgar tan ingrato como porque no sé qué saldrá de esta visita.

Recorro el pasillo buscando entre las celdas hasta que doy con la de ella. Callo un segundo, tal vez dos. No pasaría nada si me volviese y me marchase por donde he venido, pero tengo demasiadas cosas que hacer como para dilatarlas.

-Hola -saludo, escueta, más por llamar su atención que por cortesía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PNJ
PNJ


Mensajes : 204

MensajeTema: Re: Mazmorras   Lun Feb 23, 2015 5:23 pm

Cuando escuchó los pasos acercarse, la flamma alzó la vista del suelo y se puso en pie, agarrando la capa con la que se cubría con la mano derecha, y avanzó hacia los barrotes, tensa, observando el pasillo en el que resonaban los pasos. Sabía que Lloyd no era. Ayer le dijo que no llegaría hasta tarde, y la chica, a pesar de que no tenía muy claro qué hora era, estaba casi convencida de que no debía de ser demasiado tarde. Tal vez fuese un líder. Probablemente fuese un líder. Tenían que hablar con ellas, ¿no? Seguramente era un líder.

Pero no lo era.
Al ver a Alehyss, la flamma frunció el ceño, confusa, y retrocedió, cubriéndose con la capa. Miraba a la chrysos con los ojos muy abiertos. Por qué estaba ahí.

—Hola —dijo, sin embargo, al cabo de unos cuantos segundos. Su voz sonaba baja.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mazmorras   

Volver arriba Ir abajo
 
Mazmorras
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 26 de 29.Ir a la página : Precedente  1 ... 14 ... 25, 26, 27, 28, 29  Siguiente
 Temas similares
-
» ** PRIMERAS OPINIONES SOBRE AMOS Y MAZMORRAS III Y IV**
» Dark Chronicle, un videojuego peculiar
» Saga Amos y Mazmorras de Lena Valenti
» Mazmorras

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Palacio de Brontë :: Interiores del Palacio-
Cambiar a: