ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Mazmorras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 16 ... 29  Siguiente
AutorMensaje
Zacharyas

avatar

Edad : 29
Mensajes : 1289

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 1:21 am

Sonrió. Era gracioso ver a aquella muchacha que se comportaba como una chiquilla, cambiando su parecer a cada momento, sin motivo aparente. Además, el hecho de que sea parvus la hace parecer todavía más aniñada. Quizás por eso de pronto Zacharyas sintió pudor por su situación, y dio gracias a Mithos por las capas de ropa que llevaba, así como por la precaria luz, que en aquel momento solo lo ayudaba a él.

- Tranquila. Te has enredado en mi ropa -dijo, algo vacilante-. Estaba durmiendo aquí. Has debido tropezarte, pero no te preocupes que ahora mismo te saco.

Buscó entre sus ropajes y vio lo que había sucedido. La ropa de la chica se había enganchado en la empuñadura de su arma. Con sus huesudas manos la liberó en un instante. Luego sonrió.

- Así debería serte más fácil...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ayne Stalon

avatar

Edad : 25
Mensajes : 1316

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 1:29 am

Muy despacio, con desconfianza, empecé a cambiar de postura, moviendo primero los brazos, que apoyé sobre sus piernas, para incorporarme hasta quedar sentada sobre él. Con semejante barullo de ropas no distinguía qué era su cuerpo, qué ropa y qué suelo, pero en cuanto liberé mis manos comencé a recorrer con ellas la túnica que me rodeaba, desenredándome de ella.

- Dormir es bueno -le aseguré a Zacharyas, asintiendo enérgicamente con la cabeza.

Luego continué con mi labor, entre resoplidos de esfuerzo. Hasta las rodillas todo fue bien, pero me costaba enormemente desenredar mis pantalones de su ropa, así que acabé por recostarme contra él entre jadeos, medio rendida.

- Espera que descanse -murmuré, enojada.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zacharyas

avatar

Edad : 29
Mensajes : 1289

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 1:35 am

- Sí, claro- respondió, aparentando estar lo más tranquilo que pudo.

Lo cierto es que le daba igual dónde se recostase la parvus, pero en ese momento se traía un tema delicado entre manos -entre piernas, más bien- y no solía ser mucho de su agrado que la gente se lo encontrase en esos estados.

Para ser sincero, jamás le había pasado. Pero esa clase de sufrimientos, sufrimientos vergonzosos, no eran exactamente los que le gustaban.

De todas formas, Zacharyas pensó que quizás ella no se daría cuenta. De todas formas, no tenía por qué notarlo. Además, la oscuridad lo amparaba y, por si fuera poco, quizás quedaría más sospechoso al tratar de deshacerse de ella con nerviosismo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ayne Stalon

avatar

Edad : 25
Mensajes : 1316

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 1:42 am

Continué con mi tarea después de un momento de descanso, y aunque persistentes, los enredos iban cediendo lentamente. En cuanto me vi libre por completo, me incorporé y salté al suelo, aunque di un traspiés con su túnica que estuvo a punto de hacerme caer. Di un par de saltos, riendo, y luego volví vacilante junto a él, para darle (ahora ya podía) un abrazo de reencuentro como Mithos manda.

- Qué bien que estés aquí -comenté-. ¿Esta es tu casa? Es muy bonita. Yo querría vivir en un sitio así.

Me alejé para corretear un poco, pero sin apartarme demasiado. No me apetecía caer en las garras de otra malvada túnica. No tarde en girar en redondo para volver a su lado. Me gustaba aquel sitio, y me gustaba aquella compañía. Me quedé quieta de golpe.

- ¡ECO! -grité con entusiasmo, para a continuación volver a corretear riendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zacharyas

avatar

Edad : 29
Mensajes : 1289

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 1:53 am

Sonrió. No sabía si se había dado cuenta o no, pero fuera cual fuera el caso no lo había comentado, y eso lo alegraba. Quizás ella era demasiado inocente aún y ni siquiera entendía qué era aquello, de suponer que lo hubiera notado. De todas formas, Zacharyas esperaba que no fuera así.

Sonrió.

- No es mi casa. Son las mazmorras. Lo que pasa es que me resulta muy incómodo dormir si existe algo de luz, así que cuando me cuesta en exceso bajo aquí. Se duerme muy bien.

Aunque quizás el sufrimiento latente en las paredes de este sitio sea el que provoque mis tortuosos y excitantes sueños.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 2:01 am

El líder caeruleus apareció en las mazmorras ya que había percibido la presencia de jóvenes guerreros y, con premura, se hizo visible a ellos con seriedad y firmeza. Debía ser contundente y rápido para obtener las respuestas inmediatas que precisaba.

-Stalon, Blacksmith, se os pregunta si tenéis noticias inmediatas de Kettleburn, un piscis rubio de una sola oreja y una amplia cicatriz en el rostro -. Indicó con severidad, esperando la respuesta de los muchachos. Así como le respondiesen, desaparecería sin mayores explicaciones. Todavía tenía muchos lugares en los que preguntar.

Tan rápida como fue la respuesta, el líder desapareció en las sombras igual que había llegado.

*Desaparece*

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ayne Stalon

avatar

Edad : 25
Mensajes : 1316

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 2:10 am

Sonreí. Sí que era un sitio con pinta de agradable. Y más si lo que buscabas era falta de luz... Lo apuntaría para futuras horas de descanso.

- Aquí cerca hay un río -murmuré, más para mí que para él. Empezaba a aburrirme estar allí parada, pues no veía absolutamente nada y no me gustaba estar quieta-. Quiero explorar -dije, tanteando en la oscuridad, buscándolo. Cuando lo encontré, palpé su pelo, su cara, sus hombros, sus brazos, y descendí hasta tomar sus manos-. Vamos, ¿vienes? Vamos a buscar un tesoro. O un poco de chocolate... Me muero por una taza de chocolate. Vamos, vamos.

Lo solté, avancé un par de metros y retrocedí a buscarlo otra vez, agarrando sus manos de nuevo. Entonces, de pronto, una voz en la oscuridad me hizo pegar un brinco. Una voz muy familiar... Negué a sus preguntas.

- No sé, no sé. ¿Tú sabes, chiquillo?

Olisqueé el aire, intentando recordar... Durante un momento una idea pasó como un relámpago por mi cabeza, pero pasó de largo sin más, y fui incapaz de ubicar aquella voz.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zacharyas

avatar

Edad : 29
Mensajes : 1289

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 2:21 am

Su idea del río pareció convencer a Zacharyas. Quizás cambiar de posición lo favoreciese y, además, así sus ropajes mantendrían tapado lo que no debía mostrarse. Sin embargo, antes de que pudiera decir nada el líder Aren Darvenwish se apareció de la nada. Zacharyas lo escudrió, preguntándose a qué se debía tanta urgencia. Quizás Kettleburn había hecho algo malo y por eso lo buscaba. Para castigarlo...

Eso se le antojó agradable al caeruleus.

Sin embargo Zacharyas no era tonto, y pronto se dio cuenta de que aquel tono era algo diferente. Quizás había sucedido algo malo.

- No, señor -dijo en voz baja-. No lo he visto.

Tras la desaparición de Aren, Zacharyas se quedó quieto, pensativo. Tal vez era darle muchas vueltas, pero si algo había pasado quizás tendrían que ponerse en marcha como guerreros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ayne Stalon

avatar

Edad : 25
Mensajes : 1316

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 2:43 am

Zacharyas parecía aún en duermevela, porque no reaccionaba. Puse un mohín de disgusto.

- Hay muchas voces aquí hoy -comenté, sin caer aún en quién era aquella presencia que nos acompañaba-. ¿No vienes, Zacharyas? Anda, que tú conoces mejor esto que yo, me tienes que guiar...

Le abracé la cabeza y la apreté contra la mía con fuerza, tanto que incluso me empezó a doler por la presión. Luego lo solté de golpe y empecé a jugar con su pelo. Era abundante y algo grueso, de tacto curioso y agradable. Di un par de patadas al suelo, impaciente.

- ¡Eh! -exclamé, intentando hacerlo reaccionar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zacharyas

avatar

Edad : 29
Mensajes : 1289

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 03, 2012 3:20 am

Al notar la impaciencia de la parvus Zacharyas se vio obligado a olvidar sus preocupaciones sobre lo sucedido para hacerle caso. En cierto modo, pensó, sí que era como una niña, demandando atención a cada rato.

Acarició una vez su cabello y luego se puso en pie.

- Está bien, está bien -le dijo, rindiéndose ante su hiperactividad.

Lo cierto es que estaba muy intrigado por lo que había sucedido, pero Zacharyas no era un metomentodo. Sabía que si era algo que él debiera saber, acabaría enterándose. Por lo demás, solo le quedaba contentar a la parvus mientras esperaba a tener, o no, nuevas noticias de aquello.

Ambos abandonaron las mazmorras para que Ayne pudiera dar rienda suelta a sus ganas de explorar.

*se van*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 10, 2012 12:02 am

La botella se estrelló contra el suelo, estallando en mil pedazos. Menos mal que en esta ocasión, otra de Whisky aún yacía en el cinturón de Bocanegra.

El vidrioso objeto fue lanzado contra un boro, pues Bocanegra, en su infinito aburrimiento, pasaba las noches practicando puntería con objetivos móviles, y lo más cercano que había eran lo boros.
Estos ya conocían su divertimento, por lo que generalmente la evitaban, pero este, ahora descubierto, huía de los fuertes taconazos de la Capitana, que a trote y relativamente divertida, perseguía al boro lanzando hechizos.

Este recibió unos cuantos y, exhausto, decidió esconderse en las mazmorras.

Una vez allí, Bocanegra dejó que el boro se perdiese en la oscuridad de las mismas. Nunca había estado en las mazmorras por lo que dedicó su tiempo a explorar un poco la zona.

*se queda*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 10, 2012 1:43 am

El líder Darvenwish patrullaba el pasillo con calma, disfrutando de los momentos de tranquilidad y remanso que le ofrecía aquel paseo cuando sintió diversas perturbaciones mágicas que se perdían por una de las escaleras hacia las mazmorras. Creía hacer dejado claro que no se permitía la lucha dentro del palacio a no ser que se practicase en la sala específica.

Frenó frente a la oscura abertura escalonada y, tras mirar a ambos lados en busca de alguien que pudiese hacer aquel latoso trabajo de búsqueda por él, decidió que quizás eso le mantuviese un rato entretenido. Su figura se desdibujó entre las sombras en el pasillo.

Descendió en mágico silencio por las mazmorras y se desplazó de forma similar a la bruma por entre los pasadizos de celdas y piedras húmedas cada vez más profundas. Descubrió, finalmente, a la piscis bruta y arrabalera que se pasaba el día escupiendo y gritando obscenidades dando un paseo por entre las pocas antorchas del lugar. Saliendo de las sombras, se materializó donde la luz ya comenzaba a iluminar y observó con altanería a la mujer.

-¿Qué sucios negocias haces con tus amigas roedoras, mujer? -El tono para el apelativo denotaba la inferioridad que le otorgaba a su juicio y dejó entrever una leve sonrisa retorcida. Bien conocía ya el repateo de la mujer por los varones y pudo sentir de nuevo, después de bastante tiempo, esa dulce punzada de placer que sentía al hurgar en las frustraciones ajenas. Tomó buena nota del abrigo que la mujer llevaba a pesar de que su raza sufría de calores en este continente. Su sonrisa pudo ampliarse al verse regodeado por saber que su marca todavía decoraba su vulgar vientre. Aquella distracción sí sería un alivio para sus nervios.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 10, 2012 2:03 am

Como la muerte, como un fantasma, como la noche misma, imparable, imponente y arrebatadora, el líder Darvenwish se apareció ante Bocanegra, la cual, retrocedió un paso, nada más. Solo por la impresión del momento, pero rápidamente su cuerpo se puso en tensión.

Escuchó sus afrenta y, un tic le entrecerró el ojo derecho al oír su última palabra- Hablábamos de su monarca, en estos momentos presente- le escupe arrogante, con sus aires chulescos recuperados, por asestarle tan fuerte ataque al lider de los oscuros, recuperó su paso retrocedido, al mismo tiempo que se cruzaba de brazos, no sin antes, coger su botella del cinturón y beber fuerte: lo necesitaba para afrontar al líder. Le daba fuerzas y le hacía sentir de nuevo, poderosa.

Chasqueó la lengua- venga, Darvenwish- dijo con la voz rota y grave, amenazante- quitame esta mierda- dice arrancando la gabardina de un tirón, dejando que hiciese un sonido seco y muy pesado contra el suelo.
Ahora se puede ver su abdomen descubierto, con las iniciales de su interlocutor en el, mientras que su florete descansaba en una de sus prominentes caderas, y sus ajustados pantalones, se perdían en el interior de unas altas y robustas botas de rodilla y tacón.

No le desagradaba encontrarse con Aren, cualquier entretenimiento decente con alguien servía y los piques verbales le encantaban, por lo menos, era más divertido que cazar boros, aunque el hecho de ser el líder oscuro, ponía sus capacidades en entredicho y ella, por desgracia, lo sabía.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 10, 2012 2:38 am

El líder amplió su maleficente sonrisa, aquellos últimos meses menos habitual que de costumbre, y sintió hincharse su pecho con aire de poderío ante la arrogancia de la mujer. Así como ella recuperó el paso que la impresión del gobernante le había provocado, el líder dio un paso para acercarse.

-Saben bien entonces a quién deben rendir pleitesía -. Comentó en respuesta a la piscis entornando ligeramente lo ojos con picaresca. Esperó a la acción de la mujer que, conociéndola, no tardaría mucho en aparecer y, efectivamente, enseguida se despojó del abrigo para exigir que la marca fuese eliminada. El líder Darvenwish identificó su amplia rúbrica sobre la piel de la mujerzuela y sus ojos, golosos y soberbios, acompañaron a su sonrisa zalamera y ganadora.

-Todavía no has aprendido modales, muchacha -. Indicó emprendiendo el paso lentamente hacia su izquierda, cruzando elegantemente una pierna frente a la otra. -Esas marcas están ahí para recordarte que debes aprender modales -. Indicó el líder, girando la cabeza para mirar a la mujer de arriba a abajo con sabida supremacía. En uno de sus pasos, su presencia se hizo difusa y, al momento, se encontró tras la piscis, pasando una mano frente a su vientre sin llegar a rozarlo.

-Deberías estar agradecida, esta marca da algo de valor a las rameras como tú -. Siseó en un tono más calmo y áspero que el anterior bajo una sonrisa rasgada de la que disfrutaba. Estaba alerta a sus movimientos para protegerse de cualquier burda acción, pues sabía bien la impetuosidad de la pirata.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 10, 2012 2:59 am

No tardó ni un segundo en responder a su ataque- O hipocresía, según se mire- le espetó- bien sabe que a los líderes se les alaba por delante y se les clava por detrás- dijo convencida de sus palabras, con un tono arrogante, haciendo incapié en la burda burla que le acababa de propinar, con ese doble sentido, a la imagen del caeruleus.

Le llamó muchacha y vio, con la tenue luz que lo inundaba todo, cómo una pierna del líder se posaba delante de la otra, cruzada, dándole un aspecto mucho más femenino que el de Bocanegra, que mantenía sus piernas separadas, su botella de alcohol en las manos y un caracter, a priori, mucho más rudo que el del hombre. No pudo evitar reirse de el, ante semejante postura.- ¿Te has visto al espejo? No mereces si quiera el título de "hombre". - digo haciendo un movimiento despreciativo con la cabeza hacia sus piernas.

A la Capitana le molestaban los hombres, pero si había algo más que le molestara que los hombres, eran los hombres que querían parecer mujeres, que eran afeminados, sin caracter, que se acostaban con otros hombres, convirtiéndose en un burdo intento de mujer, luchando por escapar de ser como los demás, lo que los convertía en mucho más patéticos. Si el destino te había hecho hombre, lo que menos puedes hacer es comportarte como uno de ellos, no entendía a esos hombres que renunciaban a su masculinidad, cuando ella la deseaba tanto. El mundo era realmente injusto, por lo que siempre se había cebado mucho con ese tipo de gente.

-Camina como los hombres, Darvenwish, no sabes lo patético que te muestras- le dijo. No pudo contenerse. -Ya te dije en una ocasión que sé tantos modales como tu, que no los use, es diferente- le siseó molesta. Realmente, debido a su pasado, sabía todo lo relacionado con al etiqueta, pero ahora, todo eso, yacía bajo llave en un tesoro en lo más profundo de su mar de neuronas, para no volver a salir nunca.

De pronto, el líder usó uno de sus trucos para materializarse detrás de la mujer, y, después de su siseo, no pudo evitar rotar sobre si misma, quedando nariz con nariz con el lider, con los ojos entornados, pudiendo sentir el halo de su respiración y sus ojos muy cerca. Su nariz arrugada y su gesto de puro odio- Ramera tu puta madre- dijo desde esa posición, desafiante. Ese ataque había dolido demasiado como para no devolverlo. Babineaux utilizaba a los hombres para si, y no al reves y no había cosa que más asco le diese que esa simple imagen.

Era una mujer imponente y grande, por lo que al estar sus alturas casi igualadas (un poco más por parte del líder) sus cuerpos estaban casi pegados y el de ella, con los puños cerrados y ganas de partirle la cara a ese pedazo, maricón según ella, que tenía delante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 10, 2012 3:28 am

A las vulgares palabras de la mujer el líder sonrió para sí con falta de modestia pues el pueril ingenio que utilizaba era tan vago como su propia postura.

-Por suerte, al contrario que otros, yo soy de los que ensartan por delante a aquellos que tratan de ir por la espalda -. Entornó ligeramente los ojos mirando jactancioso a la mujer y ensanchando un poco más su sonrisa por un instante, como muestra de que podía compartir alguna de sus vulgaridades. Las siguientes palabras de la mujer continuaron siendo "bellas" dedicatorias que trataban de importunarle, pero el comportamiento de la piscis solo le hacía reír.

-Piensa que, a pesar de que no preciso comportarme como un vulgar limpia-pescado, mi virilidad rezuma superioridad frente a tu débil frustración de mujer, querida -. Comentó con altanería y regodeo, sabiéndose portentoso y atractivo a la par que elegante y sutil. Dejó escapar una sonrisilla ligeramente más aguda que su tono habitual y, dedicando una mirada burlesca a la piscis, respondió a sus quejas. -Patetismo es el de las sabandijas que creen tener derecho a la palabra sin saber utilizarla -. Indicó con calma y divertimento de corte.

Cuando la mujer se dio la vuelta y lo miró de cerca, desafiante y crispada, el líder Darvenwish mantuvo el gesto magnánimo y violentamente pícaro. Al parecer, el comentario había dado en un punto blando de la capitana y eso le dio al líder un punto más. -Tienes razón, mi madre, como las demás, era una simple furcia, pero tenía más clase de la que podrías comprar con tu cadera -. Comentó mostrando ligeramente sus blancos dientes bajo una de las comisuras.

FdR: Como esta conversación parece ir para largo y mañana tenemos cosas que hacer vamos a hacer un pause momentáneo hasta dentro de diurnas horas. Disculpen las molestias ~~

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Jue Jul 12, 2012 1:08 am

A su fuerte respuesta, Bocanegra respondió de inmediato- Mecña aullador, poco mordedor- sentenció resuelta, ajustándose uno de sus aros de oro que llevaba por pendientes, sin prestar mucha atención a la tenebrosa sonrisa del líder, aunque sí que la vio de refilón.

-Darvenwish, no escupas al cielo o te caerá en la cara. Quien sabe, igual tu pueblo se cansa de ti y te pone a limpiar pescado. Ademas, señor - hizo incapié en esta palabra para denotar su edad- el que limpia pescado es, a mi visión, tan decente como el que gobierna un país. - dijo convencida. Bocanegra estaba acostumbrada a tratar con gente de baja escala social, a pesar de que ella, en algún momento de su vida, perteneció a una de las más ricas de Aqua, por lo que tenía la suerte de conocer a mucha gente, buena, mala, rica, pobre... y esas demagogias por parte de un alto cargo, solo le hacían enfurecer más. - Demagogo- le espetó- una respuesta de ese estilo por su parte, le deja por debajo de mi ancla cuando la hecho al mar- le dijo con una sonrisa de superioridad.
En cuanto al comentario sobre su frustración por ser mujer, ese ataque le dolió un poco más, pero no por ello iba a acobardarse. No es que no estuviera orgullosa de ser mujer, pero en ocasiones, le hubiese gustado ser un hombre, por motivos tan varios como la educación, las aspiraciones y porqué no, la regla. - ¿Débil? No soy débil. Llevo meses viendo tu firma en mi cuerpo. Si hubiese sido débil me habría cortado el cuello. Sin embargo ahora, te tengo aquí, delante de mi, para que enmiendes tu jodida broma- le escupió, mientras se ajustaba la blusa blanca y se colocaba las tetas, ya que cuando se ponía nerviosa, gesticulaba mucho y ese par de dos se movían.

Bebió mientras le escuchaba, con una sonrisa mientras ingería alcohol- Pues a que espera para callarme la boca si tanto le molestan mis palabras? - la Capitana era consciente de lo arriesgado de sus actos, pero prefería morir ahí mismo que ver cada mañana de su existencia las iniciales de ese hombre de negros cabellos que gobernaba un país. Prefería morir de pie que vivir de rodillas toda una vida y el caso es que llevaba de rodillas ya bastante tiempo. Por otra parte, el mar le había enseñado a mirar a la muerte por encima del hombro, lo que ante una situación como la presente, ella mantenía todo su valor.

Sus narices estaban casi juntas y sus ojos se miraban, tan cerca, que podrían matarse a mordiscos si no estuvieran enganchados a su cerebro.- ¿Ah, si? Aunque bueno... más que de ti me compadezco de esa furcia a la que llamas madre. Antes que un hijo como tu, prefiero la ablación- dijo completamente segura de sus palabras.

Pero el ataque definitivo fue aquel que golpeó directamente a sus capacidades sexuales.- No quieras comprobarlo, Darvenwish.- le espetó. - Tus hermosas manos de doncella se derritirían ente la fuerza de las caderas a las que llamas patéticas- entonces, ya cansada de discutir, con fuerza, y sin apartarse un ápice de la tensa situación con el líder, alzó la botella y con fuerza, la reventó contra el suelo, con los ojos entornados y una sonrisa de superioridad en la cara. - No entres en una guerra que no puedes ganar, nena- le escupió las palabras con rabia, cerca de su cara, como se mantenían desde hace un rato, inundandolo todo con el olor a Whisky que manaba de su boca, una boca experta, que de pequeña estuvo bien lavada con jabón, pero que ahora era la cuna de los más profundos pecados que se hayan podido cometer en la cubierta de un barco y fuera de el.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Jue Jul 19, 2012 11:54 pm

El líder Darvenwish sonrió, mordaz, al comentario de la mujer hizo un gesto soberbio de cabeza, ladeándola ligeramente al tiempo que levantaba el mentón.

Como siempre, tu escueto cerebro femenino y bárbaro es incapaz de comprender palabras tan galantes —Se rió de la mujer y apartó el pelo que le caía del hombro derecho con un sutil gesto de mano. —Pero soy bastante paciente con mujeres inexpertas... —Siseó dejando escapar ligeramente su bífida lengua en la pronunciación de la última "s", denotando un claro doble sentido. —Por supuesto la existencia de cualquier hombre es de lo más adecuada y decente, alguien tiene que destripar cerdos, cazar alimañas, limpiar chimeneas o avivar el ocio de un local —Añadió, rematando su frase con un tono que más se semejaba a un ronroneo al tiempo que pasaba su mano enguantada por el pelo de la bucanera. —A lo que bien me refiero, y prestad atención a mi breve explicación, pues juro será sencilla, es a que no me hace falta comportarme como vos, por ejemplo, una vulgar pirata que camina abierta de piernas y con los hombros tambaleantes denotando una gran falta de seguridad y autoestima. Ah, pequeña Cassandra, los karshnikarsh gruñen y colocan su espalda mientras chispean para que su adversario los tome por amenazantes. Recapacitad un poco sobre el intelecto que os envuelve, querida —Irguió un poco la espalda para separarse ligeramente del rostro de la mujer y recuperar su postura recta con los brazos a la espalda y amplió nuevamente la sonrisa a la respuesta de la mujer sobre su "gran voluntad".

Hablas como si me hubieras encontrado tras una ardua búsqueda, pero no he tenido noticias de tus quejas tras irme. ¿Esperando a que el príncipe venga a buscarte a casa, Cassandra? Si llevas mis iniciales es por tu bárbaro comportamiento y soportarlas no es ser más fuerte sino ser consecuente con tus actos —Sentenció sin perder el tono tranquilo y paciente. Pero la muchacha comenzaba a ser demasiado impertinente y el látigo del líder comenzaba a cosquillearle contra la pierna. Su mano se crispo haciendo que sus dedos se plegasen momentáneamente en ola en torno al arma, pero todavía mantuvo su postura. Volvió a acercarse a la mujer, ahora más amenazante, pero sin perder la sonrisa característica.

Cuida esa lengua de víbora, Cassandra o ese deseo tuyo será escuchado rápidamente —Sentenció en un tono menos cordial agarrando el mentón de la mujer para luego apartarlo hacia un lado con desdén. Escuchó sus siguientes palabras y solo se le ocurrió una carcajada sarcástica para tanta palabrería. —Por Mithos, mujerzuela, por mucho que te hayas ganado la vida de esa forma, contigo no tendría ni para empezar a divertirme. Así que guarda esa lengua para el enclenque que le interese usarla —Indicó volviendo a erguirse, orgulloso y despreocupado.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Vie Jul 20, 2012 12:16 am

Escuchó en silencio toda la palabrería del líder en silencio, recapacitando en lo que decía, pero no por ello iba a bajar la mirada, simplemente, eran datos que almacenaría y en los cuales quizás pensaría en otro momento, pero no ahora.
Durante todo el discurso del líder, una palabra se le había estado clavando no una sino varias veces de las muchas que salían de su boca. Su nombre. - Capitana Bocanegra, si no le importa- decía cada vez que el líder decía su nombre de pila, cada vez más ofuscada con eso.

Cuando la mano del líder dejó de mala manera la quijada de la Capitana, la gota que colmó el vaso de su paciencia llegó a su límite, pero no fue solo eso, sino que las palabras que continuaron a las de tan desagradable y denigrante gesto, fueron las que empujaron dicho vaso al suelo y lo hicieron estallar en mil pedazos.

No lo dudó ni un solo instante. Fue un acto reflejo tan natural para ella en aquel estado de furia como el mero pestañeo. - DARVENWISH- rugió, alzándose con un fuerte inpulso hacia el, agarrándole de la pechera de su camisa para a continuación, con gran furia, besarle con fuerza y no sin cierto asco y reticencia- Me has hartado- dijo al separarse. - Te juro por tu miserable vida- continuó con una fuerte expresión de asco- que vas a comprobar el poder de la semejante MUJER que tienes delante. - dijo completamente desquiciada y salvaje- venga, -dijo soltándolo de golpe, dandole un leve empuón- VENGA- le rugió con furia- ¡VENGA! - le escupió con toda su fuerza interior- Maldita sea, Darvenwish, maldita sea- dijo con la vo grave, ronca y rota, separando las piernas y alzando los brazos, mientras sus ojos se entornaron- demuéstramelo- hizo una pausa- demuéstrame que eres el hombre del cual tanto alardeas ser. Haz que me trage mis palabras o sino, dame la razón y huye, pero si te quedas, hazlo como un hombre. Solo cuerpos. - esperaba que ese breve inciso fuera suficiente para aclarar que aquella era una guerra de sexos encarnizada en la cual, la magia, estaba de más.

Y de nuevo, le invistió con todas sus fuerzas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Vie Jul 20, 2012 1:10 am

La demanda de la bucanera le dio la risa al líder pues en ella poco veía de militar para alardear de tal cargo. Sin embargo, cuando ya el hombre iba a dar por finalizada tan absurda charla para dejar a la mujer perderse en la negrura de las mazmorras mientras cavilaba sobre sus absurdos actos, escuchó como lo llamaba con fuerza y rabia y, antes de poder poner cara a tal desesperación, se vio abordado por la abrupta bocanada de la pirata.

Abrió bastante los ojos, mostrando una pupila agrandada por la poca luz del lugar y su primera reacción fue liberarse de la atadura de semejante pulpo. Para ello utilizó su magia, alzando a la capitana lejos de sí con un gesto de su mano. Frunció el ceño por un momento al escuchar sus palabras y luego, limpiándose las comisuras de los labios con el pulgar de su mano libre, cambió el gesto a uno más retórico.

Me estás retando... A mí —Indicó con incredulidad mientras en él volvía a perfilarse una media sonrisa habitual. Acercó a la mujer con su magia de nuevo mientras continuaba su retahíla. —No soy yo quien alardea, querida, sino aquellas que me han llorado el regreso. Pero si piensas continuar, empieza a tomar aire, mujer —Atendiendo a su petición, dejó de mantener el conjuro sobre la mujer de forma que esta cayó al suelo como si acabase de dar un pequeño brinco y dejó que lo abordase haciéndole sentir su lengua partida en dos. Si quería un encuentro apasionado, entonces no dudaría en ofrecérselo. Envolvió la boca de la capitana con ese amargo sabor a licor barato y repasó su lengua con las dos puntas de la propia, envolviéndola en un torbellino bucal. Mientras, apremiando tal pulso, tiró del cuello de la camisa de la mujer haciendo que la tela se ajase hacia fuera y abajo, dejando el pecho de la mujer al descubierto. sin demasiada piedad, rodeó la cintura de la pirata y la arrimó hacia sí mientras, con la otra mano, sostuvo una de sus pechos para su primer examen.

¿Y de esto alardea tu feminidad? —Satirizó, pellizcando el punto álgido de su pecho.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Mar Jul 24, 2012 12:34 am

No dijo nada cuando fue movida por la magia, simplemente se dejó llevar.
Vio como se limpiaba los labios y una sonrisa torcida se dibujó en los propios de la mujer, mientras, en silencio lo veía todo. - ¿ves a alguien más aquí? - le espetó sin remordimiento alguno.

Habló, pero rápidamente fue atraída hacia delante con fuerza por el hechizo con el cual el líder oscuro gobernaba a la mujer por completo, lo que le estresaba bastante. Al fin la Capitana fue liberada de su hechizo y se preparó al ver venir la boca de su acompañante directamente hacia la suya.

Era una boca desconocida y extraña, pero como buena besadora, Bocanegra supo adaptarse lo más rápidamente posible a sus besos, por lo que se produjo entre ambos, una lucha bucal por demostrar quien era el que, de los dos, llevaba la voz cantante en el beso, pero ella, con los ojos cerados y el ceño fruncido, reconoció para sus adentros, que dos lenguas entrenadas eran un difícil rival para la suya, pese a ser tan buena como la de su tenebroso acompañante.

Eso le frustró bastante, lo que hizo que, mientas una mano con un par de anillos de oro barato quedaba colgando de su cuerpo, la otra, como resultado de la situación, fue llevada sin miramientos a la nuca del líder. Quería dar un último golpe, por lo que apretó su boca contra la de él mientras su mano ejercía presión sobre su nuca para que el beso final fuese lo más fuerte, y bélico posible por parte de la mujer, que se separó de Aren con fuerza, mientras tanto, las manos del líder no habían perdido el tiempo y ya habían rescamisado a la valiente mujer que ahora, rodeada por una de las finas manos de Darvenwish, yacía con los pechos descubiertos, sin ningún tipo de pudor, mientras su mirada decidida se clavaba en la de él.
Como si fuese un relámpago de menos de un segundo, una mueca cruzó la cara de Bocanegra al sentir las palabras y el pellizco de Aren en su pecho, a lo que no tardó en reaccionar ni un segundo. Presentía que esta vez, las cosas iban a estar muy igualadas...

Llevó una mano fuerte y firme a su apretada entrepierna y rodeó por fuera del pantalón el miembro del oscuro, sin quitar la vista de su cara- Exactamente lo mismo podría decir de ti- dijo con el fin de herir su orgullo y, rápida como un rayo y con una habilidad asombrosa, un solo dedo de su mano desabrochó el pantalón de su rival levantando la cabeza y enseñando los dientes, divertida.

Levantó una pierna, embutida en su cuero de bota alta, hasta que su rodilla apretó quizás con relativa intensidad la parte erógena del hombre, quedando ella, apoyada sobre una pierna mientras sus curtidos pechos rozaban contra su chaqueta.

La Capitana era experta en seducir a hombres, pero sabía también que Darvenwish no era un hombre como los demás, ya que él era un experto en seducir a mujeres, por lo que debía también yacer bajo una calma extrema para no caer en sus redes fácilmente. Esto prometía ser muy interesante.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Vie Jul 27, 2012 2:22 am

La mujer agarró la nuca del líder caeruleus para hacer frente a su embestida. La lengua partida del hombre jugaba con garbo con la de la capitana, saboreando con disgusto el licor barato y anterior comida de la mujer mientras se tomaba aquel encuentro como la mayor parte de ellos, un ruedo donde el hombre debe indicar a la bestia quién debe inclinarse. Apretó contra sí a la mujer mientras ella tiraba de su nuca y se separó violentamente a la vez que ella para luego pasarse el dorso de su mano enguantada por los labios para sacar de sí el resto de la pirata.

El líder sintió la mano de la capitana contra su entrepierna y se limitó a mirarla con su sonrisa característica. al comentario que la mujer hizo, el líder soltó una risa seca.

Pensad que lo vuestro está en su máximo exponente —Respondió con sátira. Sintió como la mujer desabrochaba con habilidad sus pantalones y levantó una de sus cejas. —Me pregunto si es por experiencia en hombre o por tener que ir al retrete —Indicó nuevamente, queriendo mantener un ataque verbal contra la mujer además del enfrentamiento carnal que tenían. Pero ella era una chiquilla y el líder Darvenwish conocía a las más furtivas mujeres de las oscuras profundidades más desvergonzadas. Además de a la vieja lechuza... En cuanto la capitana se apretó contra él, queriendo encajar en su zona más erógena sobre las ropas, el líder soltó una nueva risa seca. Agarró el muslo de la mujer con fuerza y sostuvo su cadera con determinación. Se dejó embriagar levemente por la situación de forma que su miembro comenzase a dar señales de batalla aunque, por el momento, eran todavía iniciales. Giró y separó ligeramente su pierna izquierda para dejar más espacio a la muchacha y movió su cadera seca y bruscamente de forma que su zona erógena externa quedase, junto con su punto de entrada, más expuesta a su latente órgano al son de un lactante "Ah...".

Como si de una danza se tratase el líder Darvenwish sostenía a su pareja de baile al más íntimo ritmo de tango. A fin de cuentas aquel era el ritmo y aquellos los pasos y él era un experto bailarín. Con las extremidades inferiores firmes sobre el suelo, haciendo uso de las curtidas piernas que algunos, poco detallistas, no habrían pensado que poseía, movió la cadera adelante y atrás con cierta calma y sin separar a la mujer de sí para que la fricción fuese mayor.

Aunque ruegues tregua, no te dejaré ir hasta acabar contigo —Sentenció entornando los ojos. Y de un seco empujón tiró de espaldas a la mujer como si fuese una ramera barata y dio un par de pasos haciendo resonar el tacón de sus botas altas. Miro a la mujer desde arriba y y se dignó a sacarse la chaqueta.

Permite que no desperdicie una piel tan maravillosa contra los muslos de una pordiosera —E hizo desaparecer la prenda una vez la sostuvo en una sola mano. Puso las manos en jarra y adelantó la pierna para dar un par de toques a uno de los pechos de la mujer —Calla y haz lo que sepas, furcia —Indicó con un tono menos divertido que los anteriores. Alargó el brazo y agarró el cuello de la camisa de la mujer con la intención de obligarla a colocarse contra el suelo.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Sáb Jul 28, 2012 1:31 am

-Pero pensad que lo vuestro, solo tiene una bala en la recámara, yo tengo munición de sobra- le espetó, pero hablar le estaba cansando, quería terminar con Darvenwish pronto, dejarlo jadeando en el suelo, como al resto, levantarse e irse.
-Teniendo en cuenta que por mi han pasado casi todos los hombres del servicio del palacio, no te costará adivinarlo.- dijo ya molesta por tanta palabrería.

Su ataque fue bien respondido y entornó los ojos, aguantando la sensación que su cadera producía en la de ella, sin darle síntomas de debilidad aparente, solo un "mf" ahogado en su garganta denotó que, algo sentía, mientras sus ojos no se separaban de los del oscuro.

-Tregua... qué curiosa palabra. La última vez que la escuché tenía 6 años y jamás ha salido de mi boca semejante petición, no salió en el océano, y no saldrá ahora, en tierra. - digo moviéndose ella también un poco, siguiendo sus movimientos. ¿Acaso creía que no le podía aguantar el ritmo? Claro que podía y podría hacerlo en un futuro. Había tenido cosas más grandes que las de Darvenwish en sus entrañas. En las tabernas siempre lo encontrarás todo maximizado, ya sean a los hombres, como a las jarras de cerveza.

Pero un fortísimo empujón en el esternón de la piscis más valiente y brava de todo el océano conocido, hizo que esta perdiese el equilibrio y cayese de espaldas, pero una rápida mano hizo que no se diese un buen golpe, sujetando su peso en ella, aunque con un poco de daño en su muñeca. - Sácate lo que quieras- dijo bastante molesta por el golpe mientras veía como su chaqueta se vaporizaba- claro, es mejor que utilices la tuya propia, de menos calidad, ¿verdad? es cierto: esa piel que te has quitado vale mucho más que tu- dijo con una sonrisa de medio lado.

Apartó su pierna con desgana y se levantó. – Pues entonces haré de tu apelativo mi función y requeriré un pago al final. Es lo que hacen las furcias, ¿verdad? – dijo empujándolo de nuevo y agarrando sus hombros caminando con bravuconería hacia adelante, con el fin de aprisionarlo contra una pared. Ese era un juego en el que los dos buscaban el bastón de mando. – Aunque quizás termine por pagarte yo a ti, quien sabe… igual es verdad lo que dicen que los haces bien- dice chula, mientras con una mano le agarra el hombro y con la cabeza echada hacia atrás, deja caer su mano libre hasta su bragueta, para desenfundar aquello de lo que Aren alardea – y con razón- la Capitana dio un vistazo rápido a lo que yacía en su mano- Bonito y elegante espécimen dice divertida.- Pero creo que le falta algo, ¿no crees? Quizás un cortecito, para que te haga juego con lo de la lengua- digo moviendo la mía propia con lascivia delante de su cara, sin perder la sonrisa.
Entonces volvió a atacar su boca, mientras que su mano sureña comenzó a moverse lentamente, mientras no perdió la sonrisa en ningún momento.
Tener a Darvenwish contra una pared, era más de lo que podría haber deseado nunca, y no iba a dejar pasar la oportunidad, una vez que su mano había caldeado el terreno, continuó hablando- Bueno, ¿Cómo quieres que termine contigo? ¿Rapidito o despacio? – digo agachándome a por mi víctima. Al final, por mucho poder que un hombre tuviese, todos flaqueaban por el mismo sitio y este, por suerte o por desgracia no era distinto a los demás y Bocanegra lo sabía.
¿Para qué bajar por completo los pantalones? No quería más que lo que ya estaba fuera, al fin y al cabo, el resto que colgaba de su dictatorial polla sobraba para ella.
Alzó una ceja y la vio con superioridad al estar a su altura y sin más preámbulos, hizo hueco en la garganta y se la metió hasta el fondo. La mantuvo ahí un rato y luego la sacó, para luego, continuar con sus mejores armas, nadie podía resistirse a sus juegos bucales y esperaba que Darvenwish solo fuese uno de tantos.
Su lengua recorrió cada centímetro del Oscuro, para luego, dejar que sus labios rodeasen la parte más sensible del mismo, capturándolo para luego jugar con su curtida y experimentada lengua con él, sin descanso y sobre todo, sin tregua.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aren Darvenwish
Jefe de Raza
avatar

Mensajes : 1035

MensajeTema: Re: Mazmorras   Sáb Jul 28, 2012 2:30 am

No sé a qué clase de hombres habéis conocido, pero eran bastante escasos —Respondió el líder con jactancia a la afirmación de la bucanera en cuanto esta pretendió responder a sus comentarios.

¿Solo los hombres? Te veo muy por debajo, pequeña —Comentó, jocoso, ante tal poco perturbadora noticia de la que la mujer alardeaba como si fuese un trofeo.

La mujer reaccionó a la acción del líder y este enseño los dientes en cuanto la escuchó a pesar de que esta se mantuviese dispuesta a continuar con empeño. Si empezaba con algo tan nimio, ¿cómo se le ocurría plantarle cara? Por suerte o desgracia, el líder estaba bien insensibilizado para los encuentros más nimios y solo una mujer conseguía excitarlo hasta el punto de mantener la guardia alta desde el inicio.

No seas tan testaruda, los pececillos se ahogan en tierra firme —Indicó intensificando el acercamiento al momento en que la mujer trataba de seguirlo.

En cuanto tuvo a la mujer tirada como a una vulgar furcia ignoró por completo sus comentarios sobre su prenda ya que, fuese como fuese, no pensaba ensuciar su fina levita. Rió a su petición de pago por el encuentro mientras abría los brazos y se dejaba guiar hacia la pared más cercana sin poner empeño alguno en detener a la mujer.

Oh, querida, tu pago será disfrutar de tal ejemplar y a vuestro escepticismo diré que sí sería merecedor de recompensa por tal magnífico trabajo —Comentó con descaro y altanería evitando ser humilde en aquello donde se consideraba campeón. En cuanto la mujer agarró su miembro y soltó el comentario, el líder sonrió con picardía mirando hacia abajo en busca de su cara. —Al menos tienes buena vista —Indicó. Y al añadido que la mujer hizo sobre su pieza soltó una sonrisa sarcástica. —Querida, tampoco quiero abusar —Soltó con tono meloso. Recibió a la mujer de nuevo dejando que ella comenzase a investigar con su entrepierna. Las caricias de la áspera mano de mujer hicieron hincharse al completo su miembro, pero aquel pequeño cosquilleo no era nada para el líder. Recordó el empeño del pequeño piscis y pensó en si sería cosa de raza.

El líder parpadeó un momento con el ceño fruncido y olvidándose de la mujer. Por un instante había pensado que su joven neolacayo seguía correteando por entre aquellas paredes y entonces recordó su desaparición, el cadáver, el cadáver de la anciana, la increíble reacción mágica... Olvidó las caricias de la mujer y, en cuanto volvió a lo que estaba, ya no tenía tanto afán de batalla como en un principio.

Haz lo que gustes pero, si ahora consigues algo de mí, te cubriré de ron y monedas —Se pasó una mano por el ceño para aflojar la tensión y dejó que la mujer comenzase aquello que quería hacer. Las preocupaciones abordaban de nuevo su mente y las formas en las que realizar sus escarceos lo alejaban del juego oral de la muchacha. No lo hacía mal del todo y cualquier otro hombre habría olvidado sus problemas a medida que la mujer iba aumentando su ritmo, pero el líder caeruleus mantenía la mente fría y cuando las ocupaciones lo abordaban la cabeza podía llegar a estallarle si no encontraba algo con lo que desquitarse. Agarró la nuca de la mujer y forzó su acción para intentar conseguir evadirse por un momento, al menos, sin conseguía excitarse lo suficiente, tendría un culmen momentáneo donde dejar la mente totalmente en blanco. Aquella era la finalidad a fin de cuentas y, desgraciadamente, a cada encuentro le resultaba más complejo encontrar su momento de paz real en el mundo.

_________________
Unending
Unchanging
Repeating these habitual urges
No seperating
No talking
No stopping, only equal pounding
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cassandra

avatar

Edad : 29
Mensajes : 320

MensajeTema: Re: Mazmorras   Sáb Jul 28, 2012 3:06 am

La mujer continuó con su trabajo, meticuloso y pulido, convencida que lo estaba haciendo bien, pero con forme el tiempo pasaba, esta no obtenía ningún tipo de respuesta del líder, que, por lo visto, tenía cosas mejores en las que pensar que en la boca que le rodeaba.
Decidió pues, añadir su mano fría y membranosa a su felación, para intentar dar más brío al momento, pero al rato, Aren le habló y la dejó a cuadros. ¿De qué iba? Venga ya. Se separó un momento y habló- ¿que demonios dices? - dijo levantándose del suelo- ¿que coño te pasa? ¿A que se debe esa respuesta?- dijo para, a continuación, escupir cerca de sus pies.
-Darvenwish, ¿estamos a lo que estamos o que? - dijo realmente enfadada- ¿A que coño juegas?- dijo furibunda. - No me gusta que me tomen el pelo.- sentenció montada en cólera- Así que haz el favor de cumplir como un jodido hombre si es así como te denominas y dejarte hacer como un niño bueno- le escupió de nuevo, haciendo lo propio con su saliva al termianr de hablar de nuevo, al suelo, con furia.
-De verdad, no hay quien te entienda, pero que quede clara una cosa, yo he cumplido, así que págame. Quítame esta mierda de l cuerpo- dijo cogiendo su mano y apoyándosela en el estómago.- Quitame esto, Aren Darvenwish, o te reviento la cabeza- dijo alzando un puño cerrado y amenazante a la altura de su cara.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mazmorras   

Volver arriba Ir abajo
 
Mazmorras
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 29.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 16 ... 29  Siguiente
 Temas similares
-
» ** PRIMERAS OPINIONES SOBRE AMOS Y MAZMORRAS III Y IV**
» Dark Chronicle, un videojuego peculiar
» Saga Amos y Mazmorras de Lena Valenti
» Mazmorras

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: El Mundo de Mithos :: Palacio de Brontë :: Interiores del Palacio-
Cambiar a: